martes, 21 de junio de 2011

Hay emociones que pueden matarte....

Hay emociones que pueden matarte

Entrevista a: Stella Maris Maruso, terapeuta que aplica la psiconeuroendocrinoinmunología.

Tengo 55 años. Nací en Buenos Aires, donde vivo. Educo a personas que atraviesan crisis severas. Estoy casada y he criado cuatro hijos.
¿Política? Ayudar a los demás a vivir hasta el último instante.
¿Dios? No soy religiosa, soy espiritual: experimentar la trascendencia me sana
¿Cuántos pacientes? Casi 30.000 en los últimos 30 años, con enfermedades de todo tipo, cánceres...
¿Cómo los ayuda? No tratando de no morir, sino de vivir hasta morir. De morir bien.
¿Qué es morir bien? Vivir hasta el último instante con plenitud, intensamente. Vivir más no es más tiempo, sino sentirte alegre por estar aquí y ahora.
¿Acaso no vivían antes de enfermarse? ¡Muchos agradecen que su cáncer les haya enseñado a ser felices, a vivir! La enfermedad es una oportunidad de enriquecerse.
Mejor que no llegue.
¡Pero llega! El dolor entra en todas las casas. ¡Y esto hay que saberlo! Deberíamos aprender desde niños que morir es parte de la vida, y a fortalecernos en cada contrariedad.
No nos lo enseñan, es verdad. Al no aprender a dominar la mente, vivimos arrastrados por ella. Eso es malvivir. ¡La mente es demasiado loca para confiarle tu vida! Confíale tus negocios, ¡pero no tu vida!
¿Por qué no?
La mente va de excitación en excitación, te impide gozar la vida. Los médicos dicen que padecemos "síndrome de déficit de deleite": ¡no sabemos gozar de
lo que nos da la vida! Yo lo procuro.
Un 10% es lo que te pasa y un 90% es lo que haces con lo que te pasa.
Cuestión de actitud.
¿Cuál es la mejor?
Sentir pasión ante la incertidumbre de la vida, ante lo que sea que vaya a traerte.
¿Sea lo que sea?
Sí. Los psiquiatras detectan que hoy padecemos de neurosis noógena: falta de responsabilidad y sentido de la propia existencia.
Pues sí que andamos mal.
Sí, pero la ciencia vanguardista trae buenas noticias: acudiendo a tu interior puedes obtener todo lo que necesites, producir endógenamente todas las drogas analgésicas, euforizantes... ¡Puedes aprender a sanarte!
¿Y prescindir de la medicina?
Hablo de la tercera revolución de la medicina: después de la cirugía y los antibióticos, llega la psiconeuroendocrinoinmunología.
A ver si me cabe la palabra en una línea.
Es la disciplina que integra psiquismo y biología, tras treinta años de investigaciones de sabios como Carl Simonson, Robert Ader, Stanley Krippner...
¿Qué postulan?
La interconexión del sistema nervioso central, el nervioso periférico, el endocrino y el inmunológico. Te lo resumo: ¡las emociones modifican tu capacidad inmunológica!
¿O sea que una emoción puede enfermarme?
La angustia ante lo incierto, el miedo, la desesperanza, el remordimiento, la rabia... ¡Cada una tiene su bioquímica! Y es venenosa, es depresora del sistema
inmunológico.
¿De un día para otro?
La salud no es un estado: es un proceso, y muy dinámico. ¡Por tanto, siempre puedes reforzar tu salud si trabajas tus emociones!
¿Las trabaja usted con sus pacientes?
Sí. Hay pacientes ordinarios, sumisos a creencias establecidas, y pacientes extraordinarios, que generan creencias sanadoras.
Creer que puedes curarte... ¿puede curarte?
Hay un viejo experimento famoso: a cuarenta mujeres con cáncer de mama, el médico les contó que la quimioterapia las dejaría calvas. Luego, sólo suministró
quimioterapia a veinte mujeres y dejó que las otras veinte creyesen recibirla...
Y no me diga que...
Sí, sí: el 60% de las segundas quedaron tan calvas como las tratadas con quimioterapia. ¿Qué modificó la bioquímica interna de esas mujeres? ¡Sus propias
creencias! Inducidas por el médico.
Lo que demuestra el enorme poder del médico. ¡El médico puede estimular con su actitud la capacidad autocurativa del paciente! Un hijo mío es médico: a
él y a todos los médicos les ruego que jamás le digan a un paciente que su condición biológica es irreversible. Ese es el único pecado médico.
Pues hay diagnósticos que desahucian. Son condenas: matan más que el tumor. Acepta el diagnóstico que sea, ¡pero jamás aceptes un pronóstico! Jamás: si abandonas la esperanza de mejorar, de luchar por tu propia salud..., activas el suicidio endógeno.
Pero sembrar falsas esperanzas...
¿Falsas? A mi padre le pronosticó el médico tres meses de vida por un diagnóstico de cáncer de próstata diseminado al hígado. Trabajamos juntos con amor, relajación, meditación, nutrición... y al año no tenía células cancerosas. Vivió 18 años más.
¿Qué dijo su médico?
"Milagro", dijo. Remisión espontánea. Desde ese día cerré mi empresa y me volqué a ayudar a otros como a mi padre. Y yo hoy vivo en la frontera del milagro:
la remisión es un efecto colateral en enfermos que han abrazado las fuerzas de la salud, la vida.
¿Cómo han dado ese abrazo?
Sintiendo que la enfermedad enriquece su vida y que morir no es un castigo, ampliando el círculo de lo que les importa y poniéndose al servicio con amor
por la vida que nos traspasa, escapando de su cabeza y empezando a sentir: a reír, a llorar... Se han permitido asombrarse y han experimentado estados
de trascendencia.
¿Qué entiende por trascendencia?
Liberarte de tu historia pasada y del temor por la futura. La meditación ayuda mucho. Y eso cambia tu bioquímica: estás sano, ¡vives! Por el tiempo que
sea, estás vivo.

