martes, 17 de junio de 2014

Comemos cada vez peor


            Hábitos / Crecen los consumos menos saludables.
            Cambios en la mesa: por qué comemos cada vez peor.
            Ingerimos menos carne, pero más calorías y alimentos procesados.
            Por Evangelina Himitian.  LA NACION.


            Cuando era chico y su madre llamaba "a la mesa", Pablo Katz, de 33
            años, sabía que casi seguro el menú iba a ser carne con algo para
            acompañar. Agua o jugo para beber y fruta de postre. Ahora que es
            padre de Pedro, de cuatro años, y de Dante, de dos, sabe que las
            cosas son distintas. Por empezar es él quien dará la voz de "a
            comer", mientras Agostina, su mujer, que es psicóloga, termina
            asuntos del trabajo. Hoy, como cada fin de semana, comerán todos
            juntos y por eso eligió el menú favorito de la familia: pastas. A
            medida que ponga la mesa, pensará en las diferencias con aquel mismo
            ritual en su infancia. La panera y el vino ya no están presentes. Y
            la fruta, aunque a sus hijos les gusta, suele ser reemplazada por
            postrecitos procesados. "Gaseosas nosotros mucho no tomamos, pero
            somos una excepción", reconoce.
            ¿Cuánto cambió la mesa de los argentinos? Mucho. Menos carne y más
            harina, más gaseosas y menos agua. Menos fruta y más helado. Más
            sal, más pan, más azúcar, más huevos, más productos del quiosco. Y
            una gran perdedora: la verdura. Ésta podría ser una ajustada pero
            certera síntesis de cómo cambió, para peor, nuestra alimentación.
            Otros datos completan el cuadro: cada vez dedicamos menos tiempo a
            preparar lo que comemos.
            Las porciones son más grandes y nos movemos menos. Los argentinos
            pasamos de una dieta promedio de 2800 calorías, a fines de la década
            del 80, a unas 3300 hoy. Este número supera en un 50% el
            requerimiento medio de la población, estimado en 2200 calorías
            diarias, según la FAO. Esto explica por qué en el país cada vez hay
            más personas con sobrepeso. Cada año, el uno por ciento de la
            población se convierte en obesa, según la curva de datos vitales del
            Ministerio de Salud. Son unas 400.000 personas por año, 1100 por
            día, 40 personas por hora.
            Los argentinos pasamos de consumir 105 kg de carne de vaca al año,
            en la década del 70, a 60 kg. De tomar 44 litros al año de gaseosa
            en 1980, a 131 el año pasado, y convertirnos en el principal
            consumidor mundial de esa bebida. De 7 litros al año de cerveza que
            consumíamos hace tres décadas, a tomar 41. En la última década,
            redujimos 20 litros la cantidad de lácteos per cápita consumidos al
            año. En cambio, comemos casi 100 huevos más que hace 14 años.
            Además, ingerimos 35% más de galletitas que en 2007 y 70% más
helado.
            La razón de los cambios
            "Somos un desastre. Comemos cada vez peor -sintetiza el doctor
            Alberto Cormillot-. Más harinas, más azúcar, más grasas y menos
            alimentos que aportan los nutrientes que el cuerpo necesita." Para
            entender estos cambios hay que mirar dos tendencias: una, la de
            corto plazo, que se relaciona con el precio de los alimentos. Así,
            durante la crisis del campo en 2010 y con el aumento del precio de
            la carne, el consumo bajó hasta los 55 kg por habitante por año.
            Algo similar ocurre este año con los valores de las harinas. Al
            subir el precio, baja el consumo. La consultora Abeceb indica que la
            ingestión este año bajaría de 93,6 kg por habitante a 86 kg. Pero no
            se trata de un cambio de hábitos en la mesa, sino de comportamiento
            y es coyuntural. Solucionada la crisis, volverá a retomarse la senda
            del protagonismo de las harinas en la mesa de los argentinos. De
            hecho, ya comemos más harina que carne.
            Además, la tendencia a largo plazo indica que cada vez se come más
            fuera de casa y que el tiempo que dedicamos a la elaboración de la
            comida es cada vez menor.
            Hace dos años, el Programa Nacional de Hortalizas y Frutas del
            Instituto Nacional de Tecnología y Alimentos (INTA) realizó una
            investigación para determinar por qué los argentinos consumían cada
