miércoles, 31 de agosto de 2011

¿Un planeta de diamante?

BBC MUNDO –NOTICIAS-


Descubren un planeta de diamante


Viernes, 26 de agosto de 2011.


El planeta orbita en torno a un pulsar, una pequeña estrella de neutrones.Un nuevo planeta, hecho de un material ultradenso similar al diamante, fue descubierto por un grupo de científicos australianos.


Podría tratarse de la roca más valiosa jamás avistada pero está demasiado lejos del alcance de exploradores cazafortunas.


A unos 400.000 años luz de la Tierra, el planeta se sitúa a aproximadamente un octavo de la distancia que nos separa del centro de la Vía Láctea.


Se cree que es el único resto de lo que fue una estrella gigante en nuestra propia Vía Láctea.


Esa estrella, es ahora un pulsar, un tipo de estrella de neutrones caracterizadas por emitir radiación muy intensa, que fue descubierta en 2009.


Su diámetro es de tan solo 20 kilómetros. Los científicos australianos observaron que su radiación era interrumpida cada dos horas y 10 minutos, una señal inequívoca de que otro cuerpo celeste orbitaba a su alrededor.


Tras observarla con telescopios mayores en Reino Unido y Hawai (Estados Unidos), descubrieron el nuevo planeta.


¿Brillo?


El planeta parece ser más pequeño que Júpiter pero tiene una masa mayor.


Los científicos, que publicaron su descubrimiento en la revista Science, creen que es el planeta más denso jamás descubierto y que está compuesto principalmente de carbono.


Al ser tan denso, los científicos creen que el carbono debe ser cristalino, así que una gran parte de este exótico planeta sería de diamante.


Su teoría es que la alta presión ambiental hizo que su núcleo de carbono cristalizara en diamante.


Lo que no está claro es cómo debe ser su aspecto observado de cerca.


Ben Stappers, de la Universidad de Manchester le dijo a Reuters que solo se puede especular: "Imagino que no se trataría de una foto de un objeto muy


brillante".


Cuento futbolero...

Relatos De Una Gambeta Fútbol Literario


EL PENAL MÁS LARGO DEL MUNDO (Osvaldo Soriano)




El penal más fantástico del que yo tenga noticia se tiró en 1958 en un lugar perdido del valle de Río Negro, en Argentina, un domingo por la tarde en un estadio vacío. Estrella Polar era un club de billares y mesas de baraja, un boliche de borrachos en una calle de tierra que terminaba en la orilla del río.


Tenía un equipo de fútbol que participaba en el campeonato del valle porque los domingos no había otra cosa que hacer y el viento arrastraba la arena de las bardas y el polen de las chacras.


Los jugadores eran siempre los mismos, o los hermanos de los mismos. Cuando yo tenía quince años, ellos tendrían treinta y me parecían viejísimos. Díaz, el arquero, tenía casi cuarenta y el pelo blanco que le caía sobre la frente de indio araucano. En el campeonato participaban dieciséis clubes y Estrella Polar siempre terminaba más abajo del décimo puesto. Creo que en 1957 se habían colocado en el decimotercer lugar y volvían a sus casas cantando, con la camiseta roja bien doblada en el bolso porque era la única que tenían. En 1958 empezaron ganándole a Escudo Chileno, otro club de miseria.


A nadie le llamó la atención eso. En cambio, un mes después, cuando habían ganado cuatro partidos seguidos y eran los punteros del torneo, en los doce pueblos del valle empezó a hablarse de ellos.


Las victorias habían sido por un gol, pero alcanzaban para que Deportivo Belgrano, el eterno campeón, el de Padini, Constante Gauna y Tata Cardiles, quedara relegado al segundo puesto, un punto más abajo. Se hablaba de Estrella Polar en la escuela, en el ómnibus, en la plaza, pero no imaginaba todavía que al terminar el otoño tuvieran 22 puntos contra 21 de los nuestros.


Las canchas se llenaban para verlos perder de una buena vez. Eran lentos como burros y pesados como roperos, pero marcaban hombre a hombre y gritaban como marranos cuando no tenían la pelota. El entrenador, un tipo de traje negro, bigotitos recortados, lunar en la frente y pucho apagado entre los labios, corría junto a la línea de toque y los azuzaba con una vara de mimbre cuando pasaban a su lado. El público se divertía con eso y nosotros, que por ser menores jugábamos los sábados, no nos explicábamos como ganaban si eran tan malos.


Daban y recibían golpes con tanta lealtad y entusiasmo, que terminaban apoyándose unos sobre otros para salir de la cancha mientras la gente les aplaudía el 1 a 0 y les alcanzaba botellas de vino refrescadas en la tierra húmeda. Por las noches celebraban en el prostíbulo de Santa Ana y la gorda Leticia se quejaba de que se comieran los restos del pollo que ella guardaba en la heladera.


Eran la atracción y en el pueblo se les permitía todo. Los viejos les recogían de los bares cuando tomaban demasiado y se ponían pendencieros; los comerciantes les regalaban algún juguete o caramelos para los hijos y en el cine, las novias les consentían caricias por encima de las rodillas. Fuera de su pueblo nadie los tomaba en serio, ni siquiera cuando le ganaron a Atlético San Martín por 2 a1.


En medio de la euforia perdieron, como todo el mundo, en Barda del Medio y al terminar la primera rueda dejaron el primer puesto cuando Deportivo Belgrano los puso en su lugar con siete goles. Todos creímos, entonces, que la normalidad empezaba a restablecerse. Pero el domingo siguiente ganaron 1 a 0 y siguieron con su letanía de laboriosos, horribles triunfos y llegaron a la primavera con apenas un punto menos que el campeón.


El último enfrentamiento fue histórico por el penal. El estadio estaba repleto y los techos de las casas también. Todo el mundo esperaba que Deportivo Belgrano repitiera los siete goles de la primera rueda. El día era fresco y soleado y las manzanas empezaban a colorearse en los árboles.


Estrella Polar trajo más de quinientos hinchas que tomaron una tribuna por asalto y los bomberos tuvieron que sacar las mangueras para que se quedaran quietos.


El referí que pitó el penal era Herminio Silva, un epiléptico que vendía las rifas del club local y todo el mundo entendió que se estaba jugando el empleo cuando a los cuarenta minutos del segundo tiempo estaban uno a uno y todavía no había cobrado la pena por más que los de Deportivo Belgrano se tiraran de cabeza en el área de Estrella Polar y dieran volteretas y malabarismos para impresionarlo. Con el empate el local era campeón y Herminio Silva quería conservar el respeto por sí mismo y no daba penal porque no había infracción.


