miércoles, 14 de octubre de 2015

EL HOMBRE NUCLEAR.




El Hombre Nuclear.
Los avances tecnológicos permitirán cumplir con aquella fantasía de los 70.

Por Santiago Bilinkis. Para LA NACION.


El Hombre Nuclear (The Six Million Dollar Man, en la original en inglés) fue una serie de televisión sumamente popular que se emitió a mediados de los 70. En ella, Steve Austin, astronauta y piloto de pruebas, pierde sus dos piernas, un brazo y la visión de un ojo durante un accidente y es reconstruído con partes biónicas.

En la serie, la integración de biología y tecnología era perfecta. Nunca veíamos a Austin quejarse de dolores o tener problema alguno como consecuencia de su combinación de biología con prostética. Más aún, esos componentes tecnológicos en su cuerpo no sólo le devolvían la funcionalidad perdida: dotaban al hombre nuclear de velocidad y fuerza sobrehumanas, así como de visión telescópica e infrarroja. Quienes veíamos la serie, frecuentemente fantaseábamos con tener un cuerpo como el suyo. Aquella historia de ciencia ficción de hace algunas décadas ahora asoma en el horizonte como una posibilidad cada vez menos alocada.

Las prótesis que se utilizan habitualmente ante la amputación de un brazo o una pierna son piezas inertes, enganchadas a nuestro cuerpo pero no conectadas a él. Por esa razón, resultan un reemplazo muy pobre del miembro perdido. Sin embargo, la aparición reciente de prótesis robóticas empezó a transformar esta realidad. Los prototipos más recientes pueden vincularse directamente a los nervios del cuerpo, de modo que reciben las órdenes eléctricas que el cerebro envía a través de nuestro sistema nervioso. En otras palabras, no solo se mueven, sino que pueden ser manejadas directamente con el pensamiento, del mismo modo que movemos nuestras extremidades biológicas.

Devolver la movilidad resulta de por sí una hazaña considerable, pero DARPA, la agencia de investigación avanzada del Departamento de Defensa estadounidense, anunció el mes pasado un nuevo logro sorprendente: añadir a una mano robótica sentido del tacto. Es decir, no sólo la mano recibe e interpreta las señales eléctricas que el cerebro le envía, ejecutando los movimientos. También puede recoger información mediante sensores, convertir esos datos a impulsos eléctricos y enviarlos a través del sistema nervioso, de modo que el cerebro pueda sentir lo que la mano está sensando.

Es razonable pensar que con la mejora continua de estas prótesis biónicas en algún momento podamos construir un brazo o una pierna capaces de cumplir la premisa de la serie televisiva: no sólo devolver a su portador las capacidades perdidas, sino dar a su vez habilidades nuevas, asombrosas, inalcanzables para quienes tengan un cuerpo solamente biológico. Podremos darnos nueva fuerza, pero también nueva sutileza. El tacto es sólo el comienzo: incorporando otros sensores que nuestras manos no tienen, adicionaremos sensaciones enteramente nuevas, inaccesibles de otro modo, al mundo sensorial que conocemos.

La pregunta será entonces: ¿habrá quienes elijan transformar su cuerpo para mejorar su desempeño sin tener que sufrir la tragedia de una amputación por un accidente? ¿Habrá quienes se sometan a una cirugía para tener la posibilidad de experimentar el mundo transcendiendo algunas de las limitaciones impuestas por nuestros cuerpos?

Si tantas personas forman fila afuera y pasan la noche a la intemperie esperando para comprar el día del lanzamiento el último modelo de celular inteligente, no me parece excesivamente aventurado pensar que algunos hagan fila para ser los primeros en tener las capacidades aumentadas del hombre nuclear y muchas más que nuestra imaginación de los 70 no alcanzó a concebir.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Santiago Bilinkis, para Revista La Nación, Buenos Aires, Argentina.
14 de octubre de 2015.




EL FASCINANTE MERCADO FLOTANTE DE AMBHAWA, EN TAILANDIA.


El fascinante mercado flotante de Amphawa, un símbolo de Tailandia.

Por Iván de Pineda. LA NACION.









Quién se iba a imaginar que terminaría en una pequeña barca sobre el río Mae Klong, en Tailandia, junto a Somsak, mi compañero de viaje, en una húmeda y calurosa tarde de comienzos de la primavera.