---------------------

El cáncer de su padre le enseñó cómo ayudar a miles de pacientes desde su Fundación Salud (www.fundacionsalud.org.ar)
en Argentina, avalada por científicos de primera fila que la invitan a la facultad de Medicina de la Universidad de Harvard a participar en seminarios
de curación espiritual (sic)
Por aquí aún no nos suena, pero ella me asegura que será el nuevo paradigma médico, en el que el paciente dejará de ser visto como una máquina estropeada que tenga que ser reparada o desahuciada. Esta señora entusiasta me enseña que todo lo que como, pienso y siento va tejiendo mi salud, y que puedo aprender a tejer...

"Con los ojos abiertos, ves.
Con los ojos cerrados, sabés".

viernes, 17 de junio de 2011

DÍA DE LA BANDERA

Historia de la bandera Argentina

La bandera Argentina fue creada por un prócer muy destacado de la historia de esta nación, nos referimos al general Manuel Belgrano, ésta nació el 27 de
Febrero de 1812 mientras se gestaban los aires de independencia de las Provincias unidas del Río de la Plata. Debemos aclarar que la bandera argentina
no fue el primer símbolo patrio, ya existían las escarapelas que se usaban continuamente en este período; la primera vez que esta bandera se izó, fue en
la iglesia de San Nicolás de Bari, donde hoy encontramos el Obelisco como monumento recordatorio; este suceso tuvo lugar el 23 de agosto de 1812.
La bandera argentina no fue legalizada por un largo período, de todas maneras la Asamblea del año XIII promovió en secreto su uso pero no dictó normas escritas
para éste. Recién, tras la declaración de la independencia en 1816, dicha bandera fue adoptada como símbolo patrio por el Congreso el 20 de Julio de ese
mismo año agregándole 2 años más tarde el ya conocido dibujo del Sol.

En 1938, el Presidente de la Nación, Roberto Ortiz, dictó la ley 12361 que conmemoraba el 20 de Junio como día de la bandera y por ende se declaraba feriado
nacional, homenajeando a Manuel Belgrano quien había fallecido el 20 de Junio de 1820.
Años antes de morir, el general Manuel Belgrano realizó lo que se conoce
hoy como “jura a la bandera argentina”, esto sucedió el 27 de Febrero de 1812 sobre las barrancas del río Paraná.

manuel belgrano y la bandera argentina

Al atardecer de ese día, el general recorrió las líneas de sus tropas y se dirigió hacia ellas diciéndoles lo importante qué era el símbolo que estaban
defendiendo y que por ende se debía jurar lealtad hacia él; la bandera argentina debía ser siempre una motivación para defender los intereses y bienes
del país. Este juramento se ha trasladado actualmente a las escuelas; en 4to grado, los estudiantes juran lealtad a su patria como lo hicieron aquellos
soldados en su momento; prometen respetarla, quererla, defenderla como así hacerlo con su nación. Este emblema está compuesto por tres franjas de igual
tamaño, la inferior, la superior ambas de colores celestes, mientras que la central posee el color blanco; el Sol amarillo, que actualmente es de uso corriente,
antes era utilizado en las banderas argentina destinadas a flamear en conflictos militares. Las medidas oficiales son: 1,40 m de largo x 0,90 m de alto.

Elección de los colores para la bandera.

Que la bandera argentina esté compuesta por los colores celeste y blanco no es casualidad ni tampoco fue una elección al azar; se han formulado miles de
hipótesis acerca de los mismos, muchos historiadores atribuyen la elección del celeste y blanco a un sentimiento religioso. Éstos figuran en el manto de
María, virgen a la cual Belgrano le rendía culto. Otros hablan de un tradicionalismo local, el escudo de Buenos Aires lleva los colores cielo y plata y
se piensa que éstos pudieron inspirar el formato de la bandera argentina. De todas maneras la gran historia que suele contarse es que Manuel Belgrano,
en medio de una batalla miró hacia el cielo y quedó fascinado por las tonalidades del mismo; por ende trasladó sus colores hacia la bandera que hoy todos
conocemos. El problema que surge con respecto al color se establece con el matiz de azul o celeste; muchos aseguran que los colores oficiales de la bandera
argentina son celeste claro y blanco, mientras que otros dicen que en realidad el azul se utilizó primero y luego, con el correr del tiempo, su matiz fue
aclarándose hasta convertirse en celeste. Hoy en día, la bandera de esta nación flamea con los colores celeste y blanco, el decreto nro 10.302 dictado
en 1944 decidió que el color original sea azul cielo sin ningún tipo de alteraciones.

miércoles, 15 de junio de 2011

Tortuga de Tierra

Tortuga terrestre

Nombre científico: Geochelone chilensis.
Otros nombres: Tortuga argentina, tortuga común, tortuga de tierra.