Pero a los 42 minutos, todos nos quedamos con la boca abierta cuando el puntero izquierdo de Estrella Polar clavó un tiro libre desde muy lejos y se pusieron arriba 2 a 1. Entonces sí, Herminio Silva pensó en su empleo y alargó el partido hasta que Padín entró en el área y ni bien se le acercó un defensor pitó. Ahí nomás dio un pitazo estridente, aparatoso y sancionó el penal. En ese tiempo el lugar de ejecución no estaba señalado con una mancha blanca y había que contar doce pasos de hombre. Herminio Silva no alcanzó siquiera a recoger la pelota porque el lateral derecho de Estrella Polar, el Colo Rivero, lo durmió de un cachetazo en la nariz. Hubo tanta pelea que se hizo de noche y no hubo manera de despejar la cancha ni de despertar a Herminio Silva. El comisario, con la linterna encendida, suspendió el partido y ordenó disparar al aire. Esa noche el comando militar dictó estado de emergencia, o algo así, y mandó a enganchar un tren para expulsar del pueblo a toda persona que no tuviera apariencia de vivir allí.


Según el tribunal de la Liga, que se reunió el martes, faltaban jugarse veinte segundos a partir de la ejecución del tiro penal y ese match aparte entre Constante Gauna, el shoteador y el gato Díaz al arco, tendría lugar el domingo siguiente, en el mismo estadio a puertas cerradas. De manera que el penal duró una semana y fue, si nadie me informa lo contrario, el más largo de toda la historia. El miércoles faltamos al colegio y nos fuimos al pueblo vecino a curiosear. El club estaba cerrado y todos los hombres se habían reunido en la cancha, entre las bardas. Formaban una larga fila para patearle penales al Gato Díaz y el entrenador de traje negro y lunar trataba de explicarles que esa era la mejor manera de probar al arquero.


Al final, todos tiraron su penal y el Gato atajó unos cuantos porque le pateaban con alpargatas y zapatos de calle. Un soldado bajito, callado, que estaba en la cola, le tiró un puntazo con el borseguí militar y casi arranca la red. Al caer la tarde volvieron al pueblo, abrieron el club y se pusieron a jugar a las cartas. Díaz se quedó toda la noche sin hablar, tirándose para atrás el pelo blanco y duró hasta que después de comer se puso un escarbadientes en la boca y dijo:


-Constante los tira a la derecha.


-Siempre -dijo el presidente del club.


-Pero él sabe que yo sé.


-Entonces estamos jodidos.


-Sí, pero yo sé que él sabe -dijo el Gato.


-Entonces tírate a la izquierda y listo -dijo uno de los que estaban en la mesa.


-No. El sabe que yo sé que él sabe -dijo el Gato Díaz y se levantó para ir a dormir.


-El Gato está cada vez más raro -dijo el presidente del club cuando lo vio salir pensativo, caminando despacio.


El martes no fue a entrenar y el miércoles tampoco. El jueves, cuando lo encontraron caminando por las vías del tren estaba hablando solo y lo seguía un perro con el rabo cortado.


-¿Lo vas a atajar?- le preguntó, ansioso, el empleado de la bicicletería.


-No sé. ¿Qué me cambia eso?- preguntó.


-Que nos consagramos todos, Gato. Les tocamos el culo a esos maricones de Belgrano.


-Yo me voy a consagrar cuando la rubia de Ferreyra me quiera querer -dijo y silbó al perro para volver a su casa.


El viernes, la rubia de Ferreyra estaba atendiendo la mercería cuando el intendente del pueblo entró con un ramo de flores y una sonrisa ancha como una sandía abierta.


-Esto te lo manda el Gato Díaz y hasta el lunes vos decís que es tu novio.


-Pobre tipo -dijo ella con una mueca y ni miró las flores que habían llegado de Neuquén por el ómnibus de las diez y media.


A la noche fueron juntos al cine. En el entreacto el Gato salió al hall a fumar y la rubia de los Ferreyra se quedó sola en la media luz, con la cartera sobre la falda, leyendo cien veces el programa sin levantar la vista.


El sábado a la tarde el Gato Díaz pidió prestadas dos bicicletas y fueron a pasear a las orillas del río. Al caer la tarde la quiso besar, pero ella dio vuelta la cara y dijo que el domingo a la noche, tal vez, después que atajara el penal, en el baile.


-¿Y yo cómo sé? -dijo él.


-¿Cómo sabés qué?


-Si me tengo que tirar para ese lado.


La rubia Ferreyra lo tomó de la mano y lo llevó hasta donde habían dejado las bicicletas.


-En esta vida nunca se sabe quién engaña a quién -dijo ella.


-¿Y si no lo atajo? -preguntó él-.


-Entonces quiere decir que no me querés -respondió la rubia, y volvieron al pueblo.


El domingo del penal salieron del club veinte camiones cargados de gente, pero la policía los detuvo a la entrada del pueblo y tuvieron que quedarse a un costado de la ruta, esperando bajo el sol. En aquel tiempo y en aquel lugar no había emisoras de radio, ni forma de enterarse de lo que ocurría en una cancha cerrada, de manera que los de Estrella Polar establecieron una posta entre el estadio y la ruta.


El empleado del bicicletero subió a un techo desde donde se veía el arco del Gato Díaz y desde allí narraba lo que ocurría a otro muchacho que había quedado en la vereda que a su vez transmitía a otro que estaba a veinte metros y así hasta que cada detalle llegaba a donde esperaban los hinchas de Estrella Polar.


A las tres de la tarde, los dos equipos salieron a la cancha vestidos como si fueran a jugar un partido en serio. Herminio Silva tenía un uniforme negro, desteñido pero limpio y cuando todos estuvieron reunidos en el centro de la cancha fue derecho hasta donde estaba el Colo Rivero que le había dado el cachetazo el domingo anterior y lo expulsó de la cancha. Todavía no se había inventado la tarjeta roja, y Herminio señala la entrada del túnel con una mano temblorosa de la que colgaba el silbato.


Al fin, la policía sacó a empujones al Colo que quería quedarse a ver el penal.


Entonces el árbitro fue hasta el arco con la pelota apretada contra una cadera, contó doce pasos y la puso en su lugar. El Gato Díaz se había peinado a la gomina y la cabeza le brillaba como una cacerola de aluminio.


