miércoles, 30 de septiembre de 2015

JALEA REAL.

JALEA REAL.


Está demostrado que la Jalea Real es beneficiosa en todos los casos que se requiere un soporte energético y reconstituyente así como una optimización de las funciones del organismo. Su gran tolerabilidad la convierte en un tónico natural único en el mundo, indicado para todas las edades y en especial en los niños en sus momentos de mayor actividad.

El estilo de vida actual sedentario, el exceso de trabajo, el estrés, la falta de sueño, son algunos de los principales responsables de que nuestra alimentación resulte deficiente o inadecuada, contribuyendo al riesgo de aparición de deficiencias nutricionales. La Jalea Real puede ser un gran aliado en estas situaciones, especialmente para niños, ancianos, deportistas y todos aquellos estados en que se necesita un mayor aporte de energía, se recomienda en personas que sufren estrés y sobreesfuerzo (tanto físico como psíquico) como por ejemplo: ejecutivos/as, estudiantes, amas de casa, ya que aporta la energía extra necesaria para todos ellos.

Sin embargo, incluso las personas sanas pueden necesitar un complemento alimenticio en un determinado momento de la vida, como en dietas de adelgazamiento rápido, ante cambios en la absorción digestiva de determinados nutrientes,
Según diversos estudios, la Jalea Real tiene un efecto estimulante, tonificante y reequilibrante del sistema nervioso, mejora la concentración y potencia los niveles de energía, pero además el conjunto de sus nutrientes ejerce una acción de refuerzo del organismo ante las agresiones externas, por esta razón muchas personas toman Jalea Real en los cambios de estación o antes del invierno para prevenir catarros e infecciones sobretodo está indicado en niños, ancianos, personas con las defensas bajas y dedicadas a la estética. Existen muchos deportistas que la consumen.




La Jalea Real es un producto natural de la secreción de unas glándulas de las abejas nodrizas que son las encargadas de llevar el alimento a las reinas y a las larvas los primeros días de vida. Es la causa directa de este crecimiento y de la longevidad de la reina. La Jalea Real es el alimento más concentrado de la naturaleza, por su equilibrado conjunto de vitaminas, minerales y elementos vitales imponderables, juega un rol decisivo en los procesos de restitución celular. No necesita de la digestión, es totalmente asimilable y pasa directamente a la sangre para enriquecer los tejidos de reposición y de crecimiento.
Todos estos elementos son indispensables para el organismo humano y a partir de las sinergias entre ellos hay que buscar el mecanismo de acción de esta “Maravilla de la Naturaleza” en la que los niños encuentran el mejor de los fortificantes naturales, los enfermos y los ancianos la fuerza que los abandonó, los deprimidos, los neurasténicos y los siempre cansados una energía y una euforia increíble.
La composición de la Jalea Real es tan compleja y larga que no entraría en este blog basta decir que contiene: Vitaminas B, C, D y E; lipoproteinas, enzimas, hormonas, sustancias etéreas. Propiedades bactericidas y bacteriostática, sales minerales, manganeso, calcio, cloruro, sodio, potasio, azufre, fósforo, aluminio, magnesio, silicio, hierro, cobre, cinc, cobalto, estroncio, etc.
Existe un 3 % de materias que componen la Jalea Real aún sin determinar por la ciencia. La Jalea Real es tenida por algunos como producto milagroso y curalotodo, pero lo innegable es que rinde buenos servicios y resultados a la salud.
PROPIEDADES DE LA JALEA REAL
• Ejerce acción tonificante sobre algunos centros del hipotálamo, como resultado de lo cual aumenta la secreción de hormona adrenocorticotrópica en la hipófisis.
• Tiene efectos señalados sobre la actividad de las glándulas suprarrenales.
• Contiene hormonas sexuales: estradiol, testosterona y progesterona.
Tiene acción antiséptica.
• Normaliza los procesos metabólicos, mejora el metabolismo basal.
Estimula el metabolismo celular y es una excelente epitelizante y regeneradora de los tejidos.
• Retarda el proceso de envejecimiento de la piel y mejora su hidratación y elasticidad.
• Produce tolerancia inmunoespecífica.
• Tiene acción antiviral, antimicrobiana y antitóxica.
• Posee acción hipotensiva por las sustancias acetilcolinérgicas: su alto contenido de acetilcolina disminuye la presión arterial y el ritmo de las contracciones cardíacas.
• Aumenta la tensión de los grandes hipotensos, sin efectos notables en el caso de los hipertensos.
• Actúa favorablemente en las afecciones del tracto gastrointestinal., reforzando la peristalsis estomacal e intestinal.
• Contiene gammaglobulina, componente que es capaz de frenar la senilidad y aumentar la resistencia.
• Aumenta la vitalidad, la longevidad.
• Aumenta la resistencia al frío y a la fatiga.
• Da una sensación de euforia con recuperación de fuerzas y del apetito.
• Disminuye la emotividad.
• Eleva el contenido de hemoglobina en la sangre, así como de leucocitos, glucosa y glóbulos rojos.
• Estimula la circulación sanguínea.
• Aumenta el peso corporal y la tasa de desarrollo; mejora el crecimiento en el caso de subalimentación en niños de corta edad.
• Tiene acción antitumoral.
• Se usa en el tratamiento de la arterioesclerosis, coronariocardiosclerosis, rehabilitación después del infarto del miocardio, estados asténicos e impotencia sexuales.
• Es particularmente activa en la incontinencia de orina, la convalecencia de gripe (que abrevia notablemente) y en ciertas enfermedades de la piel. Se usa también en el tratamiento de las astenias, diabetes mellitus (elimina la resistencia a la insulina), úlceras del duodeno, inflamación del duodeno, neurosis, alteraciones de la presión arterial (especialmente hipotonía), anorexia en niños lactantes y de corta edad, alteraciones de la lactación materna, seborrea facial, envejecimiento del organismo, neuritis del nervio auditivo y en muchas otras afecciones.
Se debe tener en cuenta también lo siguiente:
Debe tomarse moderadamente, en pequeñas cantidades, dosis de 100-500 mg diarios.
Si se ingiere en gran cantidad, la Jalea Real produce cefalea, aumento de la tensión arterial, aumento del ritmo cardíaco y náuseas.
La administración prolongada de Jalea Real en cantidades excesivas no es recomendable.
La Jalea Real está contraindicada en la enfermedad de Addison (insuficiencia crónica de las glándulas suprarrenales).

COMPOSICIÓN QUÍMICA DE LA JALEA REAL
La jalea real está compuesta por (en %):
Tiene un PH cercano a 3,6.
Posee las siguientes vitaminas:
• Titamina (vitamina B1)
• Riboflavina (vitamina B2)
• Piridoxina (vitamina B6)
• Ácido pantoténico (B5): es la más abundante.
• Biotina (B8)
• Ácido fólico
• Vitamina E: activa el funcionamiento de los órganos sexuales. Tiene efectos sobre el aparato cardiovascular.
• Vitamina PP: utilizada en tratamientos de dermatosis, intoxicaciones, afecciones gastrointestinales.
• Agua: 60 - 70
• Azúcares: 10 - 15
• Proteínas: 11 - 15
• Lípidos: 5 - 7
• Cenizas: 0,8 - 1
• Inositol: vitamina del grupo B. Indicada para trastornos del metabolismo hepático, estimula el crecimiento, activa el corazón y los intestinos. También se encuentran en su composición algunas hormonas como el estradiol, la testosterona y la progesterona.
Tiene también gammaglobulina, no correlacionada encuanto a antigenicidad con la gammaglobulina del plasma humano.
Además de albúminas, grasas, azúcares, vitaminas, microelementos y los otros compuestos mencionados, contiene los 20 aminoácidos esenciales: arginina, valina, histidina, insoleucina, leucina, lisina, metionina, treonina, triptofano, fenilalanina, prolina, ácido aspártico, serina, ácido glutámico, glicina, alanina, cistina y tirosina.
Contiene, además, antibióticos, un principio hiperglucemiante y los siguientes
microelementos: hierro, oro, calcio, cobalto, silicio, magnesio, manganeso, níquel, plata, azufre, cromo y cinc.


HISTORIA DE LA JALEA REAL

La historia del descubrimiento de la Jalea Real podemos fecharla en 1933, cuando un premio Nóbel alemán, el Dr. F. Bergius, fue encargado de hacer un análisis de la Jalea, hallándola tan compleja que abandonó la investigación.
Posteriormente quiso probarla él mismo y obtuvo como resultado un gran dinamismo y una especie de regreso a su potencia sexual (tenía cincuenta años) produciendo un gran estupor entre sus amigos y compañeros, y creemos en su afortunada pareja sexual.
En 1938, M. Boyer de Belvefer realizó un estudio científico y metódico sobre la Jalea, durante años la administró a perros, cerdos y gatos, en un intento de averiguar si existía un efecto placebo sobre los humanos. El resultado fue que sus animales de experimentación se volvieron más vivaces y enérgicos con respecto a sus compañeros no experimentales. También quiso entonces probarla en su familia y en sí mismo, consiguiendo los mismos resultados.
Pero el conocimiento popular de la Jalea comenzó cuando el Papa Pío XII tomó durante algunos días un extracto de Jalea recetado por el Dr. Galeazzi, produciéndole un rápido efecto restaurador y fortalecedor. La noticia saltó enseguida a la prensa: el Papa debilitado cobraba energías nuevas, y se empezó a comercializar en todo el mundo con un gran éxito.

ORIGEN DE LA JALEA REAL

La Jalea Real es una sustancia segregada por las glándulas hipofaríngeas de la cabeza de abejas obreras jóvenes, de entre 5 y 15 días, que mezcla con secreciones estomacales y que sirve de alimento a todas las larvas durante los primeros tres días. Sólo la abeja reina y las larvas de celdas reales que darán origen a una nueva reina son alimentadas con Jalea Real.
Es una masa viscosa de un suave color amarillo y sabor ácido, la Jalea Real mezclada con miel es una forma de presentación poco extendida, pero a nuestro juicio la más adecuada, ya que por lo menos es similar a como la encontramos dentro de las colmenas.
La Jalea Real, que en esencia es un alimento casi exclusivo para la reina, sirve, no obstante, durante los tres primeros días de la salida de las larvas, para alimentarlas, ya que su riqueza en nutrientes es tan completa como la leche de vaca para los terneros.
Pero la existencia de la abeja reina no es más agradable que la del resto de los habitantes de la colmena, aunque a simple vista nos pueda parecer una vida cómoda, exenta de peligros y sin más trabajo que aparearse, comer y dormir. Por desgracia, los habitantes de la colmena la cuidan como se cuida a una cosecha o una máquina. La cuidarán y alimentarán y hasta darán la vida por protegerla, siempre y cuando produzca los huevos suficientes para mantener la colonia.
Si su labor de reproducción cesa es reemplazada inmediatamente, hasta incluso es devorada y otra reina (no pueden cohabitar dos juntas en la misma colmena) ocupará su lugar. Afortunadamente su gran tamaño la hace también ser un rival poderoso y cuando no le interesa la colmena en la que habita o encuentra su supervivencia comprometida, tratará de emigrar a otra colmena y allí establecerá una lucha a muerte con su líder. También peleará con fiereza en el caso poco frecuente que exista otra reina en su colmena, llegando al punto de matar con su aguijón a las larvas que contienen ninfas para impedir que se desarrollen.