            vez menos vegetales. En los hogares de menores recursos se culpó al
            precio. Pero en casi la totalidad de los hogares, tanto de altos
            como de bajos recursos, las amas de casa apuntaron a la falta de
            tiempo. Si en los 70, un ama de casa dedicaba dos horas diarias a la
            elaboración de la comida del hogar, hoy, ese tiempo se redujo a 25
            minutos totales, entre desayuno, almuerzo, merienda y cena. Esto
            significa que se consumen más comidas elaboradas por otros o
            industrializadas, y que se priorizan los alimentos de preparación
            rápida. Y allí, las harinas mandan.
            "La liberación femenina significó que la mujer antes tenía un
            trabajo y ahora tiene dos: dentro y fuera de la casa", apunta
            Cormillot. A pesar de que se consumen más harinas, los cereales, que
            deberían ser la base de la pirámide nutricional, registran, según
            detalla Sergio Britos, autor de Buenas prácticas para una
            alimentación saludable de los argentinos, una brecha negativa
            cercana al 50%. Quiere decir que se consume la mitad de las "harinas
            buenas" recomendadas. Esto es, cereales, granos, harinas sin
            agregado de grasa y azúcar y legumbres. En cambio, de pan comemos
            tres veces más de la cantidad necesaria. De los casi 75 kg que cada
            argentino come por año, debería comer unos 25 kg.
            "El consumo de papa y pastas es elevado y el de legumbres es muy
            bajo", detalla Britos. Algunos parámetros: según las estadísticas
            del sector, la mitad de las veces que los argentinos decimos que
            comemos hortalizas, en realidad estamos comiendo papa. "La papa es
            una hortaliza trucha . No se la puede considerar como tal", define
            Cormillot.
            La fruta, casi olvidada
            El consumo de frutas y verduras entre los argentinos no sólo es
            históricamente bajo: en los 90, se consumían 200 de los 400 gramos
            diarios recomendados por la FAO. Hoy, cada habitante come apenas
            unos 140 gramos diarios de frutas y verduras.
            ¿Qué alimentos y en qué cantidades debería incorporar la mesa de los
            argentinos? Según el trabajo de Britos, cada habitante debería
            consumir 60 litros más de lácteos por año. Hoy, el consumo es de
            210, y al menos en queso somos unos de los que mejores rankeamos en
            el continente, al nivel de los europeos. Pese al precio. Nuestras
            raíces italianas y españolas son la explicación, según un informe
            del Ministerio de Agricultura. Sin embargo, un estudio del Centro de
            Estudios sobre Nutrición en 2012 indicó que dos de cada tres adultos
            no cumplen con la recomendación de tres porciones diarias. Además,
            el 80% del consumo de lácteos se da en productos no descremados, aun
            cuando la recomendación es, según Britos, que excepto los niños
            menores de dos años, se deberían seleccionar productos reducidos en
            grasas animales.
            La fruta casi desapareció de la mesa argentina como postre, según
            indican los especialistas. El ritual del padre o la madre que pelaba
            naranjas o cortaba gajitos de manzana después del almuerzo o cena
            desapareció de la postal familiar. Según estadísticas del sector, el
            consumo de helado pasó de 3,5 kilos por año por persona en 2007 a 6
            kilos el último año. El consumo de productos de quiosco creció 24%
            en siete años: hoy se comen casi 6 kg de golosinas al año. Además,
            se consumen 131 litros anuales de gaseosa y el 70% son bebidas con
            azúcar. La gran pregunta entonces es, cómo, a pesar de que al menos
            en el discurso hay una mayor conciencia alimentaria -sabemos cuáles
            son los alimentos sanos, huimos de los fritos, los enlatados y la
            comida chatarra-, comemos cada vez peor, en términos de nutrición.
            "El conocimiento no produce cambios en la mesa de los argentinos,
            sino la motivación -dice Cormillot-. En todos estos años de ayudar a
            personas a bajar de peso he aprendido que quienes encuentran
            resultados no son los que saben cuántas calorías tiene cada
            alimento, sino aquellos que están motivados. En cambio, las personas
            desmotivadas sólo encuentran explicaciones para justificar que están
            como están."