Nosotros los veíamos desde el paredón que rodeaba la cancha, justo detrás del arco, y cuando se colocó sobre la raya de cal y empezó a frotarse las manos desnudas, empezamos a apostar hacia dónde tiraría Constante Gauna.


En la ruta habían cortado el tránsito y todo el Valle estaba pendiente de ese instante porque hacía diez años que el Deportivo Belgrano no perdía un campeonato. También la policía quería saber, así que dejaron que la cadena de relatores se organizara a lo largo de tres kilómetros y las noticias llegaban de boca en boca apenas espaciadas por los sobresaltos de la respiración.


Recién a las tres y media, cuando Herminio Silva consiguió que los dirigentes de los dos clubes, los entrenadores y las fuerzas vivas del pueblo abandonaran la cancha, Constante Gauna se acercó a acomodar la pelota. Era flaco y musculoso y tenía las cejas tan pobladas que parecían cortarle la cara en dos. Había tirado ese penal tantas veces -contó después- que volvería a patearlo a cada instante de su vida, dormido o despierto.


A las cuatro menos cuarto, Herminio Silva se puso a medio camino entre el arco y la pelota, se llevó el silbato a la boca y sopló con todas sus fuerzas. Estaba tan nervioso y el sol le había machacado tanto sobre la nuca, que cuando la pelota salió hacia el arco, el referí sintió que los ojos se reviraban y cayó de espaldas echando espuma por la boca. Díaz dio un paso al frente y se tiró a su derecha. La pelota salió dando vueltas hacia el medio del arco y Constante Gauna adivinó enseguida que las piernas del Gato Díaz llegarían justo para desviarla hacia un costado. El gato pensó en el baile de la noche, en la gloria tardía y en que alguien corriera a tirar la pelota al córner porque había quedado picando en el área.


El petiso Mirabelli llegó primero que nadie y la sacó afuera, contra el asombrado, pero el árbitro Herminio Silva no podía verlo porque estaba en el suelo, revolcándose con su epilepsia. Cuando todo Estrella Polar se tiró sobre el Gato Díaz, el juez de línea corrió hacia Herminio Silva con la bandera parada y desde el paredón donde estábamos sentados oímos que gritaba "¡no vale, no vale!".


La noticia corrió de boca en boca, jubilosa. La atajada del Gato y el desmayo del árbitro. Entonces en la ruta todos abrieron las botellas de vino y empezaron a festejar, aunque el "no vale" llegara balbuceado por los mensajeros como una mueca atónita.


Hasta que Herminio Silva no se puso de pie, desencajado por el ataque, no hubo respuesta definitiva. Lo primero que preguntó fue "qué pasó" y cuando se lo contaron sacudió la cabeza y dijo que había que patear de nuevo porque él no había estado allí y el reglamento decía que el partido no puede jugarse con un árbitro desmayado. Entonces el Gato Díaz apartó a los que querían pegarle al vendedor de rifas de Deportivo Belgrano y dijo que había que apurarse porque esa noche él tenía una cita y una promesa y fue otra vez bajo el arco.


Constante Gauna debía tenerse poca fe, porque le ofreció el tiro a Padini y recién después fue hacia la pelota mientras el juez de línea ayudaba a Herminio Silva a mantenerse parado. Afuera se escuchaban bocinazos de festejo y los jugadores de Estrella Polar empezaron a retirarse de la cancha rodeados por la policía.


El pelotazo salió hacia la izquierda y el Gato Díaz se fue para el mismo lado con una elegancia y una seguridad que nunca más volvió a tener.


Costante Gauna miró al cielo y después se echó a llorar. Nosotros saltamos del paredón y fuimos a mirar de cerca a Díaz, el viejo, el grandote, que miraba la pelota que tenía entre las manos como si hubiera sacado la sortija de la calesita.


Dos años más tarde, cuando él era una ruina y yo un joven insolente, me lo encontré otra vez, a doce pasos de distancia y lo vi inmenso, agazapado en punta de pie, con los dedos abiertos y largos. En una mano llevaba un anillo de matrimonio que no era de la rubia de los Ferreyra sino del hermano del Colo Rivero, que era tan india y tan vieja como él. Evité mirarlo a los ojos y le cambié la pierna; después tiré de zurda, abajo, sabiendo que no llegaría porque estaba un poco duro y le pesaba la gloria. Cuando fui a buscar la pelota dentro del arco, el Gato Díaz estaba levantándose como un perro apaleado.


-Bien, pibe -me dijo-. Algún día, cuando seas viejo, vas a andar contando por ahí que le hiciste un gol al Gato Díaz, pero para entonces ya nadie se va a acordar de mí.



Temaikén recibió distinción

Temaikén recibió la distinción de "Servicio Accesible"

Fecha Publicación: 25/08/2011

Se constituye como el primer parque del país distinguido por el Ministerio de Turismo de la Nación por su trabajo en materia de accesibilidad turística para personas con discapacidad y/o movilidad reducida.
En el marco del IV Congreso Nacional de Calidad Turística, que se desarrolla del 24 al 26 de agosto en Paraná, Entre Ríos, la Fundación Temaikèn recibió la distinción de Servicio Accesible tras haber implementado las Directrices de Accesibilidad en Servicios Turísticos en el Bioparque Temaikèn, ingresando así al Sistema Argentino de Calidad Turística (SACT).
Con esta distinción se reconoce el aporte y esfuerzo realizado por Fundación Temaikèn en materia de accesibilidad turística en el Bioparque, por contemplar de manera integral la satisfacción de los usuarios con discapacidad y/o movilidad reducida, promoviendo y concientizando sobre la problemática del turismo accesible.
”Destacamos el trabajo continuo que realiza Fundación Temaikèn en el Bioparque, cuyas características demuestran el compromiso con la calidad, la eliminación de las barreras arquitectónicas y el trabajo de capacitación del personal, generando de esta forma conciencia sobre la problemática del turismo accesible”, comentó el Dr. Gonzalo Casanova Ferro, Director Nacional de Gestión de Calidad Turística del Ministerio de turismo de La Nación.
Fundación Temaikèn cuenta desde el año 2004 con un Área de Educación Especial que tiene como objetivo desarrollar acciones inclusivas para ersonas con discapacidad, que promueven la protección de la naturaleza, brindando propuestas adaptadas.
Este programa nos ha permitido re-evaluar nuestra posición respecto a la temática de la discapacidad, involucrando a todo el personal en un proceso de aprendizaje y reflexión muy positivo para todos los participantes.
Creemos que es muy importante ampliar nuestra mirada respecto a la discapacidad y la implementación de las Directrices que pueden ser el inicio de un replanteo de las propias perspectivas sobre la temática”, aseguró María Beatriz Barreiro del Área de Educación Especial de Fundación Temaikèn.
Concebido el Bioparque como un lugar inclusivo y accesible desde su apertura en el año 2002, cuenta con entrada sin cargo para personas con discapacidad, rampas de acceso en todos sus ambientes, baños adaptados, sillas de ruedas disponibles en el ingreso al parque sin cargo, estacionamiento señalizado y gratuito, menúes especiales para personas celíacas, aro magnético en el Cine 360°, plaza de juegos adaptada, página web accesible, entre otras propuestas.
Por último, el Bioparque, ubicado en Escobar cuenta con propuestas educativas específicas para personas con discapacidad como son los Programas Educativos Especiales así como también los Programas de Pasantías Educativas y de Empleo con Apoyo que desarrollan durante todo el año.
Asimismo, Temaikèn busca mantener y elevar el estándar de calidad y propuestas enfocadas a las personas con discapacidad y/o movilidad reducida.