EFECTOS DE LA JALEA REAL EN NUESTRO ORGANISMO

Sobre el organismo humano, la Jalea Real actúa como un estimulante, mejora el estado general, otorga mayor vigor, aumenta la capacidad de trabajo psíquico e intelectual y transforma en forma positiva los estados de animo. También provoca un aumento temporario del metabolismo de base.
En la tercera edad les ayuda a recuperar la memoria y ejerce una acción favorable en las personas que padecen arteriosclerosis, angina de pecho, ulceras, anemia, estados depresivos y fatiga general. Por sus diversos componentes cubre las insuficiencias alimentarías de aminoácidos, vitaminas, proteínas, y sales minerales.
Por su acción estimulante está particularmente indicada para los convalecientes, combinada con los remedios tradicionales, la Jalea Real mejora el estado general de los enfermos con ulcera en el duodeno y por lo tanto favorece su curación.

INDICACIONES

Inapetencia y trastornos de la nutrición:
iológico y energético de las diferentes funciones orgánicas".
"Los sujetos sensibles a esta acción de la Jalea Real experimentan una sensación estimulante muy general que hace recordar mucho a la provocada por las anfetaminas: impresión de mayor posibilidad de acción física e intelectual, mayor resistencia a la sensación de fatiga, especialmente a la fatiga provocada por la falta de sueño, sensación de euforia y de mayor confianza propia.
En los sujetos que no son agapépticos la Jalea Real puede mejorar a veces un carácter habitualmente desagradable o susceptible, lo cual puede deberse a la sensación de una mejor forma física e intelectual y a la impresión de mayor confianza en sí mismo.
• Trastornos neuropsíquicos y del envejecimiento: (en espera)
• Afecciones de la piel, queratotracosis y seborrea: (en espera)
• Arteriosclerosis: provoca la disminución de las reacciones vasculares y la regulación de la presión arterial.
• Colesterol: Baja la tasa de colesterol en la sangre.
• Asma: Según el investigador checoslovaco Maly el estado del enfermo mejora a dosis de 50 a 100 miligramos por día en 250 gramos de miel. Se toma una cucharadita por la mañana en ayunas.
• Anemia: asegura una reglobulación que puede exceder un millón de glóbulos.
• Corazón: Su acción vasodilatadora mejora el estado de las personas afectadas de trastornos cardíacos.
• Diabetes: Disminuye un tercio tres horas después de su ingestión, según los trabajos de los doctores Trozky, Nisov y Loupatchev del instituto médico soviético de Riazan.
• Piel: Rejuvenece las células epiteliales de la epidermis. Suaviza y afina la piel.
• Úlcera: Debido al ácido pantoténico que contiene es muy adecuado su uso por vía interna, en especial en las úlceras de duodeno.
EN EL ADULTO MAYOR

Es el alimento ideal en la tercera edad, no encontraran en la Jalea Real el secreto de la eterna juventud, pero si hallarán en ella un elemento que combate la senilidad prematura y que protege al organismo contra todas las formas de envejecimiento. La Jalea Real enriquece los tejidos de reposición y crecimiento, favorece la digestión y mejora la memoria y la vista de las personas de edad. Y ya que hablamos de la tercera edad, conviene aclarar que el Doctor suizo Egger afirma que este alimento es un capital en la lucha contra la arteriosclerosis, el mayor azote de los países civilizados y patrimonio de las personas de edad. Según lo expresado por este médico, la Jalea Real ejerce una acción estimulante y tonificante, mejora el organismo en general, disminuye las acciones vasculares y regulariza la presión sanguínea siendo una poderosa arma contra la anemia y ayuda a restablecer el número de glóbulos rojos en periodos cortos. Y resulta el alimento ideal para la tercera edad cuando padecen agotamiento crónico, debilidad, cansancio mental y fatiga.”


Procesado por Jorge Luis Icardi.
Fuente: Wikipedia.es
30 de setiembre de 2015.

John Forbbes Nash.

John Forbes Nash.

Nacimiento 13 de junio de 1928
Bluefield, Virginia Occidental, Estados Unidos
Fallecimiento 23 de mayo de 2015 (86 años)
Monroe, Nueva Jersey, Estados Unidos
Nacionalidad Estadounidense
Campo Economía, Matemática
Instituciones MIT, Universidad de Princeton
Alma máter Universidad de Princeton,

Carnegie Institute of Technology
Supervisor doctoral Albert W. Tucker
Conocido por Equilibrio de Nash, Teorema de inmersión de Nash, Funciones de Nash,

Teorema de Nash-Moser
Premios
destacados Premio Nobel de Economía (1994), Premio Abel (2015),

Premio de Teoría John von Neumann (1978)
Cónyuge Alicia Lardé Lopez-Harrison
Hijos John Charles Martin Nash

John Forbes Nash Jr. (nació en Bluefield, Virginia Occidental, Estados Unidos, el 13 de junio de 1928 y falleció en Monroe, Nueva Jersey, Estados Unidos, el 23 de mayo de 2015).

Fue un matemático estadounidense, especialista en teoría de juegos, geometría diferencial y ecuaciones en derivadas parciales, que recibió el Premio Nobel de Economía en 1994 por sus aportes a la teoría de juegos y los procesos de negociación, junto a Reinhard Selten y John Harsanyi. La película A Beautiful Mind (2001) está basada en su vida.


De pequeño fue un niño solitario al que le gustaba mucho leer y jugaba poco con los demás niños de su edad. Su madre, que estudió varios idiomas en las universidades Virginia Occidental y Colegio Martha Washington, le estimuló para que estudiara. Su padre, un ingeniero eléctrico que luchó en la I Guerra Mundial, fue profesor de la Universidad de Texas. A los catorce años empezó a mostrar interés por las matemáticas y la química, tal vez influido por el libro que publicó Eric Temple Bell en 1937: Men of mathematics. Entró en el Colegio Bluefield en 1941.Ganó una beca en el concurso George Westinghouse. En junio de 1945 se matriculó en la actual Universidad Carnegie Mellon para estudiar ingeniería química, a diferencia de su padre. Pero fue su profesor quién, dándose cuenta de su habilidad para las matemáticas, lo convenció para que se especializara en ellas. Tres años más tarde aceptó una beca de la Universidad de Princeton para el doctorado de matemáticas. La carta de recomendación contenía una única frase: «Este hombre es un genio».

En la Universidad de Princeton impartían clases Albert Einstein y John von Neumann, algo que motivó su ansia por destacar y obtener cierto reconocimiento. Inventó un juego «matemáticamente perfecto» (en el cual se basó posteriormente Hex) y en 1949 escribió un artículo titulado Puntos de equilibrio en juegos de n-personas,[8] en el que definía el equilibrio de Nash. Con 21 años se doctoró con una tesis de menos de treinta páginas sobre juegos no cooperativos, bajo la dirección de Albert W. Tucker. Consiguió inmediatamente reconocimiento entre el resto de los especialistas y poco después comenzó a trabajar para la RAND, una institución de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos dedicada a la investigación estratégica.

En el verano de 1954 fue arrestado durante una redada policial. Se casó en 1957 con una alumna suya del MIT, la salvadoreña Alicia Lardé López-Harrison (1933-2015). Tras un año de matrimonio se le diagnosticó esquizofrenia y todo cambió. Tras estar internado durante cincuenta días en el hospital McLean, viajó a Europa, donde intentó conseguir el estatus de refugiado político. Creía que era perseguido por «criptocomunistas» (agentes comunistas infiltrados). Estuvo hospitalizado en varias ocasiones por períodos de cinco a ocho meses en varios centros psiquiátricos de Nueva Jersey y salió creyendo que se había curado, hasta que decidió suspender su tratamiento con fármacos, lo que causó la reaparición de las alucinaciones. A punto de ser internado nuevamente, se dio cuenta de sus alucinaciones por lo que, usando la teoría de que todo problema tiene una solución, decidió resolver por su cuenta su problema psiquiátrico y así, con el paso del tiempo, aprendió a vivir con sus alucinaciones ignorándolas por completo.

Sus teorías han influido en las negociaciones comerciales globales, en los avances de la biología evolutiva y en las relaciones laborales nacionales. Varios años después, Nash consiguió regresar a la universidad, donde impartió clases de matemáticas.

Una mente brillante .
En 1998, Sylvia Nasar publicó la novela Una mente brillante, y tres años más tarde se estrenó la película homónima, dirigida por Ron Howard y protagonizada por Russell Crowe. Basada en la vida de John Nash, la película ganó cuatro Óscars, incluyendo la categoría de mejor película.
Ésta no es una biografía exacta, ya que se encuentran ciertas diferencias entre la realidad y la ficción. A este respecto, el propio Nash declaró: «Tiene errores y licencias, incluso en los lugares de rodaje. Por ejemplo, no se rodó en la Universidad de Princeton, que es donde yo estudié, aunque sí aparece un edificio que hace pensar en Princeton». Sin embargo, reconoce que «lo positivo fue que supo llamar la atención en todo el mundo sobre la esquizofrenia».

El 23 de mayo de 2015, Nash de 86 años falleció junto a su esposa Alicia Lardé López-Harrison de 82 años en un accidente de tránsito en Nueva Jersey.
En el momento del accidente, ambos iban en un taxi, la colisión se produjo cuando el taxi intentó adelantar a otro vehículo. Según una versión de la policía local, ninguno de los dos llevaba puesto el cinturón de seguridad, por lo que la pareja salió despedida del vehículo tras el impacto.

Las contribuciones de John Nash a las áreas de Matemáticas y Economía le hicieron merecedor de numerosos premios a lo largo de su vida. De entre ellos, cabe destacar los siguientes:

1978 – Premio de Teoría John von Neumann por sus contribuciones teóricas fundamentales a la investigación operativa.
1994 – Premio Nobel de Economía por su análisis del equilibrio en la Teoría de Juegos no cooperativos.
1999 – Premio Leroy P. Steele de la Sociedad Americana de Matemáticas, por su contribución fundamental a la investigación matemática.
2010 – Medalla de la Doble Hélice del Laboratorio Cold Spring Harbor por su labor de defensa de los derechos de los enfermos mentales.2015 – Premio Abel, por sus trabajos en ecuaciones diferenciales parciales.


Procesado por Jorge Luis Icardi.
Fuente: wikipedia.es
30 de setiembre de 2015.


HISTORIA DE GUAM.


