martes, 24 de enero de 2012

Festival de folklore de Cosquín 2012 - Programación día por día

19/01/2012 - Este viernes comienza la 52ª edición del Festival de Cosquín. La transmisión televisiva comenzará a las 22 (Canal 10 para Córdoba y Canal 7 TV Pública para el resto del país). Excepto el primer día, en el resto habrá artistas programados antes de la tele. Acá el repaso por la grilla.

Viernes 20
Ceremonia de apertura. Chaqueño Palavecino, Eleonora Casano, Franco Luciani, Mariana Carrizo, Omar Moreno Palacios, Tomas Lipan, Paola Arias, Mario Álvarez Quiroga, Lázaro Caballero, Ceibo, Coco Gómez, Mariana Cayon, Delegación De Ecuador, Delegación Provincial, Pre Cosquín, Julio Palacios, Raúl Palma, Ceibales, Peñeros, Nico Caú, Carla Nieto, Los arrieros, Almakanto y Diableros de Oran.

Sábado 21
Previa (Antes de la televisión): Trío santiago, Vitu Barraza, La pesada santiagueña, Soles y lunas, Ballet Palpitar de tradición.

Abel Pintos, Aymama, Bruno Arias, Delegación De Uruguay, Adriana Tula, Emiliano Del Río, Antonio Tarrago Ros - Pacho O`Donell, Canto 4, Sergio Galleguillo, Delegación Provincial Formosa, Pre Cosquín, Payadores, Pachamama, La Cantada, Pujllay, Coco Díaz, Gabriel Morales, Gustavo Córdoba, Los Núñez con Ruiz Guiñazú, Pitín Salazar y Sarkos.

Domingo 22
Previa: Ezequiel Romano, Amado Gutiérrez, César Juárez, Javier Brochero, Los del Norte.

Jairo, Yatiri, Jorge Marziali - Marita Londra, Quique Ponce, Miguel Ángel Estrella y el ballet Lo lamento por la baldosa, Javier Figueroa, Sonia Vega, Delegación Provincial de Chaco, Delegación Provincial de Santiago del Estero, Pre Cosquín, Cacho Buenaventura, Los Catamarqueños, Nelson Scalizzi y Las Guitarras Riojanas, César Isella, Alma De Luna, Cololo Macedo, Musiqueros Entrerrianos, Volantín de acuarela (Chile), Néstor Garnica, Gualicho, Ecos del Golfo, Los Mellizos, Motta Luna, Belén, Gloria de la Vega, Los dos, Suyai, Solo alquimia.


Lunes 23
Previa: La Mística, Alfonsina, Paula Basalo, Pablo Lobos, Gerardo Bautista.

Dúo Coplanacu, Opus 4, José Luis Aguirre y Doña Jovita, Elpidio Herrera, Peteco Carabajal, Quilapayún (Chile), Mavi Díaz, Luna Payecera, Suyay, Los Izkierdos De La Cueva, Delegación Provincial Mendoza, Duende Garnica, Delegación Provincial Salta, Pre Cosquín, Los Huayra, La Copla, Los Caldenes, Luis Baetti, Emerger, Rolando Goldman, Verde Trébol, Quórum, José García, Delegación de Colombia.

Martes 24
Previa: María Siria, Luis Pintos, Deolinda, Ferni y su requinto maravilloso, Paco Funes.

Los Cuatro De Córdoba y la Mona Jiménez, Nacho y Daniel, Cuti y Roberto Carabajal, Delegación De Paraguay, Facundo Toro, Trío MJC, Delegación Provincial de La Rioja, Delegación de Cádiz (España), Pancho y Fermín Pereyra, Lucia Ceresani, Pre Cosquín, Maite, Roxana Carabajal, Julio Vaca Chicharrón, Pablo Lozano, Raly Barrionuevo, Dúo Mandura, Los Manseros Santiagueños, Orquesta Municipal De Rafaela, Marcelo Mitre, Los Auténticos De Córdoba, Juan Peinado, Leonardo Miranda.

Miércoles 25
Previa: Arenal, Pablo Carabajal, Juan Martín Disalvo, Omar Villamayor, Marisa Luján.

Teresa Parodi, León Gieco, Orozco-Barrientos, Víctor Heredia y Grupo Suramérica (Colombia), Paola Bernal, Juan Falú, Nahuel, Suna Rocha, Pancho Cabral, Ángela Irene, Los Nacientes, Delegación Provincial Tucumán, Rafael Amor, Pre Cosquín, Hugo Bistolfi, La Tranquera, Nano Rodríguez, Arbolito, Antonio Preciado (Poeta nicaragüense), Grupo Angol (Chile), Delegación de Islas Canarias (España), Los del Suquía.

Jueves 26
Previa: La payana, Los soñadores, Alejandro Carrara, Chircal, Ballet Ashpamiski

Jorge Rojas, Guitarreros, Joel Tortul, Pocho Sosa, Marina González, Grupo Grenada De Rusia, María Eugenia Fernández, Gustavo Patiño, Delegación Provincial de San Luis, Delegación Provincial de Santa Fe, Orellana-Lucca, Jesús Mansilla, Pre Cosquín, Los Alazanes, Amboe, Generación Paraguay, Dalmiro Cuellar, Mirta Uguet, Lucas Segovia, Los Jilgueros, Los Novas, Gicela Méndez Ribeiro y Germán Kalber, La Huella, Eduardo Ávila,


Viernes 27
Previa: Cinco sentidos, Juan Del Valle, Escencia, Nuevas Raíces, Raúl Manfredini.

Soledad, Los Guaraníes, Baglietto - Vitale, Mariel Trimaglio, Carlos Cabral, Pre Cosquín, Aguamarina Trío, Los Nietos de Don Gauna, Delegación Provincial de Chubut, La Legua, Tubo Moya, Constanza Martínez, Marcela Ceballos, Sumaimama, Serenateros De Salta, Santaires, Pablo Achaval, Yamal, Juan Manuel Figueroa, Murmullos, Los Ranquelinos, Sentires, Policanto.

Sábado 28
Previa: Nacho Silva, Maxi Pachecoy, Taa Huayras, Matías de la Rosa, Los Surcos.

Tributo A Los Tucu-Tucu, Mónica Abraham, La Bruja Salguero, Juan Iñaki, Los Nocheros, Pre Cosquín, Julian Oderiz, Delegación Provincial de Catamarca, Delegación de Japón, Amanecer Gualeyo, Tais, Laura Ros, Joselo Schuap, Son Ellas, Efraín Colombo, Fabián Rodríguez El Surero, Los Díaz Pasan Volando, Laura Albarracin, Los Abra, Afro Banda, Leandro Romero, Sergio López, Nando el salteño, Osvaldo García, Natalia Simonsini.

Domingo 29
Previa: Ojos de Cielo, Raíces, Alicia Cargniel, Los rieles, Alberto Cabañas.

Alfredo Abalos, Los Tekis, Los Carabajal, Los Visconti, Daniel Argañaraz, Griselda Paredes, Yuca Córdoba, Claudia Piran, Delegación Provincial de Córdoba, Delegación Provincial de Santa Cruz, Dúo Herederos, Julieta Caputo, La Jangada, Brisas Del Norte, Adrian Passerini, Los Kjarkas (Bolivia), Lucas, Amarcanto, Alan Guillen y Paco Garrido, Emerger, Cacace-Aliaga, Los Flakusis.

lunes, 23 de enero de 2012

PALABRAS QUE DEJAN HUELLA...

ASAMBLEA EN LA CARPINTERÍA

Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña Asamblea. Fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias. El martillo ejerció la presidencia, pero la Asamblea le notificó que tenía que renunciar. ¿La causa?: ¡Hacía demasiado ruido! Y, además se pasaba el tiempo golpeando.
El martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo; dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.
Ante el ataque, el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija. Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.
Y la lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado el metro, que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida como si fuera el único perfecto.
En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo. Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Finalmente, la tosca madera inicial se convirtió en un fino mueble.
Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la Asamblea reanudó la deliberación. Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho y dijo:
“Señores, ha quedado demostrado que todos tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos”.
La Asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto. Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad.
Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.

Ocurre lo mismo con los seres humanos. Observen y lo comprobarán.
Cuando en una empresa el personal busca a menudo defectos en los demás, la situación se vuelve tensa y negativa. En cambio, al tratar con sinceridad de percibir los puntos fuertes de los demás, es cuando florecen los mejores logros humanos.
Es fácil encontrar defectos. Cualquiera puede hacerlo. Pero encontrar cualidades, eso es para los espíritus superiores que son capaces de inspirar todos los éxitos humanos.

LAGUNA DE LOS PADRES: HISTORIAS DE PUELCHES Y JESUITAS...

Página/12 :: Sociedad :: Los padres de la laguna

Domingo, 22 de enero de 2012

HISTORIAS DE PUELCHES Y JESUITAS A VEINTE KILOMETROS DE MAR DEL PLATA.
Los padres de la laguna
En tiempos de la colonia, lo que hoy es el parque público de Laguna de los Padres fue una reducción jesuítica.
Por Carlos Rodríguez