Información recopilada por Lily Aranda.

lunes, 29 de agosto de 2011

¿Cómo nace un paradigma?

Un grupo de científicos colocó cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de bananas.
Cuando un mono subía la escalera para agarrar las bananas, los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que quedaban en
el suelo.
Después de algún tiempo, cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo golpeaban.
Pasado algún tiempo más, ningún mono subía la escalera, a pesar de
la tentación de las bananas. Entonces, los científicos sustituyeron uno de los monos.
La primera cosa que hizo fue subir la escalera, siendo rápidamente bajado por los otros, quienes le acomodaron tremenda paliza.
Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo ya no subió más la escalera, aunque nunca supo el por qué de tales golpizas.
Un segundo mono fue sustituido, y ocurrió lo mismo. El primer sustituto participó con entusiasmo de la paliza al novato.
Un tercero fue cambiado, y se repitió el hecho, lo volvieron a golpear. El cuarto y, finalmente, el quinto de los veteranos fue sustituido.
Los científicos quedaron entonces, con un grupo de cinco monos que, aún cuando nunca recibieron un baño de agua fría, continuaban
golpeando a aquel que intentase llegar a las bananas.

Si fuese posible preguntar a algunos de ellos por qué le pegaban a
quien intentara subir la escalera, con certeza la respuesta sería:
“No sé, aquí las cosas siempre se han hecho así”...

¡¿Te suena conocido?!

-----------------------------

Los archivos en formato de imagen, no pueden ser leídos por los lectores de pantalla utilizados por personas con discapacidad visual.
Por favor si envía un afiche, reproduzca su contenido en el cuerpo del mensaje y si se trata de una imagen, haga una breve descripción de la misma.
Una sociedad inclusiva, es aquella que reconoce, respeta y valoriza la diversidad humana.

domingo, 28 de agosto de 2011

El paladar musical de "San Velozo" (Recargado)

http://www.youtube.com/watch?v=v9R_sZZdsUI

Dire Straits en concierto (1992)

http://www.youtube.com/watch?v=jpYJUYQdE2E

Charlando con el Lic. Ernesto Daniel Márquez

Recorriendo las instalaciones de la Escuela San Martín, cruzamos al Licenciado Ernesto Daniel Márquez, Psicólogo integrante del Gabinete del turno tarde. Para alimentar nuestro ego de “reporteros estrellas” quisimos robarle unas palabras, y con muy buena predisposición nos dijo:
- En ésta escuela me encuentro muy bién, la verdad, tanto con los compañeros como con los alumnos. Creo que hay una relación afectiva que es muy fuerte, muy interesante ver y analizar lo que se produce.
Yo nunca había estado en una escuela de éstas características, pero siempre imaginé que esta discapacidad es motora respecto de otras discapacidades.
- ¿Cómo es eso?
- Yo que vengo con experiencia de una Escuela de Sordos e Hipoacúsicos, entiendo que las dificultades de expresión son más marcadas para el sordo e hipoacúsico que para aquélla persona no vidente. Es muy difícil simbolizar. Por eso, es muy difícil conocer intelectuales sordos, y en cambio, sí podemos encontrar muchos intelectuales no videntes, como por ejemplo Jorge Luis Borges.
Podemos encontrar intelectuales; artistas; escritores; Psicólogos; matemáticos; músicos; cantantes, y una gran variedad de personas que demuestran que son motoras.
Motoras porque movilizan un montón de cosas a propios y extraños.
Acá en la escuela, uno puede pensar, bueno, no funcionan los ojos, pero la mirada y las capacidades no dejan de estar. Por tanto, uno puede hacer otro tipo de apuesta, una apuesta mucho más positiva, con nuevas metas, y otros horizontes.
Esto me recuerda una anécdota que contaba Borges, respecto de una situación que le había ocurrido. Relataba que un día estaba parado para cruzar una calle, y que vino alguien y tomándolo del brazo le dijo: ¿Me cruza?
Borges que ya estaba ciego, le respondió: Bueno ¿cómo no?
Entonces cuando terminaron de cruzar la calle, ésta persona que lo había tomado del brazo le expresó: ¡Uyy! ¡Muchas gracias! Usted no sabe lo difícil que es en mi situación.
A lo que Borges le contestó: ¡¡¡Dígamelo a mí!!!
¡EL HUMOR! Acá encontré el humor que no hay en ninguna escuela por la que yo haya pasado. Con otras discapacidades, el humor que hay acá no lo hay. Eso es sumamente importante, porque es la única manera en la vida de afrontar y resolver un montón de cosas. Sobre todo cuando estamos justamente puntualizando que uno puede cerrar los ojos, pero no puede ni debe cerrar el oído aislándose del mundo.
Ahora bien, si el oído está cerrado, que es lo que pasa con las personas sordas, la verdad es una dificultad muy seria. Uno se siente aislado totalmente.
Les grafico la situación: Si yo me manejo con lenguaje de señas, las señas remiten a un significado, o sea, la seña en realidad es muy estricta, no tiene la ambigüedad que tiene la palabra hablada.
En cambio, si yo por ejemplo, expreso algo, muchas veces depende de cómo te lo diga, que tono pongo, o como es, si levanto la voz, si no levanto la voz, etc. Eso ofrece un mundo totalmente diferente porque te describe quién es, en que momento está, como está, si está bién, o si está mal.
Si yo me llevo nada más que lo que tengo que llevarme por el golpe de vista es un problema, porque la visión siempre engaña. Acá desde que yo estoy, no hubo accidentes. En otras escuelas hay un montón de accidentes casi a diario, justamente por el tema de la visión.
La vista a menudo engaña. A nosotros nos pasa, te distrae, ves una luz, un reflejo;te llevás por el reflejo y te llevás un árbol por delante.
¿Ustedes nacieron con vista y la perdieron? -nos preguntó el Licenciado.
- Sí -murmuró Víctor.
- Yo la perdí de grande –contesté. -
- La falta de vista te obliga a tener memoria; agilizar el tema memoria es muy importante, porque uno sabe por ejemplo, como es la distribución de ambientes, o donde están ubicados determinados objetos. Ese es un ejercicio memorístico de inmenso valor que nosotros no manejamos, porque nosotros nos apoyamos en la referencia visual.

