miércoles, 10 de febrero de 2016

LOS PAÍSES QUE NO RECONOCE NINGÚN MAPAMUNDI..



Los países que no reconoce ningún mapamundi.


Christiania, por ejemplo, es un país dentro de una ciudad.

Cuando vi por primera vez a Nick Middleton, estaba rodeado de globos terráqueos y atlas, mostrando los lugares más exóticos del planeta.

Estábamos en el sótano de Stanfords, la librería especializada en viajes más grande de Londres, que fue visitada por intrépidos exploradores, como Florence Nightingale, Ernest Shackleton y Ranulph Fiennes.

Pero Middleton estaba ahí para hablar sobre los países que no aparecen en la gran mayoría de los libros y mapas que allí se venden.

Los llama "los países que no existen" y, aunque sus nombres puedan parecer fantasiosos –Atlantium, Christiania, y Elgalandia-Vargalandia– todos ellos son lugares reales, en donde viven ciudadanos fervientemente patrióticos.

De hecho, seguramente tú mismo, sin saberlo, hayas visitado alguno de ellos.

Lee también: Sealand, la micronación en una torre en medio del océano

El globo terráqueo, según parece, está lleno de pequeñas (y no tan pequeñas) regiones, que tienen las características de países reales: una población, un gobierno, una bandera y una moneda.

Algunos de ellos incluso pueden emitir pasaportes electrónicos.

Sin embargo, por diversas razones, no se les permite tener representantes en las Naciones Unidas, y son ignorados en la mayoría de los mapamundis.

¿Qué es un país?

Middleton, geógrafo en la Universidad de Oxford, trazó estas líneas ocultas en su nuevo libro, An Atlas of Countries that Don’t Exist ("Un atlas de países que no existen"), publicado por Macmillan en 2015.

Hojeando sus páginas, uno siente como si se adentrara en un mundo paralelo, con una vibrante historia olvidada y una rica cultura.

Este mundo paralelo incluso tiene su propia liga internacional de fútbol.

La búsqueda de Middleton comenzó, muy apropiadamente, con Narnia.


Bandera de la República de LakotaImage copyright Getty
Image caption
Los Sioux buscan reconocimiento para la República de Lakota desde el siglo XVIII.

El problema, dice, es que no tenemos una clara definición de lo que es un país, lo cual, "como geógrafo, sorprende bastante".

Algunos hablan de un tratado firmado en 1933, durante la Conferencia Internacional de Estados Americanos, en Montevideo, Uruguay.

La "Convención de Montevideo" establece que, para convertirse en un país, una región necesita tener las siguientes característicass: un territorio definido, una población permanente, un gobierno y "la capacidad para relacionarse con otros estados".

Aún así, muchos países que reúnen esos criterios no son miembros de las Naciones Unidas (comúnmente aceptadas como el "sello final" para que un país se convierta en Estado.
Para su lista, Middleton se centró en los países que cumplen la Convención de Montevideo, con un territorio fijo, una población y un gobierno, pero que no están representados en la Asamblea General, aunque muchos de ellos son, por el contrario, miembros de las Naciones Unidas No Representadas (UNN, por sus siglas en inglés), un organismo alternativo para luchar por sus derechos.

Algunos de estos nombres resultarán familiares a cualquiera que haya leído un periódico: territorios como Taiwán, el Tíbet, Groenlandia y el Chipre del Norte.

Otros son menos conocidos, pero no por ello menos importantes; Middleton habla de muchos ejemplos de poblaciones indígenas que pretenden reafirmar su soberanía.

Una de las historias más inquietantes, dice, es la de la República de Lakota, con una población de 100.000 habitantes.

Justo en el centro de los Estados Unidos (al Este de las Montañas Rocosas), esta república es un intento de la tribu sioux de Lakota de recuperar las sagradas Colinas Negras.

Su desesperada situación comenzó en el siglo XVIII. En 1868 firmaron, por fin, un trato con el gobierno estadounidense en el cual les prometían el derecho a vivir en las Colinas Negras.

Desgraciadamente, no tuvieron en cuenta la fiebre del oro, y el gobierno pronto se olvidó de este acuerdo, al tiempo que sus representantes se abalanzaban sobre la tierra sagrada.

Sealand asegura que cumple con los criterios de la Convención de Montevideo.

El pueblo Lakota tuvo que esperar más de un siglo para obtener unas disculpas cuando, en 1998, un juez del Tribunal Supremo concluyó que "nunca hubo en lahistoria estadounidense ningún caso más grave de tratos deshonestos".

El Tribunal decidió compensar a los sioux con cerca de US$600 millones, pero rechazaron el dinero.

"Ellos dicen que aceptar el dinero habría sido como estar de acuerdo con el crimen", explica Middleton.

En 2007, una delegación marchó por Washington para declarar su separación formal de los Estados Unidos, y organizaron una batalla legal para lograr su independencia.

Barotselandia, Ogonilandia y másBatallas similares se están librando en todos los continentes.
Está Barotselandia, un reino africano con una población de 3 millones y medio de habitantes, que presentó un caso para separarse de Zambia; y Ogonilandia, que está intentando retirarse de Nigeria; ambos declarados independientes en 2012.

En Australia, por otro lado, la República de Murrawarri se creó en 2013, después de que la tribu indígena escribiera una carta a la reina Isabel II, pidiéndole que aprobara su legitimidad para gobernar la tierra.

Los Murrawarri le dieron 30 días para responder y, ante su rotundo silencio, reafirmaron formalmente su petición para gobernar su antigua patria.

No todos los países incluidos en el libro de Middleton tienen raíces históricas tan profundas; a menudo, son creados por individuos bastante excéntricos que quieren establecer un estado nuevo y más justo.

Middleton habla de Hutt River, en Australia, un pequeño "principado" establecido por una familia de agricultores que querían escapar a las estrictas cuotas de grano del gobierno; desarrollaron sus propios títulos reales, su moneda y su servicio postal.

"Tienen un sello de negocio próspero", dice Middleton (aunque, en un principio, las cartas tenían que ser enviadas en avión, a través de Canadá).

Después de décadas de lucha, el gobierno se rindió y la familia no tuvo que pagar más tasas en Australia.

La democracia de Christiania

En Europa puedes encontrar Forvik, una pequeña isla del archipiélago de las Shetland, fundada por un inglés, con el objetivo de promocionar la transparencia gubernamental.

El gobierno danés se hace de la vista gorda con lo que ocurre en Christiania, que en 2006 celebró 30 años de existencia.

También Sealand, en la costa británica y Christiania, en el corazón de Copenhague.

Este último país fue formado por un grupo de ocupas ilegales, que vivían en un antiguo cuartel del Ejército en 1971.

El 26 de septiembre de ese año lo declararon independiente, con su propia "democracia directa", según la cual cada uno de los habitantes (que ahora son 850) puede votar sobre cualquier asunto importante.

Hasta ahora, el gobierno danés ha hecho la vista gorda a sus actividades; fumar cannabis, por ejemplo, es legal en Christiania, pero está prohibido por ley en el resto de Dinamarca (aunque los habitantes de Christiania sí prohibieron las drogas más duras).

La Tierra: ¿una pizza gigante?

A pesar de estos ejemplos más excéntricos, Middelton dice que no trataría de crear un país él mismo.

"Después de haber investigado tantas historias de anhelo y opresión, no creo que fuera apropiado tomar el asunto tan a la ligera", dice.

"Para algunas personas es una cuestión de vida o muerte".

A pesar de sus esfuerzos, sospecha que sólo unos pocos lograrán ganar, en algún momento, un reconocimiento mayor.

"Si tuviera que decidirme por alguno, sería Groenlandia", dice. La autónoma región de Dinamarca que ya tiene su propio gobierno, lo cual suele considerarse como el primer paso para un reconocimiento formal.

Pero, dadas las dificultades a la hora de, incluso, definir lo que es un país, ¿necesitamos, tal vez, reflexionar sobre el concepto de Nación-Estado en su conjunto?

Cita a la Antártida, un continente compartido pacíficamente por la comunidad internacional, como una señal de que no debemos, necesariamente, dividir la tierra como si se tratara de una pizza gigante.

Países que rompen el concepto de país

Quizás esto es sólo el principio. Las últimas páginas del Atlas de Middleton contienen dos ejemplos radicales que cuestionan todos los significados que le otorgamos a la palabra "país".

Pensemos en Atlantium. Su capital, Concordia, pertenece a una remota provincia rural de Australia; está ocupada por más canguros que personas.

Pero eso son sólo sus "oficinas administrativas".

Atlantium es "no territorial", lo cual significa que cualquier persona, de cualquier parte, puede convertirse en ciudadanos.

Tal y como proclama su página web: "en una época en la que la gente cada vez está más unida por intereses comunes y propósitos a través de –más que dentro de– las fronteras naciones tradicionales, Atlantium ofrece una alternativa a la práctica histórica discriminatoria de asignar nacionalidades a individuos en base a su 'cuna de nacimiento' o circunstancias".

Luego están Ergalandia-Vargalandia, que fueron establecidos por dos artistas suecos que pretenden reunir todas las áreas "No Ocupadas por el Hombre" alrededordel mundo, incluido el terreno que establece las fronteras entre naciones y cualquier pedacito de mar que esté fuera de las aguas territoriales de otro país.

Siempre que hayas viajado al extranjero, habrás pasado por Ergalandia-Vargalandia.

De hecho, de entre todos los países que Middleton analizó, este es el más cercano a su punto de partida, Narnia, ya que los artistas aseguran que, cada vez que nos adentramos en un sueño o dejamos vagar nuestra mente, también habremos cruzado una frontera y, temporalmente, viajado hasta Ergalandia-Vargalandia.

Atlantium y Ergalandia-Vargalandia quizás sean demasiado extravagantes para que la mayoría de la gente las tome en serio.

Middleton las admira más como un intento de provocar un debate más amplio sobre relaciones internacionales.

"Todos ellos alcanzan la posibilidad de que los países, tal y como los conocemos, no sean sólo la única base legítima para organizar el planeta", escribió en su libro.

Una cosa es segura: el mundo está cambiando constantemente.

"Nadie de mi edad pensaba que la Unión Soviética se iba a desintegrar en pedazos; puede haber grandes cambios inesperados", dice.

Siempre están naciendo nuevos países, mientras los más antiguos se desvanecen.

En un futuro lejano, incluso el territorio que ya conocemos podría convertirse en un país que no existe.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente:David Robson, para BBC MUNDO, Londres, Inglatterra.
10 de febrero de 2016.

LOS CAMINOS DE BABAR, EL ELEFANTE DE LOS SUEÑOS.



Los caminos de Babar.
el elefante de los sueños.


"En la extensa, inhabitada y enorme selva ha nacido un pequeño bebe elefante." Así nace Babar, el legendario elefante creado por Jean de Brunhoff en 1931, sustento de los sueños de todos mis hijos y también de los míos. He replicado con esmero su mesa de cumpleaños campestre, que zigzaguea románticamente entre los árboles mientras una orquesta de corte ameniza la llegada de la torta con el espíritu de una fête champêtre.

Brunhoff, de nacionalidad francesa, se crió en París, mas precisamente en Montparnasse, rodeado de un mundo idílico. Su familia era regida por el pensamiento de Proust, allí la pintura influenció sus años jóvenes, sobre todo por los cuadros que colgaban en la casa de su amigo Mio Sabouraud: Dufy, Soutine, Renoir, Redon, Utrillo.

Con padre editor de libros, Brunhoff tuvo desde joven un pensamiento elevado: leyó a Gide, conoció a Cecile, pianista, con quien se casó y llevó una vida que parece una foto cultivada del arte del vivir francés.

Pasaron más de treinta años y aun continúo, ahora, con los tres años de Heloisa, haciendo extensas sentadas a las mas diversas horas del día, repasando cada una de las hojas ajadas de mis libros con los muchos relatos ilustrados con bellas acuarelas que festejan la vida, la alegría y también la tristeza.

El primer libro comienza cuando la mamá de Babar es muerta de un balazo por un cazador, mientras camina llevándolo en su lomo. La siguiente secuencia muestra al bebe llorando sobre su madre y se lo ve a el mítico mono Zephir esconderse asustado dentro de un arbusto. Zephir se desataca por ser un compañero ejemplar, aunque siempre se lo ve en una actitud distante y de observación, como corresponde a un mono, arriba de un árbol, detrás de una roca o por una única vez en el mar, solo, pensando, en un bote a remo.

A partir de ese momento, Babar comienza sus aventuras idílicas que lo llevan a la ciudad, adoptado por una abuela que le presta la billetera para que se compre ropa y se convierta en el más civilizado de los elefantes, se lo ve con moño y galera o ataviado con sobretodo y gorra de caza. Ese mismo día luego de comprarse un traje verde, pasa por el estudio de un fotógrafo que lo retrata en su elegancia, momento en que Heloísa y yo, besamos la pagina del libro festejando su porte espléndido y alegre.