Entre 1735 y 1752, la región en la que se encuentran la Laguna y la Sierra de los Padres fue parte del territorio bajo dominio del cacique Cangapol, llamado “El Bravo” por los invasores españoles.
Perteneciente a la etnia de los puelches o “serranos”, Cangapol tuvo etapas de buena vecindad con algunos religiosos, pero nunca con “los españoles, de quienes hemos recibido muchos agravios en todo tiempo”. En virtud de la firma de un tratado de paz con Cangapol y su gente, el 13 de noviembre de 1746 los misioneros jesuitas Joseph Cardiel y Tomás Falkner, uno español y el otro inglés de ascendencia irlandesa, fundaron la reducción Nuestra Señora del Pilar, uno de los atractivos turísticos que tiene hoy la Laguna de los Padres, llamada al principio “de las Cabrillas” y rebautizada para rendir homenaje a los dos curas.
La edificación original, que incluía una pequeña capilla, tuvo que ser abandonada en 1751 ante un nuevo enojo de Cangapol y dos siglos después, en 1949, fue hallada bajo tierra y reconstruida con los mismos materiales, luego de que Juan Domingo Perón expropiara las tierras de propiedad privada y las convirtiera en reserva pública.
El guardaparques Daniel Méndez resume en pocas palabras el recorrido que se ofrece al turista, a media hora de viaje desde la ciudad de Mar del Plata: “El circuito empieza en la laguna, que incluye la reserva jesuita y el Museo José Hernández, y luego sigue en Sierra de los Padres, con el minizoo, la gruta de los pañuelos, la hotelería y los restaurantes”.
Méndez, como su misión lo indica, se centra en las maravillas de la laguna: “Tenemos más de 130 especies de aves, entre ellas el cisne negro, distintas especies de patos, gallaretas, macaes, garzas, colibríes, pájaros carpinteros y Martín pescadores, además de mamíferos como el carpincho, el roedor más grande del mundo, el coipo o falsa nutria, comadrejas, cuises y hasta gato montés”.
En la laguna se puede pescar durante casi todo el año -el único período de veda es entre el 1º de noviembre y el 1º de diciembre- y la presa favorita es el pejerrey. Los pescadores pueden tirar sus líneas en la orilla o internarse en botes a remo o en lanchas con motor eléctrico, únicamente.
En la laguna “todos los animales están protegidos y no se puede cazar ni capturar presas, ni siquiera la cotorrita verde, que es plaga”. Mientras hace la aclaración, Méndez señala la existencia de jaulas y otros elementos destinados a la captura de pájaros que fueron secuestrados por los guardaparques, mientras tres jilgueros corretean despreocupados, a metros del lugar de la charla.
Méndez cuenta que a la laguna llegan golondrinas en noviembre y se van a fines de enero, y que ellos, los guardaparques, también intervienen en el cercano Atlántico, donde con frecuencia aparecen pingüinos empetrolados y víboras que llegan del Brasil. Las capturan y las entregan a las autoridades, que las destinan a algunos de los varios zoológicos que hay en la zona. Entre los pájaros locales, su preferida es la jacana, un tipo de gallareta multicolor que cuando abre las alas para emprender el vuelo “parece un arco iris”.
En la reconstruida Reducción del Pilar, la capilla permanece con una luz tenue que permite observar en detalle el pesebre “traído este año desde el Vaticano”, informa Mónica, que vende artesanías y recuerdos religiosos.
Las construcciones actuales, realizadas bajo la dirección del arquitecto Guillermo Furlán respetando la idea original, son tres, además de la capilla. En una de ellas trabaja Mónica y en las otras dos se conservan objetos que pertenecieron a los curas Cardiel y Falkner.
En el predio hay seis tumbas. Tres corresponden a los sacerdotes que le dan nombre a la zona y al religioso Matías Stroebel, que supo ser muy respetado por el bravo cacique Cangapol. Las otras tres cruces recuerdan a otros tantos jefes de los pueblos originarios de la zona: Chuyantuya, Marike y Taichoco. No hay nada que haga referencia a Cangapol.
En el epitafio colectivo se lee: “Y cuando ya mi tumba de todos olvidada no tenga cruz ni piedra que guarde su lugar, cuando en la tierra sienta el golpe de la azada, entonces mis cenizas, volviendo de la nada, saldrán de mi sepulcro los campos a alfombrar”. Es una estrofa del poema escrito en 1896 por el héroe nacional filipino José Rizal, poco antes de ser ejecutado por las autoridades coloniales españolas en su país, acusado de formar parte de la guerrilla que peleaba por la liberación nacional.
En la reserva llegaron a vivir cerca de 1200 puelches (“gente del este”), hasta que llegaron las huestes del general Julio Argentino Roca. En el siglo XIX proliferaron las estancias y en 1844, a los 9 años, tras la muerte de su madre, en la Laguna de los Padres se instaló con su padre José Hernández. Dicen que el autor del Martín Fierro “se hizo gaucho” en este lugar y aprendió a realizar las faenas rurales. En la actualidad, en el casco de la estancia en la que vivió, se encuentra el Museo Municipal José Hernández.
La Laguna de los Padres, que nació antes que Mar del Plata, tuvo su puerto marítimo del mismo nombre y desde allí se enviaban productos agropecuarios a otras zonas del país.


© 2000-2012 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

FÍSICA NUCLEAR: LA CARRERA POR EL ENRIQUECIMIENTO DEL URANIO...

Página/12 :: futuro

Sábado, 21 de enero de 2012

FISICA NUCLEAR, IRAN Y EL PROBLEMA DEL URANIO
La carrera por el enriquecimiento
Por Rodolfo Petriz

Gracias al monitoreo que está realizando la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) sobre el programa nuclear iraní, se habló mucho de uranio enriquecido en los últimos meses. Y, sin embargo, a pesar de las sanciones que recibió de EE.UU. por el supuesto interés militar que tendrían sus investigaciones, Irán no es la única fuente de noticias sobre uranio.
El periodista William Broad, en una nota publicada en The New York Times, recoge la inquietud que muestran varios científicos de la Sociedad Americana de Física, con sede en Washington, ante las posibles consecuencias negativas que podría tener la reciente entrada en escena de un nuevo método para enriquecer el radiactivo mineral.
Tras dos años de pruebas en una planta piloto, Global Laser Enrichment (GLE), una empresa norteamericana subsidiaria de General Electric y Hitachi, anunció que logró hacer operativo a gran escala un procedimiento infructuosamente buscado desde hace años por numerosos laboratorios en todo el mundo: el enriquecimiento de uranio por sistema láser.
Después de este éxito, GLE espera que la Comisión de Regulación Nuclear de EE.UU. le otorgue la licencia comercial para invertir U$S 1000 millones en la instalación de una planta con capacidad para abastecer de uranio enriquecido a unos 60 reactores al año.
Ahora bien, ¿por qué una innovación que surge de las entrañas del gendarme nuclear del mundo causa preocupación incluso entre sus propias filas de especialistas?

NATURAL VS. ENRIQUECIDO
Como ya lo indica el adjetivo calificativo, no es lo mismo el uranio natural que el enriquecido. ¿Cuál es su diferencia entonces?
Los núcleos de los átomos están compuestos por protones y neutrones. Todos los núcleos de un mismo elemento poseen igual cantidad de protones, pero pueden variar en la de neutrones: a estas variedades con diferente peso se las denomina isótopos. La composición del uranio natural no es homogénea ya que está formado por dos isótopos, el U235 y U238. La variedad que es fisionable y permite mantener las reacciones en cadena es el U235, pero también es la más rara en la naturaleza: el uranio natural posee sólo el 0,7 por ciento de ese isótopo. El uranio enriquecido es aquel compuesto en el que mediante procesos artificiales se logra obtener mayores concentraciones de U235.
Para fabricar una bomba nuclear es necesario uranio enriquecido al 85 por ciento como mínimo; en cambio, para ser utilizado como combustible para generar electricidad en algunas centrales nucleares es suficiente una concentración que puede variar entre el 0,9 por ciento y el 5 por ciento.
En medio de esos extremos, hay porcentajes intermedios de enriquecimiento útiles para otras tareas: los reactores de investigación necesitan concentraciones que van del 12 al 19,75 por ciento y los motores para propulsión nuclear marina alrededor del 50 por ciento.

ELEVANDO LA CONCENTRACION
Como la diferencia entre ambos isótopos es ínfima, los procesos de separación y enriquecimiento de uranio son complicados y muy costosos. Si bien se han investigado y desarrollado varias técnicas, los métodos más utilizados por el selecto grupo de países que dominan la industria nuclear son dos: la difusión gaseosa y el centrifugado.
La difusión gaseosa consiste en separar el U235 del U238 haciendo hacer pasar hexafluoruro de uranio a través de una membrana semipermeable. Por su parte, el centrifugado se vale de la diferencia de peso de ambos isótopos: como si se tratara de un Koh-i-noor, el uranio se introduce en cilindros rotativos en donde la fuerza centrífuga desplaza los átomos más pesados de U238 hacia el exterior, dejando las de U235 en el centro.
Ya sea que se recurra a uno u otro método, la producción a gran escala sólo puede realizarse en gigantescas plantas industriales utilizando elevadas cantidades de energía. En la actualidad la difusión gaseosa está siendo reemplazada por el centrifugado, ya que este método presenta una mayor eficiencia y su gasto energético es menor, lo cual se traduce en una importante reducción en los costos de producción.
El enriquecimiento por separación isotópica mediante láseres era una posibilidad que se barajaba desde la década del ‘70, pero ningún laboratorio había logrado dar, hasta ahora, con un método que fuera factible de utilizar a gran escala y económicamente rentable. En estos 40 años se intentaron diversas variantes de técnicas láser, todas basadas en que cada átomo tiene un espectro de absorción de energía lumínica específico. Este espectro de absorción funciona como una suerte de huella digital, ya que es altamente improbable que dos átomos compartan el mismo espectro, esto es, que absorban la misma longitud de onda de luz emitida por la fuente láser. Así, irradiando un compuesto con un láser especialmente afinado sería posible excitar el elemento requerido y aislarlo selectivamente. Sin embargo, este proceso que así explicado parece sencillo enfrentó a los especialistas con problemas muy complejos. Al igual que con otros isótopos, como el tritio o el carbono 14, uno de los secretos de estas técnicas es encontrar un láser con la potencia y la longitud de onda necesaria para excitar y disociar el compuesto de uranio, separando el U235 del U238. Junto con ello, es indispensable que sea posible aplicar el proceso en dimensiones industriales, ya que hay láseres que son aptos para trabajos en el laboratorio pero con los cuales no es posible implementar el proceso a gran escala.
Tres son las variantes conocidas de sistemas láser ensayados en laboratorio: por un lado, está el Avlis (Atomic Vapor Laser Isotope Separation), que actúa sobre átomos de U235 presentes en vapor atómico y puede alcanzar altísimos grados de concentración; y por el otro, el MLIS (Molecular Laser Isotope Separation) y el Silex, que se basan en técnicas de separación irradiando compuestos moleculares y con los cuales, en teoría, no sería posible lograr fácilmente grados de enriquecimiento tan altos como con el Avlis.

INFORMACION CONFIDENCIAL
No es infrecuente que científicos de diversos países colaboren e intercambien información sobre sus investigaciones, sin embargo, como los conocimientos sobre tecnologías nucleares suelen ser los secretos científicos mejor guardados, los intentos por optimizar el enriquecimiento por láser estuvieron siempre rodeados de misterio y hermetismo. Cualquier descubrimiento o innovación relevante en energía atómica, ya sea que tenga aplicación civil o militar, trasciende las fronteras de la investigación científica y pasa a formar parte de los intereses estratégicos de las naciones; en este sentido, poseer o no determinados conocimientos en el área otorga beneficios geopolíticos frente a los demás estados.
Es por ello que la carrera por lograr el ansiado método láser tuvo ribetes dignos de películas de espionaje y presentó renuncias poco comprensibles: según confirma la Dra. Laura Azcárate, especialista en separación isotópica por láser del Citedef, en 2008 el Laboratorio Lawrence Livermore de California, uno de los centros especializados en técnicas láser más importante del mundo, había logrado optimizar el proceso Avlis y hacerlo rentable a escala industrial, pero por motivos nunca claros, incluso para los científicos que participaron del proceso, el programa fue desactivado. De igual modo, en los círculos de especialistas trascendió que el gobierno japonés desmanteló el programa de investigación con el que la firma Toshiba también habría logrado optimizar el Avlis. Entre nuestros vecinos, es conocido que Brasil estuvo ensayando el mismo proceso, sin embargo, dado que el gobierno brasileño no permite que la AIEA inspeccione todas sus instalaciones, no es posible confirmar que en la actualidad sigan adelante con el proyecto.
Como toda la información sobre enriquecimiento láser también es considerada “top secret” por el gobierno de EE.UU., los detalles que se conocen sobre el proceso desarrollado por Global Laser Enrichment son los pocos datos brindados por la misma empresa. Según indicó Ch. Monetta, presidente de la compañía, GLE optimizó el Silex, método ideado a mediados de los ‘90 por un grupo de investigadores australianos y cuya patente fue comprada en el 2006 por General Electric, antiguo contratista nuclear del gobierno norteamericano.