- ¿Qué mensaje les daría a las personas ciegas que no están yendo a ninguna institución como para que se integren?
- Y vueno, que vayan en lo posible a alguna institución, que se integren. Que practiquen esta especie de relación social ya sea de club, de familia, de amigos. Como sea, ¡¡¡es importantísima!
Mucha gente cuando se le revela una patología visual, deja de salir, deja de ser autónomo, deja de hacerse la cama, deja de cocinar, y otras tantas cosas más. Como que va perdiendo el deseo de hacer frente a las cosas cotidianas. Esto se vé mucho en la gente que llega a la escuela en un primer momento; enfrentan una gran depresión por la pérdida de la vista. El mensaje a brindar, es que sepan que en La Escuela San Martín van a encontrar la ayuda profesional necesaria, con un personal docente que es maravilloso, y van a descubrir muy buenos modelos de gente que pudo superar la barrera de la discapacidad visual, llegando a vivir una vida feliz y digna como cualquier otra persona.
Arturo, el Profesor de Computación que ustedes tienen, ¿saben que fue alumno de esta escuela? Es realmente un modelo y un ejemplo de lo que es el deseo y las ganas de superarse.
Si no hay igualdad de oportunidades hay que buscarlas, y para eso las personas con ceguera o con Baja visión necesitan aprendizajes diferentes. Esas herramientas son las que la escuela tiene que ofrecer para que éstas capacidades puedan exteriorizarse de buena forma.

Reportaron: Luis Daniel Herrera y Víctor Velozo

miércoles, 24 de agosto de 2011

Informaciones útiles sobre el Certificado de Discapacidad

Claves del certificado de discapacidad.
Las propias personas afectadas pueden gestionar por sus necesidades para la rehabilitación y mejora de la calidad de vida ante el sistema de salud.
Las discapacidades hacen que las personas que las padecen -ya sea de manera transitoria o definitiva- tengan necesidades particulares. El Servicio Nacional de Rehabilitación, a nivel federal, y el COPIDIS (Comisión para la Plena Inclusión de las Personas con Discapacidad) en la ciudad de Buenos Aires, son las entidades encargadas de emitir el Certificado de Discapacidad, cuyo objetivo es facilitarles a las personas con discapacidad la gestión de tratamientos y otros elementos para mejorar la calidad de vida ante el sistema de salud.
Estos certificados son documentos públicos que se extienden exclusivamente a pedido de los interesados, de manera gratuita, y los criterios para evaluar el tipo y el grado de discapacidad están sujetos a criterios internacionales fijados por la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.
A nivel nacional, la directora del Servicio de Rehabilitación, Grisel Olivera Roulet, anunció recientemente que desde julio, ya todas las provincias están capacitadas para extender el Certificado Úníco de Discapacidad en sus centros especialmente designados para tal fin "a cada ciudadano que lo necesite", según los establece la Ley Nacional Nº 22.431. En la Capital Federal, el certificado se tramita en diferentes oficinas según la discapacidad de la que se trate.
Olivera Roulet señaló que la implementación de este sistema unificado se viene implementando progresivamente desde 2009, y que en setiembre quedará totalmente completo con la incorporación de la provincia de Buenos Aires, que alberga a casi el 40% de la población del país. "A partir del 1º de setiembre cada uno de los bonaerenses podrá tramitarlo directamente en su municipio", aseguró.
La funcionaria explicó además que existe alguna diferencia técnica en los protocolos de evaluación en relación con el certificado que se expide en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que ya tenía estabilizado el sistema desde 2007, pero aclaró que ambos son equivalentes y tienen plena vigencia a nivel nacional. En el caso del Certificado Nacional, se basa en la Familia Internacional de Clasificaciones (FIC) aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como son la llamada "Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud".
Los beneficios
Entre otras utilidades, el Certificado permite a las personas con discapacidad obtener el pase libre en medios de transporte público, franquicias para la compra de automotores y el logo de acceso para el auto (libre tránsito y estacionamiento), con la exención del pago de patente, un régimen especial de asignaciones familiares en el ANSES, exención de algunos impuestos y solicitar empleo en la administración pública, donde por ley existe un cupo del 4% para personas con discapacidad que acrediten idoneidad para el puesto.
Pero lo más importante es el acceso a los servicios y tratamientos médicos que este documento permite gestionar ante las obras sociales y las empresas de medicina prepaga. "Las obras sociales están obligadas por ley a cubrir, en muchos casos, el 100 por ciento de las prestaciones que corresponden según la patología, aunque en el caso de algunas el porcentaje es menor", apuntan en el Centro de Información del COPIDIS.
En caso de que la obra social o la prepaga no cumplan con lo que marca la ley, o simplemente para informarse al respecto, el paciente tiene el derecho de acudir a la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación. "O como último recurso, a la vía judicial a través de un amparo", señalan en el Servicio porteño.
Cómo obtenerlo
Obtenido en cualquiera de las entidades autorizadas por el Servicio Nacional de Rehabilitación según cada distrito, el Certificado tiene la misma validez en todo el territorio del país.
Para poder obtenerlo, la persona debe presentarse personalmente con su documento de identidad (DU, DNI, LC o LE) original y legible, con copia de las dos primeras hojas y domicilio actualizado. En la Ciudad Autónoma, si se trata de renovar el certificado, es necesario llevar además el certificado vencido.
Si la persona tiene obra social, se deberá adjuntar una fotocopia del carnet, y una fotocopia del último recibo de sueldo si el paciente o la persona que lo tenga a cargo lo posee.
En el COPIDIS aconsejan a quien ya tenga este certificado que nunca entregue el original y que tenga siempre una fotocopia autenticada por un juez de paz, en la Secretaría de Transporte de la Nación o en Comisión Nacional de Discapacidad (CONADIS). Y que si se pierde el certificado, se haga inmediatamente la denuncia policial y se dirija con ésta a la Junta Médica que lo emitió.
Dónde obtenerlo
En la página web del Servicio Nacional de Discapacidad ( http://www.snr.gov.ar ) se da información sobre dónde obtener el certificado según el lugar donde la persona resida. Actualmente, quienes viven en el Gran Buenos Aires pueden tramitarlo personalmente de 8 a 16 en Ramsay 2250 (Capital). Los teléfonos son 4783-8144 / 9077 / 4354.
A partir del 1º de setiembre, cada ciudadano lo podrá tramitar directamente en el municipio donde vive.
En la ciudad de Buenos Aires, existen 6 centros de referencia donde la persona debe dirigirse, según la causa de su discapacidad:
Discapacidad auditiva: Hospital de Rehabilitación Manuel Rocca, Segurola 1949 (4630-4700 / 4754 / 4770). Los lunes, martes, jueves y viernes de 8 a 13.
Discapacidad motora: Hospital de Rehabilitación Manuel Rocca. Hospital Parmenio Piñero (preferentemente menores de 18 años), Varela 1301 (4631-8601 / 0526 / 6704 / 1486), los lunes, martes, jueves y viernes de 8 a 11. Instituto de Rehabilitación Psicofísica (IREP), Echeverría 955 (4781-6071 / 72 / 73 / 74), los lunes, martes y jueves de 11 a 13.
Discapacidad mental: Hospital Torcuato de Alvear (preferentemente mayores de 18 años), Warnes 2630 (4521-5555 / 0273), los lunes, miércoles y viernes de 9 a 12. Hospital Parmenio Piñeiro (preferentemente menores de 18 años).
Discapacidad visceral (por enfermedades pulmonares, cardíacas, renales, etc.): Hospital José María Penna, Avenida Almafuerte 406 (4911-3030 / 2762 / 0517 / 5555 interno 216), los lunes a partir de 9.00 hs. (se entregan 75 turnos). Hospital Parmenio Piñero (preferentemente menores de 18 años).
Discapacidad visual: Hospital Santa Lucía, Av. San Juan 2021 (4941-6507 / 5555 / 8081), de lunes a viernes de 8.30 a 13.