Mi amigo me había prometido conocer las viejas contumbres thai, y por eso nos dirigimos a uno de los mercados más exóticos del mundo, el flotante de Amphawa, en la provincia de Samut Songkhram, en la bahía de Bangkok.

Mientras nos desplazamos lentamente por el agua, Somsak me relata antiguas historias y leyendas del viejo reino de Ayutthaya, cuya capital y antigua ciudad no se encuentra lejos de aquí.

Entre anécdotas y chistes, pocas veces me encontré una persona tan graciosa para usar inflexiones idiomáticas en diferentes lenguas con desopilantes resultados (cada vez que tiene que ir al baño me anuncia con mucha pompa que le va a cambiar el agua a su pajarito. ¡Imagínense!). Así, nos acercamos a los canales de este lugar que parece detenido en el tiempo.

Aquí realmente entendemos cómo era este país hace muchos años, cuando los caminos y autopistas todavía no habían sido construidos, cuando las grandes cadenas de supermercados no existían, cuando era menester venir a estos mercados para encontrar lo mejor y más trillado del comercio local. Y lo mejor es que todavía se puede sentir el peso de la historia y las viejas maneras de hacer negocios.

Lo primero que noto cuando llego son las construcciones que abarrotan las orillas de los canales. Muchas de las casas y tiendas están realizadas enteramente en madera local, con escaleras que descienden hasta el canal. El cielo azul y las aguas oscuras marcan un perfecto contraste y hacen destacar la innumerable cantidad de pequeñas barcas que se trasladan de un lado al otro en un ajetreo constante.

Gracias al conocimiento de Somsak entramos en el mercado en la hora pico, cuando una multitud de locales se acercan para hacer sus compras o simplemente pasear. La oferta de productos es increíble, desde frutas y verduras hasta artesanías locales, sin olvidarnos de objetos para limpieza, herramientas y pequeños muebles.

Mientras nos mezclamos con barcas vecinas somos objeto de la insidiosa y pícara oferta local, en la cual más de dos personas tratan de venderte lo mismo en simultáneo. Cuando se le compra a uno se retiran mientras van repartiéndose el dinero de la venta.

Al ritmo de la música local, en el aire todo es abundancia para los ojos. No es extraño entender por qué este lugar fue la capital del comercio de los canales y el lugar de nacimiento de Rama II, el monarca encargado de la revitalización de la cultura siamesa y amante de la poesía allá por el siglo XVIII.

Pero no todo es mercado.

Desembarcar en lo que parecía un simple lugar de culto nos presenta en su interior uno de los trabajos más importante de la región: el Wat Bang Khae Noi, con su recuento de la vida de Buddha y mitología tailandesa labrados en la madera que reviste la totalidad las paredes del templo.

Razones para venir aquí sobran y entendí el propósito de Somsak al traerme, el cual era el de estar verdaderamente envuelto en la cultura local, su idioma, sus olores y sabores. Rodearse de lo genuino, de aquello enraizado en cientos y cientos de años de hacer las cosas de la misma manera y que nunca pierde la vitalidad y encara el futuro con el amor por su pasado.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Iván de Pineda, para Revista La Nación, Buenos Aires, Argentina.
14 de octubre de 2015.







ALASKA, LE REGALA 2000 DÓLARES A SUS RESIDENTES.

¿Por qué el gobierno de Alaska le regala 2.000 dólares a cada uno de sus residentes?.

Alaska es el estado más grande y uno de los menos poblados de Estados Unidos

El 1 de octubre fue un buen día para ser residente del estado de Alaska, ya que el gobierno de esa región estadounidense en el extremo norte del continente le concedió a cada una de las personas que lleven un año residiendo legalmente en ese estado, un regalo especial: US$2.072 en efectivo.

Y no es una novedad. Todos los años los alasqueños reciben una suma de dinero en efectivo de sus autoridades.
Algo que sorprenderá a los que están acostumbrados a que los gobiernos demanden contribuciones a través de los impuestos, en vez de repartir efectivo entre los ciudadanos.

Pero es que Alaska, el estado más grande de la Unión en Estados Unidos, está en una situación muy particular.


Gran parte de Alaska está despoblada.
Su gigantesco territorio, de 1.782.000 kilómetros cuadrados, es mayor que el de cualquier nación latinoamericana aparte de Brasil, Argentina o México.

Sin embargo, está muy poco poblado.

Apenas 710.000 personas viven ahí.