Historia de Guam


La historia de Guam o Guaján comprende sus orígenes chamorros como fase previa a la colonización española y posterior dominio estadounidense. Quizás se trate de la más amplia historia de presencia europea entre las islas del Pacífico.


La Historia de Guam antes del contacto con los europeos suele dividirse en los períodos: Pre-Latte (hasta antes del siglo IX) y Latte (a partir del siglo IX y hasta el siglo XVI), tomándose como hito la aparición, en las construcciones, de la Piedra latte.

Se cree que la isla de Guam fue descubierta por azar por navegantes que emigraron del Sudeste Asiático alrededor del 4.000 antes de Cristo.
Los habitantes de Guam creen ser descendientes de los pueblos austronesios originarios del Sudeste Asiático, llegados a la isla alrededor del 4.000 antes de Cristo. Estos pueblos están emparentados lingüística y culturalmente con pueblos de Malasia, Indonesia y Filipinas. Gran parte de lo que se conoce en el pueblo chamorro como "Precontacto" viene de leyendas, mitos, evidencias arqueológicas, los relatos de los misioneros jesuitas y de las observaciones de los científicos que visitaron Guam, como Otto von Kotzebue y Louis de Freycinet.

Cuando los europeos arribaron por primera vez a Guam, la sociedad chamorra se encontraba fuertemente estratificada: los matao o clase alta, los achaot o clase media y los mana'chang o clase baja. Los matao vivían en las aldeas costeras, lo que les facilitaba el acceso a los recursos pesqueros, mientras que los mana'chang se localizaban en el interior de la isla. Matao y manachang rara vez se relacionaban y frecuentemente se utilizó a los achaot como intermediarios.

También existían los makana o chamanes, especializados en las artes curativas y la medicina. La creencia en los espíritus, llamada Taotao Mona todavía pervive como un rasgo de la sociedad pre-europea. Los primeros exploradores europeos notaron que los navíos de los chamorros comerciaban con otras islas de la Micronesia.

Las piedras Latte son, de hecho, un desarrollo reciente en la sociedad pre-contacto chamorro. Las piedras Latte son normalmente de piedra caliza y contienen una base y una cabeza. Como en la isla de Pascua, se ha especulado enormemente sobre el origen de estas piedras, así como su construcción llevada a cabo por una sociedad que desconocía el metal y no disponía de maquinaria. La teoría más aceptada sostiene que las estatuas fueron grabadas directamente en la piedra caliza, talladas y desplazadas hasta el área de asamblea por un elaborado sistema de cuerdas y troncos.

Asumiendo que las piedras latte fueron usadas como parte de las casas de los caciques, puede decirse que la sociedad Chamorro fue estratificándose cada vez más, tanto por el aumento natural demográfico como por la llegada de población. Aunque hay pocos datos que lo sostengan, se parte de la idea de que la sociedad Chamorro pre-europea fue una sociedad vibrante y dinámica.

El 6 de marzo de 1521, Fernando de Magallanes llegó a Guam o Guaján en el transcurso de su expedición para circunnavegar el globo. Él y su tripulación fueron recibidos por los chamorros, descendientes de los primitivos pueblos de Guam. Los chamorros habían desarrollado el arte del comercio realizando viajes a otros islotes cercanos. Cuando vieron llegar a los europeos provistos de mercancías en sus barcos, asumieron que ellos también comerciaban. A bordo de pequeños, rápidos y eficientes barcos llamados "proas volantes", les dieron la bienvenida con comida y bebida esperando ser pagados a cambio con una grata suma de mercancías, por ejemplo con el hierro que vieron en los barcos del capitán español. No conformes con ello los chamorros lo enfrentan, robando algunas de sus naves, Magallanes tomó represalias, abandonando la isla para continuar viaje hacia las islas de especias. Por este motivo, tanto Guaján como el resto de la Islas Marianas pasaron a ser denominadas "Las Islas de los Ladrones".

Desde el punto de vista de los europeos, se creía que los isleños eran personas gentiles y graciosas. Cuando, no habiendo sido recompensados por la comida y hospitalidad que les habían dado, los chamorros robaron en los barcos de Magallanes llevándose hierro como compensación, Magallanes se enojó y luchó contra ellos, dejando hogares quemados y varios muertos. Él y sus hombres se fueron y continuaron con el viaje que concluiría Juan Sebastián Elcano. Debido los robos de los que fueron objeto en Guam y las actuales Islas Marianas se las conoció desde entonces como las "Islas de los Ladrones". Las Marianas es el nombre recibido en 1668 por Mariana de Austria, viuda de Felipe IV de España.

En el año de 1668 llegó a la isla el primer misionero, el jesuita Diego Luis de San Vitores, que rebautizó el archipiélago con el nombre de "Las Marianas", en nombre de la reina Mariana de Austria, viuda del rey de España Felipe IV. La actual Arquidiócesis de Agaña, denominada oficialmente Archdishop de Guam, fue erigida el 1 de marzo de 1911, elevada a diócesis el 14 de octubre de 1965 y elevada a arquidiócesis metropolitana de 20 de mayo de 1984.

En cuestión de décadas, Guam -o Guaján- fue colonizada por España y durante los siguientes siglos la isla se mantuvo como colonia de la potencia hispana. Fue una importante parada en la ruta comercial española entre las Filipinas y México para las flotas de Indias, los barcos balleneros y otras industrias. La población original disminuyó significativamente como resultado de las enfermedades. Aun así, permaneció una pequeña población de nativos chamorros, aunque la cultura comenzó el mestizaje con la española, algo que también pasó con otra religión, costumbres e idioma europeos.

Guam fue una importante parada en la ruta entre Acapulco y las Filipinas para el comercio de galeones y buques de pesca de la ballena.

El 21 de junio de 1898, Guam fue capturada por los Estados Unidos en la toma de Guam durante la Guerra Hispano-Estadounidense en la que el marino Henry Glass con veinte cañones en el USS Charleston forzó la rendición del último gobernador español, Juan Marina. Por el Tratado de París, España la cedió oficialmente a los Estados Unidos. Desde entonces, Guam sirvió como una estación para los barcos norteamericanos que viajan desde y hacia las Filipinas.


Durante la Segunda Guerra Mundial, Guam fue atacada e invadida por las fuerzas armadas japonesas poco tiempo después del 7 de diciembre de 1941. La mayoría del personal militar norteamericano fue evacuado antes de la invasión. La ocupación militar japonesa duró desde 1941 hasta 1944 y fue una experiencia brutal para los chamorros, cuya lealtad hacia los Estados Unidos llegó a ser un punto de contención contra los japoneses. Algunos militares estadounidenses todavía estaban en la isla y fueron ocultados por los chamorros. la batalla de Guam comenzó el 21 de julio de 1944 cuando las tropas norteamericanas que desembarcaron en la isla y Guam fue liberada del gobierno militar japonés el 10 de agosto con un victoria aliada.

Tras la liberación, el ejército norteamericano tenía mano dura en el manejo de la isla. Esto condujo finalmente al resentimiento y a la presión política por mayor libertad para la isla en los años 1950. en los primeros años de la década de los 60, bajo el presidente John Fitzerald Kennedy, Estados Unidos finalmente concedió la ciudadanía estadounidense a los chamorros y gradualmente la isla obtuvo el estatus de semi-autonomía a través del Acta Orgánica.

Las instalaciones militares estadounidenses en la isla son algunas de las bases más estratégicamente importantes en el océano Pacífico. Cuando las bases de la Armada y Fuerza Aérea en las Filipinas fueron cerradas tras la expiración de sus arriendos, la mayoría de las fuerzas estacionadas ahí fueron reubicadas en Guam.

Los Estados Unidos mantienen varias bases militares en Guam, incluida la base naval en la Península de OROTE. La presencia militar estadounidense en Guam es de vital importancia estratégica en el Pacífico. Cuando los Estados Unidos cerraron sus bases militares en las Filipinas a principios de los 90, un gran número de las fuerzas aéreas y navales fueron reubicadas en Guam.

La derogación del espacio de seguridad sobre Guam por parte del presidente de los Estados Unidos John Fitzerald Kennedy en 1963 permitió el desarrollo de una incipiente industria turística. El despegue económico de la isla se debió en parte al desarrollo del turismo y en parte al aumento de las inversiones del gobierno federal durantes los años 80 y 90.

La crisis económica que afectó a Asia a finales de los 90, en la cual Japón resultó fuertemente afectada, golpeó severamente a la industria turística de Guam. Asimismo, los recortes en la inversión militar durante la década de los 90 agravó la crisis económica de la isla. La recuperación económica de la isla se vio obstaculizada por los tifones Paka en 1997 y Pongsona en 2002 y por la crisis global en el sector del turismo como resultado de los atentados del 11S.

Actualmente hay signos de recuperación en la economía de Guam. El aumento en la llegada de turistas japoneses refleja que la economía de la isla va recuperándose poco a poco. Además, parece que Guam está erigiéndose en un destino tropical de fin de semana. De todos modos, el impacto del descenso en el gasto militar de los Estados Unidos es severo, debido sobre todo a la lucha contra el terrorismo.

Recientemente se ha propuesto el refuerzo en la inversión militar estadounidense, como sería el traslado de 8.000 efectivos de Okinawa, lo que indicaría un creciente interés de los Estados Unidos en el valor geoestratégico de Guam. Se prevé que los primeros marines de Okinawa empiecen a llegar a Guam en 2012 ó 2013.

El Guam se enfrenta al mayor desafío de su historia reciente. Se trata de la lucha por la supervivencia de la cultura chamorra frente a la aculturación iniciada en los últimos años. Hay que tener en cuenta que existe hoy día un gran número de chamorros instalados en los Estados Unidos, lo que dificulta la propia definición y preservación de la identidad chamorra.


Procesado por Jorge Luis Icardi.
Fuente: wikipedia.es
30 de setiembre de 2015.

IVÁN de PINEDA.





Iván de Pineda.


Viajero frecuente, conductor de televisión y radio y ex modelo internacional.
anécdotas de un galán que se ganó la fama de intelectual.

Es como uno de esos amigos que pasan buenos datos antes de salir de viaje. Sin guías ni mapas, Iván de Pineda (38) muestra fotos en su notebook. Paisajes increíbles, lugares escondidos, personajes grandiosos o con historias mínimas. No le faltan anécdotas ni ganas de contarlas.

Desde hace más de 20 años es viajero frecuente. Primero, como modelo de reconocidas etiquetas internacionales, que lo llevaron a vivir en Nueva York, Londres y París. Y luego como conductor televisivo de Resto del mundo (El Trece), con casi nueve años en el aire. También se probó como actor; en radio conduce 40 Principales y es jurado en Los 8 escalones. Aunque hace tiempo dejó las pasarelas, volvió a darse el gusto de desfilar para Versace en el último Milan Fashion Week. Más datos para su currículum: habla inglés, francés, italiano y portugués.