En una escena a doble página, está paseando en un convertible rojo por el campo con imágenes rurales de pastoreo, donde se ven, golondrinas, tijeretas, gallinas, gaviotas, una paloma, mariposas, abejas, escarabajos, un grillo, hormigas, un caracol y una cabra con una niña. De lado, la cuenca de un río atesora un pescador con su bote a remo y un lanchón de carga es remolcado a la sirga río arriba. En el cielo, un avión y un globo vuelan encima de un tren que pasa por un puente con arcos de medio punto.

Babar puede estar esquiando en los alpes, siendo rescatado por un transatlántico de una diminuta isla oceánica, paseando en globo o con una capa negra la noche de su luna de miel, luego de casarse con Celeste, mirando las estrellas con su porte magnífico e inspirador.

Puedo aseverar que los días son mejores con Babar, no importan los años, de los dos a los sesenta una paz gloriosa invade la vida compartida con este elefante viajero que Jean de Brunhoff creó para nuestro deleite. Parece un mundo vano, aunque sus relatos y actitudes están inspirados en el intelectualismo francés, en la belleza de su arte y en la vida de aventuras al aire libre, entre animales, acompañados por el sol o la nieve que Jean ilustró para nosotros.

Por suerte, Babar está y se quedará para siempre, cultivando la aguerrida inocencia de los niños y la nuestra, que es tan fácil de perder, en los vaivenes abruptos de la vida.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Nota de Francis Mallmann, para LA NACIÓN, Buenos Aires, Argentina.
10 de febrero de 2016.








DOCE COSAS QUE APRENDÍ SIENDO CORRESPONSAL EN ARGENTINA.



12 cosas que aprendí siendo corresponsal en Argentina.


Después de casi tres años en Argentina, este corresponsal regresa a Europa.

Gracias a las canciones de Joaquín Sabina sabía lo que era La Doce, dónde quedaba San Telmo y qué era un colectivo, pero cuando llegué a Buenos Aires un 21 de abril de 2013 conocía poco sobre este país, que aún estoy intentando descifrar.

Lo que sigue no es más que un compendio muy subjetivo (y algo nostálgico) sobre algunas cosas que puede aprender un periodista extranjero de Argentina. Del trabajo y de la vida.

De los paseos por la Avenida Corrientes, de los piquetes en la 9 de Julio, de las caminatas por la Patagonia, de los calores de Misiones y de los coyas de Salta:

1. El tango es patrimonio nacional, pero la verdadera música que reina en la calle argentina es la cumbia.


Pareja bailando Tango
Image caption
Gardel y Piazzolla son grandes maestros del tango. Gilda, Nene Malo y Agapornis son los dueños de la calle.

2. El mundo se divide entre Boca y River, entre Charly y Gustavo, entre Macri y Cristina, entre el interior y la capital, entre los que dicen "publicidad" y los que dicen "propaganda", entre el periodista Jorge Lanata y el programa kirchnerista 6,7,8, entre las rochas y las chetas, entre las divas televisivas Mirtha Legrand y Susana Giménez.

3. En Argentina, el fin del mundo siempre parece a la vuelta de la esquina, pero rara vez suele llegar.

Tan acostumbrados están los argentinos a vivir al borde del precipicio que han inventado un arte, el del "atado con alambre", que ha vuelto a este país creativo e ingenioso, sobreviviente y con una capacidad infinita de adaptarse a la montaña rusa que es este fascinante lugar.
◾5 soluciones ingeniosas de los argentinos para los tiempos de crisis

Tener la oficina en pleno Microcentro porteño parecía buena idea... salvo por las protestas que pueblan la Avenida Corrientes cada día.

4. La vida es vertiginosa y el ritmo político de Argentina, más.

Lo que hoy es seguro puede cambiar radicalmente al día siguiente. Y esa es una lección que aprendió a golpes este periodista, que se equivocó muchas veces y al que le costó entender que muchas cosas no son lo que parecen y que muchas otras necesitan buena dosis de perspectiva y contexto.

El político que parece un líder indiscutible en enero puede no ser nadie el diciembre. Y viceversa.

El equipo que arranca con dudas un Mundial de fútbol puede llegar a la final del campeonato.

El "default técnico" que muchos temían en julio de 2014 no trajo el apocalipsis al país.

Y cuando pensabas que jamás podría gustarte el mate o el fernet, sucumbiste. Todo cambia.


Choripán
Image caption
Aquí, el causante de la baja forma de este corresponsal... y de su felicidad.

5. El choripán no es un pan con chorizo. Es un ícono pop y un símbolo político. Más allá de eso, en Argentina siempre hay que darle un aplauso al asador.
◾Choripán, panqueque y otras palabras curiosas de la política argentina

6. Y el tema del dólar "es complicado". Pero el del Peronismo, aún más.
◾Por qué todos los días en Argentina son días peronistas

Unos días los argentinos creen que éste es un "país de mierda", que en algún momento de su historia se frustró su destino de potencia mundial o que no hay manera de ser "normal", pero a mí me gustan más cuando desafían al resto del mundo: "Decíme que se siente".
◾La obsesión argentina por ser un país normal.

Aquella vez en la que parecía una buena idea mudar la corresponsalía de BBC Mundo a la tranquilidad de Cachi, en el norte del país.

7. El argentino es humilde, amable y familiar, reparte abrazos y dice te quiero a menudo. Se interesa por saber más de quien viene de fuera.

Son mujeres y hombres para los que el asado del domingo es sagrado, que golpean cacerolas para protestar y para celebrar, que han hecho un arte de la costumbre de hacer fila y esperar, para los que la amistad está por encima de todo.

Filete porteño, patrimonio de la Humanidad.

No importa que en realidad seas manchego y que nunca en tu vida hayas pisado Galicia. Si eres español, el argentino te llamará "gallego".
◾La fascinación argentina por los chinos, los negros y los gallegos

8. Ah, la "interna". Una de esas palabras que todo periodista extranjero debe aprender para entender que detrás de cada historia hay un conflicto, una rivalidad, una tensión, a menudo entre grupos que buscan fines similares.

La interna peronista, la interna del sindicato, la interna de la asociación de víctimas… El reflejo de una sociedad que ama el debate y la discusión y una trampa para el que crea que en este país todo es como parece.
El arte de hacer fila en Argentina.

9. Cuando tienes una duda no pides que te la aclaren, preguntas "si puedes hacer una consulta".

10. Llegas a Argentina y te causan gracias los chamuyos (el arte nacional del piropo), pero detestas el drama y el histeriqueo (ahora me gustas y después no, ahora que me buscas ya no te quiero).

Ahora te cansa el chamuyo, pero te has convertido en un dramático histérico y vivirás con esa divertida maldición por el resto de tu vida.

11. Besos. Besos por todos lados.


Besos en Argentina
Image caption
En la fila del mercado, besos. En el cine, besos. Y cuando te presentan a alguien nuevo... besos.

12. Los argentinos no responden al estereotipo de seres arrogantes ni se creen superiores.
◾¿Por qué los latinoamericanos hacen tantos chistes sobre los argentinos?

Los argentinos tienen las cataratas de Iguazú y el glaciar Perito Moreno, los cerros del Norte y los picos de la Patagonia, los vinos de Mendoza y las ballenas del sur.

Los argentinos tienen el dulce de leche, la carne, la mano de Maradona, a Ricardo Darín y a Las Leonas, la noche de Palermo, Relatos Salvajes, Esperando la Carroza y las páginas de Borges.

El argentino no es arrogante, es sólo que es consciente (y perdón por el porteñismo que estoy a punto de soltar) de que vive, sin lugar a dudas, en uno de los mejores lugares del mundo.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Ignacio de los Reyes, BBC Mundo, BuenosAires, Argentina.
10 de febrero de 2016.


martes, 9 de febrero de 2016

LAS MOIRAS(también llamadas las Parcas).



Las Moiras.

En la mitología griega, las Moiras eran las personificaciones del destino. Sus equivalentes en la mitología romana eran las Parcas o Fata, las Laimas en la mitología báltica y en la nórdica las Nornas. Vestidas con túnicas blancas, su número terminó fijándose en tres.

La palabra griega moira significa literalmente ‘parte’ o ‘porción’, y por extensión la porción de existencia o destino de uno. Controlaban el metafórico hilo de la vida de cada mortal desde el nacimiento hasta la muerte (y más allá).

Mitología

En principio, las Moiras eran concebidas como divinidades indeterminadas y abstractas, quizá incluso como una sola diosa. En la Ilíada de Homero se habla generalmente de "la Moira", que hila la hebra de la vida para los hombres en su nacimiento ( ‘poderosa Moira’). En la Odisea hay una referencia a las Klôthes o hilanderas. En Delfos sólo se rendía culto a dos: la moira del nacimiento y la de la muerte. En Atenas, la diosa Afrodita era considerada la mayor de ellas en su aspecto de Afrodita Urania, según la Descripción de Grecia de Pausanias.

Una vez su número se hubo establecido en tres, los nombres y atributos de las Moiras quedaron fijados:

Cloto (‘hilandera’) hilaba la hebra de vida con una rueca y un huso. Su equivalente romana era Nona, originalmente invocada en el noveno mes de gestación.

Láquesis ( ‘la que echa a suertes’) medía con su vara la longitud del hilo de la vida. Su equivalente romana era Décima, análoga a Nona.

Átropos ( ‘inexorable’ o ‘inevitable’, literalmente ‘que no gira’, a veces llamada Aisa) era quien cortaba el hilo de la vida. Elegía la forma en que moría cada hombre, seccionando la hebra con sus «detestables tijeras» cuando llegaba la hora. En ocasiones se la confundía con Enio, una de las Grayas. Su equivalente romana era Morta (‘Muerte’), y es a quien va referida la expresión "la Parca" en singular.

En la tradición griega, se aparecían tres noches después del alumbramiento de un niño para determinar el curso de su vida. En origen muy bien podrían haber sido diosas de los nacimientos, adquiriendo más tarde su papel como verdaderas señoras del destino. Por todo ello, y en especial por el predominante papel de Átropos, las Moiras inspiraban gran temor y reverencia, aunque podían ser adoradas como otras diosas: las novias atenienses les ofrecían mechones de pelo y las mujeres juraban por ellas.

Diversas versiones de las Moiras existieron en los niveles mitológicos europeos más antiguos. Es imposible no relacionarlas con otras diosas hilanderas del destino indoeuropeas, como las Nornas en la mitología nórdica o la diosa báltica Laima y sus dos hermanas.

Las Moiras también eran temidas y respetadas por los dioses. El mismo Zeus estaba sujeto a sus designios, según admitió una vez la sacerdotisa pitia de Delfos. Hesíodo se refería a ellas como «las Moiras, a quienes el sabio Zeus dio los mayores honores» (aunque ninguna obra clásica precisa hasta qué punto exacto los propios inmortales estaban sometidos a los caprichos de las Moiras, y cabría asimismo esperar que su relación con Zeus no fuese inmutable en el tiempo).

Sin embargo, un presunto epíteto del rey de los dioses, Zeus Moiragetes (‘Zeus Dador de Destino’), fue plasmado en el siglo II por Pausanias a raíz de una inscripción que contemplara en Olimpia:
Cuando se llega al punto de partida de las carreras de carros, hay un altar con la inscripción "Al Dador de Destino".

También se refirió a los relieves esculpidos en el templo de Zeus en Megara, citando que «sobre la cabeza de Zeus están las Horas y las Moiras, y todos pueden ver que es el único dios obedecido por éstas». Igualmente advirtió que había un santuario de las Moiras a las puertas de Tebas, contiguo al de Zeus; mientras que el del dios contaba con representación escultórica, la tríada, no.

Los griegos afirmaban variadamente que las Moiras eran hijas de seres primordiales como Nix (la Noche), Caos o Ananké (la Necesidad). Nix era la madre de las Moiras,al igual que de las Erinias, en la tradición órfica,pero algunos mitógrafos afirmaron que las Moiras eran hijas de Zeus, junto con Ananké,o según Hesíodo señala,con Temis (la Justicia) o con Nix.

De los testimonios de Pausanias y Hesíodo se infiere la preeminencia de Zeus respecto de las Moiras y su potestad, lo cual no se corresponde con lo que nos ha llegado de los cultos y tradiciones más antiguos, en los que se nos presenta a las Moiras como divinidades primigenias o ctónicas al margen del devenir y de la voluntad del resto de dioses. Es probable que ello se deba a un intento de modificar los mitos originales para que encajaran con el más tardío sistema patriarcal olímpico.

Esta postura tampoco era aceptable para Esquilo, Heródoto o Platón, que consideraban a Zeus conocedor y administrador del destino de los hombres en tanto soberano del orden establecido, pero no decisor último del mismo.
En efecto, tanto él como el resto de inmortales podían dispensar al ser humano dichas, aflicciones, recompensas y castigos; pero lo que cada hombre podría o no conseguir a lo largo de su existencia, el límite temporal a ésta y su finalidad predeterminada eran competencia exclusiva de las Moiras.