Y esas pocas personas se reparten un enorme tesoro.

En Alaska se encontró en la década de 1970 un gigantesco yacimiento petrolero.

Y en 1976 se enmendó la constitución del estado para crear el Fondo Permanente de Alaska, una entidad que administra parte de las ganancias de esa bonanza, invirtiéndolas en nombre de los ciudadanos.

La constitución de Alaska dice que "al menos 25%" de todas las regalías y otros ingresos para el estado, por concepto de petróleo, van a este fondo que debe destinarse a "inversiones rentables".

Y cada año las autoridades decretan un "dividendo", una porción de las ganancias del fondo que es redistribuida entre todas las personas que lleven viviendo al menos un año en el estado.

En 2014 el dividendo fue ligeramente menor que este año, llegando "solo" a US$1.800.

Algunos podrían pensar que ese "regalo" anual se presta al derroche por parte de los residentes del estado.

Pero en realidad la gente en las remotas zonas de este enorme territorio típicamente gasta el dividendo en cosas como cubrir las cuentas de la luz y el arriendo, le asegura a BBC Mundo Alexis Fernandez, periodista de la televisora local KTVA.

"La comida es también muy cara acá. La mayoría de la gente usa el dividendo para pagar cuentas", asegura.

La manera como se han distribuido los ingresos de la bonanza petrolera de Alaska ha sido objeto de controversia en estas cuatro décadas.

Al crearse en 1976, se había planeado inicialmente que el Fondo Permanente concedería a cada persona US$50 por cada año que llevara residiendo en el estado.

Pero en 1982 la Corte Suprema de Estados Unidos determinó que esa manera de dividir el dinero era inconstitucional, y ordenó que todos los residentes de Alaska recibieran una suma idéntica.

Se espera que las inversiones realizadas por el fondo hagan que en el futuro los ingresos del estado sean menos dependientes de los vaivenes del precio del petróleo.

Especialmente teniendo en cuenta noticias como la que se conoció esta semana, cuando la petrolera angloholandesa Shell anunció que abandonaba un ambicioso plan de exploración de hidrocarburos en Alaska, pues no veía compensados los sustanciales costos de exploración con el precio del crudo por los suelos.

El de Alaska no es el único caso de un gobierno que decide repartir dinero entre sus habitantes

Por ejemplo, en febrero de 2015, para celebrar la llegada al trono del nuevo monarca de Arabia Saudita, el rey Salman, las autoridades ordenaron el pago de bonificaciones equivalentes a dos meses adicionales de sueldo a todos los empleados oficiales, pensionados, estudiantes y militares del país, en una repartición cuyo monto total alcanzó varios cientos de millones de dólares.

El fondo le concede dinero a cada uno de los residentes de Alaska
Y en febrero de 2011 el gobierno de otro petroestado, Kuwait, determinó regalarle a cada ciudadano US$3.500.

Prácticas poco usuales, pero que, en medio de las constantes y universales críticas por la manera como los gobiernos gastan el dinero de los contribuyentes, algunos verán mejor que el dinero público vaya directamente al bolsillo de los ciudadanos.

Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Redacción BBC MUNDO.
14 de octubre de 2015.

PINGELAP, LA ISLA DE LOS CIEGOS.



PINGELAP.
Pingelap es un atolón en el océano Pacífico, parte de Pohnpei, pertenecientes a los Estados Federados de Micronesia, que consiste en tres islas: isla Pingelap, Sukoru y Daekae, unidos a un sistema de arrecifes y rodeando un lago central, aunque solo la isla Pingelap está habitada.
El conjunto completo tiene una extensión de 1,8 kilómetros cuadrados con la marea alta y menos de 4 kilómetros cuadrados con la marea baja.
El atolón posee su propio idioma, el pingelapés, hablado por la mayoría de los 250 residentes.

El atolón fue capturado por Japón en octubre de 1914, tras el inicio de la Primera Guerra Mundial. La zona sur de la isla Pingelap fue ocupada por Japón durante las hostilidades en el océano Pacífico en la Segunda Guerra Mundial, usándose como base de abastecimiento y siendo atacada por las fuerzas aliadas. La presencia de tropas extranjeras llevó a la introducción de enfermedades infecciosas, incluyendo la gonorrea, la tuberculosis y la disentería, lo que redujo la población a su nivel anterior a la guerra entre 1000 a 800 y disminuyó significativamente la tasa de fertilidad.

