jueves, 27 de febrero de 2014

CICLO DE CONCIERTOS 2014

BUENOS AIRES, 25 DE FEBRERO DE 2014.-

 
CICLO DE CONCIERTOS 2014


ASOCIACIÓN AMIGOS DEL CORO POLIFÓNICO NACIONAL DE CIEGOS
CARLOS ROBERTO LARRIMBE

El viernes 14 de marzo a las 19 horas, Tendrá lugar el primer concierto del ciclo 2014, en nuestra sede de Austria 2561, C.A.B.A., con el siguiente detalle:

Primera parte – Adrián Felizia, viola; Daniela Salinas, piano.

Segunda parte: Mariana Moreno, soprano; Ana Laura Soria, piano.

Podrán escucharse entre otros autores, Enesco, Shostakovich, Piazzolla, Vivaldi, Haydn.
 
Entrada $ 30,
socios y jubilados $ 15. 

Las presentaciones estarán a cargo de Victoria Espinola.

 

Sin otro particular, agradeciendo la difusión de esta información, hacemos propicia la oportunidad para saludarles atentamente.

OSVALDO GUZMÁN
PRENSA ASOCIACIÓN

¿Qué es la atrofia óptica?

La atrofia óptica se produce por la pérdida de los axones de las células ganglionares, que forman el nervio óptico. Puede ser provocada por cualquier lesión de ellos desde la retina hasta el núcleo geniculado lateral.
 En los niños y jóvenes las principales causas de atrofia óptica son la neuritis óptica, las lesiones compresivas del quiasma y las atrofias ópticas hereditarias.
En los adultos las causas más frecuentes de atrofia óptica son la neuropatía óptica isquémica, las lesiones compresivas de nervio óptico o quiasma y la neuritis óptica.
 Otra causa importante de atrofia óptica, a cualquier edad es el papiledema.
 Las manifestaciones clínicas de la atrofia óptica son disminución de la agudeza visual uni o bilateral, acompañada de grados variables de palidez de la papila óptica. Hay disminución de los reflejos fotomotores y en los casos unilaterales o asimétricos hay defecto pupilar aferente relativo. Siempre hay alteración del campo visual, pero el tipo de daño va a depender de la causa de la atrofia.

Fuente: Fundación Argentina de Retinosis

Nuestro sencillo, pero sentido homenaje a un GRANDE

Concierto de Aranjuez por Paco de Lucía
http://www.youtube.com/watch?v=FKvf_vigeCQ

lunes, 24 de febrero de 2014

¿Qué es el colesterol?

Dicho de forma sencilla, el colesterol son los distintos tipos de células grasas de tu sistema sanguíneo. Hay lípidos de alta densidad (HDL) que es bueno tener, lípidos de baja densidad (LDL) que es malo tener y triglicéridos (grasas de la sangre), a la que a veces se llama la grasa olvidada. Los niveles deseables de colesterol según la Asociación Americana del Corazón son los siguientes: El número total de colesterol debería ser menos de 200 o 200; 239 en la frontera de lo alto; 240 y superior se considera colesterol alto. HDL (lípidos deseables) : para los hombres, el nivel deseable es de al menos 40 mg/dL; Para las mujeres, el nivel deseable es de al menos 50 mg/DL y, HDL de 60 mg/dL se considera muy protector contra los problemas coronarios. LDL (lípidos no deseables): menos de 100 mg/dL se considera óptimo; 100 - 129 mg/dL se considera casi o por encima de lo óptimo; 130 - 159 mg/dL se considera alto; 160-189 mg/dL se considera alto; 190 se considera muy alto. Triglicéridos: menos de 150 mg/dL se considera normal; 150 - 199 está en el borde de lo alto; 200 - 499 alto; 500 o más muy alto ¡Ten en cuenta que el número total puede ser alto debido a un alto porcentaje de HDL, lo que en realidad es bueno! Quienes tienen más de 20 años deberían comprobar sus niveles de colesterol con un análisis de sangre rápido una vez al año por lo menos, y con más frecuencia al aumentar la edad. El debate sobre los huevos Cuando las autoridades médicas empezaron a dar a conocer la importancia de los niveles de colesterol, una de las mayores discusiones era sobre los humildes huevos. Inicialmente, se creía que comer huevos debía aumentar los niveles de colesterol y que todos debían evitarlo como la plaga. Sin embargo, la nueva información dice que esta creencia es falsa, siempre que se coman con moderación (no más de un huevo al día, según la Asociación Americana de la Salud). Un factor interesante es que una de las razones por las que los huevos parecían tan malos al principio era que la gente solía comer huevos con comidas llenas de grasa, como la panceta y las salchichas. Siete huevos por semana suelen ser más de lo que una persona toma normalmente. Para aumentar tu colesterol, toma 2 huevos y panceta o salchichas cada mañana. ¡No olvides cocinar los huevos en la grasa de la comida y de poner mucha mantequilla en tu tostada! Alimentos que aumentan los niveles de colesterol Casi todo lo que está en la estantería de las papas fritas y los aperitivos en el supermercado aumentará tu colesterol (excepto algunos frutos secos). Los muffins y las rosquillas deben ser considerados como campeones del LDL. Cada bocado envía LDL que aumenta en tu sangre. ¿Y el alcohol? Puede ser un ataque intravenoso de triglicéridos. Aunque, en general, los productos lácteos pueden ser buenos para ti, como queso alto en grasa, crema de leche o la leche entera en cantidades pequeñas. Y un helado, ¡llénalo! Ese mejunje helado lleno de grasa se transformará de grasas de leche helada semi-líquida en grasa semi-sólida que tapona las arterias en unas pocas horas. Las papas fritas y los baños, los nachos con queso, las tortas de cumpleaños, las magdalenas, la tarta de queso, los palos de crema, los aros de cebolla fritos y las hamburguesas dobles de queso suenan deliciosos, y si quieres aumentar tus niveles de colesterol, ¡no sigas buscando! ¡Advertencia! Los alimentos que aumentan los niveles de colesterol incrementan significativamente las posibilidades de que mueras por enfermedad del corazón o ataque cardíaco. Al igual que amamos las delicias fritas que nos tientan, el colesterol alto te da muchas posibilidades de perder la lotería. En este mundo de comida rápida, tendemos a estar tan ocupados que apresamos rápida y fácilmente, lo que suele ser una hamburguesa y papas fritas, pero la elección es arriesgar la salud, por no nombrar el peso. ¿Y que mensaje estás mandando a los tuyos?