A las Moiras se las representaba comúnmente como a tres mujeres hieráticas, de aspecto severo y vestidas con túnicas: Cloto, portando una rueca; Láquesis, con una vara, una pluma o un globo del mundo; y Átropos, con unas tijeras o una balanza.

En otras ocasiones se les atribuye la apariencia de tres viejas hilanderas, o de tres melancólicas damas (una doncella, una matrona y una anciana, respectivamente). Shakespeare se inspiró en este mito para crear las tres brujas que aparecen en Macbeth, cuya intervención es determinante en el destino del protagonista.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Taringa, Inteligencia Colectiva.
9 de febrero de 2016.

lunes, 8 de febrero de 2016

LAS VALQUIRIAS.


LAS VALQUIRIAS.

Las valquirias son diosas de la mitología nórdica, hijas de Odín y poderosos espectros guerreros.

Tienen el aspecto de una joven y bella guerrera nórdica; alta, con marcada musculatura, ojos grandes y azules, cabello rubio, largo y trenzado. Les gusta ir ataviadas con cascos de guerra con cuernos.

Suelen cabalgar a lomos de caballos voladores y son unas amazonas fabulosas. Son hábiles con la lanza, con el arco y con la espada. Su fuerza es sobrehumana, divina, al igual que su resistencia y agilidad.

Habitan entre el plano de los vivos y el de los dioses, conocido como Asgard. En este plano existe un lugar llamado Valhalla, el salón de los muertos en combate, donde son recibidos los héroes que perecen durante una batalla.

Las valquirias presienten la muerte de los guerreros valerosos, de modo que cuando se libra una batalla se presentan en el plano de los vivos. Desde el cielo contemplan la lucha y cuando ésta llega a su fin las valquirias eligen a los muertos que serán conducidos hasta el Valhalla. Pero no sólo acompañan a los muertos en su viaje a Asgard, sino que también los cuidan durante su estancia en el Valhalla, tal y como lo dispone Odín.

Las valquirias están capitaneadas por Brunilda, la más fuerte y poderosa de las valquirias. Cuando descienden de los cielos y encuentran una batalla Brunilda las dirige y las lidera.

Brunilda tiene la capacidad de convertir a las valquirias en musas de la guerra, inspirando a los guerreros para luchar, aumentando su sed de sangre, y haciéndolos entrar en frenesí, de manera que no sienten dolor ni sangran por sus heridas. Una vez termina el combate el frenesí desaparece y el guerrero muere.

Se dice que algunas valquirias pasan grandes temporadas en el plano terrestre, dejando su habitual forma de guerrera espectral para vivir bajo la forma de un enorme y bello cisne.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Taringa, Inteligencia Colectiva.
8 de febrero de 2016.

EL PUENTE DE RÍO-ANTIRIO (GRECIA).




Puente de Río-Antirio(Grecia).

Localidad: Río - Antirio

Construcción: entre 1999 y 2004

Longitud: 2.883 metros

Ancho: 27,2 metros

Ingenieros: Berdj Mikaëlianet

Tipo: Puente atirantado

Material: Mixto, hormigón armado y acero.

Situación del puente: en Grecia.

El puente de Río-Antirio es un puente de Grecia situado entre las localidades de Río y Antirio. La estructura conecta la parte norte de la península de Peloponeso con el resto de Grecia, con lo que el puente facilita sensiblemente la circulación de coches al Peloponeso, ya que previamente solamente era accesible con transbordadores o por el estrecho istmo de Corinto.
Su longitud es de 2252 metros, la anchura de 28 metros, y está formado por cinco tramos de cable. La construcción inicial comenzó en 1998 y el puente fue inaugurado el 7 de agosto de 2004.

Cumpliendo con el sueño nacional de siglos, el puente Río-Antirio une el Peloponeso con la península de Grecia. Con una longitud de aproximadamente 25 campos de fútbol, se trata del puente más largo de su tipo del mundo.

Independientemente del tamaño, que lo convierte en una gran proeza de la ingeniería moderna, se destaca por las adversas condiciones en las que se construyó.
No solo es que el agua tenga hasta 65 metros de profundidad, sino que el fondo marino es inestable. Para colmo, se trata de una zona de alta actividad sísmica y los dos extremos del puente se cimientan sobre distintas placas tectónicas.

El nombre oficial de la estructura es Puente Charilaos Trikoupis, en honor de un antiguo primer ministro de Grecia. El coste total del puente fue de cerca de 630 millones de euros y la Unión Europea pagó la mayoría.

Antecedentes del proyecto

En 1880 el primer ministro de Grecia tuvo la visión de un puente uniendo el Peloponeso con el noroeste de Grecia. Luego el proyecto del puente fue discutido en el parlamento griego a fines del siglo XIX. Sin embargo, el proyecto no fue técnicamente posible hasta fines del siglo XX.

El puente cruza los 3 kilómetros del golfo de Corinto a través de 3 puentes atirantados sucesivos, con tres vanos centrales de 560 metros cada uno. El tablero continuo de 2.250 metros de los tres puentes atirantados es el más largo del mundo.

El proceso licitatorio comenzó en 1991 con la invitación de ofertas, culminó en 1996 con la firma del contrato para el diseño, construcción, financiamiento, mantenimiento y operación del puente de Río-Antirio entre la República Helénica y la compañía Gefyra S.A. por un período de concesión máximo de 42 años (finalizando en el año 2039), luego del cual el puente será transferido al Estado griego para su propia operación. La compañía griega Gefyra S.A. fue formada en 1995 por VINCI de Francia y seis empresas contratistas griegas con el único objetivo de participar en Grecia en la concesión del puente Río-Antirio. Como muchos esquemas de concesión, el acuerdo no se llevó a cabo hasta que se concretó el financiamiento total del proyecto. En julio de 1998 el presidente de Grecia, Constantinos Stephanopoulos, puso la piedra fundamental del puente.

Conexión con Europa

Detalle de los tirantes.
El puente Río-Antirio está ubicado en la intersección de dos rutas principales:
La autopista Tesalónica entre Patras y Atenas que une las tres ciudades más importantes de Grecia y que además forma parte de la red de autopistas de Europa,
El eje occidental de Kalamata, Patras e Igoumenitsa.

El puente facilita la comunicación entre Grecia e Italia (y Europa occidental) a través de los puertos de Patras e Igoumenitsa. Además el puente tendrá un rol preponderante en estrechar los vínculos entre Patras, tercera ciudad de Grecia, y las zonas más rurales del noroeste de Grecia.

El puente presenta una excepcional combinación de condiciones físicas adversas:
Profundidad del lecho del mar hasta 65 metros.
Gran actividad sísmica y posibles movimientos tectónicos.
Débil sustentación del lecho marino.

El puente tiene que cubrir una longitud de 2.500 metrossobre el mar. El fondo presenta un declive muy pronunciado en cada una de sus costas y una larga planicie horizontal en la parte central de más de 60 metros de profundidad. No se ha encontrado roca en las investigaciones realizadas que llegaron a 100 debajo del lecho marino. Basándose en estudios geológicos, se cree que la capa de sedimentos compuestos por capas de arcilla mezclada en algunas zonas por arena fina y limo es mayor de 500 metros.

Especialistas de primera línea a nivel mundial de Francia y Grecia han colaborado para diseñar el proyecto con alta tecnología que incluye los cimientos en el mar a 65 metros de profundidad con pilas de 90 metros de diámetro (las pilas más grandes del mundo construidas para un puente) y el tablero continuo suspendido de 2.252 metros (otro récord mundial).

Un factor crítico en el diseño es que el puente de Río-Antirio fue construido para soportar:
la colisión de un buque tanque de 180.000 toneladas navegando a 18 nudos
velocidad del viento de 250 kilómetros por hora
un terremoto de 7º en la escala de Richter por su cercanía a una zona sísmica.

El puente podrá también absorber hasta 2 metros de desplazamiento entre cualquiera de sus pilas. Sus diseñadores aseguran que el puente es, sin duda, uno de los lugares más seguros para estar si hay un gran terremoto en la zona de Patras.

Concepto del diseño

La posible inclinación en caso de terremoto ha sido la principal preocupación.

Un análisis profundo demostró que cimientos poco profundos y de gran diámetro es la solución más satisfactoria.

Esto se consiguió con el diseño de bases de 90 metros de diámetro fundadas sobre pilotes en los últimos 20 metros del lecho marino.

Adicionalmente, sistemas de aislamiento de las estructuras fueron sistemáticamente desarrolladas para mitigar la fuerza sísmica. Uno de los principales hallazgos, y definitivamente el más innovador, es el tablero continuo suspendido de 2.252 metros, moviéndose como un péndulo durante un terremoto y permitiendo a su vez movimientos significativos entre las bases adyacentes.

Logística de los materiales

La planta de producción estaba situada en un lugar con unas condiciones ambientales extremas. En concreto, como la zona prevista para las operaciones de cortado y doblado de las barras de acero tenía que estar junto a los muelles de construcción de las bases de los pilares, estaba situada a orillas del mar. Durante todo el año las máquinas, al aire libre, han estado expuestas al mal tiempo, al tórrido calor de Grecia y al salitre.

En invierno, el viento sobrepasaba los 100 kilómetros por hora y la planta estaba continuamente bañada por las lluvias de agua marina que salpicaba con fuerza por todas partes. Además, el tiempo de ejecución del proyecto no podía permitirse el lujo de parar para realizar trabajos de mantenimiento, por este motivo era obligatorio escoger una maquinaria sólida y fiable que pudiera resistir sin detenerse temperaturas extremas, grandes cantidades de polvo, lluvia e incluso agua salada. Asimismo, existía la necesidad de contar con unas máquinas que pudieran alcanzar una elevada productividad y unas barras de refuerzo con diámetros incluso superiores a 40 mil´ímetros que cumplieran las normas internacionales más estrictas.

El fabricante de máquinas italiano Oscam, de Turín, Italia, fue elegido para suministrar la maquinaria gracias a su larga experiencia y competencia, ya que ha suministrado a la mayoría de las plantas de los grandes proyectos del mundo maquinaria conocida por su excelente solidez y elevada fiabilidad incomparable en el sector.

Las plantas suministradas para el puente Río-Antírio incluían todas las unidades de cortado y doblado (los robots y las máquinas de doblado estaban equipados con discos de doblado especialmente grandes para elaborar barras de acero con diámetros de gran tamaño cumpliendo todas las normas), todas las pistas motorizadas para el trasvase y desplazamiento y los sistemas automáticos de almacenamiento para clasificar las mezclas. En realidad, contar con un adecuado flujo de material y un almacenamiento ordenado del mismo es tan importante como la potencia para el cortado y el doblado. Por este motivo el diseño de la planta se estudia de acuerdo al espacio disponible, al trabajo a realizar y a las exigencias del usuario.

Para cumplir los breves plazos, las máquinas han estado funcionando continuamente en dos turnos por día y bajo unas condiciones realmente duras y, sin embargo, al término del proyecto seguían funcionando perfectamente. Ya se han desmontado y pronto se trasladarán a otras obras de grandes dimensiones de cualquier parte del mundo. Para este proyecto se necesitaron aproximadamente 250.000 metros cúbicos de hormigón y un total de 172.000 toneladas de acero.
las barras de acero para el refuerzo oscilaban entre 8 milímetros y valores que a menudo sobrepasaban los 40 milímetros. Un dimensionamiento y una ejecución adecuados del refuerzo del hormigón son muy importantes ya que se trata de una zona sísmica

La ejecución de la obra siguió estos pasos: La construcción de las bases circulares de hormigón de las pilastras de 90 metros de diámetro se llevó a cabo en muelle seco junto a la obra, su traslado desde el muelle seco y su colocación, la construcción de los pilares, la conexión de las vigas prefabricadas de hormigón por medio de cables de soporte fijados en la pilastra común a dos vanos y, después, la colocación del tablero para la carretera, cuyas losas están prefabricadas in situ y ensambladas utilizando la técnica de avance en voladizo.

El estrecho de Corinto la placa tectónica sigue desplazándose: no en vano se encuentra en el seno de la zona sísmica más activa de Grecia.

La parte superior del lecho marino es reforzado con pilotes huecos de acero de 2 metros de diámetro y de 25 a 30 metros de longitud, dispuestos cada 7 metros.
Alrededor de 200 pilotes son hincados en la ubicación de cada base. Sobre los pilotes se nivela con una capa de 3 metros de espesor de grava. Las bases de 90 metros de diámetro son de hormigón armado y se apoyan sobre la capa de grava. Luego un cono con diámetros de rango variable de 38 a 26 metros forma la parte siguiente de la base.