¿De dónde venís? Es la primera pregunta casi obligada. Y la segunda, claro, ¿cuál es tu próximo viaje? Así Iván cuenta que estuvo en la isla Mauricio y Sudáfrica, y que lo esperan Amsterdam, Amberes, Bruselas, Brujas, Venecia y Verona, para terminar en la Universidad de Bologna. Y lo dice con todo el entusiasmo: "Ya estoy flasheando. Conozco Bologna, probé sus famosas piadinas, su plato tan conocido, y estuve en su estadio de fútbol. Pero me divierte volver".

De todas las ciudades recuerda la bocanada de aire que percibe cuando se abre la puerta del aeropuerto. "La primera sensación es sensorial. Cada país tiene sus olores, sus aires. Empiezo a vivir el país desde que se abre la puerta. Y eso me da una idea de lo que va a venir."

Sabés que tenés la vida deseada por muchos.

La verdad es que es increíble la oportunidad de poder viajar, conocer, interactuar. Esa es una gran escuela. Amo profundamente lo que hago y lo disfruto.

¿Cómo mantenés el asombro?

Creo que todos estos lugares lanzan estímulos tan grandes. En cada viaje hago 50, 60 entrevistas a gente totalmente distinta. Pasás de hablar con el curador de un museo a un tipo que toca música en la calle. Disfruto todo. El viaje, la llegada a un lugar diferente, con costumbres diferentes, y la interacción constante. También lo gastronómico habla mucho del pueblo. Nos dice de dónde venimos, cómo somos, cómo hemos sido criados. Todo, desde la fainá con la pizza.

No viajás como turista, preferís vivir las ciudades.

Sí, conocer un país no sólo es ver el monumento emblemático. Visitar la torre Eiffel no es conocer París, pero sí recorrer los famosos bulevares, los bares, las terrasses de las brasseries. Es lógico querer ver mucho, pero al visitar muchos lugares juntos se ve una sucesión de cosas que luego cuesta recordar. Y lo más preciado de los viajes no sólo es el momento, sino lo que dejan para toda la vida.

¿A qué lugares volverías?

A Edimburgo, para ver el Festival Fringe de teatro callejero, que reúne a los clubes de teatro independiente y de las universidades de Gran Bretaña. Tokio es un lugar increíble, se mueve con un dinamismo tan rápido, hay que ir. En Nueva York y en Londres siempre pasan cosas, siempre hay una nueva muestra de arte. Lo mismo sucede en Buenos Aires.

¿Es tu lugar en el mundo?

Buenos Aires es la ciudad donde me desarrollo, donde tengo parte de mi familia y mis amigos. Mi vida está basada acá (está de novio con Luz Barrantes, "de toda la vida"). Y cuando me tocó vivir afuera siempre volvía, recurrentemente, aunque fuera un par de días.

Igual decís que te cuesta elegir un destino.

Para mí es muy difícil. No los puedo comparar. ¿Cómo comparo Escocia con Tokio, Bélgica con Australia, Praga y Viena? Son maravillosos, pero incomparables. En cada uno de los viajes establezco un lazo sentimental. Soy muy agradecido de lo que me ha ofrecido cada país que he visitado, y de la gente que me dio su tiempo para mostrarme sus culturas, ideas, sueños, realidades. No puedo elegir, pero sí aprendí a rescatar lo positivo, a descubrir lo maravilloso de los países.

En cada uno de sus viajes conoció distintas formas de vivir, de comer y también de dormir. En Tokio se alojó en un hotel cápsula, una especie de nicho con un televisor y una cama. También durmió a la intemperie, en cabinas de refugio en Alaska y en hoteles de superlujo en Nueva York, París, Londres, Dubai. "Mi promedio de viaje es 25 días en Buenos Aires y 20 afuera", dice desde un bar de Recoleta. Lo interrumpen para saludarlo una y otra vez. Empleados del bar, vecinos, transeúntes. Alguien que le pide datos para un futuro viaje. Y él responde, siempre con una sonrisa.

¿Cómo repercuten los viajes en tu vida personal?

Estoy acostumbrado. Durante más de la mitad de mi vida llevé este ritmo, y antes era peor, porque vivía en otros países y mi base no la tenía acá.

Más que costumbre es parte de su vida. Madrileño, llegó con su familia a Buenos Aires cuando tenía 7 años. Y 10 después volvió a subirse a un avión para mudarse al Viejo Continente y probarse en las pasarelas. A los 17 llegó al mundo de la moda por una broma de su tío Alex, que había enviado una foto a una agencia de modelos. Y lo llamaron. Por entonces, Iván cursaba cuarto año en el colegio San Miguel, practicaba deportes (rugby y fútbol) y proyectaba estudiar Derecho.

A los primeros casting fue con el uniforme de colegio, y mientras terminaba el secundario sumaba campañas de marcas locales. Hasta que Versace llegó a la Argentina. Primero lo convocó para un catálogo, y a las pocas semanas recibió un fax con la gran noticia: lo contratarían por un año para ser imagen exclusiva de Versace. También hizo campañas y desfiles para Valentino, Kenzo, Hugo Boss, Moschino, Yves Saint Laurent, y hasta participó en un video de los Pet Shop Boys. Trabajando para Gucci conoció a Franco Musso, que años después creó la famosa dupla Val-Musso con su mujer, Luciana Val, autores de las fotografías que acompañan esta nota.

Recuerda los consejos de su madre antes de irse, cada momento en Ezeiza, los olores del avión y hasta la persona que se sentaba a su lado. "Y ahí automáticamente estaba en Milán, con desfiles y todo. Es increíble cómo influyó la educación que recibí en mi casa, basada en el respeto, en tratar de hacer las cosas bien, en equivocarse pero con provecho, que sirva. Donde teníamos libertad, pero bien entendida. Donde supieron incentivarme con mis gustos, en mi caso con la lectura", dice, como en una declaración de principios.

¿Sentías incertidumbre?

Sentía que venía algo nuevo, diferente. De repente estás tomando un vuelo en Ezeiza, solo, en épocas sin mails ni celulares (faltaban un par de años largos para ese advenimiento tecnológico). Y veo a mi mamá que me saluda y me dice: "Cuidate, disfrutá, pero aprovechá. Y, sobre todo, sé vos mismo."

Conociste a las supermodelos.

Claro, Además de lo divertido que me resultaba todo, cuando entraba en un backstage estaban Naomi Campbell, Eva Herzigova, Helena Christensen, y vos estas ahí, recién salido del colegio, cuando unos días atrás estabas con el uniforme, haciendo fila, o en la clase de química.

También eran famosas las fiestas de esa época.

Siempre tuve un approach bastante ingenuo con las fiestas o desapegado, en un sentido de pasarla bien y divertirme, pero como un espectador curioso. Las fiestas me enganchaban, pero no lo tomé como mi vida. Estaba trabajando también. Y eso siempre hay que tenerlo en cuenta. Era un trabajo, y aunque no estás salvando vidas ni haciendo algo académico, tiene su nivel de importancia y de responsabilidad. Era una herramienta que podía usar para aprender, viajar, interactuar, conocer idiomas y lugares maravillosos.

¿Volverías a elegir el mundo de la moda?

En mi caso fue totalmente azaroso, como algunos factores aleatorios de la vida que se alinearon para que yo terminara trabajando durante años en el mundo de la moda. Si hubiera sido por elección propia, no habría trabajado ahí. Fue la reacción natural que tuve a las circunstancias que se fueron dando.

Hiperkinético por naturaleza y memorioso . Dos características ideales para lucirse como conductor de Resto del mundo y Los 8 escalones. "Soy un dínamo que trato de generar mi propia energía. Me parece que está bueno en este mundo, que va tan rápido, estar al tanto de las cosas que pasan e informado, sobre todo cuando llegás a un país y entrevistás a tanta gente. Tenés que conocer muchos aspectos que tienen que ver con la cultura de cada uno de los países, porque no podés caer como un paracaidista."
Y tenés una memoria prodigiosa.

Me parece muy importante poder acordarme de todo. Presto atención a las cosas. Antes no sacaba fotos, recordaba todo. Para mí los recuerdos son imágenes.

En Los 8 escalones, ¿tenés miedo de confundirte?

Me he confundido y es lógico. A mí no me gusta ni la pompa ni la circunstancia, no me siento cómodo en ese lugar. Y menos tomar lugares que no me corresponden. Hay gente que sabe muchísimo, que estudia, genera cambios importantes en nuestra sociedad. Los profesores, maestros, médicos, científicos, ellos son los que saben.

¿Qué hacés cuando estás de vacaciones?

Trato de quedarme quietito (se ríe). De disfrutar mi casa, caminar por Buenos Aires, Amo caminar. También cuando estoy de viaje camino un promedio de 18 kilómetros por día. Y lo sé gracias a la tecnología y a una app que me bajé en el celular.

Cuando viajás, ¿qué llevás en la valija?

Soy muy sucinto para armarla, más que nada porque no me gusta despachar el equipaje.

¿Y qué recuerdos traés?

Traigo todo lo que me llame la atención. No voy con una idea previa. Prefiero siempre volver con algo característico de ese lugar. Puede ser una moneda, un sello, un recuerdo. De Marruecos me traje un juego de doce vasos de té en diferentes colores. De Armenia, unas pequeñas cruces hechas en piedra que tienen que ver con los Jachkar. De Japón tengo muchas cosas, pero mi primer recuerdo fue un origami enmarcado, y del Tíbet, malas (rosarios tibetanos). Son cosas que me remiten a un momento, a un lugar y a un tiempo que no se vuelve a repetir.

¿Messi o Maradona? Incorrecto, cuando viaja reconocen a la Argentina por muchas más personalidades. "En Denver me pasó algo maravilloso. En la fachada de la biblioteca estatal me llamó la atención una placa con una frase de Borges: Siempre imaginé el paraíso como una gran biblioteca. Eso es lo que te sorprende. Y te enterás de que en la NASA hay un argentino trabajando, y otro en la partícula de Dios. También en el deporte, el fútbol, el básquet. Hay grandes representantes de nuestro país, y personas que pueden resultar ignotas para el común denominador de la gente, pero son importantes, respetables. Son los embajadores desconocidos de la Argentina que hacen quedar muy bien al país."


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente.: Mariángeles López Salon para Revista La Nación, Buenos Aires, Argentina.
30 de setiembre de 2015.





Ruinas de NAN MADOL.

Ruinas de Nan Madol.


Consistente en una serie de pequeñas islas artificiales unidas por una red de canales, el Nan Madol es conocido a veces como "la Venecia del Pacífico". Está cerca de la isla de Pohnpei, que forma parte de los Estados Federados de Micronesia, y fue la capital de la dinastía Saudeleur hasta aproximadamente el año 1500 de nuestra era. Nan Madol significa "entre espacios" y hace referencia a sus canales.