CONSECUENCIAS IMPREVISIBLES
El anuncio efectuado por la subsidiaria de General Electric tiene una gran relevancia para la industria nuclear porque el método láser permitiría enriquecer uranio de forma más sencilla y económica, en instalaciones más pequeñas y utilizando menores cantidades de energía que los métodos convencionales.
Este hecho podría tener importantes consecuencias desde el punto de vista energético, ya que brindaría un impulso muy importante a la industria nucleoeléctrica. Una disminución en los precios del uranio enriquecido rebajaría el costo de la electricidad generada en las centrales nucleares, lo cual, a pesar del rechazo que muestran algunos sectores ambientalistas, especialmente después del accidente en la central de Fukushima, podría funcionar como un nuevo impulso a la industria nuclear.
Sin embargo, y para terminar de responder a la pregunta inicial, la principal fuente de preocupación de los científicos norteamericanos es la potencial dimensión proliferante (destinada a la fabricación de armas nucleares) que se abriría con esta innovación y la posibilidad de que surja una nueva carrera por la bomba, esta vez con algunos países periféricos como protagonistas. Con los métodos convencionales, enriquecer uranio en cantidades necesarias como para fabricar bombas en secreto es prácticamente imposible por el tamaño que requieren las instalaciones. En cambio, algunos expertos en proliferación sostienen que con la técnica láser sería más sencillo ocultar los procesos de enriquecimiento. En este sentido, en el paquete de acusaciones que recibió Irán está también la de mantener un programa de enriquecimiento por láser. Así, el éxito obtenido por GLE con el método Silex podría indicar un camino a seguir y renovaría el interés de otras naciones por esta técnica.
Llegados a este punto, y en razón de nuestra propia experiencia como país que sufrió en “cerebro propio” el despojo científico, parece válido preguntarse: ¿qué podrían esconder las preocupaciones de algunos científicos, estados y organismos internacionales sobre los programas de enriquecimiento, láser o no, que llevan adelante ciertos países periféricos?
Además de las evidentes intenciones que tienen los países poderosos en mantener el dominio militar sobre ciertas regiones, una respuesta posible está relacionada con formas de injerencia y hegemonía más sutiles. La supremacía científica y el monopolio u oligopolio tecnológico otorga a los países centrales claras ventajas económicas en todas las actividades productivas, entre ellas en áreas muy sensibles como el sector energético. Para los países emergentes, romper con la dependencia tecnológica es clave para poder encarar cualquier intento de desarrollo autónomo regional. En un futuro en el que se prevé el agotamiento de los hidrocarburos, será fundamental para las naciones disponer de fuentes alternativas de energía. Así, sin minimizar la importancia de debatir sobre la conveniencia o no de la energía nuclear, podría afirmarse que los intentos de los países centrales por monopolizar las técnicas de enriquecimiento de uranio obedecen primordialmente a la lógica de la dominación.

ENRIQUECIMIENTO ARGENTINO
Cualquier país que quiera tener un desarrollo soberano de su industria nuclear, aunque como en el caso argentino sólo sea con fines pacíficos, necesita dominar los procesos de enriquecimiento de uranio. En octubre del 2010, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner reinauguró la planta de enriquecimiento por difusión gaseosa que la CNEA tiene en Pilcaniyeu, Río Negro. Si bien la cantidad de uranio enriquecido que se puede obtener en esa planta aún es escasa, nuestro país busca demostrar que tiene capacidad en el área, lo cual redunda en un mayor peso en los foros internacionales y beneficios a la hora de comprar uranio enriquecido para abastecer a los reactores nacionales.
Animados por la necesidad de mantener a la Argentina a la vanguardia de las investigaciones nucleares, científicos del Centro de Investigaciones Técnicas para la Defensa (Citedef), iniciaron este año un ambicioso proyecto para dominar la técnica de enriquecimiento por láser en su variante MLIS. Los responsables del programa, la Dra. Laura Azcárate, jefa de la División Fotofísica Láser en Gases, y el Dr. Francisco Manzano, a cargo de la División Fotofísica UV Visible, albergan grandes esperanzas de llegar a resultados positivos dada la larga experiencia que tienen trabajando en enriquecimiento isotópico con otras sustancias y en la fabricación de láseres con características especiales. El plan tiene una duración estimada de tres años y en ellos los especialistas esperan poner a punto la técnica, definir el láser a utilizar, precisar qué grado de enriquecimiento obtienen e instalar una pequeña planta piloto de laboratorio.


© 2000-2012 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

VESTA: ¿ASTEROIDE O PLANETA?...

Página/12 :: futuro

Sábado, 21 de enero de 2012

NUEVOS Y SORPRENDENTES HALLAZGOS EN EL ENORME Y FAMOSO ASTEROIDE
¿El planeta Vesta?
Las cosas ya no son tan simples en el Sistema Solar. Y aquel cuadro familiar que aprendimos hace apenas quince o veinte años parece, al menos, incompleto. A fuerza de nuevos instrumentos, nuevas observaciones y nuevos descubrimientos, las tradicionales etiquetas de la astronomía se están poniendo cada vez más amarillas. Y se caen a pedazos. Cambia, todo cambia. Y la ciencia es justamente eso: saber cambiar a tiempo ante la contundencia de las evidencias. O, simplemente, ser justos con la naturaleza.
Por Mariano Ribas

Ya no hay simplemente planetas, lunas, cometas y asteroides. Ahora hay “planetas terrestres”, “gigantes de gas”, “gigantes de hielo”, y “planetas enanos”. Hay “lunetas” de apenas unos kilómetros, hay otras medianas, pero también hay lunas de “escala planetaria” (y hasta con atmósferas incluidas). Hay cometas convencionales, pero hay otros gigantescos. O que están “dormidos”. O ya casi secos, y más que cometas, parecen asteroides. Y hay asteroides convencionales, otros son “potencialmente peligrosos” (porque cruzan o rozan la órbita terrestre), o bien tienen rasgos cometarios. Pero también, hay asteroides que no sólo son mucho más grandes que los demás, sino que también son mucho mas complejos que sus compañeros de tribu: desde julio del año pasado, la sonda espacial Dawn (“Amanecer”), de la NASA, está orbitando a Vesta, un asteroide gigante, evolucionado y geológicamente “diferenciado”, que, justamente por todo eso, parece pedir a gritos un cambio de categoría.

VESTA A LA VISTA
La sonda espacial Dawn partió de la Tierra en septiembre de 2007. Y tras casi cuatro años de largo viaje (en trayectoria en espiral y hacia “afuera”), se adentró en el “Cinturón de Asteroides”, -aquel monumental anillo formado por millones de requechos interplanetarios rocoso-metálicos, que deambulan entre las órbitas de Marte y Júpiter. Una suerte de frontera natural que divide en dos a la comarca planetaria: hacia adentro, están los mundos de roca y metal. Y hacia afuera, los gigantes de gas y hielo. A todas luces, el “Cinturón de Asteroides” es una zona de transición, tan inmensa como compleja. Más del 99 por ciento de sus integrantes ni siquiera llega a los 100 kilómetros de diámetro. Pero hay un puñado que claramente se destaca sobre la pesada manada, especialmente Ceres, el más grande de todos: mide casi 1000 kilómetros de diámetro y su forma es aceptablemente esférica. No por casualidad, desde hace unos años, ha sido recategorizado como “planeta enano” (una categoría que comparte, entre otros, con Plutón). Y no por casualidad, Ceres será el próximo objetivo de la misión Dawn, en 2015.
Pero volvamos al presente. Volvamos a Vesta: hace seis meses (el pasado 16 de julio), la nave de la NASA -equipada con un novedoso motor de iones- llegó a su primer destino, y se dejó atrapar por la gravedad de esta roca espacial de 530 kilómetros. Y allí está, desde entonces, dando vueltas alrededor de Vesta, escrutando su superficie con una batería de sofisticadas cámaras e instrumentos. Y los resultados son por demás sorprendentes...

IMAGENES PARA EL ASOMBRO
Más allá de los estudios físicos, gravimétricos, y térmicos, lo más llamativo de este mundo recién revelado (hasta hace poco no era más que un punto en los telescopios convencionales, y apenas algo más en las imágenes del Hubble) es la gran riqueza y complejidad de relieve. Con un solo golpe de vista ya se nota un marcado contraste entre sus dos hemisferios: el Norte tiene una de las superficies más accidentadas y cratereadas de todo el Sistema Solar, mientras que el Sur es mucho más suave. Y eso sólo para empezar. “Las imágenes de Vesta superaron nuestros sueños más osados, y confirman que no es una simple bola de roca: estamos viendo enormes montañas, valles, colinas, acantilados, depresiones, y cráteres de todos los tamaños”, dice el geofísico Christopher Russell (Universidad de California, Los Angeles), principal investigador de la misión Dawn. Y agrega: “Vesta muestra señales de todo lo que sufrió su superficie a lo largo de 4500 millones de años de colisiones, y también parece preservar evidencias de lo que pudieron ser procesos internos”. Y justamente, esos posibles procesos internos de Vesta, y sus consecuencias más o menos visibles, parecen ser los de mayor peso a la hora de reconsiderar a este ciudadano ilustre del “Cinturón de Asteroides”.UN MUNDO GEOLOGICAMENTE “DIFERENCIADO”.
A diferencia de la Tierra, Marte, Venus y Mercurio, Vesta (y también Ceres) no llegó a desarrollarse del todo. Quedó como una suerte de mundo embrionario. Y esencialmente, eso fue por culpa de Júpiter, que con sus poderosos y continuos tironeos gravitatorios, entorpeció el mecanismo de acreción dentro del “Cinturón de Asteroides”. Los ladrillos nunca llegaron a formar una sola casa más grande. Aún así, Vesta alcanzó un tamaño bastante respetable (ver recuadro). Y además, comparte ciertos rasgos con sus hermanos mayores, los “planetas terrestres”: además de tener un cuerpo rocoso-metálico, parece estar geológicamente “diferenciado”. Es decir, tendría una estructura bien definida: un núcleo metálico, un manto rocoso, y una corteza basáltica, resultado de fuertes erupciones volcánicas que bañaron su superficie. Y para eso, debió haber pasado por una primera etapa de calentamiento extremo y fusión de sus materiales.
“Creemos que en sus inicios, el Sistema Solar recibió grandes dosis de metales radiactivos provenientes de una explosión de supernova cercana, y esos materiales, que se incorporaron a objetos en formación, como Vesta, fueron liberando mucho calor en sus interiores”, dice Russell. Con esa poderosa fuente de calor interna, los materiales primigenios de Vesta se fundieron y se fueron acomodando: los más pesados (como el hierro y otros metales) se “hundieron” y formaron el núcleo; y los más livianos, “flotaron” formando volcanes y flujos de lava basáltica.
El basalto (que dicho sea de paso es el tipo de roca más común de la propia corteza terrestre) es clave en toda esta historia: de hecho, los primeros indicios de que este súper asteroide podía ser un cuerpo geológicamente diferenciado provienen de observaciones telescópicas, de comienzos de los años ’70. Por entonces, se detectó la huella espectral del basalto en la luz solar que Vesta reflejaba. Y si había basalto, significaba que alguna vez esta gigantesca roca espacial había estado fundida.
Las observaciones recientes de Dawn confirman aquellas observaciones, y refuerzan todo el modelo de la diferenciación: “las llanuras de Vesta son de lava basáltica, enfriada y solidificada, que fluyó hacia la superficie -dice Russell- y pensamos que allí hubo antiquísimos volcanes, aunque aún los estamos buscando”.