Históricamente, el atolón estaba gobernado por un jefe supremo llamado nahnmariki; un título hereditario que concedía ciertos derechos de tierra a su dueño. Este sistema se mantuvo durante la ocupación japonesa, aunque fue renombrado "magistrado de la isla". Sin embargo, con la llegada de la marina estadounidense en 1945, ´se creó un sistema de elección democrática se estableció junto con el sistema tradicional, cuyo poder se fue debilitando gradualmente. Se proporcionó educación primaria universal para los niños de la isla y atención sanitaria limitada para erradicar las enfermedades introducidas durante la guerra.
Durante la década de 1960, los Peace Corps y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos se establecieron en la isla principal, construyendo una estación de observación de misiles en el noreste de la isla y un muelle, iniciando la construcción de una pista de aterrizaje en 1978, junto a la laguna, en la isla principal.
La pista se terminó en 1982, y actualmente vuelan entre 2 y 3 aviones diarios al y del atolón, operados por Caroline Island Air.

En 1775, el tifón Liengkieki barrió la isla, matando al 90% de la población y dejando sólo a 20 personas. Se cree que uno de los supervivientes, el Nahnmwarki Mwanenised (el gobernante de la época), era portador de acromatopsia completa (conocido en la isla como "maskun", literalmente "no ve" en pingelapés), un trastorno genético recesivo que causa una ceguera total al color en los afectados.
Todos los afectados tienen como ancestro a este superviviente. Sin embargo, la acromatopsia no apareció hasta la cuarta generación tras el tifón, estando afectada el 2,70% de la población. En la sexta generación, la incidencia aumentó aproximadamente al 4,92%.
Estas estadísticas pueden explicarse por la endogamia y por dos conceptos relacionados, el efecto cuello de botella y la deriva genética. En el caso de la acromatopsia en la isla Pingelap, la mutación fluctuó en gran medida de la tercera y cuarta generación bajo una forma extrema de deriva genética. Este tipo de deriva genética ocurre sólo cuando la población es extremadamente pequeña (20 supervivientes tras el tifón) y también se conoce como efecto fundador. Por supuesto, en ambos casos ocurren casos de endogamia. Para ser capaces de recuperar la población del atolón tan rápido como fuera posible, los supervivientes deben realizar una cantidad sustancial de relaciones endogámicas en las primeras generaciones. Debido a que los familiares comparten muchos alelos similares heredados de sus ancestros comunes, hay una alta probabilidad de que la descendencia herede el mismo alelo de cada padre. Dado que la acromatopsia es un trastorno autosómico recesivo, la endogamia entre los descendientes del Nahnmwarki Mwanenised resultarán en un aumento de la frecuencia del alelo recesivo.

Hoy en día, el atolón sigue siendo un lugar de interés para los genetistas debido a la alta presencia de acromatopsia; debido al pequeño acervo génico y el rápido aumento de la población, el trastorno es prevalente en al menos el 10% de la población, con un 30% siendo portadores (en comparación, en los Estados Unidos, solo 1 en 33.000, o 0,003%, están afectados), llevando al neurólogo Oliver Sacks a escribir en 1997 su libro La isla de los ciegos al color.

Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: wikipedia.es
14 de octubre de 2015.

miércoles, 7 de octubre de 2015

LAS CIUDADES MAS ANTIGUAS DEL MUNDO.

Las mas antiguas.

¿Alguna vez se han preguntado por la antigüedad de las ciudades que solemos visitar cuando viajamos? Unas arrojarían números verdaderamente increíbles; otras se remontan siglos y siglos en el tiempo, muchas se autoproclaman como la más antigua del mundo. Tal es así que podríamos caminar por los mismos caminos por los que transitaban personas que vivieron ahí cien generaciones atrás.

Para empezar a comprender esto nos vamos virtual y mentalmente primero a África. Dicen los que saben que allí tiene sus orígenes la humanidad, que este continente es su verdadera cuna.

Una de las civilizaciones más antiguas del continente y del mundo es la egipcia, y a lo largo del Nilo nos vamos a encontrar con dos de las ciudades habitadas continuamente más remotas: Fayum y Luxor. La primera, situada en el Egipto medio y habitada desde el año 4000 antes de Cristo Fue el centro más importante del culto a Sobek, el dios cocodrilo, y por eso también se la conoció por el nombre de Cocodrilópolis. Luxor, en cambio, se encuentra en el Alto Egipto, tiene más de 5000 años y se la considera un verdadero museo al aire libre. Aquí encontramos los complejos de Karnak y Luxor, la Necrópolis y el famoso Valle de los Reyes, el corazón religioso de la antigüedad y una de las capitales más importantes.