Información relevada por Lily Aranda

Todos somos culpables (Documental)

http://www.youtube.com/watch?v=SWRHxh6XepM

martes, 23 de agosto de 2011

Vídeos de Riding with the King -Eric Clapton & B B King-

http://www.youtube.com/watch?v=a5T5qDRxbpM&list=PL16FD866E828EA919

Sobre "Pintores con la boca y con los piés"

Diario HOY en la noticia - Creatividad sin barreras


martes 23 de agosto de 2011 12:13



Interés General Una barrera contra la discriminación.



Creatividad sin barreras




En nuestro país, casi veinte artistas que pintan con su boca o sus pies están agrupados en una asociación que reproduce y difunde sus obras, además de contactarlos entre sí y con otros pintores.


¿Quién dijo que hay que estar dotado de talento desde la infancia para destacarse en alguna disciplina artística? Sin que uno lo espere, y mucho menos lo busque, un cambio de 180 grados en el destino puede abrir un nuevo e impensado panorama dentro de la dura realidad.


Cuando Wolfgang Vbrica, nacido en Alemania y criado en nuestro país, se metía de lleno en los números del estudio contable en el que trabajaba o entrenaba para mejorar su rendimiento como atleta, ni por un segundo imaginó que pasaría la mayor parte de su vida sentado en una silla pintando cuadros. Pero un fuerte golpe en su cuello, producto de una caída, lo dejó cuadripléjico, y sus planes no tuvieron más opción que cambiar de rumbo. Tenía 18 años y no volvería a mover sus extremidades nunca más.


Haciendo reposo, se enteró por televisión de la existencia de la Asociación Argentina de Pintores con la Boca y el Pie, y empezó a probar suerte con las témperas de su hermano y una mesa tipo bandeja, de las que se usan en las camas de hospital. Fue una combinación de curiosidad y necesidad la que le hizo hacer el intento, según contó en una charla con Hoy.


“Se empieza con círculos, formas, garabatos, y a escribir el propio nombre. Al ver que eso va saliendo, uno toma coraje y se larga a copiar dibujos”, relata Wolfgang -“Wolfi” para sus amigos-, y recuerda que, en su caso, la primera ilustración fue un Mickey Mouse que “salió bastante parecido al famoso ratón de Disney”.


Entusiasmados, su familia y amigos le regalaban libros y fascículos de pintura, y así fue arrancando. También descubrió las biografías de artistas reconocidos que fueron brillantes a pesar de tener muchos problemas, y entonces empezó a preguntarse si él mismo sería capaz de hacer algo semejante.


Aunque sus comienzos -como los de todos- fueron copiando a los grandes artistas, Wolfgang cuenta que, lentamente, comenzó a descubrir su propio estilo, que hoy define como “naif” (corriente caracterizada por la ingenuidad, la espontaneidad y autodidactismo de los artistas).


¿Y qué diferencia a las obras que puede hacer alguien manipulando el pincel con la boca de las de alguien que utiliza sus manos? Nada, asegura Wolfgang, y enfatiza el hecho de que no cambian los materiales, sino el uso que se les da, ya que se precisa un pincel más largo o una paleta distinta, por ejemplo. Pero recalca que “en una obra terminada, no se distingue con qué parte del cuerpo fue hecha”.


Por su accidente, no tuvo la posibilidad de pintar con los pies, como hace la mayoría de los artistas que perdieron o nunca tuvieron movilidad en los brazos o manos. “Con los pies se puede aprender a hacer muchas actividades, como lavar los platos o cepillarse los dientes, entonces ya están más entrenados como para manejar el pincel”, señala este pintor.


La Asociación Argentina de Pintores con la Boca y el Pie reúne actualmente a 16 artistas, y hay otros dos por ingresar.


Allí se les da la posibilidad de pintar desde la comodidad de sus casas (están repartidos en diferentes provincias) y enviar luego sus trabajos a la sede central, desde donde se imprimen en distintos productos, como almanaques, tarjetas o señaladores, que luego se comercializan.