Índice [ocultar]
1 Historia
2 Objetivo y características
3 Alimentos y agua
4 Arqueología y turismo
5 Enlaces externos (en inglés)


Historia[editar]

El Nan Madol fue la capital ceremonial y política de la dinastía Saudeleur, la cual gobernaba a los 25.000 habitantes de Pohnpei. Ubicado aparte de la isla principal de Pohnpei, está habitado aproximadamente desde el siglo I o II d.C. La construcción del islote comenzó entre los siglos VIII y IX, pero su arquitectura megalítica probablemente no empezó a construirse hasta el siglo XII.

Objetivo y características[editar]





Mapa de las ruinas centrales de Nan Madol.
En el centro había una residencia especial destinada a la nobleza, y también para actividades funerarias presididas por los sacerdotes. Su población casi seguramente no excedió de 1.000 personas, e incluso pudo haber sido menos de la mitad. Aunque muchos de los residentes fueran jefes, la mayoría eran gente común. El Nan Madol sirvió, en parte, para que los gobernantes Saudeleur pudiesen organizar y controlar a sus potenciales rivales, requiriéndoles vivir en la ciudad y no en sus casas, donde sus actividades hubieran sido difíciles de supervisar.

Madol Powe, el sector funerario, contiene 58 islotes en el área noreste del Nan Madol. La mayor parte de los islotes fueron alguna vez ocupados por las viviendas de los sacerdotes. Algunos islotes cumplen funciones especiales, como preparación de alimentos en Usennamw, construcción de canoas en Dapahu, y preparación de aceite de coco en Peinering. En Peinkitel, Karian, y Lemenkou hay tumbas rodeadas por altas paredes, pero el mayor logro es el islote funerario real de Nandauwas, donde hay paredes de entre 6 y 8 metros de altura rodeando un recinto funerario central dentro del patio principal.

Alimentos y agua[editar]

En el Nan Madol no hay agua dulce ni alimentos. Hay que ir al interior para encontrarlos. Para los Saudelaur esto no suponía ningún problema, ya que al ser los jefes supremos, la gente les traía todo lo que necesitaran. Cuando derrocaron a los Saudelaurs y comenzó la era de los Nahnmwarkis, éstos seguían viviendo en Nan Madol, pero tenían que conseguir agua y alimentos por ellos mismos, viéndose obligados a abandonar finalmente Nan Madol y a volver a sus propias casas. Otro posible motivo para el abandono del complejo pudo ser una fuerte disminución demográfica.

Arqueología y turismo[editar]

Hoy Nan Madol forma un complejo arqueológico que cubre más de 18 kilómetros cuadrados, e incluye la arquitectura megalítica construida sobre una zona de arrecife de coral a lo largo de la orilla de la isla Temwen, varios otros islotes artificiales, y a Pohnpei, la isla principal. El corazón del lugar, con sus paredes de piedra, tiene un área de aproximadamente 1,5 km de largo por 0,5 km de ancho y contiene casi 100 islotes artificiales (formados de piedra y coral) rodeados por canales.

La datación por carbono indica que la construcción de Nan Madol comenzó alrededor del año 1200. Sin embargo, las excavaciones muestran que el área pudo haber sido ocupada desde el 200 d. C. Se han identificado algunas probables canteras alrededor de la isla, pero el origen exacto de las piedras de Nan Madol está aún por determinar. Ninguna de las cantera propuestas existe en Madolenihmw, lo cual hace pensar que las piedras fueron transportadas a su posición actual. Se ha sugerido que se podrían haber puesto a flote con balsas desde la cantera, pero nadie ha podido demostrar este procedimiento. Los arqueólogos aún tienen que desentrañar el misterio. Algunos habitantes actuales de Pohnpei creen que las piedras llegaron volando a la isla gracias a la magia negra.

Un aspecto intrigante de Nan Madol es la correlación casi exacta entre la historia transmitida por tradición oral a lo largo de los siglos, y los vestigios desenterrados en excavaciones arqueológicas.

En 1985, las ruinas de Nan Madol fueron declaradas como lugar histórico. Se está haciendo un mayor esfuerzo para conservarlas. Para llegar allí es necesario un permiso y pagar una pequeña cantidad de dinero, pero es bastante fácil conseguir una visita al lugar.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: wikipedia.es
30 de setiembre de 2015.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Ruinas de Nan Madol.

Ruinas de Nan Madol.

Consistente en una serie de pequeñas islas artificiales unidas por una red de canales, el Nan Madol es conocido a veces como "la Venecia del Pacífico". Está cerca de la isla de Pohnpei, que forma parte de los Estados Federados de Micronesia, y fue la capital de la dinastía Saudeleur hasta aproximadamente el año 1500 de nuestra era. Nan Madol significa "entre espacios" y hace referencia a sus canales.

El Nan Madol fue la capital ceremonial y política de la dinastía Saudeleur, la cual gobernaba a los 25.000 habitantes de Pohnpei. Ubicado aparte de la isla principal de Pohnpei, está habitado aproximadamente desde el siglo I o II después de Cristo.
La construcción del islote comenzó entre los siglos VIII y IX, pero su arquitectura megalítica probablemente no empezó a construirse hasta el siglo XII.

Mapa de las ruinas centrales de Nan Madol.
En el centro había una residencia especial destinada a la nobleza, y también para actividades funerarias presididas por los sacerdotes. Su población casi seguramente no excedió de 1.000 personas, e incluso pudo haber sido menos de la mitad. Aunque muchos de los residentes fueran jefes, la mayoría eran gente común. El Nan Madol sirvió, en parte, para que los gobernantes Saudeleur pudiesen organizar y controlar a sus potenciales rivales, requiriéndoles vivir en la ciudad y no en sus casas, donde sus actividades hubieran sido difíciles de supervisar.

Madol Powe, el sector funerario, contiene 58 islotes en el área noreste del Nan Madol. La mayor parte de los islotes fueron alguna vez ocupados por las viviendas de los sacerdotes. Algunos islotes cumplen funciones especiales, como preparación de alimentos en Usennamw, construcción de canoas en Dapahu, y preparación de aceite de coco en Peinering. En Peinkitel, Karian, y Lemenkou hay tumbas rodeadas por altas paredes, pero el mayor logro es el islote funerario real de Nandauwas, donde hay paredes de entre 6 y 8 metros de altura rodeando un recinto funerario central dentro del patio principal.

En el Nan Madol no hay agua dulce ni alimentos. Hay que ir al interior para encontrarlos. Para los Saudelaur esto no suponía ningún problema, ya que al ser los jefes supremos, la gente les traía todo lo que necesitaran. Cuando derrocaron a los Saudelaurs y comenzó la era de los Nahnmwarkis, éstos seguían viviendo en Nan Madol, pero tenían que conseguir agua y alimentos por ellos mismos, viéndose obligados a abandonar finalmente Nan Madol y a volver a sus propias casas. Otro posible motivo para el abandono del complejo pudo ser una fuerte disminución demográfica.
Hoy Nan Madol forma un complejo arqueológico que cubre más de 18 kilómetros cuadrados, e incluye la arquitectura megalítica construida sobre una zona de arrecife de coral a lo largo de la orilla de la isla Temwen, varios otros islotes artificiales, y a Pohnpei., la isla principal. El corazón del lugar, con sus paredes de piedra, tiene un área de aproximadamente 1,5 kilómetros de largo por 0,5 kilómetros de ancho y contiene casi 100 islotes artificiales (formados de piedra y coral) rodeados por canales.

La datación por carbono indica que la construcción de Nan Madol comenzó alrededor del año 1200. Sin embargo, las excavaciones muestran que el área pudo haber sido ocupada desde el año 200.
Se han identificado algunas probables canteras alrededor de la isla, pero el origen exacto de las piedras de Nan Madol está aún por determinar.
Ninguna de las cantera propuestas existe en Madolenihmw, lo cual hace pensar que las piedras fueron transportadas a su posición actual. Se ha sugerido que se podrían haber puesto a flote con balsas desde la cantera, pero nadie ha podido demostrar este procedimiento. Los arqueólogos aún tienen que desentrañar el misterio. Algunos habitantes actuales de Pohnpei creen que las piedras llegaron volando a la isla gracias a la magia negra.

Un aspecto intrigante de Nan Madol es la correlación casi exacta entre la historia transmitida por tradición oral a lo largo de los siglos, y los vestigios desenterrados en excavaciones arqueológicas.

En 1985, las ruinas de Nan Madol fueron declaradas como lugar histórico. Se está haciendo un mayor esfuerzo para conservarlas. Para llegar allí es necesario un permiso y pagar una pequeña cantidad de dinero, pero es bastante fácil conseguir una visita al lugar.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: wikipedia.es
26 de setiembre de 2015.

viernes, 25 de septiembre de 2015

Viaje al Corazón del Muay Thay.



Viaje al corazón del muay thai.

Arte marcial durísimo y símbolo cultural de Tailandia, su esencia es el respeto por los rivales.
Entre apuestas y religiosidad, el entrenamiento feroz atrae cada vez más a los extranjeros.

BANGKOK

Estadio Rajadamnern. Son las 18.30 de un miércoles y el ingreso huele a comida. Sobre la vereda hay puestos de cerdo a la plancha, verduras al wok, arroz pegajoso y frutas en cantidad. El acceso a las escalinatas está restringido por dos sogas tristes que tocan el suelo. No impiden el paso, pero marcan el límite de la venta callejera. Una señora de chaleco amarillo baja los diez escalones y se acerca a mi cara de extranjero. En inglés tailandés me da charla y pregunta por el ticket. Sólo entiendo ticket, ticket. Le muestro el mío: me lo mandaron al hotel después de contarle al subsecretario de Turismo y Deporte, durante un almuerzo junto al río Chao Phraya, que pensaba ir esa misma noche a ver muay thai.

-Mirá que se pone picante la tribuna. Te sugiero ir al ringside, es tan cerca de la pelea que vas a tener que esquivar la sangre.

Dos horas más tarde recibí una entrada a mi nombre en la conserjería del piso 23°.
Las habitaciones del Centara Grand están aún más arriba de un edificio de 235 metros. Desde las ventanas se ven otras torres espejadas, pero ni una pizca de la Bangkok callejera. Salí en un taxi luego de negociar la tarifa hasta el estadio con Mr. Lawan Chanta, el taxista. Gran apellido para un maestro del regateo. Me dijo que nunca le ha interesado el muay thai, deporte nacional. "Pero lo veo todas las noches porque lo pasan por TV."

La mujer del chaleco amarillo me hace pasar por un molinete. A través de un pasillo aconseja que le preste especial atención a la séptima pelea y me da una tarjeta de negocios con la silueta de una mujer en un caño y un número de teléfono. Me ubica en una silla sin numerar de la segunda fila. Unos cincuenta lugares componen el ringside, casi todos vacíos a esta hora. Las tribunas, en cambio, están repletas. Hay unas 2000 personas, demasiada gente para la primera pelea de una jornada que se extenderá por cuatro horas. Básicamente, no son espectadores, sino apostadores.