Exhibiendo a la luz del día sus tirantes blancos desplegados en abanico, cada pilar consta de cuatro torres inclinadas de hormigón armado con sección cuadrada y 110 metros de altura. Las torres tienen una base cuadrada de 38 metros de lado y convergen en la cabeza del pilar, en una estructura monolítica cuya altura máxima es de 165 metros

La parte superior de la base soporta una pirámide invertida con una altura de 15 metros y una base cuadrada de 38 metros de cada lado. Cada torre está compuesta de cuatro columnas de hormigón armado con una sección de 4 metros por 4 metros, integrando en la parte superior una estructura monolítica.

Los tirantes están puestos en forma inclinada, con su anclaje inferior a cada lado del tablero y el anclaje superior a lo largo de 35 metros de la parte superior de las torres. Las tirantes estarán hechas de hebras paralelas galvanizadas y cada obenque estará formado por setenta hebras de 15 milímetros.

El tablero es continuo y totalmente suspendido a lo largo de todo su desarrollo.
Cuatro dispositivos de amortiguación conectan el tablero a la parte superior de cada pila para limitar el movimiento pendular durante un terremoto. El movimiento dinámico relativo durante el evento de diseño sísmico está en el orden de ± 1,30 metros mientras las velocidades pueden superar 1 metro por segundo.

El tablero tiene 27,2 m etros de ancho y cada sentido está compuesto por dos carriles, banquina y senda peatonal. Está compuesto por una estructura de acero hecha por dos vigas longitudinales de cada lado de 2,2 metros de altura y vigas transversales espaciadas cada 4. La parte superior del tablero está hecho de paneles de hormigón prefabricado.

La tecnología de punta del diseño del Puente Río-Antírio no está limitada al puente en si mismo, sino que además incluye al equipamiento marino. Una barcaza fue construida especialmente para llevar a cabo varios trabajos marinos incluyendo el dragado del lecho marino y el hincado de pilotes.

El concepto está basado en un anclaje vertical que termina en un peso muerto que yace en el lecho marino. Una vez ubicados, se ajusta la tensión en las líneas de anclaje vertical con la finalidad de dar la estabilidad requerida a la barcaza en función del oleaje y de las cargas variables que soporta la plataforma de la barcaza. Para moverse a otra ubicación se incrementa la tensión en las líneas de anclaje y la flotabilidad de la barcaza permite de esta forma levantar los pesos muertos desde el lecho marino.

La estructura promedio de las 4 torres con sus respectivas pilas tienen una altura de 220 metros desde el lecho marino.

Las pilas están fundadas a 60 metros de profundidad. Fuera del agua las pilas tienen entre 25 y 45 metros de altura (para las dos pilas centrales) sobre el nivel del mar, dejando un gálibo vertical de 52 metros debajo del tablero en el medio del estrecho para el pasaje de los buques. Luego las torres se elevan 115 metros sobre el nivel del tablero, totalizando 160 metros sobre el nivel del mar.

Financiación de la obra

El costo total del proyecto, incluyendo gastos financieros durante el período de construcción, es de 803 millones de euros (valor similar al del puente Buenos Aires – Colonia).

La financiación proviene del siguiente origen:
10 % Capital social en acciones.
45 % Contribución financiera estatal.
45 % Préstamo proveniente del Banco Europeo de Inversión (EIB) garantizado por un grupo de bancos comerciales.


Procesado por Jorge Luis Icardi.
Fuente: wikipedia.es
8 de febrero de 2016.

LA HISTORIA DE TÁNTALO Y EL TÁRTARO (INFRAMUNDO).



La historia de Tántalo y el Tártaro (Inframundo).


Se conoce a Tántalo por haber sido invitado por Zeus a la mesa de los dioses en el Olimpo. Jactándose de ello entre los mortales, fue revelando los secretos que había oído en la mesa y, no contento con eso, robó algo de néctar y ambrosía y lo repartió entre sus amigos.

Tántalo quiso corresponder a los dioses y les invitó a un banquete que organizó en el monte Sípilo. Cuando la comida empezó a escasear, decidió ofrecer a su hijo Pélope. En lo que constituye un arquetípico rito de iniciación chamánica, descuartizó al muchacho, coció sus miembros y los sirvió a los invitados. Los dioses, que habían sido advertidos, evitaron tocar la ofrenda. Sólo Deméter, trastocada por la reciente pérdida de su hija Perséfone, «no se percató de lo que era» y se comió el hombro izquierdo del desdichado. Zeus ordenó a Hermes que reconstruyera el cuerpo de Pélope y lo volviera a cocer en un caldero mágico, sustituyendo su hombro por uno forjado de marfil de delfín, hecho por Hefesto y ofrecido por Deméter. Las moiras le dieron vida de nuevo y así obtuvo nuevas cualidades. Para reforzar su iniciación en los misterios divinos, Poseidón secuestró al nuevo Pélope y lo llevó al Olimpo, haciéndolo su amante.

Un último crimen terminó por colmar la paciencia de los dioses: cuando Pandáreo robó el mastín de oro -que le había hecho Cronos a Rea para que cuidara del recién nacido Zeus -y se lo dio a Tántalo para que lo ocultara. Una vez pasada la alarma inicial sin que se supiera nada del perro, Pandáreo le pidió que se lo devolviera, pero Tántalo le juró por Zeus que nunca había oído hablar de él (otra versión invierte los papeles y hace de Tántalo el ladrón y de Pandáreo el ocultador). Escandalizado Zeus por el perjurio o por el robo aplastó a Tántalo con una roca que pendía del monte Sípilo y arruinó su reino.

Karagöl (El Lago Negro), del que se dice que es el lago del suplicio de Tántalo; está en el Monte Yamanlar (Turquía).

Después de muerto, Tántalo fue eternamente torturado en el Tártaro por los crímenes que había cometido. En lo que actualmente es un ejemplo proverbial de tentación sin satisfacción, su castigo consistió en estar en un lago con el agua a la altura de la barbilla (otras versiones del mito se refieren a la rodilla o la cadera), bajo un árbol de ramas bajas repletas de frutas. Cada vez que Tántalo, desesperado por el hambre o la sed, intenta tomar una fruta o sorber algo de agua, éstos se retiran inmediatamente de su alcance. Además pende sobre él una enorme roca oscilante que amenaza con aplastarle.

Interpretaciones

Diversos autores ven en este mito un rotundo rechazo de la religión olímpica a los sacrificios humanos, que si bien eran habituales en los primeros cultos, sobre todo a Deméter en su primitiva encarnación como Gran Diosa, se consideraban entonces un tabú. Los griegos de la épica acusaban a Tántalo de intentar engañar a los dioses olímpicos para devolverlos a sus antiguas identidades ofreciéndoles un banquete-sacrificio de carne humana.

Tántalo cometió además los tres grandes pecados de la mitología griega: ofender a un anfitrión, hacer daño a un niño y desafiar a los dioses.

Alternativamente, Tántalo es retratado como una autoridad prometeica que divulgaba secretos divinos a los mortales y presidía ceremonias sagradas de iniciación, consistentes en la muerte y transfiguración místicas.


El Tártaro(Inframundo ).

En la mitología griega, el Tártaro es tanto una deidad como un lugar del Inframundo, más profundo incluso que el Hades. En antiguas fuentes órficas y en las escuelas mistéricas es también la «cosa» ilimitada que existió primero, de la que nacieron la Luz y el Cosmos.

En su Teogonía, Hesíodo cuenta que Tártaro era una de las deidades primordiales, junto con Caos, Gea y Eros, y padre de Tifón con Gea. También asevera que un yunque de bronce caerá desde el cielo durante nueve días hasta alcanzar la Tierra, y que tardará nueve días más en caer desde ahí al Tártaro. En la Ilíada, Zeus dice que el Tártaro está «tan por debajo del Hades como la tierra lo está del cielo». Al ser un lugar tan alejado del sol y tan profundo en la tierra, está rodeado por tres capas de noche, que rodean un muro de bronce que a su vez abarca el Tártaro. Es un pozo húmedo, frío y desgraciado hundido en la tenebrosa oscuridad. Es uno de los objetos primordiales, junto con el Caos, Gea (la Tierra) y Eros, que surgieron en el universo.

Mientras que, según la mitología griega, el Hades es el hogar de los muertos, el Tártaro tiene además una serie de habitantes. Cuando Cronos, el Titán reinante, tomó el poder encerró a los Cíclopes en el Tártaro. Zeus los liberó para que le ayudasen en su lucha con los Titanes. Los dioses del Olimpo terminaron derrotándolos y arrojaron al Tártaro a muchos de ellos (Atlas, Crono, Epimeteo, Metis, Menecio y Prometeo son algunos de los que no fueron encerrados). En el Tártaro los prisioneros eran guardados por gigantes, cada uno con 50 enormes cabezas y 100 fuertes brazos, llamados Hecatónquiros. Más tarde, cuando Zeus venció al monstruo Tifón, hijo de Tártaro y Gea, también lo arrojó al mismo pozo.

En mitologías posteriores, el Tártaro se convirtió en el lugar donde el castigo se adecúa al crimen. Por ejemplo Sísifo, que era un ladrón y un asesino, fue condenado a empujar eternamente una roca cuesta arriba sólo para verla caer por su propio peso. También allí se encontraba Ixión, el primer humano que derramó sangre de un pariente. Hizo que su suegro cayese a un pozo lleno de carbones en llamas para evitar pagarle los regalos de boda. Su justo castigo fue pasar la eternidad girando en una rueda en llamas. Tántalo, que disfrutaba de la confianza de los dioses conversando y cenando con ellos, compartió la comida y los secretos de los dioses con sus amigos. Su justo castigo fue ser sumergido hasta el cuello en agua fría, que desaparecía cada vez que intentaba saciar su sed, con suculentas uvas sobre él que subían fuera de su alcance cuando intentaba agarrarlas.

Radamantis, Éaco y Minos eran los jueces de los muertos y decidían quiénes iban al Tártaro. Radamantis juzgaba las almas asiáticas, Éaco las europeas y Minos tenía el voto decisivo y juzgaba a los griegos.

En la mitología romana, el Tártaro es el lugar a donde se enviaba a los pecadores. Virgilio lo describe en Libro VI de la Eneida como un lugar gigantesco, rodeado por el flamígero río Flegetonte y triples murallas para evitar que los pecadores escapen de él. Está guardado por una hidra con cincuenta enormes fauces negras, que se sentaba en una puerta chirriante protegida por columnas de diamante. Dentro, hay un castillo con anchas murallas y un alto torreón de hierro. Tisífone, la Furia que representaba la venganza, hace guardia insomne en lo alto de este torreón, azotando un látigo. Dentro hay un pozo del que se dice que profundiza en la tierra el doble de la distancia que hay entre la tierra de los vivos y el Olimpo. En el fondo de este pozo están los Titanes, los Alóadas y otros muchos pecadores. Dentro del Tártaro hay muchos más pecadores, castigados de forma parecida a los de los mitos griegos.


Procesado por Jorge Luis Icardi.
Fuente: wikipedia.es
8 de febrero de 2016.

JULIÁN IRÍZAR.


Armada de la República Argentina .

Julián Irizar


Nacimiento
7 de enero de 1869
Bandera de Argentina Capilla del Señor, Buenos Aires

Fallecimiento
17 de marzo de 1935 (66 años)

El vicealmirante Julián Irizar (nació en Capilla del Señor, Provincia de Buenos Aires, Argentina,el 7 de enero de 1869 y falleció el 17 de marzo de 1935 a los 66 años).

Fue un militar de la Armada Argentina. Fue una figura clave en la modernización de la flota de ésta, comandante de la I División de la Armada y presidente del Centro Naval, pero su acción más recordada fue el rescate de la expedición del científico sueco Otto Nordenskjöld, cuyo buque había naufragado en la Antártida en 1903.


Formación

Irízar ingresó a la Escuela Naval el 11 de marzo de 1884.

Formó parte de la tripulación de la torpedera "Rosales" hacia 1892 y fue de los escasos sobrevivientes al producirse su naufragio, el cual por sus implicancias causó conmoción en la época.

En 1898 formó parte de la comisión destinada a vigilar la construcción de la fragata ARA Presidente Sarmiento en Inglaterra. Cuando en 1899 la nave emprendió su primer viaje de circunnavegación, fue oficial de derrota de la misma. Especialista en explosivos, sería luego agregado naval en las legaciones diplomáticas en Gran Bretaña y Alemania, y encargado de compras para la escuadra en materia de munición y material de
Defensa.

El rescate de la expedición Nordenskjöld

En 1903 contaba con el grado de capitán, cuando cundió la inquietud por el extravío de la Expedición Antártica Sueca encabezada por el explorador Otto Nordenskjöld.

La expedición del geólogo sueco había partido del puerto de Gotemburgo el 16 de octubre de 1901, a bordo del Antartic comandado por el capitán Carl Anton Larsen. Arribó a Buenos Aires el 16 de diciembre de ese año, con una tripulación compuesta por 20 hombres de nacionalidad sueca y noruega, a la cual se incorporó el alférez de fragata argentino José María Sobral. Una vez en la Antártida, 6 de estos hombres — Nordenskjöld, otros dos suecos, dos noruegos y Sobral— se quedaron en la isla Snow Hill, para desarrollar durante un año las investigaciones programadas. El Antartic volvería por ellos entonces, después de invernar en las Islas Malvinas.