Zamba por vos

Alfredo Zitarrosa - Zamba por vos

Semblanzas de Manuel Belgrano

Manuel Belgrano fue un intelectual, abogado, político y militar luchador de la guerra de la independencia y creador de la Bandera Argentina.


 

BIOGRAFÍA.

 

 

El 3/6/1820,  Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano nace en Buenos Aires, en la casa paterna sita en el solar que hoy corresponde al 430 de la avenida que lleva su nombre. Hijo de María Josefa González y Domingo Belgrano Pérez.

 

El 6 de junio de 1789,
se traslada con su hermano Francisco a España, con el objetivo de estudiar Derecho en la Universidad de Salamanca.Enero de 1790, la Universidad de Valladolid, en la que completó sus estudios, le otorga el diploma de bachiller en leyes.

11/7/1790: El Papa Pío VI le da permiso para leer libros prohibidos. Mientras tanto preside la Academia de Derecho Romano, Política Forense y Economía Política de la Universidad de Salamanca.

El 31/1/1793 se gradúa de abogado en la Cancillería de Valladolid.

El 30/1/1794: se crea el Consulado de Buenos Aires; el  2/6/1794 asume la Secretaría del Consulado.
El 7/3/1797, se le concede el grado de capitán de las milicias urbanas de infantería de Buenos Aires.


En 1799 inician sus actividades las escuelas de Dibujo, Matemáticas y Náutica, Propiciadas por Belgrano y creadas por el Consulado.

 En 1801 colabora con Francisco Cabello y Mesa en el Telégrafo Mercantil, Primer periódico del Río de la Plata.

1802
El
1/9/1802 Hipólito Vieytes, contando con el auspicio de Belgrano, inicia la edición del Semanario de Agricultura, Industria y Comercio.

El 26/6/1806  participa en la fallida defensa de la ciudad de Buenos Aires contra el invasor inglés. Para no prestarle juramento de obediencia, poco después pasará a la Banda Oriental. Después de la victoria, se lo elegirá sargento mayor del Cuerpo de Patricios.


El 5 y 6/7/1807 participa en la defensa de Buenos Aires frente al ataque inglés, como ayudante del cuartel maestre general, coronel César Balbiani.

El 1/1/1809 se opone al movimiento dirigido por Martín de Álzaga para derrocar a Liniers.

El 3/3/1810 comienza a editar el Correo de Comercio, satisfaciendo un pedido del Virrey Cisneros.El  14/4/1810 concurre por última vez a las sesiones del Consulado, cuya secretaría deja de ejercer.El 22/5/1810 concurre al Cabildo Abierto, en el que vota a favor de la cesantía del virrey Cisneros.El 25/5/1810 es designado vocal de la Junta Provisoria de Gobierno.El 4/9/1810 es nombrado Comandante de las fuerzas destinadas a la Banda Oriental.El 22/9/1810 se lo designa General en Jefe de la Expedición Militar a los pueblos de la Banda Oriental, Santa Fe, Entre Ríos y Paraguay.El 16/11/1810 funda los pueblos de Curuzú-Cuatiá y Mandisoví.El 19/12/1810 logra con su ejército la victoria de Campichuelo.

El 19/1/1811 es derrotado en Paraguari.El 9/3/1811 es Derrotado en  Tacuarí.El 6/4/1811 circula el último número del Correo de Comercio.El 11/4/1811 después de haber llegado a Concepción del Uruguay, designa segundo jefe interino a José Gervasio Artigas.

 El 2/5/1811 entrega el mando a José Rondeau y marcha a Buenos Aires para responder a los cargos que le formulan como Jefe de la Expedición al Paraguay.El 9/8/1811 se cierra el proceso y le reponen en sus cargos con todos los honores. El 4/10/1811 llega a Asunción junto con Vicente Anastasio Echevarría, enviado en misión diplomática por la Junta de Gobierno.El 12/10/1811 se firma con el gobierno paraguayo un tratado de amistad, en procura de una futura unidad respetando la autonomía de Paraguay.El 13/11/1811 es designado en Buenos Aires coronel del Regimiento Nº  1 ( primer tercio de Patricios).