Clasificación:
Clase: Reptiles.
Orden: Quelonios.
Familia: Testudínidos.
Descripción: el rasgo más característico es su caparazón, de color amarillento con franjas negras en la unión de las placas. La piel de la cabeza, el cuello, las patas y la cola está recubierta de escamas. El cuello tiene gran movilidad y las cuatro patas son robustas. No tiene dientes, pero tiene un pico córneo que le permite morder.
Alimentación: fundamentalmente herbívora. Consume hojas, tallos y flores, aunque también insectos y caracoles.
Reproducción: ovípara. La incubación varía entre 4 meses y un año, según las condiciones ambientales. Ponen de 3 a 6 huevos.
Peso adulto: puede alcanzar hasta 2,5 kg.
Biología: en estado silvestre, durante los meses fríos, reduce al mínimo su actividad, entrando en un ciclo de letargo que le permite pasar meses sin comer. Se refugia en pastizales o en hoyos que ella misma cava enérgicamente con sus patas. Cuando empieza la primavera salen de sus refugios, y a principios de verano comienza la época reproductiva.
Distribución y hábitat: se la encuentra en ambientes secos, de Argentina, Paraguay y Bolivia.
Situación: se encuentra amenazada de extinción, debido a su captura para comercializarla como mascota, a pesar que las tortugas no son animales domésticos.

Los libros y lugares de mi vida

Libros y lugares de Buenos Aires

Los libros que acompañaron mi vida y en cierta manera dieron color a los lugares que habité, se entremezclan en etapas de juego, aprendizaje y placer en la lectura.
Mi hogar en el barrio de San Nicolás, se hallaba en un elevado edificio de la avenida Callao sobre la tradicional confitería La Ópera, donde mi padre solía convidarme frecuentemente con un cóctel para niños, la Primavera sin alcohol, preparado a base de frutillas.
A pesar de su Carácter de barrio muy activo, esto no le restaba a nuestra casa un clima de lugar apacible, desde donde podíamos contemplar la puesta del sol o el Río de la Plata extendido en una fina línea que delimitaba el horizonte en los días muy claros
Edificios emblemáticos tales Como el Museo Social sobre la Avda. Corrientes, el Palacio de Tribunales, el teatro Colón, el Templo de la calle Libertad rodeando la vasta plaza Lavalle.
Sobre la Avda. Santa Fe, el colegio O.Leguizamón, La basílica de San Nicolás de Bari y sobre la Avda. Callao la iglesia Del Salvador con su vecino colegio, la escuela comercial Bermejo y la normal Domingo F. Sarmiento, son sólo algunos de los organismos más representativos de este barrio que aún hoy no ha padecido cambios sustanciales.
Las Pocas plazas existentes, la ya mencionada y muy transitada plaza Lavalle, sometida al incesante trajín de los que concurren al Colón, al colegio Pte. Roca o al Tribunal y la muy arbolada pero pequeña plaza Rodríguez Peña extendida como un verde delantal frondoso frente a la bellísima fachada del ministerio de Educación; Hoy disminuida en su grandiosidad por las antiestéticas torres que lo aprisionaron irracionalmente.
Seguramente, ya entonces, fueron éstos los motivos por los que mi madre eligiera para nuestros paseos matinales los amplios parques del vecino barrio de La Recoleta. Así, la plaza Francia pasó a ser testigo de nuestros juegos y cuentos infantiles; iniciándonos también en el gusto por los viajes imaginarios que realizábamos haciendo navegar nuestros barquitos cuando surcaban las aguas de un inmenso piletón. Actualmente, en ese lugar, se erige una escultura metálica en forma de flor que cierra o abre sus pétalos según se halle expuesta a los rayos del sol
Los fines de semana, junto a la feria de artesanías, los jardines se pueblan de Músicos, bailarines, tarotistas, mimos y estatuas vivientes, que junto al Centro Cultural Buenos Aires, el Museo Nacional de Bellas Artes y la Biblioteca Nacional configuran un espacio muy atractivo para innumerables turistas y paseantes de otros barrios.
Desde muy pequeña, las historias que brotaban de los libros me atraparon, liberando el encantamiento que surgía ante lo desconocido.
Un libro antiquísimo perteneciente a mis tías paternas, narraba la vida y costumbres de los niños en países y continentes lejanos.
Luego la colección de cuentos de Constancio Vigil, leídos por mamá, algunos muy tristes hacían aflorar nuestras lágrimas lo que según ella cultivarían el mundo de los afectos.
Más tarde, una breve serie denominada “Vida Espiritual” del mismo autor, nos iniciaba formalmente en las virtudes humanas más preciadas.
También libros que relataban la vida infantil de músicos famosos entretuvieron nuestras horas libres en las tardes de lluvia y junto con Otros me acompañaron “David Copperfield, ”Oliverio Twist”,”corazón” de Edmundo D’Amicis, “Mujercitas“, ”Hombrecitos” de E. Bronte y luego novelas rosas de distintos autores que adquiríamos en la antigua editorial librería Poblet, cercana a nuestra casa.
Ya entrada la adolescencia, un rincón de la sala ofició de refugio a mis momentos de lectura. “Cuerpos y Almas” de van der Meersch, me resultó una obra impactante y pese a las resistencias de mi padre, se inició una travesía por su biblioteca que sólo se detenía al comienzo del alba.
Siguió la búsqueda por los anaqueles de las librerías, donde tropecé con otra obra que me resultó fascinante: “El Cuarteto de –Alejandría” de Lawrence durrel y algunos escritores teatrales en su mayoría ingleses que me interesaron. argentinos como Gudiño Kieffer, Mujica láinez, Manuel Puig, Ernesto Sábato, andahazi y la poesía de Borges y Neruda, …continuaron atrayendo mi interés.
Iniciando mis estudios universitarios , la Plaza Francia volvió a ser testigo de mi asidua concurrencia, en ocasión de preparar mis materias, los fines de semana esparcía mis apuntes sobre el césped; tal vez esa elección no fue azarosa sino una búsqueda inconciente intentando RECREAR momentos felices del pasado.
Nuestra Señora del Pilar y su cementerio adyacente, tampoco han sido ajenos a mi vida familiar.
Hoy, mis ojos impedidos de leer, se prolongan en la oficiosa computadora y en personas que voluntariamente acompañan mi tránsito por la literatura; pero sin duda, mi atracción por los libros permanece inalterable, siento el placer de tocarlos, disfrutar de su papel con su aroma tan especial, sus tapas y sus texturas me siguen resultando una fuente de atracción inigualables.