El Antartic zarpó de Malvinas el 5 de noviembre de 1902 a la búsqueda del grupo de Nordenskjöld; Larsen había dejado las instrucciones necesarias para una operación de rescate que debería organizarse si en abril de 1903 no hubieran regresado. Sería su última travesía; el 12 de febrero, tras infructuosos intentos de salvar la nave que había quedado atrapada entre los hielos, Larsen debió dar la orden de abandonarla. Comenzó entonces la larga odisea de estos hombres que se refugiaron en la pequeña isla Paulet, donde pasaron todo el invierno en un refugio de piedra construido por ellos. Luego de varios meses, al comenzar el deshielo, Larsen intentó encontrarse con el resto de sus compañeros; el 9 de noviembre de 1903 llegó finalmente a Snow Hill.

Mientras tanto, y ante la inquietud por la desaparición, el gobierno argentino decidió enviar en misión de rescate a la corbeta Uruguay, comandada por Irízar. Construida en Inglaterra en 1874, la corbeta fue reacondicionada íntegramente para poder desempeñar la tarea. Se mejoró su resistencia al hielo y se aumentó su capacidad para almacenar agua, víveres y carbón. La tripulación quedó constituida por 8 oficiales, incluyendo al comandante Irízar, y 19 subalternos. Todos fueron cuidadosamente seleccionados, ya que la travesía requería no solo de la experiencia naval sino también de resistencia a climas muy fríos y el temple necesario para aventurarse en regiones inhóspitas.

La nave zarpó desde Buenos Aires rumbo al sur el 8 de octubre de 1903; 12 días después alcanzó la ciudad de Ushuaia. Allí se demoró hasta el 1 de noviembre, en espera de otras dos expediciones organizadas para el rescate, enviadas por Suecia y Francia. Al no recibir ninguna información y de acuerdo con sus instrucciones, la Uruguay zarpó de Ushuaia y pocos días más tarde navegaba a corta distancia de la isla Paulet, sin saber que allí estaban los náufragos del Antartic. La travesía a Snow Hill fue rápida y sin contratiempos; el 8 de noviembre se produjo el encuentro con la expedición científica, sorprendente para estos, que esperaban al Antartic. Al día siguiente, arribaron al campamento el capitán Larsen y seis tripulantes del Antartic. Poco después, la Uruguay ponía proa hacia la isla Paulet, recogía a los náufragos y emprendía el regreso.

En el viaje de vuelta, a partir del 12 de noviembre, la Uruguay sufrió todas las agresiones del mar que le habían sido evitadas en el viaje de ida. El viento soplaba constantemente, el 13 y el 14 hicieron frente a un vendaval que destrozó buena parte de las instalaciones de cubierta y provocó rolidos de hasta 40 grados poniendo al buque en serio peligro. Un fuerte ruido precedió a la caída del palo mayor y el trinquete, que debieron ser hachados y arrojados al mar.

El 22 de noviembre llegaron a Santa Cruz, desde donde telegrafiaron la buena nueva. Al año siguiente la Uruguay nuevamente acudió a rescatar la expedición francesa del sabio Jean-Baptiste Charcot porque se temía equivocadamente por su suerte. Paso Drake, Cabo de Hornos, las Islas Orcadas del Sur y las Georgias del Sur, fueron por muchos años lugares transitados repetidamente por la Uruguay, hasta que en 1926 fue retirada del servicio activo. Irízar recibió el ascenso a capitán de fragata en virtud del rescate.

Carrera posterior

Hacia 1914 dirigió la Comisión Naval Argentina en Europa; luego de la Primera Guerra Mundial, ya de regreso, fue ascendido a contraalmirante y designado al frente de la I División de la Escuadra de Mar.

En 1923 fue destinado a la supervisión de la modernización de los acorazados ARA Mariano Moreno y ARA Bernardino Rivadavia en los Estados Unidos.

En 1926 fue ascendido a vicealmirante, y en 1932 designado Prefecto Marítimo Nacional.

Desde el 16 de abril de 1931 y por dos años presidió el Centro Naval. Se retiró el 8 de enero de 1932, y falleció cuatro años más tarde.

Homenajes

Monumento a Irízar en Ushuaia.

El actual rompehielos de la Armada argentina fue bautizado ARA Almirante Irízar en su honor a Julian Irizar. Jean-Baptiste Charcot bautizó como islas Argentina un archipiélago junto a la tierra de Graham, cerca del archipiélago de Palmer; una de ellas recibe el nombre de isla Irízar y otra de isla Uruguay.


Procesado por Jorge Luis Icardi.
Fuente: Fundación Marambio, Buenos Aires, Argentina.
8 de febrero de 2016.

PATENTE DE CORSO.



Patente de corso.

El gringo feliz: desayuno de contrastes bajo el sol de Puerto Rico.

Estoy desayunando sentado en la terraza del hotel Convento de San Juan de Puerto Rico, en pleno casco viejo de la ciudad: un lugar centenario que, como el resto de la ciudad vieja, está lleno de entrañables referencias a España y lo español, en esta isla donde las palabras antigua madre patria tienen un sentido especial, pues entre muchas otras cosas -lengua, arquitectura, historia, memoria- son orgullosamente conservadas como referencia de identidad por la inmensa mayoría de los puertorriqueños. Anoche cené con mi amiga la profesora y novelista Mayra Santos-Febres en un pequeño restaurante del mercado, y sigo dándole vueltas, entre otras, a algo que ella dijo durante la conversación, y que debe entenderse en su contexto: "Desde que tuve un hijo varón sé lo que es tener miedo, porque en muchos lugares del mundo a los hombres los matan". Recuerdo eso mientras cavilo sobre hasta qué punto la vida confortable de cierta parte de la humanidad, la que llevamos los privilegiados, nos hace olvidar las zonas oscuras por las que discurre la azarosa vida del ser humano. Lo peligroso que es creernos, como sucede, a salvo de todo, civilizados para siempre, seguros de nosotros y nuestras leyes, mirando el horizonte con una sonrisa boba mientras hacemos posturitas y decimos te amo asomados a la proa del Titanic, en el que puede ser -siempre lo olvidamos o ignoramos- el último atardecer de nuestras vidas.

Estoy pensando en todo eso mientras me bebo el vaso de leche y doy mordiscos a la tostada de pan con mantequilla. Un español con memoria vieja en esta no menos vieja España transatlántica y caribeña; en esta colonia gringa trincada con cinismo y a base de soltar pasta, tras una invasión de hace más de un siglo en la que muchos puertorriqueños no lucharon contra los españoles, sino junto a los españoles contra los norteamericanos; y donde todavía, en algunos pueblos, los nombres de nuestros paisanos que los defendieron en 1898 son honrados como héroes locales. Pienso en eso, como digo, y en la Europa y en la España que los puertorriqueños actuales, no sin ingenuidad, miran todavía con un respeto y afecto que no tiene parangón en toda Hispanoamérica. Bebo mi leche, muerdo mi tostada, pienso en las monjas que habitaron este convento siglos atrás, recuerdo las palabras de Mayra en el restaurante -"¿Sabes por qué las negras somos tan cariñosas? Porque a nuestros hombres los vendían, iban y venían, y nunca sabías cuánto tiempo estarían a tu lado"-, y la cabeza se me llena de ideas complejas, de imperios y decadencias, de vidas y muertes, de afectos inmerecidos y de lealtades históricas, de la decepción que con frecuencia siente, o puede sentir, un hispano de América cuando viaja a España soñando encontrar las raíces de su vida, su cultura y su sangre, y encuentra el infame desparrame, la vileza insolidaria, la estólida cerrazón berroqueña que entre nosotros, españoles, incapaces de aprender de nuestras propias tragedias, con tanta frecuencia llega a rozar lo suicida o lo criminal.

En ésas estoy, como cuento. Con una nube sombría dentro de la cabeza, cuando un grupo de norteamericanos viene a la terraza a desayunar. Desembarcaron anoche de un crucero y se alojan aquí. Uno de ellos, turista gringo que parece sacado de una película de parodia sobre turistas gringos, vestido con pantalón corto, sandalias, camisa de flores y sombrero de paja con una cinta I love Puerto Rico, ocupa la mesa de al lado. Es regordete, rubio pajizo, de tez sonrosada y ojos azules de expresión bondadosa. Llega, se sienta alrededor, mira los muros del antiguo claustro del convento, responde sonriente a las preguntas del camarero sobre lo que desea desayunar, abre sobre la mesa un folleto turístico de la ciudad, mira de nuevo alrededor como para comprobar si el lugar corresponde a lo escrito, alza los ojos hacia el cielo azul luminoso, y al fin, bajando hasta mí la mirada, me dedica una sonrisa ancha, bondadosa, feliz, y luego me dice Beautitul day con una espontánea familiaridad que desarma. Con un candor tal que se me atraganta la tostada en el gaznate. Y ahí estamos los dos: el viejo y cansado europeo, fúnebre con su memoria de cenizas, la capa de ozono, la inmigración y la crisis, con el crujir de los mundos y la Historia a cuestas, y el gringo feliz con camisa de flores y sonrisa ingenua que, en el patio de este lugar antiguo poblado de fantasmas, lo que ve es un hotel bonito y un maravilloso día. Cuatrocientos años de crucero al sol caribeño, bailando Macarena, contra tres mil de sombras, pérdidas y remordimientos. Y noto que me reconcome la envidia. Beautitul day, dice. El hijoputa.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Nota de Alberto PérezReverte, Diario El País, Madrid, España.
8 de febrero de 2016.




domingo, 7 de febrero de 2016

MACA PERUANA ( Propiedades y beneficios).


maca andina( Maca peruana).

La maca aumenta la fuerza y la resistencia,
el rendimiento deportivo y la sensación de bienestar general. Ampliamente reconocida por mejorar la fertilidad y la líbido. Rica en vitaminas y minerales.
Imagen de te matcha en cuchara de madera


Qué es la maca andina


La maca es una planta herbácea nativa de los Andes del Perú y Bolivia, donde se cultiva tanto por sus cualidades nutritivas como por su fama que sostiene que sus raíces poseen propiedades que aumentan la fertilidad y mejoran la líbido.

La maca andina se asemeja mucho a un rábano en forma, sin embargo, es ligeramente más grande en tamaño. La raíz es de tres a seis centímetros de ancho y 4,7 centímetros de longitud.

Se cultiva a una altitud de 2700 a 4300 metros sobre el nivel del mar, y ha sido cultivada en los Andes peruanos durante casi 2.600 años.

Aunque las poblaciones indígenas la conocen desde hace siglos, la maca es bastante nueva en el mundo occidental como suplemento comercial, pero está ganando rápidamente popularidad debido a sus propiedades curativas asombrosas.

Los beneficios para la salud de la maca han sido conocidos desde tiempos inmemoriales, incluso antes de la llegada de los españoles al Perú. Los indígenas usaban la maca no sólo como afrodisíaco, sino también como una potente hierba para curar muchas enfermedades.

Durante la colonización española del Perú, la maca fue usada por los incas para pagar impuestos.

Existen cuatro tipos reconocidos de raíz de maca dependiendo del color de la raíz, que varía de color amarillo crema o rosa claro al violeta oscuro o negro.


imagen de raices de maca
Beneficios de la maca andina

Entre los beneficios para la salud de la maca andina se encuentran: regular y aumentar la función del sistema endocrino, aliviar los síntomas del síndrome premenstrual y la menopausia, aumentar la fertilidad y la función sexual... Sigue leyendo

Efectos secundarios al consumir maca

Algunas personas pueden experimentar efectos adversos cuando comienzan a tomar maca, como el imsomnio y la hiperactividad. Aunque pueden ser en realidad síntomas de desintoxicación.

Conocida por aportar energía, uno de los posibles efectos secundarios es el insomnio. Esto se evitaría no consumiéndola por la tarde o noche.

Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Taringa, Inteligencia Colectiva.
7 de febrero de 2016.

PLAYA VARESE (Mar del Plata).


PLAYA VARESE (Mar del Plata).
Características generales.


Longitud
1 kilómetro

Ancho medio
100 metros

Grado ocupación
Alta

Grado urbanización
Fuerte

Características específicas


Composición
Fina y mayores tamaños de arena

Tipo arena
Dorado

Condiciones baño
Oleaje moderado

Aspectos medioambientales


Presencia vegetación


Seguridad


Equipo de vigilancia


Señalización de peligro


Policía local


Equipo salvamento


Accesibilidad


Tipo de acceso
Peatonal

Señalización de acceso



Playa Varese (también conocida como Bahía Varese) es uno de los balnearios más concurridos de la ciudad de Mar del Plata, Argentina.