Estos artistas, muchos de los cuales jamás imaginaron esta realidad, están contentos con la trayectoria que tomaron sus vidas, y no pierden oportunidad de predicar con el ejemplo para demostrar que todo se aprende cuando es necesario.


De un día para el otro, la existencia de Wolfgang pasó de estar rodeada de cifras y entrenamientos deportivos a témperas y acuarelas.


El accidente que sufrió podría haber sido mortal, pero no lo fue, y sus consecuencias le mostraron todo lo otro que era capaz de brindar.




© 1996-2011 Todos los derechos reservados.


Directora Myriam Renée Chavez.


© Centauri Soluciones


--------------------------------------------------------------------



Pintores con la Boca y el Pie



Ya hace más de medio siglo que la Asociación de Artistas Pintores con la Boca y el Pie apoya en todo el mundo con mucho éxito a


artistas que por su discapacidad o enfermedad, no pueden crear sus


obras con las manos, sino que lo hacen con la boca o el pie.


Todo comenzó como una pequeña agrupación de 18 pintores que creaban


sus obras con la boca o con el pie, la cual se fue desarrollando y


con el paso de los años se convirtió en una Asociación Internacional


que actualmente está integrada por 770 artistas en un total de 70


países.



Lea más en “Los 50 años de la APBP”, una extraordinaria historia


llena de éxitos




Independencia, amor y arte


Los artistas asociados rehúsan la caridad, prefiriendo ganarse el


respeto propio compitiendo en términos iguales con artistas sin


discapacidades físicas; promoviendo así que su Asociación sea


entendida como un trabajo, y que no sea confundida con entidades


filantrópicas, obteniendo el reconocimiento de la gente por la


apreciación del sentimiento de su propio arte.






Los orígenes de la Asociación de Pintores con la Boca y el Pie se


remontan al año 1956, cuando el pintor alemán Erich Stegmann y un


pequeño grupo de artistas minusválidos físicos de ocho países


europeos, crearon una asociación de autoayuda llamada por sus siglas


en alemán VMDFK o Vereinigung Mund- und Fussmalender Künstler in


aller Welt.



Víctima de la polio, Erich Stegmann creció sin el uso de sus brazos,


pero aún así logró desarrollar una exitosa carrera como artista en


Alemania, usando la boca para sujetar el pincel.


Siempre pensó que si él era capaz de pintar, igualmente lo podrían


hacer otras personas con problemas físicos semejantes. Si unían sus


esfuerzos formando una cooperativa, podrían vivir de su trabajo


teniendo la seguridad que reporta la independencia económica.



Este objetivo se tenía que conseguir mediante la comercialización de


sus obras originales reproducidas en forma de tarjetas de saludo,


calendarios, láminas y libros con ilustraciones. El resultado de


esta iniciativa se ha convertido en un movimiento mundial exclusivo.




Una de las premisas con las que Stegmann creó la Asociación fue la


de rechazar la caridad. No es del gusto de nuestros artistas la


palabra “caridad”, al igual que lo es la palabra “pena”; pese a que


muchos de ellos están en sillas de ruedas o incluso postrados en la


cama de un hospital.


Independencia, Amor y Arte



Los artistas asociados rehúsan la caridad, prefiriendo ganarse


el respeto propio compitiendo en términos iguales con artistas


sin discapacidades físicas. Y promueven así que su Asociación


sea entendida como un trabajo (y no una entidad filantrópica);


obteniendo el reconocimiento de la gente por la apreciación


del sentimiento de su propio arte.



El objetivo de los miembros de la Asociación es el de poder vivir


exclusivamente de su esfuerzo y de su trabajo, a través de la


aceptación y reconocimiento de su obra.



Desde sus comienzos, los miembros de la Asociación han tenido el


control total de la misma, lo que les ha permitido disfrutar de una


calidad de vida a pesar de su minusvalía.


Muchos de nuestros artistas han alcanzado un reconocimiento


internacional a través de sus obras realizadas sujetando el pincel


con la boca o los dedos del pie.



Christy Brown famoso por su libro “Mi pie izquierdo” y uno de los


primeros miembros de la Asociación, describió con las siguientes


palabras lo que significaba para un discapacitado el poder


comunicarse a través del arte: “Pintar significa todo para mi. Con


la pintura he aprendido a expresarme de forma sutil. A través de


ella, he podido expresar todo lo que vi y sentí, todo aquello que


estaba en mi mente, guardado en mi cuerpo inútil como si fuera un


prisionero cerrado a un mundo que no era real para mi”.


Quiénes somos? Somos una organización extranjera que se


encuentra funcionando en Argentina, nos encontramos en


aproximadamente 70 países del mundo acogiendo a más de 770


pintores de distinta procedencia. En Argentina contamos con


tres miembros y catorce becarios


que la integran desde hace largos años y prontamente esperamos


poder ayudar a otros artistas discapacitados o nuevos


talentos, incorporándolos a nuestra Asociación.


Todos los miembros están representados por la Junta Directiva


de la Asociación. Esta Junta es la que toma todas las


decisiones importantes y la que se encarga de supervisar el


trabajo, tanto de las personas sin minusvalía física que


trabajan en la administración como del personal empleado por


la organización.



Esta cooperativa mundial única, está administrada y supervisada por


sus miembros, todos artistas sin el uso de sus manos. La venta de


sus productos es importante para asegurar a los artistas un estilo


de vida independiente que realza la actividad de su trabajo


creativo, libre de preocupaciones financieras. Para reproducir los


trabajos se realiza un proceso de selección interna en base a lo


que entrega un mayor potencial de ventas artísticas, y no de las


necesidades de los artistas individualmente, esto con el fin de


contribuir con un buen resultado en la renta de la sociedad.


El método de comercialización de los productos de la Asociación


utilizado en todo el mundo es la venta por correo. Tras muchos


estudios realizados se ha demostrado que este sistema es el más


eficaz.


Cada año producimos una gran cantidad de tarjetas que enviamos


directamente a nuestros colaboradores habituales por correo en


fechas cercanas a la Navidad. Además, enviamos a otros potenciales


colaboradores una selección de nuestras tarjetas por si son de su


interés y desean colaborar con la Asociación en el futuro.


En todos nuestros envíos adjuntamos una circular en la que se


expresa que no existe ningún compromiso ni de pago ni de devolución,


siendo la compra totalmente voluntaria.