Sara Vacca Bergara

lunes, 13 de junio de 2011

El Pastor y La Nochera

http://www.youtube.com/watch?v=KzL7Rn8aQCA

Hablemos del páncreas

El páncreas es un órgano único,de vital importancia en el funcionamiento del organismo.
Ubicado en la parte media yposterior del abdomen, en èl se distinguen tres partes: cabeza,cuerpo y cola.
Como glándula de secreción de sustancias, tiene un doble funcionamiento:
1) Como glándula exòcrina: significa que vierte su contenido al exterior, en este caso, a la luz del tubo digestivo. Para cumplir esta función, posee células en forma de racimos de uva, que desembocan en un tronco principal y el contenido de esta secreción está compuesta por enzimas como la amilasa, y también por iones como el sodio,potasio,y cloro, que van a formar parte fundamental en el mecanismo de la digestión.
2)Como glándula de secreción endócrina: esto significa que su secreción se vierte en la sangre. Entre los racimos de uva antes señalados,se encuentran otro tipo de células (llamadas beta) que van a liberar hormonas a la sangre como la insulina y el glucagon,que son reguladores esenciales para el procesamiento de los hidratos de carbono .
De la integridad anatómica y del buen funcionamiento de estas células beta,depende el desarrollo de una enfermedad vastamente extendida como la diabetes.

Dr. Domingo A. Corso

jueves, 9 de junio de 2011

El misterio del Triángulo de las Bermudas

El Triángulo de las Bermudas siempre ha sido una zona peligrosa y de misterio, ya que las desapariciones de marineros, pilotos y turistas nunca han sido resueltas.
Los elementos de información en torno a esta zona son intrigantes: en una parte del océano Atlántico occidental, de forma más o menos triangular, comprendida entre las Bermudas, Florida y el meridiano 40, han venido desapareciendo durante los últimos treinta años numerosos aviones y barcos sin dejar ningún rastro de lo que pudo ser de ellos, ya que jamás se han hallado restos ni supervivientes.
Todo lo que alguna vez entró ahí, nunca se le volvió a ver. Desde barcos y buques que navegaban por esa zona; aviones a los cuales se les vió entrar a una neblina para esfumarse sin dejar indicio.
Espacio también conocido como: El triángulo del Diablo y el Limbo de los Perdidos. Es un área geográfica de 3.900.000 kilómetros cuadrados entre las islas Bermudas, Puerto Rico y Melbourne (Florida) (situado de 55°O a 85°O y de 30°N a 40°N), en la que se han producido numerosas desapariciones inexplicables de barcos y aviones.
Como su nombre lo indica, es un espacio en forma de triángulo que cubre un área de 3.900.000 kilómetros cuadrados entre las islas Bermudas, Puerto Rico y Melbourne.Este lugar fue y es testigo de fenómenos sin explicación que han recorrido el mundo. El fenómeno de la desaparición de barcos y aviones que han pasado por esos lugares, se atribuye a muchas causas; algunos científicos dicen que en esos lugares hay grandes campos de energía proveniente de la Tierra y es por esto que las comunicaciones se cortan; otros fanáticos de la ciencia ficción, piensan que el triángulo está relacionado ampliamente con criaturas extraterrestres y OVNI; en cambio, hay quienes piensan que en ese lugar se encuentra el portal que une esta dimensión a otra, si esta teoría sería cierta, las personas no son secuestradas, sino que son transportadas a otra dimensión.
Una teoría más, es que por esos lugares se encontraría la antigua Atlántida, una ciudad que supuestamente existió hace 5000 años antes de Cristo que era muy avanzada científicamente y desapareció misteriosamente; desde esa civilización en lo profundo del mar, se estarían enviando rayos y demás radiaciones. Nadie puede negar que este, un fenómeno extraño, sucede, ya que desde la mitad del siglo XX han desaparecido un total de cincuenta barcos y veinte aviones y algunos de ellos se han hecho muy conocidos, como la desaparición del vuelo 19 en el año 1945.