Se encuentra ubicada sobre el Boulevard Peralta Ramos y Avenida Colón en una bahía curva, artificial, formada por dos largas escolleras de piedra entre el Torreón del Monje y el Cabo Corrientes.


Las primeras referencias se remontan a 1890, cuando era llamada la Playa de los Ingleses, un circuito de construcciones de madera donde veraneaban los turistas miembros de la clase alta porteña.


El antiguo nombre de la playa tuvo su origen en la odisea vivida por un grupo de marinos británicos a mediados del siglo XVII, miembros de la flota del Almirante Anson, cuyos país se enfrentaba en aquellos días con el Imperio español en la denominada Guerra del Asiento. Los marinos naufragaron con la fragata HMS Wager cerca de Chiloe, pero se las arreglaron para construir una pequeña balandra, la Speedwell, con los restos de la embarcación y con ella doblar el cabo de Hornos.

Tras varias peripecias, ocho de ellos fueron abandonados en lo que se cree es hoy la zona norte del Cabo Corrientes, es decir, Playa Varese. Dos fueron muertos por una partida de aborígenes, cuatro terminaron prisioneros de los españoles en Buenos Aires y los dos restantes fueron, se presume, llevados como cautivos de los tehuelches a la Patagonia.



La Familia Varese fue la propietaria del Hotel Centenario construido a principios del siglo XX en la ladera de la loma que da a la playa; hasta finales de la década de 1970 se levantaba en ese lugar un conjunto de construcciones pintorescas, incluido un arco de piedra sobre el bulevar (hoy Paseo Jesús de Galíndez). Curiosamente, tras la demolición del complejo, la playa tomó el nombre de los propietarios del antiguo hotel. Pocos años después, la Guerra de las Malvinas terminó de imponer el nuevo apelativo. La construcción de escolleras tipo T en los '80 y el refulado de 1999 permitió que la playa recuperase una porción importante de arena. Actualmente Varese es una de las playas más concurridas de esta ciudad, cuna del movimiento turístico por su excelente ubicación céntrica. Posee diversas actividades dinámicas durante cada jornada de verano, como juegos, premios, paradores de diferentes reconocidas marcas, y durante la temporada de verano es la sede principal de la radio Los 40 Principales Argentina.


Hotel Centenario.

El Hotel Centenario, de Luis Varese, se encontraba ubicado en "el lugar más pintoresco de Mar del Plata". Construido a principios de la década de 1930, parece encabezar aquí todo el desarrollo del Paseo Jesús de Galíndez. Estaba ubicado sobre Punta Piedras y el Cabo Corrientes. Culminó en sus funciones en la década de 1970, cuando era sede de actividades de la universidad local.

Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Nota de los paseos y diversiones de Jorge Luis Icardi en Mar del Plata.
7 de febrero de 2016.






LA ANTÁRTIDA.




La Antártida.


La palabra Antártida proviene del idioma griego, de antarktikos, que significa ‘opuesto al ártico‘. A su vez, ártico proviene del vocablo griego arktikos, cuyo significado es ‘de la osa‘, en referencia a la constelación boreal llamada Osa Menor, en la que se encuentra la Estrella Polar, que señala el polo Norte. Por tanto, antarktikos significa ‘opuesto a la osa‘; es decir, alude al polo Sur, que está ubicado en la Antártida.


¿Qué es la Antártida?

La situación geográfica

La Antártida está situada al sur de la convergencia antártica, región comprendida aproximadamente entre los 55° y 58° de latitud sur, que rodea el continente antártico.

La convergencia antártica puede definirse como la zona de contacto entre las aguas antárticas y las aguas menos frías y menos densas de la zona subantártica. Este límite constituye una importante frontera desde el punto de vista biológico y oceanográfico y tiene su equivalente en la atmósfera, donde un frente polar atmosférico separa masas de aire frías de la región antártica de otras más cálidas de la región subantártica. La Antártida abarca los territorios al sur del paralelo 60º S, que es la región a la que se refiere el Tratado Antártico. Con excepción del norte de la península Antártica, prácticamente todo el continente antártico se encuentra al sur del círculo polar Antártico (66° 33´ S).

La Antártida, un continente helado

El continente antártico tiene una forma casi circular, de la que sobresale la península Antártica en dirección sur-norte. Tiene un diámetro de unos 4500 km y una superficie de alrededor de 14 millones de km2; de esta, menos del 1 % se encuentra libre de hielo. Es el continente más frío, más seco, más ventoso y con mayor altura media (más de 2000 m sobre el nivel del mar) del planeta. Su tamaño es superior al de Australia y algo menor que el de América del Sur. Está separado de la última por el pasaje Drake o mar de Hoces, de casi 1000 km, mientras que la distancia a África y a Australia es de 3800 y 2500 km, respectivamente. Es un continente rodeado por océanos, a diferencia del Ártico, que es, en esencia, un océano rodeado por continentes.

Las montañas Transantárticas, una alineación elevada de unos 4000 km de longitud, dividen el continente en dos partes desiguales: la Antártida occidental y la Antártida oriental. Esta última está constituida, sobre todo, por rocas muy antiguas, en su mayoría de más de 550 millones de años, y recubierta por una capa de hielo que, en algunas zonas, llega a superar los 4500 m de espesor. No sucede lo mismo en la Antártida occidental, sector situado al sur de América del Sur que incluye la península Antártica, donde las rocas son más recientes, la cubierta de hielo es más delgada y, además, se encuentra la montaña más alta del continente, el monte Vinson (de 4897 m sobre el nivel del mar). En esta porción del continente, en las últimas décadas se manifiesta un aumento de temperatura y una pérdida de hielo más intensos que en la Antártida oriental.

En la Antártida existen algunos volcanes activos, como el de la isla Decepción, en el sector septentrional de la península Antártica, o el Erebus, de 3794 m de altura, en la isla Ross (Antártida oriental), que domina la barrera de hielo de Ross.
Se conocen más de 150 lagos ocultos bajo el hielo antártico, en algún caso a más de 3600 m bajo la superficie, como el lago Vostok, que con unos 14 000 km2 de extensión tiene un tamaño similar al del lago Maracaibo (Venezuela).

En este continente se almacenan, en forma de hielo, más de las tres cuartas partes del agua dulce existente en la Tierra, ya que el espesor medio de la capa helada supera los 2000 m. Si todo este volumen de hielo cambiara al estado líquido, se produciría un incremento del nivel del mar del orden de 65 m, aunque este escenario no es probable en las escalas de tiempo habituales para los seres humanos.


Los días y las noches polares

La duración del día y la noche antárticos es consecuencia de la ubicación polar del continente y de la inclinación del eje terrestre. En el día del solsticio de verano (21 de diciembre, fecha en que comienza desde el punto de vista astronómico dicha estación en el hemisferio sur), en cualquier punto situado al sur del círculo polar Antártico, el día tiene 24 horas de luz; opuestamente, en el solsticio de invierno (21 de junio), tiene 24 horas de oscuridad. La situación extrema se presenta en el polo Sur geográfico, donde el sol permanece seis meses sin ocultarse en el horizonte y otros seis meses debajo de este. Durante la transición entre el invierno y elverano, cuando el sol ya se encuentra cerca del horizonte, el día transcurre con penumbras. Una persona que estuviera en el polo Sur geográfico en verano, vería que el sol gira sobre su cabeza en forma de espiral ascendente hasta el mediodía y descendente más tarde, sin ocultarse nunca detrás del horizonte. Entre el círculo polar Antártico y el polo Sur geográfico, las variaciones en la duración del día y la noche son graduales, y la zona cuenta con veranos de días largos e inviernos de noches largas.

La Antártida es el continente más frío, más seco, más ventoso y con mayor altura media del planeta


El Clima

La temperatura promedio de enero, el mes más cálido del verano, oscila entre 0,4 ºC, en la costa, y –40 ºC, en el interior del continente. Durante el invierno, el promedio se encuentra entre –23 ºC y –68 ºC. La temperatura mínima registrada ha sido de –89 ºC. En todo el continente, las escasas precipitaciones ocurren mayoritariamente en forma de nieve.

El continente antártico es considerado en parte un desierto, a pesar de la enorme reserva de agua dulce que posee, porque las precipitaciones son escasas, y además, al estar el agua en forma de hielo o nieve, no se halla disponible para la flora y la fauna. Solo un pequeño porcentaje de las precipitaciones se producen en forma de lluvia, durante el verano austral y, principalmente, en las zonas costeras y en las islas aledañas. Los fuertes vientos son característicos de la Antártida.

Están condicionados por el anticiclón (o centro de alta presión) que suele desarrollarse en el interior del continente, desde donde se generan vientos que se dirigen en dirección norte y noreste, por el efecto de Coriolis, hasta la zona de ciclones (o centros de baja presión), ubicados en latitudes subpolares. Los temporales de nieve y viento son frecuentes, sin que existan tormentas eléctricas. El viento puede alcanzar los 200 km por hora, con ráfagas aún mayores. Son típicos de la región los llamados vientos catabáticos, que descienden hacia la costa desde el interior. Es común que se formen ventiscas o blizzards, que arrastran nieve, por lo que también se las conoce como vientos blancos.

La Antártida es un continente rodeado por océanos, a diferencia del Ártico , que es, en esencia, un océano rodeado por continentes.
En este continente se almacenan, en forma de hielo, más de las tres cuartas partes del agua dulce existente en la Tierra, ya que el espesor medio de la capa helada supera los 2000 m.





La historia del descubrimiento y la exploración de la Antártida





Las primeras expediciones en los mares australes

Al regreso de Colón a España, los Reyes Católicos, queriendo asegurarse la posesión de las tierras recién descubiertas, solicitaron que se las donara el Papa, considerado en ese entonces dueño temporal de todas las tierras pertenecientes a Dios. Así, en 1493 el Papa promulgó una bula por la cual los reyes de Castilla y León y sus herederos y sucesores eran poseedores de los siguientes territorios: «todas las islas y tierras firmes halladas, y que se hallaren descubiertas, y que se descubrieren hacia el Occidente, y mediodía, fabricando y componiendo una línea del Polo Ártico, que es el Septentrión, al Polo Antártico, que es el Mediodía…».1

El primer viaje de circunnavegación de la Tierra tuvo lugar entre 1519 y 1522, capitaneado por Hernando de Magallanes y, tras su muerte en abril de 1521, por Juan Sebastián Elcano. En esta ocasión Magallanes descubrió el paso entre el Atlántico y el Pacífico, y rompió la creencia generalizada de que existía un enlace entre el continente americano y la Terra Australis. Asimismo localizó el territorio que fue denominado Tierra del Fuego, a causa de las fogatas encendidas por los pobladores nativos. Si bien Magallanes era portugués, sus descubrimientos pertenecían a España por el Tratado de Tordesillas y por el patrocinio español de la expedición.

Otros viajes de navegantes españoles produjeron avances en el conocimiento y la exploración de los mares australes a lo largo del siglo XVI, como el de la flota al mando de García Yofré de Loayza, que en 1525 debió soportar un gran temporal en el estrecho de Magallanes. Una de sus carabelas, la San Lesmes, capitaneada por Francisco de Hoces, fue arrastrada hasta los 55° de latitud S, donde encontraron un amplio mar abierto al sur de Tierra del Fuego que más tarde sería denominado pasaje de Drake y que algunos documentos han recogido con el nombre de mar de Hoces.

Ya que la jurisdicción española en las tierras del Nuevo Mundo alcanzaba hasta el mismo polo Sur, en 1534 Carlos V creó la provincia del Estrecho. En 1540 le encomendaron a Francisco Alonso de Camargo la exploración de esos territorios y fue una de sus carabelas la que descubrió la isla de los Estados, aunque no llegaron a reconocer su insularidad. Un año antes le habían encargado a Pedro Sancho de Hoz navegar por el mar del Sur. Demostraban su convencimiento sobre la existencia de tierras australes no descubiertas aún al decir: «hasta el dicho Estrecho de Magallanes y la tierra que está de la otra parte dél» .2 También Juan Ladrillero, en 1557, tratando de encontrar la entrada occidental del estrecho de Magallanes, llegó más al sur de Tierra del Fuego. En 1579-1580 y 1581-1587 Pedro Sarmiento de Gamboa realizó importantes reconocimientos y levantamientos hidrográficos en la zona del estrecho de Magallanes.

Muy probablemente los primeros europeos que divisaron tierras antárticas fueron los españoles que en 1603 navegaron hasta alrededor de los 64º de latitud S en el buque Buena Nueva, al mando del capitán Gabriel de Castilla. El ánimo exploratorio los llevó a dirigirse hacia el sur desde el cabo de Hornos y, a la vuelta de aquel viaje, relataron que habían visto montañas con nieve, aunque no habían llegado a desembarcar. Una latitud similar no sería alcanzada hasta 168 años más tarde, avanzado el siglo XVIII, en los viajes del navegante inglés James Cook. Este representante de la corona inglesa circunnavegó la Antártida y fue el primero en cruzar el círculo polar Antártico, en enero de 1773. Alcanzó los 71º de latitud S, pero no llegó a ver el continente.