El 18/2/1812 el triunvirato aprueba la propuesta de Belgrano acerca de la creación de la escarapela nacional con los colores blanco y celeste.El 27/2/1812 enarbola por primera vez en las barrancas del Paraná la bandera de su creación. Es designado Comandante en Jefe del Ejército del Perú.El 2/3/1812 parte a hacerse cargo del Ejército del Norte.El 3/3/18122 el gobierno desaprueba la creación de la bandera. El 26/3/1812 recibe en Yatasto el mando de las fuerzas que retroceden desde el Alto Perú. El 25/5/1812 Belgrano hace bendecir la bandera en Jujuy a el canónigo Juan Ignacio Gorriti. El 23/8/1812 éxodo jujeño, el ejército y todos los habitantes abandonan la ciudad de Jujuy., debido al avance realista.El 3/9/1812 el ejército del General Belgrano logra la victoria de Las Piedras.El 24/9/1812 vence a los realistas en la batalla de Tucumán.El 27/10/1812 Belgrano proclama Generala de su ejército a la Virgen de la Merced y le entrega su bastón de mando.

El13/2/1813 Belgrano y su ejército juran obediencia a orillas del río Pasaje a la Asamblea General Constituyente, inaugurada en Buenos Aires el 31 de enero de ese año.El 20/2/1813: victoria de Salta.El 8/3/1813 la Asamblea otorga premios a los vencedores de Salta. Le obsequia a Belgrano un sable y le donan 40.000 Pesos, que él destinará a la construcción De cuatro escuelas públicas.El 25/5/1813 redacta el reglamento para dichas escuelas.El 19/6/1813 entra en la ciudad altoperuano de Potosí.EL 1/10/1813 es Derrotado  en Vilcapugio.El 14/11/1813 es derrotado en la pampa de Ayohuma.

El 29/1/1814, encuentro en Algarrobos, cerca de Yatasto, con el coronel José de San Martín, quien llega al frente de refuerzos enviado por el gobierno porteño.El 30/1/1814 San Martín asume el comando en jefe del Ejército del Perú. Belgrano parte hacia Buenos Aires acatando la Orden de someterse a proceso por sus derrotas.El 12/3/1814 permanece arrestado en Luján hasta que se le permite alojarse en una quinta en San Isidro, debido a su mal estado de salud. Abierto el proceso, no habrá ninguna acusación seria en su contra y finalmente se dispondrá el sobreseimiento de la causa.El 14/9/1814 Belgrano y Bernardino Rivadavia son designados para realizar una misión diplomática en Europa.

El 7/5/1815 Belgrano y Rivadavia arriban a Inglaterra, donde se informan del retorno de Napoleón al trono imperial (Los Cien Días).El 15/11/1815 Belgrano abandona Europa.

En marzo de 1816,  De regreso en Buenos Aires, es designado Jefe del Ejército de Observación de Mar y Tierra, cuyos efectivos Concentrados en Rosario, por un pacto hecho en Santo Tomé por uno de sus subordinados y los caudillos Federales del Litoral, será depuesto y arrestado hasta que se marcha a Buenos Aires.El 17/5/1816 el director supremo Juan Martín de Pueyrredón desde San Miguel de Tucumán le pide que se traslade a esa Ciudad.El 6/7/1816 es recibido por los diputados en sesión secreta. Traza un panorama de la situación política europea y propicia la instauración de una monarquía.El 20/7/1816 el Congreso de Tucumán otorga a la bandera celeste y blanca el carácter de símbolo patrio.El 3/8/1816 Es designado comandante en jefe del Ejército del Perú en reemplazo del general José Rondeau.El 7/8/1816 Belgrano asume el mando del Ejército del Perú.

El 1/3/1817 reconquista de Humahuaca, que había sido tomada por tropas realistas de José de la Serna. A propuesta de Belgrano, el gobierno otorga premios a los Vencedores.