Entran los contendientes: tienen 13 o 14 años. Aparecen envueltos en batas brillantes con dragones bordados en la espalda. A modo de vincha llevan una banda ceremonial que usan para protegerse de los malos espíritus. Se arrodillan antes de subir al cuadrilátero y una vez arriba danzan, cada uno en su mundo, para homenajear a sus maestros. El ritual se repetirá al inicio de cada combate. Siguen el ritmo musical que proviene de un sector de la tribuna donde cuatro hombres mayores parecen tocar dormidos. La banda, sentada en las gradas de cemento, combina los sonidos de un clarinete indio, campanitas metálicas, una caja de madera y una especie de gong. Genera un clima hipnótico que moviliza lentamente a los luchadores, quienes estiran sus músculos, señalan el techo, agradecen nuevamente de rodillas. El campanazo los pone frente a frente, pero ninguno se abalanza sobre el otro. Por ahora sólo miden sus fuerzas con golpes aislados y miradas a los ojos.

Los boxeadores utilizan guantes del mismo color de sus shorts, rojos o azules. En unos pocos lugares se pelea todavía con vendas. En otros tiempos se cubrían las manos con sogas para causar más daño. Las sogas queman. Esta lucha tradicional tiene más de 700 años -tal vez 1000 según algunos historiadores-, y fue clave en los conflictos bélicos del reino de Siam, especialmente, con birmanos y camboyanos. Los guerreros tailandeses se formaban en muay boran (nombre de la lucha ancestral) y todo hombre que estuviera en la línea de la corona debía ser un experto en esta disciplina si tenía aspiraciones a rey. La lucha devino deporte -muay thai o boxeo tailandés- en tiempos en que la realeza comenzaba a volcarse por la diplomacia para resolver sus conflictos. Así evitaron, por ejemplo, ser colonos europeos o de otros reinos asiáticos como lo fueron sus vecinos.

En el tercer round se desata la batalla en el ring y un griterío estridente baja desde la tribuna. El ritmo de las campanitas se acelera. Los espectadores se agrupan en círculos y hacen señas con los dedos, cada vez más exaltados. Son apostadores profesionales que durante los minutos de pelea pierden la mesura. Levantan sus brazos, desaforados. Le pregunto a una chica que sirve cerveza, panchos y papas fritas en la zona del ringside:

-¿Cómo funcionan las señas en las apuestas?

-¿Querés apostar? -me sorprende y llama rápidamente a un hombre delgadísimo, con un cuadernito en la mano y lentes que parecen lupas.

-Sólo me interesa saber cómo es el sistema de apuestas -le aclaro al hombre, que me mira fijo.

-Señor, apostar no está permitido -responde, sonríe y vuelve a su lugar junto a la puerta.



La mujer del chaleco amarillo anda por ahí. Ella sí me explica: los círculos se forman alrededor de una persona que coordina las apuestas, a quien todos llaman Big Legs. Hay varios Big Legs en la tribuna. Me los muestra con la cabeza, sin señalar. Algunos están en un sector aún más alto y enrejado que mantiene al público cuerpo a cuerpo. Es la tribuna de tercera clase; el gallinero. Las apuestas son siempre entre dos espectadores. Quienes levantan un meñique apuestan por el de rojo y los que muestran su pulgar, por el de azul. Así establecen contacto sin tener que acercarse demasiado. La cantidad y la posición de sus dedos indican su apuesta, que puede cambiar a medida que avanzan los rounds. Big Legs no interviene, sólo garantiza que todo termine bien.

Cuando en la cuarta pelea el boxeador de azul sangra de un labio, se potencia el rugido. Cada patada despierta el coro: ¡Ohhh! Un codazo: ¡Ohhhh! Tres rodillazos en las costillas: ¡Ohhh, ohhhh, ohhhh! Las probabilidades del hombre de azul bajan, entonces paga más en las apuestas. El tablero electrónico indica que va perdiendo 5 a 1. Suena la campana. En su rincón lo lavan dentro de una especie de tartera de metal gigante mientras un puñado de espectadores se acerca a la baranda e intenta convencer al entrenador de que cambie de táctica. Uno propone una especie de golpe de karate como un revés de tenis. Lo repite en el aire mientras parece lanzar los ojos de tanto gritar. El entrenador lo mira y le da una indicación a su dirigido. Hace el mismo gesto del golpe de karate, convencido de que es el camino. No lo es. Su discípulo pierde y los decibeles bajan hasta el murmullo.

Junto al cuadrilátero hay un cartel que pide por favor no subir al ring. De la tribuna al centro de la escena hay unos 5 metros y en el medio, como una fosa, está el ringside. Cuando se enciende de nuevo la caldera, los más exaltados parecen tener ganas de saltar y participar. Pero el espectáculo vuelve al ring. En el cuarto round de la sexta pelea, el de azul le rompe de un codazo una muela al de rojo. Desde la segunda fila se oye el crac. El boxeador herido pone cara de perdí una muela y acomoda su mandíbula. No fue suficiente el protector bucal. Queda un minuto y el rival podría ir por el knock out. No lo hace. Ambos bajan la guardia y vuelven al bailecito inicial, tirando unos golpes de compromiso hasta que termina el round. El respeto al rival es parte esencial del muay thai. Así como está prohibido golpear al adversario cuando tiene al menos una rodilla en la lona, es fundamental "mostrar respeto y compasión", según el reglamento. Hay que ser "tan fuerte como el acero, tan duro como el diamante", pero también "ser cortés y educado con todos cada vez que sea posible".

Minutos antes de las 21 aumenta el murmullo. En la séptima pelea se enfrentan los invictos Pichit Chai versus Lamnam Mun Lek. Es a nueve rounds, pero a los 54 segundos del segundo asalto, el de rojo sale ileso de una patada que lo tiró contra las cuerdas y, en el rebote, mete un puñetazo que tumba a su oponente y lo deja sin reacción. Entra la camilla. Un minuto más tarde, las gradas empiezan a vaciarse. En la calle hace mucho más calor que en el estadio y hay una fila de taxistas dispuestos al regateo.

La pelea interior

Valiente es quien termina el pollo al curry servido en los aviones de Air Asia. El picante merece una palabra nueva repleta de símbolos y asteriscos. Hay menos de dos horas de vuelo entre Bangkok y Phuket, destino turístico del sur del país, a unos 800 kilómetros de la capital. Las islas Phi Phi son los mejores exponentes de la región, mundialmente famosas desde que Leonardo DiCaprio nadó en sus increíbles aguas verdes dirigido por Danny Boyle.

Phuket es también una isla, la de mayor población en Tailandia, y el centro costero de su ciudad capital está reconstruido. Salvo por un monumento y por la memoria colectiva, no quedan rastros del tsunami que lo destruyó en 2004. Las dos olas gigantes causadas por el terremoto de Sumatra-Andamán dejaron la zona devastada. Difícil imaginarla hoy viendo los hoteles renovados, los locales comerciales instalados en los últimos años y una escuela reconstruida en el bulevar marítimo. La mayoría de la población vive en las colinas. Por suerte no bajaron chicos a estudiar aquel día de 2004: el tsunami fue un domingo, pequeño milagro en medio de la tragedia.

Cada tarde entre la multitud de extranjeros del bulevar circula una camioneta que lleva un ring pequeño montado sobre su techo. Entre cuerdas de cotillón, dos boxeadores promocionan las peleas nocturnas del Bangla Boxing Stadium, también en la ciudad. Su cartel luminoso asegura que se trata de 100% lucha real. En el Bangla se programan, especialmente, muchos enfrentamientos entre locales y extranjeros. Nunca son turistas los que pelean, sino luchadores en serio que llegan a Tailandia en busca de aprendizaje. La mayoría practica otras disciplinas, como kick boxing o jiu jitsu, y viajan para conocer las técnicas ancestrales del muay thai.


En pleno corazón de la ciudad, la calle Soi Tad-ied es una de las mecas para ellos. Allí hay un gimnasio al lado del otro y muchos de estos sitios forman parte de campamentos de instrucción más exigente. Dicen que para encontrar estos campamentos en las colinas hay que mirar bien las palmeras. Donde hay árboles con sus bases peladas significa que uno de estos sitios está cerca, porque parte del entrenamiento es darles patadas y puñetazos hasta dejar sus troncos a la vista. Otra forma de ubicar los campamentos es por la guía o Internet. Nos son lugares misteriosos, aunque sí muy estrictos en la enseñanza.

Chiang Mai es otra ciudad muy turística. En sus alrededores se encuentran templos imponentes como el Phrathat Doi Suthep y sitios polémicos como el Maesa Elephant Camp, donde elefantes amaestrados juegan al fútbol para desdicha de los conservacionistas. En las colinas que rodean a la ciudad, el reemplazo de las plantaciones históricas de opio por agricultura legal ha mejorado la situación de muchas familias. El cambio se le atribuye a los programas de reconversión económica implementados por el rey Rama IX -en el trono desde 1946, es el jefe de estado que más tiempo lleva en el cargo en todo el mundo- y también a su tolerancia cero.

Especialmente entre familias campesinas, muchos padres envían a sus hijos a monasterios budistas con fines religiosos. Otros los mandan a aprender muay thai. Así empezó Kelan Tong, a los 10 años. "Yo era muy bravo y mis padres soñaban con un mejor futuro económico para mí. Sólo después de cien peleas por esta y otras regiones pude entrar en el circuito de Bangkok", cuenta Kelan, a quien apodaban Dinamita en sus tiempos en el ring. Hoy tiene 57 años y es uno de los entrenadores del Lanna Muay Thai, antiguo campamento del norte de Chiang Mai que tiene su gimnasio en un barrio humilde de la ciudad. "Antes se peleaba una o dos veces por año; ahora, una vez por mes. La base siempre fue destruir rápido, atacar muy duro. Pero ahora no es tan fuerte, hay mucha protección, se cuida más el cuerpo", asegura cuando termina de darles clases a chicos de la zona y espera la llegada de extranjeros para el tercer turno de entrenamiento.

Este gimnasio es famoso porque de aquí surgió Nong Toom, figura del deporte que ha sido también modelo y actriz. Su historia es narrada en la película Beautiful Boxer (2004). Era un joven llamado Parinya Kiatbusaba que nació en una familia nómada, siempre en busca de trabajo. De paso por Chiang Mai, sus padres decidieron establecerse y mandar a Parinka a un noviciado. Él era un pequeño monje que disfrutaba de andar solo y solía ratearse; por eso lo echaron. Un día fue a ver un torneo de muay thai que ofrecía de premio 500 baths. Como lo cargaban por sus gestos afeminados, decidió participar y ganó. Así encontró su carrera. Formado en un campo de entrenamiento, empezó a tomar hormonas femeninas y a pelear al mismo tiempo con maquillaje. Se hizo muy popular en las ligas de la región por su boxeo de alto vuelo y por darle un beso en la mejilla a sus rivales después de noquearlos.