Otra importante expedición fue la capitaneada entre 1618 y 1619 por los hermanos Bartolomé y Gonzalo García de Nodal, al mando de los buques Nuestra Señora de Atocha y Nuestra Señora del Buen Suceso, quienes circunnavegaron Tierra del Fuego y en febrero de 1619 hallaron las islas Diego Ramírez, las más australes de América. En 1756 el capitán español Gregorio Jerez descubrió las islas San Pedro (luego llamadas Georgias del Sur por Cook). En 1762 el buque español Aurora halló unas islas entre las San Pedro y las Malvinas, a las que más adelante James Wedell bautizaría Shag Raks y Black Rocks. En 1794 el capitán José de Bustamante, de la expedición científica de Alejandro Malaspina y al mando del Atrevida, localizó nuevamente las islas del Aurora y realizó un estudio hidrográfico del área.









Las primeras aproximaciones a la Antártida

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, la caza de ballenas y, sobre todo, de focas, se intensificó con el descubrimiento de las islas San Pedro y Aurora.
Los foqueros eran atraídos por el aceite que se obtenía de estos animales, muy apreciado por su uso en la iluminación de la época. En 1818 se le otorgó permiso formal al comerciante Juan Pedro Aguirre, que lo gestionó ante el Consulado de Buenos Aires con las siguientes palabras: «se le permita el establecimiento de la pesca de lobos marinos en alguna de las islas que en la altura del polo Sur de este continente se hallan inhabitadas…». 3 Las islas mencionadas en el documento no eran otras que las Shetland del Sur. También puede citarse la actividad del buque San Juan Nepomuceno, del Río de la Plata, que entre 1817 y 1820 desarrolló sus actividades foqueras en las islas cercanas al polo Sur. Es probable que la búsqueda de nuevas zonas de caza de focas haya conducido a otros navíos hacia la Antártida. Sin embargo, sus descubrimientos parecen haber quedado sin registro por el interés de sus protagonistas en mantener el secreto, ante la dura competencia que existía entre los diversos barcos y compañías que operaban en ese negocio en los mares australes. Entre otras travesías de principios del siglo XIX que es necesario destacar está la campaña del almirante Guillermo Brown, que en 1815 con bandera del Río de la Plata, inició un viaje de corso contra posesiones españolas en el Pacífico.

Tras alcanzar los 65º de latitud, mencionó la presencia de signos indicativos de la cercanía de tierra firme. En1819 el emperador Alejandro I, de Rusia, le encomendó al capitán Fabián Tadeo Bellingshausen que intentara llegar más al sur de lo alcanzado por James Cook. Así, con sus dos buques, el Mirny y el Vostok, alcanzó la ruta antártica en 1820, realizó un relevamiento de las Shethlands del Sur y las islas San Pedro (Georgias del Sur), y logró la segundacircunnavegación del Antártico. En los años siguientes a 1820 los foqueros desarrollaron una intensa actividad en la zona antártica.

Algunos de los capitanes y tripulantes de estos barcos hicieron importantes aportaciones al descubrimiento geográfico, también realizaron mediciones, y sus nombres han quedado ligados a la toponimia antártica. Entre los muchos que actuaron en esa época, cabe mencionar a Eduardo Bransfield, que cartografió varias de las islas Shetland del Sur; a George Powell y Nataniel Palmer, que descubrieron las Orcadas del Sur; al capitán James Weddell, que fue el primero en adentrarse en el hoy denominado mar de Weddell, donde llegó a alcanzar los 74º 15’ S; a Henry Foster, quien en 1828-1829 fijó la posición de varias islas de las Shetland del Sur e instaló un termómetro de máximas y mínimas en la isla Decepción.
Otro caso es el del buque San Telmo, que en 1819 enfrentó una tormenta en el cabo de Hornos y fue arrastrado hacia el sureste.

Luego algunos foqueros que frecuentaron las islas Shetlands dejaron registrado el hallazgo de restos de dicho naufragio. En 1819 el capitán británico William Smith, mientras intentaba evadir una tormenta cerca de Tierra del Fuego, se desvió hacia el sur y avistó unas islas cubiertas de nieve. En un segundo viaje ese mismo año, con la intención de confirmar su avistamiento anterior, llegó nuevamente a mares antárticos y denominó a estas islas Nueva Bretaña del Sur, más tarde rebautizadas Nuevas Shetlands del Sur.

Alrededor de 500 años antes de nuestra era, los griegos habían descubierto no sólo que la Tierra era esférica, sino también que giraba alrededor de un eje imaginario y llamaron polos a los puntos en que ese eje atravesaba la superficie del planeta .











Otras expediciones exploratorias y científicas en el siglo XIX y principios del XX

Finalizado el primer tercio del siglo XIX, se llevaron a cabo varias expediciones apoyadas por iversos países, que resultaron importantes por sus descubrimientos. Incluyeron dibujantes y científicos, que aportaron información con sus observaciones, muestreos y mediciones.

Entre estos expedicionarios están: el francés Jules Sébastien César Dumont D´Urville, que en 1838-1841 realizó investigaciones sobre el magnetismo de los polos; el teniente norteamericano Charles Wilkes, que en 1839-1843 navegó por el mar de Bellingshausen y alcanzó los 70° S; el inglés James Ross, que en 1839-1843, con sus barcos Erebus y Terror, llegó a la latitud de 78° S, la máxima navegada en esa época; el alemán Eduard Dallmann, que en 1873-1874 realizó la cartografía de varias zonas antárticas; el noruego Carl Anton Larsen, que en 1893-1894 exploró la región oriental de la península Antártica, donde halló fósiles que probaban la vida vegetal en tiempos remotos y descubrió la barrera de hielo que lleva su nombre.

A finales del siglo XIX, cuando ya había sido explorada la mayor parte del planeta, las zonas polares, en particular la Antártida, continuaban siendo las regiones más desconocidas, y las sociedades científicas promovían su exploración. Entre 1897 y 1899 tuvo lugar la expedición belga dirigida por el ingeniero y teniente Adrien de Gerlache que, a bordo del buque Bélgica, partió hacia la región occidental de la península Antártica. Entre los miembros de su expedición figuraban el geólogo y geofísico, Emile Danco; el médico Frederick Cook; el geólogo y eteorólogo Henryk Arctowski; el naturalista Emile Racovitza y un joven noruego llamado Roald

Amundsen, quien luego protagonizaría su propia aventura. El Bélgica quedó varado aproximadamente un año cerca de los 71° de latitud S, por causa de los hielos, y constituyó la primera invernada científica en la Antártida.

En 1898 la expedición alemana del profesor Karl Chun, a bordo del Valdivia, llegó hasta los 56° de latitud S para realizar observaciones oceanográficas y geográficas. Cerca de la tierra de Enderby registraron la máxima profundidad oceánica, de 4647 m. Entre 1898 y 1900 la campaña del explorador Carsten Egeberg Borchgrevink, financiada por los ingleses, desembarcó en la barrera de hielo de Ross y la cruzó por primera vez.

Con el comienzo del siglo XX, se efectuaron las más importantes y famosas expediciones

a zonas antárticas.

El profesor Erich von Drygalski estuvo al frente de la expedición alemana de 1901-1903 y, con su buque Gauss, permaneció prisionero de los hielos durante más de un año. Utilizando un globo de hidrógeno para ascender a más de 400 m, tomó fotografías desde el aire. La expedición científica escocesa de 1903-1904 al mando del científico William S. Bruce también quedó atrapada con su buque, el Scotia, en la bahía que luego llevaría su nombre, y debió invernar en la isla Laurie. El científico francés Jean B. Charcot realizó dos viajes a la Antártida, el primero entre 1903 y 1905, a bordo del Francais. Su expedición, que también debió pasar el invierno en tierras antárticas, aportó datos sobre la geología y oceanografía de la zona. Su segundo viaje fue de 1908 a 1910, a bordo del Pourquoi-pas?

En 1904 se estableció en la base argentina de Orcadas la primera estación meteorológica en territorio antártico. Esta es la base antártica que por más tiempo ha permanecido ocupada y en funcionamiento de forma ininterrumpida. Junto a ella el gobierno argentino instaló la primera oficina de correos en ese continente.A principios del siglo XX comenzaron también los intentos para alcanzar el polo Sur, con las expediciones del británico Robert Falcon Scott y del explorador noruego Roald Amundsen. Este último contaba con las ventajas de su experiencia previa en esas tierras y su decisión de llevar perros como bestias de tiro, en lugar de los ponis elegidos por Scott. Amundsen llegó al polo Sur el 14 de diciembre de 1911 y emprendió el regreso. Scott, junto a su grupo de 4 hombres, llegó el 17 de enero de 1912, pero fallecieron todos durante el regreso, por falta de alimentos.

Entre 1914 y 1916 se desarrolló la expedición dirigida por el británico sir Ernest Shackleton. Cuando su buque Endurance quedó aprisionado por el hielo del mar de Weddell, parte de la tripulación logró llegar hasta las islas San Pedro, donde unos balleneros los auxiliaron.

Al no poder regresar para rescatar a sus compañeros, debido al hielo que impedía la navegación, debieron volver al continente americano. Más tarde, con la ayuda del gobierno de Chile, retornaron y lograron rescatar a los sobrevivientes. En las décadas de los veinte y los treinta del siglo XX, la aviación también dejó su huella en la historia antártica. El almirante norteamericano Richard Byrd sobrevoló el polo Sur en 1928. Su compatriota Lincoln Ellsworth cruzó en avión la Antártida desde el mar de Weddell hasta el mar de Ross en 1935 y 1939.









El desarrollo de la investigación científica y de la cooperación Internacional

Tras la segunda guerra mundial, hubo una serie de factores trascendentales para el futuro de la Antártida. Por un lado, los avances de la ciencia y de la tecnología (medios de transporte, comunicaciones, etc.) permitieron desarrollar las investigaciones en las duras condiciones antárticas, y por otro, la decisión internacional de colaborar hizo posible que la Antártida no se convirtiera en escenario de conflictos.

La celebración en 1957-1958 del Año Geofísico Internacional, considerado el Tercer Año Polar

Internacional, se focalizó fundamentalmente en la Antártida: doce naciones actuaron de modo coordinado, se hicieron importantes descubrimientos científicos y se instalaron una serie de estaciones sobre el terreno. Así, en 1958, se estableció el Comité Científico para la Investigación Antártica (SCAR, sigla de Scientific Committee on Antarctic Research), con el objetivo de promover y coordinar la investigación científica, y al año siguiente se firmó el Tratado Antártico, con el fin de decidir de forma colectiva sobre el futuro del territorio situado más allá del paralelo 60º S. Gracias a esos acuerdos, hoy la Antártida es un territorio gestionado multinacionalmente, dedicado a la paz y a la ciencia, y en el que la conservación ambiental tiene un lugar prioritario.





Un Acuerdo histórico: El tratado Antártico





El Tratado Antártico

El Tratado Antártico (TA) fue firmado por los 12 países que habían participado en el Año Geofísico Internacional (AGI) de 1957-1958.

La experiencia del AGI demostró que era posible establecer bases en la Antártida y desarrollar la cooperación científica sin entrar en conflictos. Desde entonces, 36 países más se han adherido, y son hoy 48 en total los que reconocen el Tratado. En el anexo A.1 se puede consultar la relación de países integrados en el TA.

El Tratado se firmó el 1 de diciembre de 1959 en Washington (Estados Unidos), entró en vigor el 23 de junio de 1961 y se convirtió desde ese momento en una referencia de los avances que

se pueden lograr mediante la cooperación internacional.

El Tratado afecta a los territorios, incluso a las barreras de hielo y al océano, ubicados al sur de los 60° de latitud S y establece que «la Antártida se utilizará exclusivamente para fines pacíficos» (artículo I), que «la libertad de investigación científica en la Antártida y la cooperación [...] continuarán» (artículo II), que «las Partes Contratantes acuerdan proceder […] al intercambio de observaciones y de resultados científicos sobre la Antártida, los cuales estarán disponibles libremente» (artículo III) y que «todas las regiones de la Antártida, y todas las estaciones, instalaciones y equipos que allí se encuentren […] estarán abiertos en todo momento a la inspección» (artículo VII). La importancia del Tratado se aprecia en que, a pesar de los conflictos y las tensiones mundiales de los cincuenta últimos años, la Antártida se ha mantenido como zona de paz, cooperación científica y territorio protegido.

El TA y los diferentes acuerdos, protocolos y organizaciones que lo han ido desarrollando conforman lo que se conoce como Sistema del Tratado Antártico. Incluye diversos acuerdos de carácter internacional sobre temática antártica, como la Convención para la Conservación de las Focas Antárticas (Londres, 1972), que entró en vigor en el año 1980, y la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (Canberra, 1980), que está vigente desde 1982.