“EL MAS PEQUEÑO DE LOS PLANETAS TERRESTRES”
Hasta ahora, oficialmente, Vesta es un “asteroide” o un “planeta menor”. Pero eso no nos dice nada en especial sobre este objeto, porque esa misma etiqueta también la llevan puesta más de medio millón de objetos de segunda línea del Sistema Solar (aquellos con órbitas bien establecidas, porque son muchos más). Objetos que en su inmensa mayoría, son como piojos a su lado. Y que no son más que un rejunte de cascotes débilmente unidos por su gravedad. Vesta no sólo es mucho más grande, sino que, como ya se dijo, tiene una estructura diferenciada.
Una evolución geológica. E incluso, hasta una forma pasablemente redondeada, porque ha sido medianamente moldeado por su respetable gravedad. Hay astrónomos que prefieren llamarlo “protoplaneta”. O “mundo embrionario”. Pero ¿qué opinan los científicos que más y mejor lo están estudiando, con la ayuda de la sonda Dawn?.
Russell y su equipo se la juegan. Y se animan a llamarlo, directamente, “el más pequeño de los planetas terrestres”. O por lo menos, esperan que pronto sea subido a la categoría de “planeta enano”, como Ceres, su hermano mayor en el “Cinturón de Asteroides”. O el mismísimo Plutón, allí en los helados arrabales del Sistema Solar. “Esto lo definirá la Unión Astronómica Internacional -dice el científico- pero al menos en lo que a su interior respecta, Vesta tiene todo lo necesario para ser un planeta.
”En julio de este año, la nave de la NASA encenderá su motor de iones, se alejará de Vesta, e iniciará un largo periplo hasta su parada final: en febrero de 2015 llegará a Ceres. Quizás por entonces, la crisis de identidad de Vesta ya esté resuelta.

Vesta: perfil de un super asteroide
Diámetro: 530 km.
Distancia media al Sol: 353 millones de km.
Período orbital: 3,6 años
Rotación: 5,34 horas
Densidad: 3,8 g/cm3
Gravedad superficial: 2,5% de la terrestre
Temperatura media: -90C aprox.
Vesta fue descubierto en 1807 por el alemán Heinrich W. Olbers, médico y astrónomo aficionado. Lleva el nombre de la diosa romana del hogar. Luego de Ceres, es el objeto más grande y masivo del “Cinturón de Asteroides” (cabeza a cabeza con Pallas). Y el más brillante de todos: en ciertos casos llega a verse a simple vista. Hasta hace muy poco tiempo, poco y nada se supo de esta enorme roca espacial. Los únicos datos más o menos confiables provenían de la observación de su movimiento orbital, de los análisis espectroscópicos de la luz que refleja del Sol (es inusualmente brillante en comparación a los demás asteroides), y de sus sutiles efectos gravitatorios sobre otros asteroides.
Gracias a las toscas fotografías tomadas por el Telescopio Espacial Hubble en la última década, se sabía que su silueta era pasablemente redondeada, como si fuera una pelota algo aplastada. Y que su hemisferio sur está dominado por un impresionante cráter de unos 450 kilómetros de diámetro (casi tanto como el propio asteroide). Esa inmensa fosa (que tiene un pico central de 13 mil metros de altura) es la huella de una terrible colisión -con otro asteroide- que Vesta sufrió en algún momento remoto de su historia. Un impacto que debe haberle arrancado pedazos enteros de su corteza rocosa, lanzándolos al espacio. Todo indica que los llamados “Vestoides” son una familia de asteroiditos “hijos” de aquel catastrófico evento. A la luz de los recientes resultados de la misión Dawn, resulta por demás evidente que Vesta no sólo es grande: es un objeto complejo y evolucionado. Está geológicamente “diferenciado”. Y todo eso lo pone varios escalones por encima de casi todos sus demás compañeros del “Cinturón de Asteroides”, que, según los modelos actuales, no son más que simples “pilas de cascotes”.


© 2000-2012 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

martes, 17 de enero de 2012

16 de enero de 1966: El incidente nuclear en Palomares (España)

El incidente de Palomares: el día que cayeron cuatro bombas sobre España

En 1966, sobre la costa mediterránea española, dos aviones de EE.UU. chocaron en vuelo. Una de las naves, un B 52, estalló en el aire dejando caer su mortífera carga sobre un pueblito.
Washington ordenó un colosal rescate para evitar lo que pudo ser la peor catástrofe nuclear de la historia.

Cuando hablamos sobre tragedias nucleares, se nos viene a la mente lo ocurrido en Chernobil, Ucrania en 1986, lo de los submarinos rusos K-19 en 1961 y Kursk en 2000, peor aún, lo ocurrido en Hiroshima y Nagasaki en 1945 y el actual desastre nuclear de la central de Fukushima, Japón.
Pero hay una historia poco recordada en la actualidad y es el incidente nuclear de Palomares, España ocurrido en 1966. Una tragedia que estuvo a poco de convertirse en la peor catástrofe nuclear de todos los tiempos ya que estuvieron involucrados en el mismo incidente cuatro bombas atómicas.

Mañana trágica……

Un gigantesco bombardero B-52 de la fuerza aérea de los Estados Unidos tenía una cita con su avión de reabastecimiento. La cita se cumplió sobre la costa mediterránea de España, a las 10:20 horas de la mañana del 16 de enero de 1966. El cargamento del B-52 consistía en cuatro bombas de hidrógeno de 1,5 megatones, con las que había estado dando vueltas sobre el Mediterráneo.
En ese momento, el bombardero tenía que cargar combustible en el aire, proporcionado por el avión nodriza, antes de regresar a Estados Unidos.
A bordo del B-52, el capitán fijó la posición detrás del avión nodriza y a 10.000 metros de altura.
A bordo del avión nodriza K-135, que estaba delante, el mayor Emila Chapla se mantuvo en una dirección regular, a medida que observaba cómo el bombardero maniobraba para tomar la posición adecuada detrás suyo.
El B-52 acortó distancias, listo para ajustar la manguera, que salía de la proa de su avión, a la bomba de combustible que pendía de la panza del avión nodriza.
Chapla observó cómo se acercaba el B-52 en un ángulo demasiado alto y a una velocidad excesiva. Envió un aviso por radio al B-52, pero cuando sus urgentes palabras acababan de ser pronunciadas, los dos inmensos aviones chocaron.
El B-52 se elevó por debajo del avión nodriza y lo golpeó en la panza. El mayor Chapla luchó por controlar su avión, gravemente averiado, para tratar de llevarlo a la base. En el B-52, el capitán supo que su avión estaba perdido. La estructura y la cabina estaban destruídas y el avión comenzaba a despedazarse. El capitán y los dos tripulantes se arrojaron en paracaídas, justo un momento antes de que se produjera una tremenda explosión, desparramando miles de fragmentos en su camino.
Entre los escombros que llovieron sobre la costa española esa mañana, había cuatro bombas de hidrógeno de 7 metros de largo. Las bombas cayeron en las cercanías del pueblo de Palomares. Ninguna de ellas explotó. Pero se temía que las carcasas de las bombas hubieran podido abrirse, al estallar los detonadores de TNT debido al impacto. Y nadie sabía con seguridad qué efectos podría tener un escape de plutonio y uranio radiactivos sobre la desprevenida población civil.
Tan pronto como se conoció el accidente, se formó un equipo militar de emergencia, que voló de Estados Unidos a España. Mientras tanto, los consejeros militares norteamericanos en España informaron de la novedad a las autoridades de Madrid.
A la prensa se le suministró un escueto informe, diciendo que un avión americano había sufrido un accidente. No se hizo mención alguna a las armas nucleares que llevaba el avión.
Los campesinos de Palomares no estaban al tanto de los peligros que les acechaban. Pero con la llegada del equipo americano de emergencia y el cordón de seguridad sin precedentes que se había tendido en el área, los periódicos comenzaron a atar cabos. Descubrieron así que el avión accidentado debía transportar armas nucleares. Y que esas bombas estaban ahora esparcidas por los campos de España.
Pieza tras pieza, los periodistas armaron el rompecabezas del desastre, a pesar de que tenían prohibida la entrada al área.
El mundo fue informado con grandes titulares de lo que estaba sucediendo en ese pueblito español. Pero en Palomares no se dijo nada a los campesinos. Se les prohibió cosechar sus campos y se les ordenó permanecer en el pueblo.
A medida que las tropas y los aviones comenzaban a pulular sobre el lugar, los 2.500 habitantes de la comarca comenzaron a alarmarse. Y había un porqué, ya que las tres bombas que habían caído cerca del pueblo se habían abierto y estaban liberando plutonio y uranio hacia la atmósfera. La suave brisa que soplaba ese día estaba esparciendo a través de la campiña un veneno invisible.
La primera bomba que se recuperó fue descubierta en campo abierto mediante reconocimientos aéreos. El estallido del TNT había abierto un pequeño cráter. Había perdido poco contenido.
Otra bomba, también astillada, se encontró en una zona montañosa, a unos cinco kilómetros de Palomares.
Una tercera bomba fue encontrada por un lugareño, junto a su casa, en las afueras del pueblo. Estaba en un pequeño cráter y despedía humo. Y no sólo humo, sino algo desconocido para el lugareño: polvo radiactivo.
Fue sólo después de algunas horas cuando la noticia llegó a oídos de los americanos: se había encontrado otra de las bombas. Se habían recuperado tres bombas, pero ¿dónde estaba la cuarta?
Francisco Simó Orts, un pescador, proporcionó la respuesta. Simó estaba en el mar, a bordo de su barco, cuando ocurrió el accidente aéreo, a 10.000 metros por encima de su cabeza. Algunos minutos después vio caer lentamente del cielo un largo objeto metálico, sostenido por dos paracaídas. El objeto cayó al mar a unos metros de su barco, y luego se hundió con rapidez. Orts siguió pescando y luego navegó hacia su casa.
Cuando llegó al puerto, relató a sus amigos el extraño suceso. Decidieron informar a la policía local. Pero a causa del manto de secreto que los americanos habían echado sobre lo que llamaban en clave Operación Flecha Rota, ni siquiera la policía española sabía con exactitud qué estaba pasando.
Cuando finalmente los americanos oyeron la historia del pescador, enviaron a los expertos para entrevistar e interrogar a Orts.
Su descripción se ajustaba a los hechos. La bomba había caído al mar suspendida de un paracaídas. Orts salió en su barco con un equipo de expertos para mostrarles exactamente dónde se había sumergido la bomba. El problema consistió en que, una vez en el Mediterráneo, el pescador ya no estaba seguro de poder indicar con precisión el lugar. Todo lo que los investigadores sabían era que la bomba estaba, probablemente, en algún lugar dentro de un área de quince kilómetros cuadrados, a unas seis millas de la costa, donde el escarpado fondo marino varía su profundidad entre los 25 y los 1.500 metros. En alguna parte, allí abajo, estaba la cuarta bomba.
Un grupo de búsqueda marina fue convocado en las afueras de Palomares; estaba dotado de 20 barcos, 2.000 marinos y 125 hombres rana. También disponía de un batíscafo y de dos submarinos miniatura. Se ordenó al equipo buscar la bomba y encontrarla a toda costa, antes de que la arena o el lodo la ocultara. Si no se encontraba, existía el peligro de que sus dispositivos de seguridad se oxidaran, permitiendo que los residuos radiactivos contaminaran el Mediterráneo. O que incluso provocaran una explosión capaz de crear una mortífera nube radioactiva sobre la costa de España. También existía la posibilidad de que, si la bomba era abandonada, los rusos podrían intentar encontrarla. La bomba debía, pues, ser hallada. Y fue hallada……
El 15 de marzo, dos meses después del accidente aéreo, la tripulación del minisubmarino Alvin descubrió una muesca en el lodo, a 800 metros. Investigaron más atentamente y emergieron. Al día siguiente hallaron la pista: descubrieron un paracaídas en el fondo marino. Siguieron las cuerdas del paracaídas y allí, suspendida sobre un abismo de 1500 metros, descansaba la bomba.
Llevó más de tres semanas recuperarla, porque existía el peligro de hacerla caer. Pero el 7 de abril de 1966, superadas varias amenazas de catástrofe, la bomba de hidrógeno fue izada a la superficie. Mientras tanto, gran parte de la población de Palomares estaba fuera del peligro de la contaminación, y se acordó una compensación por la pérdida de los cultivos.
Se había evitado así, una tragedia nuclear a una escala inimaginable.