El respeto a las diferentes identidades de género es un punto fuerte de la cultura tailandesa, donde las ladyboys o kathoey (transgénero) están integradas a los demás. Nong Toom se hacía respetar también en el ring. Basta acceder a sus videos en YouTube para conocer su inigualable patada a la cabeza de los rivales. Una vez que obtuvo el dinero para la operación de cambio de sexo, Nong Toom colgó los guantes y se fue a vivir a los Estados Unidos.
Kamon Khaengraeng tiene 41 años, pero parece de 25. Muestra orgulloso una fotografía colgada en la pared junto a trofeos polvorientos de cuando era adolescente, posando junto a Nong Toom. Es la única pared del lugar. Como la mayoría de estos lugares, es un gimnasio abierto, por el calor y la humedad. Kamon encabeza el equipo de entrenadores del Lanna Gym. "Lo más importante del muay thai es la concentración. No tenés tiempo ni de tener miedo, porque tu rival te puede atacar por cualquier lado", detalla. Se dice que el muay thai es un arte marcial de ocho manos, porque se usan los puños, las rodillas, los pies y los codos. "Entonces hay que mirar la escena completa. No alcanza con mirar los brazos, por ejemplo, como en el boxeo. Porque te pueden atacar a los tobillos con una patada y derribarte. Tenés que ser muy fuerte mentalmente", dice mientras luchadores de Inglaterra, Francia y Australia empiezan a saltar la soga entre bolsas que cuelgan junto al ring.

El 7 de abril de este año, Kamon se casó en el mismísimo cuadrilátero. Los invitados de la mesa principal se ubicaron de piernas cruzadas sobre la lona, preparada de modo ceremonial. El resto de los 500 amigos y familiares se fue situando alrededor, en un campo cercano ambientado especialmente. Su mujer, Rachel Meldrum, es escocesa y profesora de inglés. Ya tienen un hijo de 4 años que usa de puching-ball a su primo de 6. Al más pequeño los guantes le quedan enormes. Pero su primo dice que igual le duele.


Procesado por Jorge Luis Icardi.
Fuente: Martín Wain, para Revista La Nación, Buenos Aires, Argentina.
25 de setiembre de 2015.





Sobre La Incompetencia.

Sobre la incompetencia.
Cómo los empleados ascienden de categoría hasta que no les de para más.

Convengamos en que la competencia, entendida como la posibilidad de hacer las cosas bien, goza de mucha aceptación en nuestros tiempos: hay libros, cursos y hasta secciones de revistas dominicales de los diarios dedicadas a ser competente, original, innovador. Pero, ¿qué hay con la incompetencia? ¿No merece también ser estudiada? ¡Claro que sí, y también tiene su ciencia!
Uno de los antecedentes más interesantes es el famoso principio de Peter, elucubrado por el especialista en educación Lawrence Peter en la década de 1960. Es muy sencillo: en una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia. Piénsenlo un momento: suena muy razonable, ¿verdad? Imaginemos cualquier escalafón jerárquico: si todo va bien, los empleados van a ir subiendo de categoría hasta que ya no les dé para más y, en el mejor de los casos, se jubilen en el puesto en que alcanzaron su mejor incompetencia. El libro original de Peter, al que siguieron otros, no se queda sólo con el famoso principio, sino que tiene corolarios bastante obvios; uno de los más interesantes es que si una organización alcanza algún logro (lo que en los viejos tiempos solía llamarse trabajo), necesariamente debe ser realizado por los empleados que aún no hayan alcanzado su nivel de incompetencia.
Mucho más recientemente, hacia el final del siglo XX, apareció otro estudio sobre la incompetencia, pero en este caso se centraba en la dificultad en reconocer la propia. El título del artículo habla por sí mismo: La falta de habilidad y nuestra incapacidad de darnos cuenta de ello: las dificultades en el reconocimiento de nuestra propia incompetencia nos lleva a autoevaluarnos de manera exageradamente buena. Está bien, podría ganar el premio al título del año, pero dio lugar a lo que actualmente se conoce como el efecto Dunning-Kruger (originalmente llamado así en homenaje al nombre de los autores). En otras palabras: las personas incompetentes -todos nosotros, al menos en alguna tarea- suelen no darse cuenta de sus falencias. Miren alrededor: todos sobreestiman sus capacidades en una u otra área del conocimiento. Peor aun: según Peter Dunning, en muchos casos los incompetentes pueden vivir en una nube de autoconfianza, convencidos de que todo sale bien, una especie de ignorancia que se parece mucho al conocimiento. Dunning viene estudiando el sentido que tiene la gente de su propia pericia o conocimiento; por ejemplo, les presenta una serie de conceptos del tipo palabra difícil: fuerza centrípeta, fotón y otros. Las personas dicen que les suena, y en algunos casos pueden explicar de qué se trata. Pero lo más interesante es que cuando mezcla algunas palabras difíciles completamente ficticias, como placas de paralaje, ultralípidos o colarina., ¡el 90 por ciento de los encuestados asegura tener algún conocimiento sobre el tema! Y no es gente rara, de ninguna manera: en mayor o menor medida, nos pasa a todos.
Dunning dice que esto es perfectamente lógico: para reconocer que somos ineptos en algo, tenemos que tener cierta pericia en ese algo, y si no la tenemos nos es difícil darnos cuenta de nuestra relativa inutilidad en el asunto.
Incluso hay estudios que demuestran que somos especialmente proclives a la ceguera frente a nuestra propia incompetencia en temas financieros. La sensación de conocimiento que tiene la gente en general no tiene nada que ver con sus saberes reales. En algún sentido, aventura Dunning, ser completamente ignorante sobre algo puede ser mucho mejor que tener conocimientos errados sobre el tema, ya que esta última posibilidad nos da una confianza que puede llegar a ser muy peligrosa en algunos casos.
En fin, que no hay cura para el efecto Dunning-Kruger (y, quizá, tampoco para el principio de Peter). Pero tratar de ser un poquito más conscientes de nuestra ignorancia y, también, de nuestras queridas inutilidades, seguro que ayuda a enfrentar al mundo con mayor humildad y disfrutar de todo lo que podamos aprender en el camino.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Diego Golombek, para Revista La Nación, Buenos Aires, Argentyna.
25 de setiembre de 2015.

Recuerdos de Sevilla.


Recuerdos de Sevilla.
Rabos de buey en larga cocción que activan la memoria sensorial.


Camino por el mercado en busca de rabos de buey. Cuando vivía en Sevilla, en el barrio de Santa Cruz, los comía en un restaurante muy pequeño cerca de la Calle del Agua. No era un lugar tranquilo, más bien de noche hervía con la sangre alegre de los andaluces, que tomaban Pacharán y cañas, parados en la calle, luego de la faena de acoso y derribo. Se lo merecían, con los 45°C que daba el sol andaluz de las 3 de la tarde. Ese año había un hombre que tocaba por las calles sentado en un banquito su bandoneón; Adiós Nonino, el tango que escribió Piazzolla, casi como un réquiem para su abuelo. Es, para mí, la composición más emblemática de la música argentina: tiene la melancolía de una despedida y también el festejo de la vida, como si trazara los mejores pasos dados por un hombre. En algunos rincones se ven sus tristezas, dudas, pero también sus glorias, con los momentos plenos, colmados. En ese, mi año sevillano, lo seguía por las calles siempre de mañana, sentándome en los cafés afuera, escuchándolo repetir el tango una y otra vez. Al poco tiempo le ofrecí tocar en mi restaurante de noche y me contestó que sólo tocaba al aire libre. Un día desapareció. Debemos saber aceptar que en nuestras vidas, ciertas personas entran como una alegría temporal. Hay ciertos seres humanos y momentos que son imposibles de retener.
El carnicero ofrece unos rabos de bestia joven. Se ven joviales con sus intrincados cartílagos, que en la larga cocción darán lo mejor de sabor y consistencia. Le compro ocho rabos y pienso en mi caldero de hierro fundido holandés, donde los voy a cocinar, es de principio del siglo pasado; después de tantos años, su pátina y lustre tienen una alcurnia que sólo da la historia en centenares de cocidos.
Una cacerola tan antigua es como la más bella mujer que va logrando precisión y delicia al aunar la gloria de decenas de amantes que le dieron temple e hidalguía a su arte de amar. Ella, ya hermosa y espaciosamente distanciada de su virginidad, reside palaciegamente entre los senderos de sus fantasías, logrando en cada susurro y jadeo, propio y ajeno, las más altas cimas de erotismo. Siempre atenta al otro, doblegando la paciencia de la espera que exaspera ese júbilo extasiado como una muerte floral y súbita. Cierta sensibilidad extrema, una morbosa receptividad de hacer el amor, pasión, una generosa extensión, otorgada por su mente a sus manos, piernas y labios, haciendo del roce de piel una avenida que lleva del sosiego al frenesí, entre los arrebatos y las embestidas de su pubis angelical, que ara y preda las praderas en flor de lo posible.
Dispongo mi caldero sobre llama media y derrito unas cucharadas de grasa de ganso donde rehogo cebollas, hinojo, zanahorias, ajos, puerros y apio. Mientras paso los rabos por harina y los doro profusamente en el horno, ahora van al caldero con las verduras del gusto y un ramo grande de hierbas atadas con hilo de algodón. Finalmente, doce botellas de albariño de las sierras de Garzón templarán lentamente sus ocho horas de muy suave cocción sin tapa. Cada cuarenta minutos, con un cucharón, retiro las impurezas, la grasa y las espumas de la superficie. La salsa va logrando una limpia y brillante concentración. Sobre el final retiro las verduras y las hierbas, y dejo que sus jugos, ya muy reducidos, casi en miel, cubran los rabos untuosamente. La cacerola irá a la mesa, desde donde los serviré en un plato de sopa con puré de papas.
Una taza de aceite de oliva de primera presión recibe dos cucharadas de polen de hinojos y sal de mar; este condimento se agrega sobre el rabo ya servido en el plato para darle un contraste, un opuesto; como los hombres y sus contradicciones, que son parte de la inmensa belleza del alma humana.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Francis Mallmann, para Revista La Nación, Buenos Aires, Argentina.
25 de setiembre de 2015.

Piedras Rai.


Piedras rai.

Las piedras rai, o simplemente rai, son discos circulares de piedra caliza usado como moneda en la isla de Yap, en la Micronesia. Su nombre, rai, significa ballena, debido a la costumbre de esculpir las primeras piedras con la forma de este animal.

Una gran piedra rai en la ciudad de Gachpar.
Los habitantes de Yap extrajeron las rocas de caliza de las islas de Palaos, llevándoselas con ellos a Yap en canoas y balsas. La leyenda local dice que los yapeses descubrieron las rocas calizas en Palaos hace unos quinientos o seiscientos años cuando una expedición liderada por un hombre llamado Anagumang arribó a la isla. La caliza no existía en Yap, por lo que resultaba muy preciada por sus habitantes.