El Famoso Vuelo 19

Era un día magnífico, con sol en abundancia, mares en calma y un cielo azul libre casi por completo de nubes. Corrían los días de la posguerra y en Estados Unidos, el personal de la Marina y la Aviación aún continuaba con sus cotidianos entrenamientos. Por aquellos días, la base aérea de Fort Lauderdale, en la Florida, estaba particularmente preocupada en mantener a sus pilotos adiestrados.
Era el 5 de Diciembre de 1945, un día como cualquier otro, y 5 aviones Avenger TBM estaban listos para despegar. Su Misión consistía en alejarse 160 millas al este, en línea recta, dar vuelta al norte y regresar a su base, en un vuelo de entrenamiento. Al mando del vuelo, con número de serie 19, iba el teniente Charles C. Taylor, veterano de la marina y piloto experimentado. La tripulación de cada uno de los aviones constaba de tres hombres, por lo que en total participarían 15. Cada uno de los aparatos había cargado gasolina suficiente para volar el equivalente de 1660 km.. Los motores, la radio y los equipos salvavidas fueron chequeados y reportados en buen estado.
En el momento de dar el último aviso para despegar, sólo faltaba un hombre que, sintiéndose enfermo, se quedaría en tierra. Los meteorólogos habían pronosticado buen tiempo en toda el área de su recorrido. A las 2:00 de la tarde despegaron sin novedad los cinco aviones y, tomando en seguida la formación de vuelo, se lanzaron rumbo al mar a buena velocidad. Durante casi dos horas, el vuelo 19 se estuvo reportando con regularidad a su base. A las 3:45, un mensaje desconcertante cruzó el espacio hasta la torre de control:
"Torre de control, torre de control .
Esta es una emergencia. Nos hemos salido de curso .
Parece que nos hemos salido de curso", "Parece que nos hemos perdido.
No estamos seguros de nuestra posición ¡No podemos avistar tierra!"

En la torre de control , el radio operador replicó sumamente extrañado:
"¿Qué posición tienen?"
Vuelo 19:
"No estamos seguros de nuestra posición” "Repetimos: no podemos ver tierra.
No sabemos si estamos sobre el Atlántico o sobre el Golfo".
Torre de control:
"Asuman el rumbo hacia el oeste, pronto verán tierra”.
Vuelo 19:
"No sabemos hacia donde está el oeste. Todo está mal. Es tan extraño. El mar luce muy raro".

Y ahí se cortó la comunicación. Había demasiada estática a pesar del buen tiempo, y por momentos se escuchaban los diálogos de los pilotos entre sí. Diez minutos más tarde se restableció el contacto. Los radioperadores podían escuchar en la base el ruido de los motores, pero no las voces de los pilotos. Para entonces, el pánico había hecho presa de las tripulaciones; ya no eran pilotos experimentados, sino hombres invadidos por un temor monstruoso. Poco antes de las 4:00 se escuchó lo siguiente:
"No estamos seguros de nuestra posición. No sabemos exactamente dónde estamos. Creo que a unos 360 km. al noroeste de la base".

Se cortó de nuevo el mensaje por estática. Instantes después volvía a restablecerse la comunicación:
"El mar es muy extraño. Parece que estamos sobre aguas blancas”.......

Y de nuevo el silencio. La torre intentó una vez más comunicarse con ellos, pero por alguna extraña razón, parecían no captar las señales de la base. Durante largos segundos que parecieron siglos, el personal de la base, ya en estado de alerta, no escuchó ninguna palabra más del Vuelo 19. La tensión del momento fue rota al escucharse otra vez las conversaciones de los miembros del escuadrón:
"Estamos completamente perdidos, Y parece que......."