El siguiente destino, buscando algunas de las ciudades mas longevas nos a a llevar a Asia.

Y en Oriente Medio podemos encontrar una innumerable cantidad de ciudades que se pierden en el tiempo: Alepo, Damasco, Sidón, Jerusalén, Jericó, Beirut. Todas ellas con un promedio de fundación situado en el 3000 antes de Cristo. Pero quizás la corona se la lleve la ciudad de Biblos. Fundada por los fenicios y habitada por más de 5000 años, fue uno de los centros cívicos mas importantes de la historia (la palabra biblia tiene su origen en esta ciudad).

No podemos dejar este continente sin irnos a China para encontrarnos con Luoyang, una de las cunas de la civilización de ese país, con una historia que se remonta aproximadamente al 2000 antes de Cristo. Se encuentra en la intersección de los ríos Lou y Yi, y se la considera el centro geográfico del pais. No se puede dejar de mencionar la sagrada Varanasi, en la orilla del Ganges, en la India, con miles y miles de templos.

En Europa la civilización griega tiene a Argos, habitada durante casi seis milenios y acérrima rival de Esparta en la puja por el control del Peloponeso. También tiene a Atenas, cuna de la civilización occidental y la democracia, con su Acrópolis y Partenón como ejemplos tangibles. Luego nos encontramos con Cádiz, en España, tal vez la ciudad más antigua de Europa Occidental. Fundada por los fenicios, utilizada por los cartagineses, conquistada por los romanos, reconstruida por los visigodos, transformada por los árabes, disputada por ingleses y franceses, amada por los españoles. Tal es su historia.

En Oceanía destacan las ciudades mellizas de Tidore y Ternate, con 3000 años de historia.

Con tantos nombres y números no es mi intención marearlos ni mucho menos. Es que es indudable que muchas ciudades esconden más que la mera fachada de sus ruinas y edificios.

Y como dato fáctico ineludible tenemos que terminar con América. Podemos nombrar a Cholula, Cuenca y Cusco, entre otras.

¿Pero saben cuál es la ciudad más antigua habitada continuamente en Argentina, nuestro país?.
Fundada en el año 1553 por Francisco de Aguirre y llamada Madre de las Ciudades y el Folklore, es la ciudad de Santiago del Estero.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: wikipedia.es
7 de octubre de 2015.

QUE ES LA AFIP (No se pierda esta nota).


Que es la AFIP


Tomando la merienda con mi hija mientras veíamos el noticiero, ella me preguntó:

¿QUE ES LA AFIP?

Entonces le tomé el Paquete de 12 GalletitasOreo que estaba por comer y le expliqué:


Cuando vos trabajás, la AFIP te cobra el IVA (21%), que es un impuesto
para mantener al gobierno... y le saqué 2 galletitas y
1/2.

Cuando terminas de trabajar, la AFIP te cobra GANANCIAS (35%), que es un
impuesto a los que trabajan para compartir con los que no les gusta
trabajar... y le saqué 4 galletitas más.

También te cobra a través de la Provincia un impuesto que se llama
INGRESOS BRUTOS (3,5%)... y le saqué 1/2 galletita.

Y a través de la Ciudad, otro impuesto que se llama MUNICIPALIDAD (2%)...
y le saqué 1/4 de galletita.

Además le expliqué que, aunque vos te banques sola, hay que pagarle al
resto de la gente la JUBILACION, OBRA SOCIAL, SEGUROS, etc (17%)... y le
saqué otras 2 galletitas.

Finalmente le dije que, sólo por el hecho de que en el paquete quedan
galletitas, la AFIP le va a cobrar un impuesto llamado BIENES
PERSONALES... y le saqué el pedacito de 3/4 de galletita que
había.Para este punto, al ver el paquete casi vacío (de las 12
iniciales sólo quedaban 2 galletitas Oreo), mi hija estalló en
llanto...Y yo realmente me sentí FELIZ, pues me dije:


"ESTA NIÑA YA ESTÁ PREPARADA PARA VIVIR EN LA
ARGENTINA!!!"

Apostillas del Licenciado JLI
7 de octubre de 2015.
.