miércoles, 19 de febrero de 2014

El robo de la alegría

El malvado Nonón siempre había sido un malo de poca monta y sin grandes aspiraciones en el mundo de los villanos. Pero resultó ser un malo con mucha suerte pues un día, mientras caminaba despistado inventando nuevas fechorías, cayó por una gran grieta entre dos rocas, hasta que fue a parar al Estanque de la Alegría, el gran depósito de alegría y felicidad de todo el mundo.
Entonces Nonón, que además de malo era un tristón, pensó en quedarse para sí toda aquella alegría y, cavando un pozo allí mismo, comenzó a sacar el maravilloso líquido para guardarlo en su casa y tener un poco de felicidad disponible siempre que quisiera.
Así que mientras el resto de la gente parecía cada vez más triste, Nonón se iba convirtiendo en un tipo mucho más alegre que de costumbre. Se diría que todo le iba bien: se había vuelto más hablador y animado, le encantaba pararse a charlar con la gente y... ¡hasta resultaba ser un gran contador de chistes!
Y tan alegre y tan bien como se sentía Nonón, empezó a disgustarle que todo el mundo estuviera más triste y no disfrutara de las cosas tanto como él. Así que se acostumbró a salir de casa con una botellita del mágico líquido para compartirla con quienes se cruzaba y animarles un rato. La gente se mostraba tan encantada de cruzarse con Nonón, que pronto la botellita se quedó pequeña y tuvo que ser sustituida por una gran botella. A la botella, que también resultó escasa, le sucedió un barril, y al barril un carro de enormes toneles, y al carro largas colas a la puerta de su casa... hasta que, en poco tiempo, Nonón se había convertido en el personaje más admirado y querido de la comarca, y su casa un lugar de encuentro para quienes buscaban pasar un rato en buena compañía.
Y mientras Nonón disfrutaba con todo aquello, a muchos metros bajo tierra, los espíritus del estanque comentaban satisfechos cómo un poco de alegría había bastado para transformar a un triste malvado en fuente de felicidad y ánimo para todos.

Autor: Pedro Pablo Sacristán

"Permiso"..."Gracias"..."Perdón"...

"Para mí hay tres palabras que definen a las personas y constituyen un compendio de actitudes —dicho sea de paso, no sé si yo las tengo— y que son: permiso, gracias y perdón. La persona que no sabe pedir permiso atropella, va adelante con lo suyo sin importarle los demás, como si los otros no existieran. En cambio, el que pide permiso es más humilde, más sociable, más integrador. ¿Qué decir del que nunca pronuncia “gracias” o que en su corazón siente que no tiene nada que agradecer a nadie? Hay un refrán español que es bien elocuente: “el bien nacido es agradecido”. Es que la gratitud es una flor que florece en almas nobles. Y, finalmente, hay gente que considera que no tiene que pedir perdón por nada. Ellos sufren el peor de los pecados: la soberbia. E insisto, sólo aquel que tuvo la necesidad de pedir perdón y experimentó el perdón, puede perdonar. Por eso, a los que no dicen estas tres palabras les falta algo en su existencia. Fueron podados antes de tiempo o mal podados por la vida". Papa Francisco. Publicado por Lili 26.

miércoles, 12 de febrero de 2014