Estas fueron sus últimas palabras. En la base de Fort Lauderdale todo era desconcierto.
Durante todo el tiempo que duró la comunicación, parte del personal de la torre se había preocupado por trazar posiciones y calcular la ruta que habían seguido al extraviarse. Intentaron hacer contacto con otras naves próximas al área; pero todo fue en vano. Sólo quedaban conjeturas. ¿Qué había podido desorientarlos de ese modo? ¿Cómo explicar las interferencias de la radio en un día tan claro? Y sobre todo, ¿Qué peligro habían enfrentado, que los había hecho perder la calma de ese modo?
Las horas siguientes fueron de frenética acción. La alarma había puesto en movimiento a todo el personal. Los aviones Avenger, bombarderos de combate, eran magníficos aparatos en su tiempo. Extraordinariamente bien equipados para el ataque - casi una tonelada de bombas, o un torpedo submarino. Contaban además con un poderoso motor de 1600 caballos, y alas plegables para su fácil acarreo en portaaviones. Su autonomía de vuelo era muy amplia y tenía equipo especial para facilitar la supervivencia en alta mar. Como los bombarderos habían sido examinados antes de partir y contaba cada uno de ellos con un aparato radiotransmisor, más que pensar en una falla mecánica el personal de tierra temía que un disturbio atmosférico los hubiese dañado.
Las turbulencias y bolsas de aire, por ejemplo, son imprevisibles y más de un avión ha sucumbido a causa de ellas. Incluso un ataque enemigo, aunque improbable, no se descartaba: la guerra recién había terminado. Sin embargo, ¿Por qué no habían podido explicar lo que les sucedía? El radioperador estimó que el último punto en que habían hecho contacto con el escuadrón, había sido a unos 150 km. al noreste de la base naval de Banana River, en la costa de la Florida.
A ese punto y sus alrededores fue enviado un hidroavión, el Martin Mariner, especializado en rescate anfibio, con trece hombres a bordo. La torre de control mantuvo estrecho contacto con el hidroavión de rescate durante los siguientes minutos de vuelo. Inesperadamente, el Martin Mariner consiguió trabar comunicación con el Vuelo 19:
Hidroavión Martin:
"Vuelo 19, estamos volando hacia ustedes para guiarlos de regreso ¿Qué altitud tienen?"
La interferencia no dejó escuchar completa la respuesta del Vuelo 19, pero las últimas tres palabras se oyeron perfectamente: "¡No nos sigan !"
Y se perdió la señal. Todo el diálogo había sido captado también en la base. Desde algún lugar desconocido, los pilotos habían alcanzado a enviar un mensaje para alertar a sus compañeros. Pero, ¿de qué? Mientras tanto, la tripulación del Martin Mariner, más alerta que nunca, escudriñaba metro por metro la superficie del mar. Durante los siguientes siete minutos, el comandante del hidroavión se estuvo reportando a la base.
Al parecer no había huellas de naufragio en la zona. Pocos minutos después dejó de escucharse la señal del Martin Mariner. No había contacto en ninguno de los sentidos con su tripulación. El silencio que siguió al último mensaje nunca más fue roto. Nunca más los marinos volverían a ser vistos ni escuchados.
El comandante de la base, más perplejo que nunca, dio orden de comenzar lo que sería la búsqueda más intensiva y cuidadosa llevada a cabo en mar y aire; pero también la más infructuosa.

Relación de barcos desaparecidos en el Triángulo de las Bermudas:

• El ROSALIE. Desaparecido en 1840 en la ruta de La Habana a Europa. Era un barco francés que fue encontrado abandonado en el interior del "triángulo" navegando normalmente, con las velas desplegadas, con la carga intacta, pero había desaparecido toda la tripulación.
• El MARY CELESTE. Desaparecido de la circulación en el mes de Noviembre de 1872, después de salir del puerto de Nueva York. fue encontrado el 4 de diciembre del mismo año en el triangulo sin nadie a bordo. Era un bergantín que viajaba con 10 personas a bordo.
• El ATLANTA. Desaparecido en enero de 1880. Era una fragata británica que iba de las islas Bermudas a Inglaterra. Desapareció con 290 personas a bordo muy cerca de las islas Bermudas.
• El FREYA. Desaparecido el 4 de octubre de 1902. Era un gran buque alemán de tres palos que fue encontrado en el mismo mes de octubre cerca de Manzanillo, en Cuba, de donde había salido el día 3 de ese mes. Había desaparecido toda la tripulación.
• El CYCLOPS. Desaparecido el 4 de marzo de 1918. Era un gran barco de aprovisionamiento de la marina norteamericana, de 150 metros de eslora y 19.000 toneladas de desplazamiento. Desapareció con 309 pasajeros a bordo sin lanzar mensajes de socorro. Navegaba entre las islas Barbados y Noorfolk cuando desapareció.
• El RAIFUKU MARU. Desaparecido en 1924. Era un carguero japonés que navegaba entre las islas Bahamas y Cuba cuando desapareció. Pidió auxilio por radio.
• El COTOPAXI. Desaparecido en 1925. Era un barco que hacía su ruta comercial entre Charleston y la Habana. Desaparecido cerca de Cuba.
• El STAVENGER. Desaparecido en 1931. Era un carguero que se encontraba cerca de la isla Cat, en las Bahamas, cuando desapareció con 43 hombres a bordo.
• El John And Mary. Desapareció en abril de 1932. Era un barco de dos palos que apareció navegando y sin nadie a bordo a 80 kilómetros al sur de las islas Bermudas.
• El ANGLO-AUSTRALIAN. Desaparecido en marzo de 1938. Era un carguero que lanzó su último mensaje desde las islas Azores. Desapareció con 39 hombres a bordo.
• El GLORIA COLITE. Desaparecido en febrero de 1940. Era un yate de Saint Vincent, en las Antillas británicas. Apareció sin nadie a bordo, pero con todos sus aposentos y cargamento en orden, estando a 320 kilómetros al sur de Mobile, Atlanta.
• El RUBICON. Desaparecido el 22 de octubre de 1944. Era un carguero cubano que desapareció en el centro mismo del Triángulo. Posteriormente fue encontrado por la Guardia Costera norteamericana frente a las costas de Florida sin nadie a bordo, salvo un perro que fue mudo testigo del drama.
• El SANDRA. Desapareció en junio de 1950. Era un carguero de 106 metros de eslora que viajaba de Savannah, Georgia, a Puerto Cabello, Venezuela. Iba cargado con 302 toneladas de insecticidas para las plantaciones. Pasó por el puerto de Augustine, en Florida y después desapareció con todo su cargamento y tripulación.
• El CONNEMARA IV. Desapareció en septiembre de 1955. Era un yate privado que volvió a aparecer completamente solo, sin rastro de que hubiera pasado nada. Apareció a 640km al oeste de las Bermudas.
• El MARINE SULPHUR QUEEN. Desapareció el 4 de febrero de 1963. Era un carguero de 130 metros de eslora que iba en ruta desde Beaumont, en Texas, a Norfolk, en Virginia. Desapareció, sin emitir ningún mensaje de auxilio, con toda su tripulación.
• El SNO´BOY. Desaparecido el 1 de Julio de 1963. Era un pesquero pequeño, de solo 20 metros de eslora y con 40 pescadores a bordo. Iba en ruta de Jamaica a Cayo Nordeste cuando desapareció con toda su tripulación.
• El WITCHCRAFT. Desapareció el 24 de diciembre de 1967. Era una embarcación que efectuaba cruceros. Es uno de los casos más extraordinarios del Triangulo. Desapareció de repente con su dueño y un pasajero a bordo, mientras estaba atado a una boya de amarre frente al puerto y a tan solo 1600 metros de Miami, en Florida.
• El ANITA. Desaparecido en marzo de 1973. Era un carguero de 20.000 toneladas que estaba en ruta desde Newport News hacia Alemania. Desapareció en el Triángulo con 32 tripulantes a bordo.
• El MILTON IATRIDES. Desaparecido en abril de 1973. Era un carguero que viajaba desde New Orleans a Ciudad de El Cabo cuando desapareció en aguas del Triángulo.

Relación de aviones desaparecidos en el Triángulo de las Bermudas:

• El avión SUPER CONTELLATIÓN. Desaparecido el 30 de octubre de 1945. era un avión de la marina norteamericana. desapareció con 42 personas a bordo al norte del Triángulo.
• El hidroavión MARTIN MARINER. Desapareció el 5 de diciembre de 1945. Era un hidroavión bombardero PBM de la armada norteamericana con 13 tripulantes a bordo. Desaparecieron todos a los 20 minutos de vuelo.
• Un avión C-54. Desaparecido en 1947. era un avión militar del ejército de los Estados Unidos. Desapareció con sus tripulantes a 180 kilómetros de las islas Bermudas.
• Un avión TUDOR IV. Desaparecido el 29 de enero de 1948. era un avión comercial cuatrimotor llamado Star Tiger. Desaparecido con 31 pasajeros y tres tripulantes a 600 kilómetros al nordeste de las islas Bermudas.
• Un avión DC-3. Desaparecido el 28 de diciembre de 1948. Era un avión privado en vuelo comercial que desapareció con 32 pasajeros y su tripulación en un punto indeterminado entre San Juan de Puerto Rico y Miami.
• Otro avión TUDOR IV. Desaparecido el 17 de enero de 1949. Era un avión comercial llamado Star Ariel (gemelo del Star Tiger). Desapareció entre las islas Bermudas y Jamaica a 600 kilómetros de las Bermudas.
• Un avión GLOBEMASTER. Desaparecido en marzo de 1950. era un avión comercial norteamericano que en ruta hacia Irlanda desapareció en el mismo borde del Triángulo.
• El avión de transporte YORK. Desaparecido el 2 de febrero de 1952. Era un avión comercial británico en ruta hacia Jamaica. Desapareció con 33 pasajeros a bordo más tripulantes al norte del Triángulo.
• El hidroavión MARTIN P-5M. Desaparecido el 9 de noviembre de1956. Era un avión anfibio patrullero de la marina norteamericana. Desapareció con 10 tripulantes a bordo muy cerca de las islas Bermudas.
• El CHASE YC-122. Desaparecido el 11 de enero de 1957. Era un avión carguero con 4 pasajeros a bordo. desapareció entre Palm Beach y la Gran Bahama.
• Un avión KB-50. Desapareció el 8 de enero de 1962. Era un avión-tanque de las Fuerzas Aéreas norteamericanas. Desapareció al cruzar el Triángulo en la ruta de Langley Field, en Virginia, a las islas Azores.
• Los STRATOTANKERS KC-135. Desaparecidos el 28 de agosto de 1963. Eran 2 aviones cuatrimotores Stratotankers totalmente nuevos de las Fuerzas Aéreas norteamericanas. Iban en misión secreta de la base aérea de Homestead, en Florida, a una base secreta de reabastecimiento del ejército situada en el Atlántico, pero nunca llegaron, desaparecieron a 480 kilómetros al sudoeste de las islas Bermudas.
• El CARGOMASTER C-132. Desaparecido el 22 de septiembre de 1963 en ruta hacia las islas Azores.
• El FLYNG BOXCAR C-119. Desaparecido el 5 de junio de 1965. Era un avión comercial con 10 pasajeros a bordo. Desapareció al sudoeste de las islas Bahamas