Primero, Anagumang ordenó a sus hombres el cortar las piedras con forma de ballena, aunque eventualmente se eligió una forma circular, probablemente por su mayor facilidad de transporte. Se colocaba un palo atravesado en el agujero central de la piedra, de forma que los trabajadores pudiesen transportarla con relativa facilidad. Aún así, las piedras de mayor tamaño probablemente requirieron el esfuerzo de cientos de hombres para su transporte. Los habitantes de Palaos exigieron a cambio a los yapeses el pago de cuentas, cocos y copra por el privilegio de explotar las canteras de caliza.

En 1871 David Dean O'Keefe naufragó cerca de Yap, siendo ayudado por los nativos. Ya restablecido, ayudó a los isleños a adquirir más piedras rai, dándoles útiles de hierro, por lo que recibió en pago copra y trepang, mercancías muy valiosas en el mercado exportador del Lejano Oriente. Debido a la llegada de las herramientas, se incrementó de gran manera el número de piedras existente, creándose cierto tipo de inflación, que resultó en una depreciación de las piedras obtenidas de esta forma en comparación con las más antiguas.

El comercio de piedras rai se detuvo a comienzos del siglo XX, debido a las disputas comerciales entre los intereses de españoles y alemanes. Las canteras fueron abandonadas. Cuando el Ejército Imperial Japonés llegó a Yap durante la Segunda Guerra Mundial, usaron gran cantidad de piedras para la construcción (tanto de edificaciones como vías de comunicación) o para hacer de anclas.

Aunque la moneda de estilo occidental ha reemplazado a las piedras rai como moneda corriente, estas todavía mantienen su valor, comerciándose de forma tradicional entre los yapeses. Son un símbolo nacional, siendo el motivo de las matrículas de coches local.

Las piedras rai son discos circulares de caliza con un gran agujero en el medio. El tamaño de las piedras varía enormemente. Las más grandes son de más de tres metros de diámetro, medio metro de profundidad, con un peso total de cuatro toneladas.

El valor extrínseco de una piedra no sólo se basa en su tamaño y el valor de su artesanía, sino también en la propia historia de la piedra. Si mucha gente murió cuando la piedra fue transportada, o algún famoso navegante fue el que la transportó, el valor de la piedra se incrementa. Su valor también cambia en función de la posición social del poseedor: vale más la de un "noble" que la de un plebeyo. Las piedras se usan en las transacciones sociales como matrimonios, herencias, pactos políticos, como símbolo de alianza o simplemente como pago por comida. Muchas de ellas se encuentran emplazadas frente a templos o caminos importantes. Aunque la propiedad de una piedra puede cambiar, no se suele mover la piedra en sí, a diferencia de las monedas usadas en los países occidentales ya que los habitantes de la zona conocen el nombre y la historia de todos los propietarios de las grandes piedras, inclusive las que durante su traslado terminaron en el fondo de mar como resultado de naufragio de las balsas quelas transportaban desde su lugar de origen hasta Yap.


Apostillas del Licenciado JLI.

Fuente: wikipedia.es
25 de setiembre de 2015.

EL AMOR.






El Amor.


Regido por el aliento de nuestras noches, el deber es escribirlo cada día.
¿Qué más puede decir alguien del amor? Cada uno de ellos se apoya en sus parras de invierno, en sus recurrentes besos, tantas veces bendecidos y otras tantas acunados en infiernillos de palacios o arrabales al borde de los acantilados de la razón. Aferrado a los símbolos que unieron y ahora escapan entre la inocencia de un mañana de promesas casi vanas. Nada más bello, más profundo. Nada más difícil con sus intrincadas denuncias del alma, sus ruegos como plegarias labriegas al amanecer de tu mojadez, cuando por instantes los dos somos uno en el abrazo inequívoco de las gotas de tus nacientes; jazmín del país, damas de noche, magnolias y rododendros del Himalaya.

¿Cuántas lágrimas más podemos agregarle al drama? ¿Cuánta alegría inundada de frambuesas, mangos o frutillas silvestres puede representar un día de nuestra gloria, radiante, vivaz, completa? ¿Cuántas veces más puedo sostener tu mano como la primera vez con ese calor tibio, humano, trascendente? ¿Hasta dónde pueden llegar tus ojos cuando me miras, haciéndome el amor sin tocarme, rodando, distantes, cerca, como novillos alegres en los remansos del arado y la alfalfa, a dos mil metros de altura, en aquellos campos regados por arroyadas andinas y sol brillante?

¿Quién me va a leer caminando, en voz alta, los poemas de Graves, los hexámetros de Goethe, la última página del Ulises, La canción de amor de Prufrock, de Eliot? ¿Quién va a pasar mi café mañana por la manga cansada y marrón de sueños? Allí donde destilo con el bandoneón de Nonino, los acordes que llaman a un andar argentino, atado con laureles y espinas en los hombros patrios, antes del tango, antes de estas márgenes del Plata que son tan ajenas a mi Patagonia, a mis aguas andinas que regaron mi niñez diáfana de flores y brisas. Recorrerán durante interminables noches mis manos tus nalgas, tus intersticios de vértice, donde se aúnan entre gemidos y jadeos las voces de los hombres que te amaron y te hicieron feliz, coronando de flores mi vida, mis carretillas de rescoldos, donde ceniza y brasa se mezclan en la tibieza de siestas cordilleranas.

Recuerdo en este instante el más hermoso cajón de alcauciles que tallé en frescura con mi cuchillo de oficio; en mi París de cocinas: cómo sus hojas se quebraban crocantes, entre los amarillos y los rosas, cómo rodaban sus espinillas como espadas, en la luz tenue del sótano de los Campos Elíseos, mientras vos eras aún una voz en espera, un sueño aplacado en las escaleras de un acorde del Carmina Burana de Orff.

Cómo auné esa mañana una salsa holandesa para ellos, con mi mejor vinagre de tintos. Quiénes serían, dichosos, quiénes los comieron mientras la vida me preparaba para vos. Ya no está la ausencia de la espera, ya no caminaré por pisos de mármol ancianos, ya llegué a tus pechos, a la posibilidad de tu secreto.

Un día que te fuiste y enhebré mi aguja cientos de veces con un hilo rojo de China, cosiendo cada retazo que olvidaste entre los pliegues de mi cama, herida de amor, de surcos, de promesas sin palabras.

O los acantilados del Pacífico, donde en una tarde sin fecha entre canastos y algas te busqué con la distancia de las ballenas, trepándome a los árboles como un niño, recordando tu savia, tu amor, tu esperanza.

¿Qué más puedo escribir sobre el amor? Puedo escribir hoy la historia del amor porque no creo que haya existido antes que nosotros. Ese es el deber del amor, escribirlo cada día, está regido por el aliento de nuestras noches. Es la ilusión de la vida, el alimento del pobre y la duda del rey, que duerme entre la vacilación de sus creencias, la cobardía de su sillón monarca y la traición de sus súbditos.

Y sí, digo sí, quiero, sí.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Francis Mallmann para Revista La Nación, Buenos Aires, Argentina.
25 de setiembre de 2015.




Curiosidad Etílica.





Curiosidad etílica.

Degustación de una bebida ancestral en un mercado callejero de Serbia.

No recuerdo cómo comenzó todo. Bueno, en realidad, sí... Era una fría mañana de otoño europeo, las nubes amenazaban con descargar su humedad sobre nuestra humanidad y yo estaba parado sobre la plaza principal, frente a la catedral de Novi Sad, en el norte de Serbia.

Los comerciantes locales desafiaban la posible inclemencia del tiempo y ya estaban apostados en los puestos de este mercado callejero ofreciendo sus productos con serios ademanes. Se suponía que esto sería una pequeña introducción a los sabores locales, pero creo que arrancamos con el producto equivocado y todo se desmadró.

Antes que nada, les aclaro que soy un tipo bastante medido y nunca he sido amante de los extremos. Tengo hábitos normales, no fumo y en la medida de lo posible trato de llevar una vida saludable. Pero siendo como soy, bastante curioso, cuando viajo no me achico ante la posibilidad de probar delicias autóctonas y conocer la historia detrás del producto. Así, me encontré de lleno con una tradición serbia: la rakia, la bebida nacional.

Hacía un poco de frío y nada como un buen shot de esta bebida para ir calentando motores, me explicaba Tihana, mi chaperona en estas latitudes, que realmente atraía todas las miradas por su blonda cabellera y sus azules ojos al mejor estilo diva de la pantalla grande.

En este puesto se podía encontrar una infinita variedad de este brandy frutado: manzana, durazno, higo, arándanos y hasta membrillo, con un porcentaje de alcohol superior al 50% y que en algunos casos puede llegar al 80%. Tihana había explicado la importancia de la rakia para el pueblo serbio, mientras miraba las botellas y le preguntaba al dueño del puesto las propiedades de cada variedad. No había casa en el país que no tuviera una botella; comprada en alguna tienda las menos, casera las más, basada sobre alguna receta ancestral. También me explicaron la importancia de no declinar o rechazar la invitación a probarla al ingresar a una casa, ya que era una muestra de la hospitalidad con la cual era recibido.

El tema es que me parece que este pequeño dato fáctico por alguna razón –y créanme que a veces confío más en mi memoria que en mí mismo– se me escurrió no sé cómo. Sumado al desconocimiento tal vez bastante inocente de la cantidad de lugares que íbamos a visitar, sumado a mi poco aguante etílico, sumado a… ¡Basta de excusas!

Lo cierto es que estaba como un nene curioso que suma conocimiento de una forma lúdica: ¿Y este de qué es? Uh, qué rico…, 65% de alcohol, uhh… ¿Cuándo se empezó a producir esta bebida? ¿Podría probar el de ciruela? Hvla (gracias). ¿Y esa botellita tan simpática del fondo? Uno más y nos vamos.

Apenas eran las 10.30 de la mañana y ya había agotado mi cuota mensual o bimestral de alcohol. Quizás a ustedes no les parezca gran cosa, pero para mí esto estaba tomando ribetes cómicos. Empezaba a sentir un pequeño arrastre en la dicción, más de lo habitual en mí, ja ja. Tenía la cara encendida, los cachetes colorados y una sonrisa enorme. Seguramente debía de estar actuando con la mayor de las circunspecciones, por lo menos interiormente, y tomando mi trabajo con la mayor de las responsabilidades. Tihana me observaba risueñamente mientras brindábamos y la atosigaba con decenas de preguntas.

Como les comenté, no me había percatado de la cantidad de visitas por realizar y la enorme hospitalidad de los que tuvieron a bien recibirme.
Lo que comenzó de una manera lúdica terminó de una forma, bastante a mi pesar, podríamos decir dionisíaca.


Apostillas del Licenciado JLI.
Fuente: Iván de Pineda, para Revista La Nación, Buenos Aires,Argentina.
25 De Setiembre de 2015.