Fuente: http://www.diariojornada.com.ar/

© 1999-2012 VidaPositiva.com

domingo, 15 de enero de 2012

LA DIABETES Y MICROSOFT...

Lentes de contacto indicarán nivel de glucosa -Muy Interesante México
www.muyinteresante.com.mx

tecnologia / 03/01/12

La Universidad de Washington y Microsoft Research tienen en desarrollo una lente de contacto que monitoriza los niveles de glucosa en los diabéticos.
Estas lentes de contacto no cambiarían de color según el nivel de glucosa en la sangre, sino que de manera inalámbrica transmitirían la lectura realizada a un receptor que se encargará de procesar la señal, estimar el grado de azúcar sanguínea y, podría ser también, enviar los datos directamente al historial médico del paciente o a un centro de salud.
En la actualidad se llevan a cabo investigaciones para que las lentes de contacto, además de corregir problemas en la visión como la miopía o la hipermetropía, puedan ser utilizadas en otras aplicaciones. En algunos años más podrán servir como displays tipo “Terminator”; se convertirán en potenciales interfaces tanto de entrada como de salida que nos permitirían conectarnos con múltiples sistemas de información, una especie de pantalla portátil siempre comunicada.
Por lo pronto, las lentes prototipo (Interfaz de usuario natural) integran un sensor que mide el nivel de glucosa, un transmisor de radio y una antena para enviar la información a un receptor que determina una medida en tiempo real. Ello evitará pinchar con una aguja al paciente y colocar una gota de sangre en una tira reactiva; es decir, mejoraría mucho la calidad de vida de los diabéticos.


Editorial Televisa S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. Anúnciate con nosotros.

NUEVAS ESTRATEGIAS CONTRA LA GRIPE...

Página/12 :: futuro

Sábado, 14 de enero de 2012

NUEVAS ESTRATEGIAS CONTRA LA GRIPE
Todo está guardado en la memoria (inmunológica)
Por Jorge Forno

La gripe es una enfermedad a veces banalizada y otras temida. Simpáticas
publicidades de medicamentos -siempre paliativos- suelen alternar con
rimbombantes mensajes mediáticos que presentan a algunas variantes del virus en
cuestión como firmes candidatas a acabar con casi toda la humanidad. Sin dudas
que el agente de la influenza acumula pergaminos para ser considerado una
amenaza permanente. Una formidable capacidad de adaptación le permite esquivar
los mecanismos de defensa más efectivos del sistema inmunológico y convertir en
inútiles las más refinadas vacunas de una temporada a la otra. En EE.UU. y
Europa, la finalización de 2011 tuvo como protagonista al problema de la gripe,
con la realización de dos congresos internacionales pensados para discutir una
amplia galería de asuntos, que abarcan los negocios de los laboratorios, las
políticas públicas y la logística mundial en casos de emergencias globales.
También, claro, queda un espacio reservado para las cuestiones científicas que
rodean a tan esquivo e indeseado huésped viral.
El de la gripe es un agente infeccioso extremadamente simple, del grupo de los
virus ARN. Conocidos desde que en 1935 Wendell Stanley logró cristalizar el
Virus del Mosaico del Tabaco, estos tipos de virus están constituidos tan solo
por un material genético de ácido ribonucleico (ARN) empaquetado en una
cobertura proteica. En el caso del virus de la influenza, dos proteínas de
aquella cobertura se combinan con hidratos de carbono para constituir unas
estructuras que sobresalen de su superficie, la Hemaglutinina y la
Neuraminidasa. De sus iniciales -H y N- provienen las cíclicamente famosas
clasificaciones de los tipos de influenza, y junto con otras proteínas asociadas
a la estructura de las membranas y al material genético son los blancos
favoritos del sistema de defensa del huésped.

ADAPTANDOSE A LAS CIRCUNSTANCIAS
No es novedad decir que el virus de la gripe posee una increíble capacidad de
adaptación. La variabilidad -que hace obsoletas a las vacunas de un año a otro y
obliga a encarar campañas de inmunización anuales- se adquiere por mutaciones o
combinaciones del material genético que son posibles incluso entre virus
patógenos en distintas especies. Cuando dos variantes del virus infectan a una
misma célula, puede producirse una explosiva mezcla de ARN que se transmite a la
siguiente generación de virus modificando sus proteínas antigénicas. Esta
modificación les hace adquirir una notable capacidad ofensiva frente a los
desprevenidos sistemas inmunológicos. Como si todo esto fuera poco existen, tres
tipos de influenzavirus según la variación de sus proteínas de membrana. El tipo
A es el más peligroso, ya que se hospeda en una gran cantidad de especies y se
distingue por su agresividad, mientras que los tipos B y C son menos comunes y
también menos violentos.
A lo largo de la historia, la influenza ha dado muestras de su agresividad. Sin
ir muy lejos en el tiempo, todavía estremece el recuerdo de la Gripe Española,
que entre 1918 y 1919 se expandió por todo el mundo -aunque con mayor virulencia
en el Hemisferio Norte- dejando según algunas estimaciones más de cien millones
de muertos. El número de víctimas nunca fue completamente precisado ya que la
información cayó en las garras de la censura imperante por el clima bélico que
reinaba en Europa. China fue el país más afectado, pero esta pandemia quedó
asociada para siempre a España, por ser éste uno de los pocos países
occidentales que publicitaban -aunque recortadamente- las cifras de muertos.

BAJEN LA BARRERA
En la primera década del siglo XXI, los muy fundados temores a las pandemias
gripales de gran magnitud se reavivaron. En 2005 se encontraron en Turquía y
Rumania aves infectadas por una forma de virus de gripe aviar, la H5N1, que
había afectado a decenas de millones de aves en Asia desde 2003, con una
altísima tasa de mortandad. En los mercados asiáticos estas aves estaban en
permanente contacto con otros animales de granja y el virus de la gripe aviar
tenía las puertas abiertas para hacer gala de su portentosa capacidad de
adaptación y saltar la barrera entre especies. En general no es fácil que un
agente infeccioso pase de una especie a otra, pero cuando este pasaje ocurre
suele estar acompañado de una alta tasa de contagio para los desafortunados
nuevos huéspedes. Ni que hablar de los estragos que pueden causar estos agentes
infecciosos de probada tasa de mortalidad.
Las luces de alerta se encendieron frente a la posibilidad de que el virus
aviario adquiriera la capacidad de infectar a los seres humanos. Así salieron a
la luz desde una controvertida vacuna vietnamita -anunciada con bombos y
platillos, pero que no respetaba los protocolos de investigación aceptados por
la comunidad científica- hasta planes de emergencia y medidas de acción que
afortunadamente no fueron necesarias frente a la evolución de los hechos. La
cuestión puso sobre el tapete la debilidad que frente a la urgencia por
enfrentar una epidemia implica estar atado a los más lentos y biológicos tiempos
requeridos para el desarrollo de una vacuna efectiva. Y también la necesidad de
contar con un rápido y masivo acceso a la medicación disponible.