Una Explicación Científica:

Un modelo matemático elaborado por científicos de la Universidad Monash de Melbourne, Australia, ha confirmado que las burbujas de metano del fondo del mar son las causantes de los misteriosos hundimientos de barcos en el Triángulo de las Bermudas, el Mar del Norte o el Mar de Japón.
El metano es un gas que se forma de la descomposición de las materias orgánicas y se puede encontrar en grandes cantidades en el fondo del mar. Al combinarse con el agua, el metano se calienta, hierve y se disuelve en el océano. El problema está cuando se forma una burbuja que llega a la superficie y revienta, si en ese momento hay un barco cerca se hundirá al no poder soportar las turbulencias. Este fenómeno podría ser la explicación de maremotos y desapariciones de barcos, ya que estas tragedias suceden en zonas donde dicho gas es abundante.
Para verificar esta teoría, los matemáticos realizaron experimentos con un recipiente de agua, un barco de juguete y burbujas de gas metano. A partir de los resultados se creó un modelo matemático con un ordenador, teniendo en cuenta la dinámica, la velocidad, la densidad y la presión del gas y del agua. El modelo reprodujo las burbujas tal y como aparecen en la vida real y pudieron comprobar que el hundimiento se da en ciertas condiciones. Los investigadores recomiendan que sus conclusiones sean incluidas en las cartas de navegación para evitar las desapariciones de buques en el Triángulo de las Bermudas.

lunes, 6 de junio de 2011

¡¡GÉNESIS para todo el mundo!!

http://www.youtube.com/watch?v=xvhhbnMaxBI

Biografía

JOSÉ HERNÁNDEZ


(1834 - 1886)



Nació en los caseríos de Perdriel, en la Chacra de su Tío Don Juan Martín de Pueyrredón, el 10 de noviembre de 1834, durante el gobierno de Don Juan Manuel de Rosas. Educado en el Liceo de San Telmo, en 1846 fue llevado por su padre al sur de la provincia de Buenos Aires, donde se familiarizó con las faenas rurales y las costumbres del gaucho.



La lucha política caracterizó su vida. En 1858, junto con varios opositores al gobierno de Alsina emigró a Paraná, intervino en la Batalla de Cepeda y también en la de Pavón en el bando de Urquiza. Inició su labor periodística en el Nacional Argentino, con una serie de artículos en los que condenaba el asesinato de Vicente Peñaloza, publicados como libro en 1863, bajo el título de Vida del Gaucho. En 1868 editó el diario El Eco de de la segunda parte, "cuatro palabras de conversación con los lectores", abunda en la filosofía de la obra. También es interesante los comentarios de Miguel Cane, sobre la obra.



Corrientes y un año más tarde En el Río de la Plata, donde publicó artículos referidos a la cuestión del gaucho y de la tierra, la política de fronteras y el indio, temas que articularía literariamente en el Martín Fierro.



Participó en el levantamiento del Coronel López Jordán contra el gobierno de Sarmiento en Entre Ríos, y de regreso a Buenos Aires, en el Gran Hotel Argentino de 25 de mayo y Rivadavia, terminó de escribir El Gaucho Martín Fierro, editado en diciembre de 1872, por la imprenta La Pampa. Tras su onceava edición, en 1879 publicó La Vuelta de Martín Fierro. Fue diputado provincial y en 1880, siendo presidente de la Cámara de Diputados, defendió el proyecto de federalización, por el cual Buenos Aires pasó a ser la capital del país. En 1881 escribió Instrucción del estanciero y fue elegido senador provincial, cargo para el cual fue reelecto hasta 1885. El 21 de octubre de 1886 falleció en su quinta de Belgrano.



Fuente: Diccionario De la Literatura Argentina