El Protocolo sobre Protección del Medio Ambiente (Protocolo de Madrid), aprobado en 1991, es el texto normativo más importante aparte del TA y se comenta más detalladamente en el apartado 1.5. A pesar de que las ballenas habitan en aguas antárticas, no se aborda en estos acuerdos su problemática específica, sino en la Convención Internacional para la Reglamentación de la Caza de la Ballena, que precedió al TA. Además de estas normas acordadas por los países firmantes del Tratado, los otros elementos del Sistema del Tratado Antártico son los diversos órganos que gestionan las actividades que se realizan en la Antártida. Una vez al año se realiza una Reunión Consultiva del Tratado Antártico, con la participación de los países firmantes del TA y de las organizaciones que forman parte del sistema, que se centra en el intercambio de información y consultas, así como en la elaboración de propuestas para la aplicación del tratado.









Foros antárticos

El Comité Científico para la Investigación Antártica (SCAR, sigla de Scientific Committee on Antarctic Research) fue creado en 1958. Se trata de una organización no gubernamental, constituida por científicos y cuyos objetivos son promover y coordinar la investigación científica que se desarrolla en la Antártida.

Además, es el órgano asesor del TA en materia científica. El Consejo de Administradores de

Programas Antárticos Nacionales (COMNAP, sigla de Council of Managers of National Antarctic Programs) se ocupa de coordinar el apoyo logístico necesario para las actividades científicas en la Antártida.

En el ámbito latinoamericano existe una organización que se ocupa de los temas indicados para el COMNAP, en lo que afecta a los países de esa región. Se trata de la Reunión de Administradores de Programas Antárticos Latinoamericanos (RAPAL), en la que participan Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Perú, Uruguay y Venezuela. La Coalición para el Océano Austral y la Antártida (ASOC, sigla de Antarctic and Southern Ocean Coalition) está formada por diversos grupos cuyo objetivo es la protección ambiental. Esta organización interviene en las reuniones del Tratado con estatus de observador. Por último, cabe mencionar a la Asociación Internacional de Operadores Turísticos Antárticos (IAATO, sigla de International Association of Antarctica Tour Operators). Fue creada en 1991 por varios operadores turísticos con el objetivo de promover actividades turísticas responsables y participar en el Sistema del Tratado Antártico. También asiste a las reuniones consultivas del Tratado como observador. La información sobre el funcionamiento del Sistema del Tratado Antártico y sobre sus diversos órganos puede consultarse en la página web de la Secretaría del TA, que se encuentra en Buenos Aires, Argentina:

. Los textos se encuentran en español, que es una de las cuatro lenguas oficiales del tratado, junto con el inglés, el francés y el ruso.



A pesar de los conflictos y las tensiones mundiales de los cincuenta últimos años, la Antártida se ha mantenido como zona de paz, cooperación científica y territorio protegido. El español es una de





La protección ambiental de la Antártida





El Protocolo de Madrid

Hoy en día podemos hablar de un proceso normativo que tuvo su momento cumbre en el año 1991 cuando se firmó el Protocolo del TA sobre Protección del Medio Ambiente, conocido también como Protocolo de Madrid y vigente desde el año 1998.

El Protocolo de Madrid es la principal herramienta internacional para la protección del medio ambiente antártico y declara a la Antártida reserva natural dedicada a la paz y a la investigación científica. Contiene una serie de principios y procedimientos que deben aplicarse a todas las actividades que se desarrollen en el continente. Asimismo se creó el Comité para la Protección del Medio Ambiente, encargado de revisar permanentemente los temas ambientales y asesorar a las reuniones consultivas del tratado sobre la implementación de medidas ambientales complementarias.

Entre los principales aspectos abarcados por el Protocolo de Madrid, están la protección de la flora y la fauna, el tratamiento de los residuos, la gestión de las zonas protegidas y la prevención de los impactos ambientales









La flora y la fauna antárticas, bien protegidas

Con el objeto de proteger la vida autóctona de la Antártida, está prohibido matar, herir, manipular y molestar a los animales o dañar la vegetación. Los peces se encuentran en el ámbito de una regulación particular, la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA). Solo los científicos pueden acceder a un sistema de permisos que ha establecido el TA. Así, por ejemplo, los biólogos autorizados estudian las colonias de pingüinos, en las que evalúan, entre otras cosas, el éxito reproductivo o la dieta de estos animales. El hecho de que otras personas no puedan interactuar de manera directa con la fauna permite a los científicos trabajar en un ambiente casi prístino, poco modificado por el hombre, situación infrecuente en el resto del mundo.

Otro aspecto importante de la protección de la fauna y la flora locales es la prohibición para introducir especies no autóctonas. Históricamente, se llevaron al continente diversos animales e, incluso, plantas. Un caso muy reconocido fue el de los perros, utilizados durante décadas para tirar de trineos. Con el tiempo, diversos estudios comenzaron a señalar que la presencia de animales provenientes de otras latitudes podría tener consecuencias negativas para la flora y la fauna locales. Entre los problemas detectados se encuentran el posible desplazamiento de las especies locales debido a la ocupación de sus hábitats por parte de especies invasoras que no cuenten allí con depredadores y la transmisión de enfermedades no presentes en la fauna antártica. Asimismo algunas especies foráneas podrían constituirse en depredadoras de las locales. Fue por eso por lo que, desde la entrada en vigor del Protocolo de Madrid, quedó prohibida la introducción intencional no controlada de especies no autóctonas, a la vez que las aún presentes debían ser retiradas, como los perros. Esto

supone, por ejemplo, impedir la entrada de pequeños roedores o insectos en la carga de buques o aviones. La preocupación actual radica en que, debido al calentamiento climático, especies que actualmente no prosperarían en la Antártida podrían hacerlo bajo futuras condiciones de temperatura más alta y afectar a las especies locales. Otras cuestiones vinculadas a la protección de la fauna también han sido abordadas en los últimos años. Un ejemplo es la adecuada utilización de aeronaves cerca de concentraciones de aves y mamíferos, para lo que se formuló una serie de recomendaciones, que incluyen alturas y distancias mínimas de separación entre los vehículos y las colonias de animales.











¿Qué se hace con la basura?

La principal premisa es la minimización de los residuos a partir de una adecuada planificación de las actividades. A menor cantidad de residuos generados, menor posibilidad de producir contaminación.

Sin embargo, la gestión no se detiene aquí. Un estricto sistema de clasificación de residuos rige también en todas las estaciones científicas, campamentos o buques que trabajan en la Antártida. Si bien puede haber algunas pequeñas diferencias entre países, en líneas generales los residuos se separan en restos orgánicos, plásticos, metales, cemento, vidrios, residuos peligrosos o tóxicos y aguas residuales. Otra de las claves de la gestión de los residuos radica en que la gran mayoría debe ser retirada de la Antártida por sus propios generadores. Solo los residuos orgánicos y las aguas de baños y cocinas pueden tratarse en el continente mediante la utilización de equipos especiales. El resto de los residuos se almacenan bajo estrictas condiciones, por lo general en contenedores aislados del sustrato, hasta que son desalojados de la Antártida, principalmente por barco. Esto ha sido un paso fundamental a la hora de evitar la contaminación de los mares y los suelos antárticos. Se aplican, además, restricciones mayores para el almacenamiento y transporte de los residuos peligrosos o tóxicos. Debe tenerse en cuenta que en la Antártida la energía para iluminación, calefacción y uso de vehículos y embarcaciones se genera, sobre todo, a partir de combustibles de origen fósil.

Por ello, las mayores cantidades de residuos tóxicos provienen de estos así como de aceites minerales. Los laboratorios científicos también producen una amplia gama de residuos de sustancias químicas, aunque en general en pequeñas cantidades. Hasta la entrada en vigencia del Protocolo de Madrid en 1998, muchos residuos se arrojaban al mar, se quemaban a cielo abierto o se enterraban en el sustrato, lo que constituía una fuente de contaminación. Se requiere, entonces, un considerable esfuerzo logístico y económico que permita clasificar, almacenar y transportar los residuos a varios miles de kilómetros de distancia de su lugar de generación. Otra manera de prevenir la contaminación, pero en este caso de los buques que navegan en aguas antárticas, es aplicar toda la normativa internacional relacionada a la prohibición de eliminación de basuras y líquidos contaminados desde las embarcaciones. Con esto no solo se busca limitar la posible contaminación de los mares, sino también proteger la fauna. En este sentido, se debe tener en cuenta la incidencia de la pesca ilegal sobre las focas o lobos marinos que quedan atrapados en redes.

El Protocolo de Madrid es la principal herramienta para la protección del medio ambiente antártico y declara a la Antártida reserva natural dedicada a la paz y a la investigación científica.









La protección de los sitios más valiosos

Otra de las medidas de protección implementadas en la Antártida es el establecimiento de Zonas Antárticas Especialmente Protegidas (ZAEP) y Zonas Antárticas Especialmente Administradas (ZAEA).

Si bien todo el continente es una gran reserva natural protegida, el tratado estimó necesario que determinadas áreas recibieran mayor protección. Para ello se crearon las ZAEP, sectores terrestres o marinos con valores naturales o científicos excepcionales, en los que se encuentra restringido el acceso humano. Solo los científicos o quienes deben realizar tareas de control o mantenimiento pueden acceder a esta especie de pequeñas reservas naturales. Los primeros pueden trabajar con la fauna, la flora o allí donde hay especiales valores geológicos, sin la interferencia de otras actividades humanas, como el turismo o las operaciones logísticas. Bajo este estatus de protección, se encuentran grandes colonias de pingüinos, sectores de reproducción de otras especies o sectores con coberturas de vegetación excepcionales, así como yacimientos de fósiles, debido a su alto valor científico.

Las ZAEA son otra categoría para la gestión de zonas creada por el Protocolo de Madrid.

El objeto de estas es el ordenamiento de diferentes actividades que confluyen en un mismo espacio. Un ejemplo de zona designada como ZAEA es la isla Decepción. Toda la isla es un volcán activo, situado en el archipiélago de las islas Shetland del Sur. Una de sus características es que su caldera se encuentra inundada por el mar, por lo que constituye un puerto natural. Como volcán activo, ya de por sí es de interés para la ciencia, pero lo es también por su ubicación y por su vegetación endémica asociada al calor que emite el volcán al sustrato. Como consecuencia de todos los atractivos de la isla y por su accesibilidad, es el sitio más visitado de toda la Antártida. Por los motivos mencionados, se acordó que la totalidad de la isla se constituyera en una ZAEA.

Esto significa que se ha establecido un plan de gestión que ordena las actividades logísticas y turísticas, de manera tal que no se vea interferida la labor científica y que no se perturben los valores naturales e históricos del lugar.

En la Antártida los sitios históricos más valiosos han sido incluidos oficialmente por el Protocolo de Madrid en la categoría de Sitios y Monumentos Históricos. Esta designación conlleva que no pueden ser dañados ni retirados, y se preserva así el patrimonio histórico antártico. En su mayoría, estos sitios evocan algún acontecimiento de la época de las expediciones antárticas de los siglos XIX y principios del XX (como es el caso de las cabañas de los exploradores pioneros o de la vieja factoría ballenera de isla Decepción), o eventos relacionados con la firma del tratado y la cooperación entre países.











La prevención de los impactos ambientales

Para contribuir a que se causen las menores consecuencias negativas posibles al medio ambiente, el Protocolo de Madrid establece la obligación de que toda actividad que se lleva a cabo en la Antártida debe estar sujeta a una evaluación de impacto ambiental, previa a su inicio. Esto comprende las actividades científicas, las logísticas (por ejemplo, la construcción de una estación científica) y las turísticas, entre otras. Quienes realizan estas evaluaciones son las autoridades nacionales de cada país miembro del tratado, y es necesaria la aprobación internación al por parte del Comité de Protección Ambiental antes de la actuación, en el caso de que tenga cierta importancia. El objeto de estos estudios no es únicamente determinar cuáles serán las consecuencias que una actividad tendrá en el ambiente, sino también plantear modificaciones o programas de seguimiento posterior, para cada actividad. Por ejemplo, ante la propuesta de construcción de un nuevo laboratorio en una base antártica, se evalúan las alternativas para su ubicación de acuerdo con la cobertura vegetal o la cercanía a la fauna. Asimismo se estudian las diferentes opciones de materiales y técnicas de construcción para elegir las menos contaminantes o se toma la decisión de construirlo en determinado mes del año para no interferir con la época de reproducción de las especies de aves que anidan en las cercanías. Es previsible que en el futuro se desarrollen una mayor regulación de las actividades turísticas, de gran crecimiento en los últimos años, un mayor control por parte de la CCRVMA de la pesca ilegal y medidas más efectivas para minimizar la introducción en la Antártida de especies no autóctonas.


Procesado por Jorge Luis Icardi-.
Fuente: Instituto Antártico Argentino, para la Fundación Marambbio, Buenos Aires, Argentina.
7 de febrero de 2016.