INMUNIDAD PARA TODOS
La alarma de 2005 permitió a la comunidad internacional estar preparada para
afrontar con mejores herramientas la pandemia de 2009/2010 en la que el
protagonista fue otro tipo de virus de la gripe. Una variante del virus H1N1
-bautizado en principio y discutiblemente como virus de la gripe Porcina y luego
como gripe A- se vistió con el traje de Jinete del Apocalipsis, propagándose
rápidamente y manteniendo al mundo en vilo durante meses. La gripe A obligó a
activar algunos de los planes de alerta y de las acciones que habían sido
pensados a partir del riesgo de propagación de la gripe aviar. Ya sea por las
medidas preventivas y paliativas tomadas o porque al fin y al cabo la
agresividad del virus fue menor que la temida en un principio, la prueba fue
superada con bastante efectividad.
Aquella pandemia del virus H1N1 dejó mucha tela para cortar a los científicos. A
partir del relevamiento de la población afectada se encontraron individuos que
poseían una ventajosa particularidad. Su sistema inmunológico parecía entrenado
para resistir con éxito cualquier ataque proveniente del influenzavirus A, sin
importar a qué subtipo pertenezca. Esta memoria inmunológica -que no aparece
luego de las gripes estacionales comunes y silvestres- llamó la atención a un
grupo de investigadores estadounidenses, que se refirieron a ella en un artículo
publicado en enero de 2010. Luego, en agosto de 2011, un grupo de científicos
suizos publicó en la revista Science un artículo que detalla avances en esa
línea de trabajo. En esa publicación describieron un anticuerpo que contaría con
la capacidad de atacar a los 16 subtipos conocidos de la influenza A, el F16. El
nombre tiene una explicación científica, ya que proviene de combinar el término
flu -gripe en inglés- y la cantidad de subtipos que ataca. Pero también evoca a
un avión de combate surgido en los momentos más calientes de la llamada Guerra
Fría. Nada es casual, porque el F16 es un firme candidato a convertirse en una
letal arma en la guerra contra el versátil virus de la influenza. Las técnicas
de producción de anticuerpos monoclonales permitirán fabricar anticuerpos F16 de
extremada pureza que servirán como una portentosa herramienta para actuar
rápidamente en casos de pandemias. Y en un futuro no muy lejano abrir el abanico
de herramientas para enfrentar al virus de la gripe y lograr la fabricación de
la tan deseada vacuna polivalente, que permita sortear la formidable
variabilidad estacional del virus. La clave parece estar en una zona de la
proteína Hemaglutinina, que no variaría entre los subtipos de la influenza.

¿DE QUIEN ES EL CONOCIMIENTO?
La industria farmacéutica también tiene algo que decir por estos días. En un
congreso realizado en EE.UU., un laboratorio inglés anunció una serie de avances
en los ensayos clínicos de una vacuna que protegería contra todos los tipos de
gripe de las cepas A y B. La nueva vacuna se basaría en unas proteínas que se
encuentran no ya en la superficie sino en el interior del virus de la influenza.
Las proteínas en cuestión serían vitales para todos los tipos de virus y por eso
no podrían mutar sin perder su crucial funcionalidad. Una vacuna de este tipo
podría producirse por síntesis química eliminando los hasta hoy usuales
mecanismos de cultivo en embriones de pollo y otros procedimientos que pueden
dar lugar a episodios alérgicos en las personas vacunadas, y según afirman los
voceros del laboratorio, una o dos dosis alcanzarían para obtener una
inmunización de por vida frente a los ataques del virus. El hallazgo ya ha sido
patentado por el laboratorio, lo que de comprobarse su efectividad les permitirá
a sus accionistas suculentas ganancias y reabrirá una vez más la controversia
sobre la propiedad pública o privada del conocimiento.
La epidemia de gripe A también había dejado huellas en este sentido con la
discusión que se planteó en torno del abastecimiento y producción del
oseltamivir, el hasta hoy único medicamento efectivo frente a la infección
viral. En caso de una nueva pandemia, los gobiernos deberán decidir si adhieren
a la lógica del mercado y dejan en manos de una empresa el monopolio de la
producción de la vacuna, o toman las riendas del asunto para que llegue a la
mayor cantidad de gente posible y a costos razonables para las economías
nacionales.
Los tratados internacionales autorizan a los países a otorgar licencias
obligatorias en casos de emergencias sanitarias o asuntos considerados de
interés público. La esperanza de que la tan deseada vacuna esté disponible
deberá ir de la mano con acciones que permitan su aplicación masiva, frente a un
virus que no respeta fronteras ni reconoce las diferencias sociales.


© 2000-2012 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

jueves, 12 de enero de 2012

Textos que te dejan pensando.....

El Muro de los Lamentos

Una reportera escuchó hablar de un anciano judío que había estado yendo a orar al Muro de los Lamentos durante muchos años, todos los días, sin faltar uno. Así que fue para allí a comprobarlo.
Identificó al hombre fácilmente mientras se acercaba al Muro de los Lamentos.
Lo observó mientras oraba. Después de 45 minutos y cuando el viejito se estaba dando vuelta para irse, ella se acercó para hacerle una entrevista.
- Discúlpeme, señor. Soy Rebecca Smith, reportera . ¿Cuál es su nombre?.
- Morris Fishbein -respondió el hombre.
- ¿Cuánto tiempo ha venido usted señor, al Muro de los Lamentos?
- Alrededor de 60 años.
- ¡60 años! ¡Es asombroso! ¿Y por quién ó por qué reza?
- Rezo por la paz entre cristianos, judíos y musulmanes. Rezo porque terminen todas las guerras y los odios entre la gente. Rezo para que los niños crezcan como adultos responsables, amando a sus semejantes.
- ¿Y cómo se siente usted después de estos 60 años?
- Como si le hubiera estado hablando a una pared......

domingo, 8 de enero de 2012

Fue en un partido de truco...

http://www.youtube.com/watch?v=3vrdR7XeXhE

Superhombres calvos, Mutantes y afines...

Página/12 :: futuro

Sábado, 7 de enero de 2012

Superhombres calvos, mutantes y afines
Por Pablo Capanna

A pesar de que muchos esperaban que él, que había indagado nuestro origen,
dijera algo acerca del futuro de la humanidad, Darwin siempre fue muy prudente.
Apenas sobre el final de El origen del hombre admitió que “podemos tener
esperanzas de alcanzar un destino aun más elevado en un remoto porvenir”.
Más dispuesto a opinar estaba en cambio su colega Russel Wallace, quien por sus
convicciones socialistas confiaba en el progreso moral, y por sus creencias
espiritistas soñaba con el desarrollo futuro de nuevas facultades mentales.
Fue el propio Wallace quien esbozó una polémica con la madre de la Teosofía,
Mme. Blavatsky. La profetisa rusa decía estar en condiciones no sólo de
anticipar el futuro del homo sapiens sino de hablar del Superhombre que nacería
en América, y hasta del ser que le sucedería antes de que acabara el presente
ciclo cósmico.
A pesar de la cautela de Darwin y Wallace, a fines del siglo XIX la idea del
Superhombre ya estaba circulando por toda Europa, y Nietzsche no era el único en
hablar de eso. Si la evolución aparecía como un proceso de creciente complejidad
y conciencia que venía desde los protozoarios, no había razón para suponer que
el hombre no seguiría evolucionando.
Mientras que Darwin y Wallace no preveían cambios físicos radicales en el
hombre, H.G. Wells se lanzó a imaginarlos, para lo cual no hizo más que
extrapolar las tendencias de la vida civilizada.

EL ENANO CABEZON
Wells fue quien creó el modelo más popular de “hombre del futuro”. Desde
entonces no han hecho más que imitarlo, y han recurrido a él a la hora de
imaginar a los extraterrestres. Ocurre que éstos siempre fueron pensados como
sobrehumanos, por su capacidad para viajar por el espacio. Pero hoy que estamos
en condiciones de hacerlo nadie diría que nos hayamos superado demasiado.
Cuando escribió El hombre del año Un Millón (1893), Wells pensaba que la
tendencia al sedentarismo, junto a la reducción del trabajo y la actividad
física, iría acentuándose, y estaría acompañada por una creciente actividad
intelectual.
El prototipo de Wells tenía una enorme cabeza ovoide y un rostro apenas
esbozado. Por sus condiciones artificiales de vida apenas haría uso de la nariz,
las orejas y la boca, pero tendría ojos prominentes, desarrollados gracias al
estudio. Entre otros vestigios animales habría perdido el vello corporal y el
pelo.
Desde entonces fue inevitable que casi todos los superhombres de ficción fueran
calvos. De hecho, ya hay mucha gente que ha comenzado a afeitarse la cabeza, y
aunque se nota cierta tendencia a hipertrofiar la oreja y el dedo, por el uso
del celular, no hay que temer otras cosas, porque la gente dedica más tiempo a
endurecer los glúteos que a ejercitar el cerebro.
Dotado de gran cabeza y manos diestras, el hombre de Wells tenía un cuerpo que
difícilmente podría sostenerlo, con sus flojos músculos y sus piernas de pájaro.
Para resolver el problema, Wells hizo que viviera sumergido en tanques llenos de
nutrientes, como una suerte de feto senil, quizás atendido por legiones de
robots.
En Los primeros hombres en la Luna (1901), Wells pareció ironizar sobre sus
propias especulaciones. Diseñó una sociedad de “insectos” con cuerpos
especializados como herramientas, dirigidos por algunos desmesurados cerebros,
que sólo vivían para el conocimiento puro. En La máquina del tiempo (1895) había
imaginado algo peor: la especie podía dividirse en dos, una hebefrénica y la
otra bestial, pero ambas estériles.
En cierta medida, la paleontología permite especular sobre el futuro del hombre,
en cuanto nos muestra cómo evolucionan el índice cefálico o las circunvoluciones
cerebrales. Con todo, los pueblos “originarios” de América y Oceanía estuvieron
muchos milenios aislados, sin que nunca se volvieran una especie distinta. Hoy,
la tendencia globalizadora hace que cada vez haya menos islas Galápagos donde
las mutaciones puedan prosperar, y si algo cabe esperar es la homogeneización
racial.
La gran mayoría de los cambios observables a escala histórica no depende de la
selección natural sino del desarrollo técnico. Un niño nacido durante alguna de
las glaciaciones estaba sometido a los duros desafíos de la selección natural,
pero un minusválido actual suele crecer protegido de las inclemencias, con el
alimento asegurado y sostenido por la medicina. Desde que existe la civilización
urbana, la selección natural y las mutaciones genéticas juegan un papel
evolutivo menor, puesto que la tecnología permite sobrevivir a muchos inviables
biológicos. Pero, a diferencia de lo que piensan los racistas y los eugenistas,
muchos de aquéllos pueden tener valiosas capacidades. Librado a las fuerzas de
la naturaleza, Steven Hawking nunca hubiera sobrevivido, pero la tecnología le
ha permitido vivir y desplegar toda su inteligencia.
Hace medio siglo, Sir Peter Medawar opinó que ya no había que esperar cambios
físicos en el hombre, salvo para el caso del cerebro, que interactúa con el
medio y responde a sus desafíos.
Quizá Medawar estaría pensando en alguna variante del enano de Wells, pero no
tuvo en cuenta la naciente revolución informática. Con ella hemos aprendido a
pensar que el cerebro puede contar con un entorno de prótesis electrónicas que
le permitan acceder a una información ilimitada, con una velocidad de
procesamiento que excede la del cerebro mismo. Quizá nos espere un futuro de
cyborgs o de robots, como sostienen los “transhumanistas”. Son los que ven como
inevitable la convergencia de la manipulación genética, la robótica, la
inteligencia artificial y la nanotecnología.
Los escritores de ciencia ficción se apropiaron de este tema, no siempre con
éxito. Cuando Frederik Pohl imaginó su Homo Plus (1976), diseñado para adaptarse
a las condiciones de la vida en Marte, apenas le salió una cruza de gárgola con
vampiro. Más audaz, pero menos riguroso, James Blish concibió un plan para
colonizar planetas extrasolares con seres humanos modificados, en la novela
Semillas estelares (1957). Al poner en escena hombres microscópicos que
convivían con amebas y paramecios, creó un entorno sugestivo, pero no se le
ocurrió que las moléculas no pueden achicarse indefinidamente. Algo parecido le
ocurrió a Ursula K. Le Guin en la novela Nueve vidas (1969), donde imaginó una
“familia” de clones, pero los hizo de ambos sexos, como si fueran mellizos.