¿Quién Puede Pertenecer a la Asociación? Puede pertenecer a la


Asociación, cualquier persona que haya perdido el uso de las manos y


que pinte sujetando el pincel con la boca o con los dedos del pie,


independientemente del color de la piel, raza o religión.



Existen tres categorías de asociados en función de su nivel


artístico: Becarios, Miembros Asociados y Miembros de pleno derecho.


La mayoría de los artistas son admitidos en un principio como


becarios. Para ascender de nivel, los becarios han de demostrar una


mejoría continua que dictaminará un tribunal artístico


independiente.


El jurado lo componen el Presidente de la Asociación, un miembro de


la Junta Directiva y otros dos artistas de reconocido prestigio sin


ninguna discapacidad física.



La Asociación siempre está abierta a escuchar cualquier información


acerca de un miembro potencial.



Usted puede colaborar presentando su cupón en


todas las sucursales de los siguientes medios de


pago:


Pago Fácil


Banco Nación


IMPORTANTE:


En caso que usted no tenga en su poder el cupón,


puede acercarse al Banco de la Nación Argentina y


realizar un depósito dirigido a:


Pintores con la Boca y el Pie.


Sucursal 0030 (Belgrano)


Cuenta: 60038356


En caso de utilizar este medio, le pedimos tenga


la gentileza de enviar copia del comprobante de


depósito junto a su nombre completo y domicilio


vía fax al 4783-8700 o por correo a nuestras


oficinas, para que podamos aplicar su pago en


nuestro sistema.



A partir de ahora, la Asociación pasa a adoptar el


nombre internacional con el cual es conocida, y


está presente en más de 70 países operando desde


hace 54 años“Pintores con la Boca y el Pie”


sustituye a la antigua “Pintores sin Manos”.



Conozca más en el siguiente enlace:



http://www.apbp.com.ar/artistas.asp




















domingo, 21 de agosto de 2011

Cuando los ratones zapateaban malambo......

Psiconeuroinmunobiología

"Lo que el corazón quiere, la mente se lo muestra"
MARIO ALONSO PUIG, CIRUJANO

Hasta ahora lo decían los iluminados, los meditadores y los sabios; ahora también lo dice la ciencia: son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado y crean continuamente nuestro mundo.
"Hoy sabemos que la confianza en uno mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro. La zona prefrontal del cerebro, el lugar donde tiene lugar el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro, donde valoramos alternativas y estrategias para solucionar los problemas y tomar decisiones, está tremendamente influida por el sistema límbico, que es nuestro cerebro emocional. Por eso, lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando". Hay que entrenar esa mente.

-Tengo 48 años. Nací y vivo en Madrid. Estoy casado y tengo tres niños. Soy cirujano general y del aparato digestivo en el Hospital de Madrid. Hay que ejercitar y desarrollar la flexibilidad y la tolerancia. Se puede ser muy firme con las conductas y amable con las personas.
-Más de 25 años ejerciendo de cirujano. ¿Conclusión?
-Puedo atestiguar que una persona ilusionada, comprometida y que confía en sí misma puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar por su trayectoria.
-¿Psiconeuroinmunobiología?
-Sí, es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad y la fisiología del ser humano. Una conexión que desafía el paradigma tradicional. El pensamiento y la palabra son una forma de energía vital que tiene la capacidad (y ha sido demostrado de forma sostenible) de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos.
-¿De qué se trata?
-Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas.
El distrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal.
-¿Qué tipo de cambios?
-Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo. Y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas.
-¿Tenemos recursos para combatir al enemigo interior, o eso es cosa de sabios?
-Un valioso recurso contra la preocupación es llevar la atención a la respiración abdominal, que tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro.
Favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios.
-¿Cambiar la mente a través del cuerpo?
-Sí. Hay que sacar el foco de atención de esos pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, ira o preocupación, y que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista inadecuado. Es más inteligente, no más razonable, llevar el foco de atención a la respiración, que tiene la capacidad de serenar nuestro estado mental.
-¿Dice que no hay que ser razonable?
-Siempre encontraremos razones para justificar nuestro mal humor, estrés o tristeza, y esa es una línea determinada de pensamiento. Pero cuando nos basamos en cómo queremos vivir, por ejemplo sin tristeza, aparece otra línea. Son más importantes el qué y el porqué que el cómo. Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando.
-Exagera.
-Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretación de la realidad.
-Más recursos...
-La palabra es una forma de energía vital. Se ha podido fotografiar con tomografía de emisión de positrones cómo las personas que decidieron hablarse a sí mismas de una manera más positiva, específicamente personas con transtornos psiquiátricos, consiguieron remodelar físicamente su estructura cerebral, precisamente los circuitos que les generaban estas enfermedades.
-¿Podemos cambiar nuestro cerebro con buenas palabras?
-Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo una frase tremendamente potente que en su momento pensamos que era metafórica. Ahora sabemos que es literal: "Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro".
-¿Seguro que no exagera?
-No. Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones. La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado. No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos.
-¿Hablamos de filosofía o de ciencia?
-Las palabras por sí solas activan los núcleos amigdalinos. Pueden activar, por ejemplo, los núcleos del miedo que transforman las hormonas y los procesos mentales. Científicos de Harward han demostrado que cuando la persona consigue reducir esa cacofonía interior y entrar en el silencio, las migrañas y el dolor coronario pueden reducirse un 80%.
-¿Cuál es el efecto de las palabras no dichas?
-Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad, y eso se transmite: la percepción va más allá de la razón. Según estudios de Albert Merhabian, de la Universidad de California (UCLA), el 93% del impacto de una comunicación va por debajo de la conciencia.
-¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?
-El miedo nos impide salir de la zona de confort, tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona.
-La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente.
-Reaccionamos según unos automatismos que hemos ido incorporando. Pensamos que la espontaneidad es un valor; pero para que haya espontaneidad primero ha de haber preparación, sino sólo hay automatismos. Cada vez estoy más convencido del poder que tiene el entrenamiento de la mente.
-Deme alguna pista.
-Cambie hábitos de pensamiento y entrene su integridad honrando su propia palabra. Cuando decimos "voy a hacer esto" y no lo hacemos alteramos físicamente nuestro cerebro. El mayor potencial es la conciencia.
-Ver lo que hay y aceptarlo.
-Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podemos cambiar. Lo que se resiste persiste. La aceptación es el núcleo de la transformación.
Sin fe en uno mismo hay temor, el temor produce violencia, la violencia produce destrucción, por eso, la fe interna supera la destrucción.