El 26/1/1818 en carta que envía a su subordinado Martín Miguel de Güemes describe las penurias que soporta su ejército.


El
6/1/1819 El Directorio le ordena tomar el mando del ejército que está operando sobre Santa Fe.El 25/7/1819 jura con el Ejército del Perú, obediencia a la Constitución aprobada por el Congreso.El 29/8/1819 pide licencia para atender su salud. El 2/9/1819 se concede su licencia.El 10/9/1819 se despide de sus soldados al dar la Orden del día.El 11/9 entrega el mando del ejército al mayor general Francisco Fernández de la Cruz. Se dirigirá a Tucumán.El 11/11/1819 como consecuencia de un movimiento armado en contra del gobierno civil de Tucumán, se pretende humillarlo colocándole grillos, lo que es evitado por su médico.El 10/12/1819 el Congreso reunido en Buenos Aires, informado de lo ocurrido, manda que se le dispensen las consideraciones debidas a su jerarquía.

En febrero de 1820 Parte hacia Buenos Aires, adonde llega en marzo de ese año.El 19/5/1820 el gobierno provincial le da una exigua ayuda financiera para atender su salud.El 25/5/1820 dicta su testamento.El 19/6/1820 recibe los auxilios religiosos y enseguida inicia su agonía.

El 20/6/1820, el General Manuel Belgrano fallece a las siete de la mañana y se lo sepulta en el atrio del convento dominicano e iglesia de Nuestra Señora del Rosario.El 28/6/1820 se inician sus funerales.

En la ciudad de Buenos Aires,el  23/9/1873 se inaugura su estatua, erigida en la Plaza 25 de Mayo.

El 20/6/1903,   se trasladan sus restos al mausoleo levantado en el atrio de la basílica de Nuestra Señora del Rosario, esquina Belgrano y Defensa, en la ciudad de Buenos Aires.


 

sábado, 14 de junio de 2014

Un encuentro para disfrutar

La Profesora Susana Morello informa:

Concierto de la Banda Sinfónica de ciegos 

El lunes 16 de junio a las 20:00 horas en el Teatro del Globo, sito en Marcelo T. de Alvear 1155 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Banda Sinfónica dará un concierto con obras tales como:
La danza del fuego de Manuel de Falla; Intermedio de La boda de Luis Alonso de Jiménez y, algunos tangos.

Los esperamos

lunes, 2 de junio de 2014

¿Qué es el ACV (accidente cerebro vascular) ?

Infarto cerebral, derrame cerebral o, menos frecuentemente, apoplejía son utilizados como sinónimos del término ictus. Se caracteriza por un déficit neurológico ocasionado por una disminución importante del flujo sanguíneo cerebral, de forma anormalmente brusca (ictus isquémico) o bien, por la hemorragia originada por la rotura de un vaso cerebral (ictus hemorrágico). Las enfermedades cerebrovasculares constituyen, en la actualidad, uno de los problemas de salud pública más importantes. Son la tercera causa de muerte en el mundo occidental, la primera causa de invalidez permanente entre las personas adultas y una de las principales causas de déficit neurológico en el anciano. No obstante, se ha demostrado que los ACV en niños de 0 a 14 años son los que tienen más facilidad de recuperación, debido a que tienen un cerebro flexible y joven. El daño cerebral supone una rotura en la trayectoria vital del paciente y, por su elevado coste sociosanitario, condiciona las situaciones familiares, sociales e institucionales. El 17,7% de los pacientes que han sufrido un ictus son dependientes a los 6 meses. El 27,4% presenta discapacidad para alguna actividad básica de la vida diaria. Un 32,3% requiere rehabilitación. Un 10% evoluciona a demencia en los tres meses siguientes. El 12,5% sufre depresión en los tres primeros meses. Otros problemas que presentan derivados del ictus se refieren a: epilepsia, espasticidad, incontinencia urinaria, problemas intestinales, úlceras de decúbito, etc. El número de personas afectadas, la duración, gravedad y variedad de las secuelas, su repercusión en la calidad de vida de los afectados y sus familias, sus consecuencias económicas y productivas convierten al daño cerebral adquirido en un problema sociosanitario de primera magnitud.