DE FEDERICO A CHARLY
Uno de los superhombres más mentados fue el Übermensch de Nietzsche, aunque su
autor jamás lo pensó como un salto de orden biológico. Según los exégetas de
Nietzsche, el Superhombre no era un individuo, ni una especie, sino una suerte
de símbolo de lo que podía llegar a ser el hombre liberado de ataduras morales,
a imagen y semejanza de su autor.
En su tiempo, sin embargo, no lo veían así, y había muchos que veneraban a
Nietzsche como el numen de esa eugenesia de triste memoria.
Uno de sus admiradores era el inglés Alfred Orage, un dirigente de la Sociedad
Teosófica que era tan devoto de Nietzsche que solía viajar con sus obras como
único equipaje. Orage sostuvo que el Superhombre descendía de un personaje
literario creado por Bulwer Lytton, el autor de Los últimos días de Pompeya. El
protagonista de la novela Zanoni se llamaba Mejnour y era un mago inmortal que
tenía por lema “lograr que el hombre supere a la humanidad”. El ocultista Lytton
era uno de los maestros de Blavatsky y de Rudolf Steiner. Wagner, que era amigo
de Nietzsche, había compuesto una ópera en base a uno de sus libros.
Lo que a todos les parecía casi obvio era que, más allá del aspecto físico, el
próximo paso en la evolución humana sería un ser dotado de inteligencia
superior. Era una idea inquietante, porque en ese caso corríamos el riesgo de
ser tratados como monos. Ser demasiado inteligente podía ser un problema, hasta
para el Superhombre.
Uno de esos genios superhumanos de la literatura fue tratado por el inglés John
Beresford en La maravilla de Hampdenshire (1911). Bastante perverso, a los ocho
años ya había superado a los adultos y se aprestaba a dominarlos mediante la
hipnosis.
Más convincente (por lo menos para los que habían leído a Nietzsche) fue ese
Juan Raro (1935) que le debemos a otro inglés, Olaf Stapledon. Juan era un genio
telépata que emprendía una carrera criminal para transgredir todas las normas y
reunirse con sus semejantes. Cuando lograba encontrarlos, se iban todos a una
isla del Pacífico y, tras aniquilar a los nativos, construían una comunidad
utópica. Al fin acababan suicidándose en masa mediante una explosión nuclear
para no rendirse a las potencias europeas.
Una variación sobre este tema fue Sirio (1944), donde Stapledon imaginó un perro
mutante que alcanzaba el nivel de la inteligencia humana, sólo para sentirse
profundamente infeliz.
Flores para Algernon, de Daniel Keyes (1959), llevada al cine como Charly en
1968, también jugaba con el drama de la inteligencia. Un retrasado mental era
sometido a un tratamiento que le permitía alcanzar y superar una inteligencia
normal. Pero en su mejor momento descubría que el proceso comenzaba a revertirse
y volvía a hundirse en la oscuridad.
Lo más original que se le había ocurrido a Stapledon era pensar que los
superhombres mutantes podían ser locos, deformes, marginados, miembros de las
razas oprimidas, que serían tratados como freaks en cualquier sociedad. El tema
lo retomó Theodore Sturgeon en una celebrada novela, Más que humano (1953).
Aquí, el Superhombre no era un individuo sino un grupo de niños sin familia, que
en conjunto funcionaban como una gestalt. Su autor los había dotado
generosamente de facultades paranormales.

LOS MUTANTES
Quizá los mutantes más famosos de la ciencia ficción sean los de Van Vogt y
Kuttner.
Slan (1940), de A.E. van Vogt, siempre fue elogiada como una parábola del
racismo, la discriminación y la intolerancia. Sin negarle algún mérito de ese
orden, a poco de empezar la novela naufraga en uno de esos culebrones
interplanetarios que eran la especialidad de su autor. Estos mutantes han
surgido espontáneamente, a pesar de que todos creen que fueron engendrados por
el sabio S. Lann (de ahí, slan). Son calvos, telépatas y fácilmente reconocibles
porque tienen antenas. Se mueven entre la autoestima y el despotismo. Mientras
unos son perseguidos como alimañas por los humanos, otros conspiran para
someterlos; pero hay un grupo que se muestra más conciliador. Al fin resulta que
casi todo el mundo es slan.
Mutante (1945-1953), de Henry Kuttner, es otra historia de telépatas calvos,
frutos de una mutación causada por una guerra atómica que ha diezmado a la
humanidad. Ellos también discuten acerca de qué hacer con nosotros, si
abrazarnos o aniquilarnos. Todo desemboca en una guerra, que por suerte ganan
los buenos.
Superman, el más famoso de los superhumanos, no era de acá sino del mítico
Krypton, y había llegado en una navecilla parecida al canasto de Moisés. En
cierto modo encarnaba el sueño del inmigrante exitoso.
Siegel y Schuster, sus autores, habían leído mucha ciencia ficción e hicieron
que su personaje diera grandes saltos, como lo permitía una gravedad menor a la
de su mundo. Pero a los dibujantes les era más cómodo hacerlo volar y la
decisión la tomaron ellos, por incongruente que fuera.
La primera versión de Superman databa del año 1933. Este superhombre era calvo y
telépata, como cabía imaginar, pero muy malvado. Aspiraba a dominar el mundo,
como ese Übermensch petiso que llegó al poder en ese mismo año.
El hijo de los Kent al principio era medio zurdo y hasta un poco violento.
Luchaba contra empresarios deshonestos y políticos corruptos, demolía
conventillos apestosos y evitaba linchamientos. Más adelante, los editores le
inculcaron el código moral que podía haberle dado una familia de granjeros, allá
en Smallville. Desde entonces fue un boy scout intachable, que tenía prohibido
cualquier exceso.
Tuvo más suerte que Batman, porque no encontró un revisionista que empañara su
virtud. Toda la maldad (¡y la calvicie!) la heredó Lex Luthor, uno de esos
villanos arquetípicos que no le pueden faltar a un héroe profesional.
Tal como vienen las cosas, no hay que hacerse demasiadas ilusiones con los
superhombres.


© 2000-2012 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

martes, 3 de enero de 2012

A 179 AÑOS DE LA USURPACIÓN PIRATA...

Página/12 :: El país :: La paradoja de nuestro tiempo

Martes, 03 de enero de 2012

La paradoja de nuestro tiempo
Por Héctor Timerman *

Hoy, 3 de enero, se cumple el 179º aniversario de la ocupación por la armada de
guerra británica, y mediante el uso de la fuerza, de nuestras Islas Malvinas.
Desde entonces, y mientras estén en manos de la potencia extranjera, la cuestión
Malvinas es la cuestión del colonialismo.
Desde los primeros gobiernos patrios, nuestro país continuó el ejercicio de
soberanía española con ocupación efectiva del territorio y numerosos actos
jurídicos y políticos aceptados pacíficamente por Gran Bretaña, incluso cuando
reconoció la independencia de la República Argentina en 1825.
El despojo por la fuerza y el traslado compulsivo de las autoridades y población
argentina de las islas al continente se hizo sin mediar anuncio ni aviso previo
por parte del gobierno británico, un gobierno amigo con el que manteníamos
relaciones normales y pacíficas y cuya capital se encuentra a 14 mil kilómetros
de las Malvinas.
Numerosos documentos demuestran que la Argentina rechazó inmediatamente el acto
de fuerza y desde entonces no hemos dejado de reclamar la restitución de esa
parte del territorio nacional a Gran Bretaña y en todos los ámbitos bilaterales
y multilaterales en los que participa nuestro país.
La Organización de las Naciones Unidas, creada en 1945 e inspirada en el deseo
de toda la humanidad de que los horrores del nazismo y el fascismo no se repitan
nunca más, tenía y tiene como uno de sus principales objetivos terminar con el
lastre del colonialismo. Hemos recorrido un largo camino y hoy sólo quedan 16
territorios no autónomos, entre ellos las Islas Malvinas, que son el centro de
los esfuerzos del Comité Especial de Descolonización.
La cuestión Malvinas no es un caso aislado, ya que 10 de esos 16 territorios
están bajo el dominio colonial de Gran Bretaña. La cuestión Malvinas es un caso
especial de usurpación de la soberanía que mutiló la integridad territorial de
la Argentina. Actitudes unilaterales como la de Gran Bretaña deslegitimizan el
importante rol de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad y
reducen su capacidad de evitar conflictos entre los Estados que buscan en las
Naciones Unidas la supremacía del derecho internacional.
Como ha ocurrido con otras potencias coloniales, Gran Bretaña –con su silencio y
su poderío militar– continúa despreciando las resoluciones 1514 de 1960, 2065 de
1965 y nueve más que le siguieron de la ONU, que instan a la Argentina y a Gran
Bretaña a negociar la disputa de soberanía. Incluso, luego del conflicto de
1982, las Naciones Unidas reclamaron a ambos países que reanuden negociaciones
por la soberanía del territorio en disputa tal como venía haciéndolo desde 1965.
¿Cómo puede Gran Bretaña explicar su renuencia al elemental gesto de sentarse a
negociar para resolver una situación colonial reconocida por todos?
La ocupación ilegítima de las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur
y espacios marítimos circundantes no se limita a la mera posesión territorial, y
se traduce en numerosos actos y actividades ilegales que van desde la
explotación y exploración de recursos naturales renovables y no renovables hasta
ejercicios militares que incluyen disparos de misiles desde las Malvinas.
¿Cómo puede explicar Gran Bretaña actividades militares en una zona
evidentemente pacífica y sin riesgo alguno de conflicto armado? ¿Cuáles serían
las razones que invocaría Gran Bretaña, miembro permanente del Consejo de
Seguridad, en una sesión de ese órgano encargado de velar por la paz y la
seguridad internacionales?
La Argentina de la democracia ha elegido el camino del diálogo, la negociación y
el respeto por el derecho internacional, y así cumplir con el mandato
constitucional y poner fin al colonialismo en el Atlántico sur. Y, por supuesto,
seguiremos apoyando el mandato de las Naciones Unidas y desterrar el
colonialismo y las violaciones a las soberanías en cada instancia donde ocurra.
No estamos solos en esta lucha, ya que nuestra permanente prédica nos ha valido
el apoyo del mundo civilizado. Además de los reiterados pronunciamientos de la
ONU, hoy contamos con el firme respaldo en cumbres regionales y birregionales,
que se multiplicó en los últimos años en foros tales como la Cumbre de América
del Sur y Países Arabes (ASPA) del 31 de marzo de 2009; la Cumbre de América del
Sur y Africa del 27 de septiembre de 2009; la Cumbre de Unasur del 29 de octubre
de 2011; la Cumbre Iberoamericana del 29 de octubre de 2011; la Comunidad de
Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), del 5 de diciembre de 2011, y el
Grupo de los 77 más China.
Una mención especial merece el decisivo apoyo de los gobiernos y los pueblos
hermanos del Mercosur y Estados asociados que el pasado 20 de diciembre
decidieron prohibir el uso de sus puertos a barcos que ostenten la ilegal
bandera que Gran Bretaña ha inventado para su colonia.
Las actividades unilaterales británicas comprenden la exploración y explotación
de los recursos naturales renovables y no renovables, es decir la apropiación de
la riqueza que pertenece al pueblo argentino y cuya utilización es decisión
soberana de nuestro país.
Las repúblicas de América latina y el Caribe que se han solidarizado con nuestra
posición anticolonial también lo hacen en defensa de sus propios recursos. Todos
tenemos la obligación de evitar que la cuestión Malvinas sea la punta de lanza
de un avasallamiento de los recursos naturales por parte de las potencias
militares.
Hace unos meses, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, me
preguntó qué necesitaba la Argentina para reanudar las negociaciones con Gran
Bretaña. Le respondí que sólo necesitábamos once horas. El tiempo de vuelo entre
Buenos Aires y la sede de la ONU. Le hizo la misma pregunta a Gran Bretaña.
Nunca recibió una respuesta.
* Ministro de Relaciones Exteriores.


© 2000-2012 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

NUEVO HALLAZGO PALEONTOLÓGICO EN LA PATAGONIA ARGENTINA...

Página/12 :: futuro

Sábado, 31 de diciembre de 2011

PALEONTOLOGIA: UN MAMIFERO DE LA EPOCA DE LOS DINOSAURIOS
Cronopio de dientes largos y afilados
Por Martín Cagliani

Esta criatura recientemente descubierta era muy parecida a la que vemos con un
ataque de nervios constante, protegiendo una bellota, en la película La Era de
Hielo. Pero lo que convierte a este hallazgo en algo singular es que se hayan
descubierto dos cráneos completos de la especie. Esto abre un abanico de
posibilidades para el estudio de los mamíferos de la época de los dinosaurios,
ya que hasta la fecha eran contados con los dedos de una mano los hallazgos tan
completos de este tipo.
Los paleontólogos debían contentarse con estudiar especies y géneros completos a
partir un par de dientes o fragmentos de hueso.

MAMIFEROS Y DINOSAURIOS
Para que nos ubiquemos, Cronopio tiene una antigüedad de unos 95 millones de
años. En esa época, los mamíferos eran criaturas pequeñas, casi diminutas.
Cronopio no medía más de 15 a 20 centímetros de largo desde la punta de la nariz
a la cola. El cráneo medía apenas tres centímetros, y no mucho más grandes eran
los demás mamíferos de la época.
El lugar donde vivían es actualmente una zona llamada La Buitrera, por ser una
serie de cañadones con nidos en las laderas. Es una especie de paraíso de
fósiles, ubicado en el noroeste de la provincia de Río Negro. Pero en tiempos de
Cronopio, la zona era un valle de vegetación pobre, surcado por ríos y arroyos
estacionales que desaguaban en un lago. No muy lejos se podía ver el cambiante
desierto con dunas movedizas. No existía todavía la Cordillera de los Andes,
pero ya había algunos volcanes que auguraban los movimientos tectónicos que
moldearían la cadena montañosa que hoy divide a América del Sur.
La llamada “Era de los Dinosaurios”, la era mezozoica, no sólo vio nacer, vivir
y morir a cientos de especies de dinosaurios sino que, también, vio pasar y
evolucionar mamíferos.
Nos originamos más o menos en la misma época hace unos 240 millones de años.
Pero los que se convirtieron en reyes del planeta fueron los dinos. Los
mamíferos se mantuvieron como criaturas pequeñas, casi seguro con hábitos
nocturnos.
Si bien, lo más probable es que no se cruzasen con los dinosaurios, tal vez sí
pueden haber compartido hábitat con el dinosaurio carnívoro más grande conocido,
el Gigantosaurus, que vivía por aquellos tiempos en la misma zona de Cronopio.
El más grande de los saurópodos, dinos herbívoros, fue el Argentinosaurus, que
también vivió en la misma zona, pero algunos millones de años antes.
Pero hace 65 millones de años los dinosaurios desaparecieron de la Tierra, junto
con miles de especies en un evento de extinción masiva. Los mamíferos no sólo
sobrevivieron sino que se adaptaron para cubrir todos los nichos que los
reptiles gigantes habían abandonado. Pero si bien ambos grupos coexistieron
durante 175 millones de años, se sabe muchísimo de los dinos, mientras que de
aquellos mamíferos se conoce poco. Es por eso que un hallazgo como Cronopio es
un gran aporte paleontológico.

CAZANDO FOSILES EN LA PATAGONIA
La Argentina, lo dicen paleontólogos de todo el mundo, es un paraíso de fósiles.
Pero eso no significa que uno se encuentre con el superhallazgo a cada paso, ya
que para que no pase de ser un fósil que puede adornar algún estante, debe ser
analizado en el lugar, así se puede saber qué tipo de roca lo alojaba, qué
antigüedad tenía, en relación con qué otros fósiles y rocas estaba, etcétera.
La Argentina viene siendo visitada por paleontólogos internacionales desde el
siglo XVII. Incluso, según una tesis del famoso paleontólogo Niles Eldredge, fue
en la Patagonia donde Charles Darwin encontró fósiles que le hicieron pensar en
cómo sería el motor de la evolución, la selección natural.
Volviendo a Cronopio, su hallazgo fue parte de las expediciones que Sebastián
Apesteguía viene realizando en La Buitrera desde 1999, con importantes
descubrimientos de dinosaurios, e incluso la famosa serpiente con patas en 2006,
y el cocodrilo terrestre en 2005.
Pero el pequeño mamífero fue descubierto en diversas etapas por un equipo de
exploración de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara, de la que forman
parte el Conicet y la Universidad Maimónides, en colaboración con el Field
Museum de Chicago.
Primero se descubrió un fragmento de mandíbula, que fue completándose con
dientes aislados. Pero fue en 2002 que un colaborador fijo de la expedición, el
mecánico Marcelo Salinas, dio con el primer cráneo. Si bien era fragmentario,
presentaba una muestra de la cavidad cerebral, el oído y la mandíbula.
Tres años después, Peter Makovicky, que buscaba dinosaurios para el Field Museum
de Chicago, descubrió el segundo cráneo, muy completo.
Luego de varios años de preparación de los restos fósiles, fueron estudiados por
Guillermo Walter Rougier, Sebastián Apesteguía y Leandro Carlos Gaetano, que
publicaron sus conclusiones en la revista Nature.

COMIENDO INSECTOS HACE MILLONES DE AÑOS
En el artículo se describe a Cronopio como un pequeño mamífero con un cráneo de
no más de tres centímetros, de hocico extremadamente alargado dentro del que se
destacan los largos colmillos, algo que no ha sido visto en ningún otro mamífero
de la época, y que le valieron el nombre específico: dentiacutus (diente agudo,
en latín).
Otro detalle interesante de Cronopio es que su cráneo estaba armado como para
masticar, ya que se notan marcas de una musculatura masticatoria especializada,
a la vez que indica que Cronopio ponía más énfasis en la rotación de las
mandíbulas durante la masticación, a expensas de una mordida fuerte.
Lo interesante de contar con dos cráneos casi completos es que se pudieron
estudiar en detalle el oído y los molares en su sitio, no sueltos. Esto permite
a los paleontólogos conocer a qué familia de mamíferos podían pertenecer, y con
qué grupos actuales puede estar emparentado. Justamente los aspectos mencionados
lo ubican como un mamífero “de modelo antiguo”, o sea con características más
primitivas de las esperadas para el ancestro común de dos de los grandes grupos
de mamíferos de la actualidad, los placentarios (primates, felinos, etc.) y los
marsupiales (canguro, coala). El otro grupo mamífero que existe en la actualidad
es el de los monotremas (ornitorrinco, equidna).
Cronopio perteneció a un grupo hoy extinguido, el de los Dryolestoidea, que
comprendía algunas especies que se alimentaban de insectos y otras de frutos y
plantas. Un grupo bastante común en la época, extendido por casi todo el mundo.
Hace unos 70 millones de años, cuando la Patagonia estaba inundada por el mar,
los driolestoideos eran muy comunes en lo que fue la zona costera. Al igual que
casi todos los mamíferos, este grupo se hizo más grande tras la extinción de los
dinosaurios.
Gracias a Cronopio se pudo descubrir que este grupo era muy diverso en cuanto a
su morfología y adaptación a nichos ecológicos, razón por la cual podían vivir a
la sombra de los dinosaurios gigantes y ser exitosos dentro de su nicho.

LA FORMA DE LA TIERRA
Por aquellos tiempos, la forma de nuestro planeta era muy diferente a la actual.
Los continentes actuales tenían formas similares, pero ocupaban otros espacios
dentro del globo debido a lo que se conoce como deriva continental, que es el
movimiento de las placas tectónicas sobre las que se asientan los continentes.
Dentro de los driolestoideos, Cronopio pertenecía a un grupo exclusivo de lo que
hoy es América del Sur. Pero en la era de Cronopio, el mundo se dividía en dos
supercontinentes: Lauracia al norte, que incluía lo que hoy es América del
Norte, Europa y gran parte de Asia; y al sur estaba Gondwana, que incluía a
América del Sur, Africa, India, Antártida y Australia.
El estudio de los fósiles de Cronopio permitió especular que si el grupo de los
driolestoideos se mantuvo restringido a Sudamérica durante más de 40 millones de
años, podría ser que la región estuviese aislada con respecto al resto del
continente Gondwana. Esto podría deberse a la existencia del llamado Mar de
Kawas, que por aquellos tiempos inundaba el norte de la Patagonia.
Pero eventualmente, a fines del Cretácico y principios de la Era Cenozoica los
driolestoideos se extinguirían, en gran parte debido a la llegada de los
mamíferos de América del Norte, los terios, a los cuales pertenecen tanto los
placentarios como los marsupiales.
Pero para esos tiempos ya habrían pasado muchos millones de años desde la propia
desaparición de la especie de Cronopio, ya que a pesar de que nos hayamos
encariñado con él, una especie no suele vivir mucho en tiempos geológicos.

mcagliani@gmail.com


© 2000-2012 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.